Posts

Volver después de la cuarentena: Cómo será y cómo prepararte

¿Cómo será el día después? Qué pasará cuando volvamos a trabajar? Son preguntas que nos empiezan a martillar la cabeza. Nadie sabe con certeza cuándo ni cómo volveremos. Pero en algún momento ocurrirá. Hoy conversamos sobre qué hacer al volver después de la cuarentena.

 

Los barbijos serán algo normal al volver después de la cuarentena- Photo Credit- Gayatri Malhotra- Unsplash

Los barbijos serán algo normal al volver después de la cuarentena- Photo Credit- Gayatri Malhotra- Unsplash

Para muchos, en el principio este período de cuarentena conllevó sentimientos de ansiedad, de frustración, de incomodidad, de tristeza, de encierro, etc. Con el correr de los días nos empezamos a sentir mejor. Y si bien seguramente hay algunos momentos en los que querríamos volver a la “normalidad”, la comodidad que nos dio estar en casa, sumada a la seguridad que sentimos de estar resguardados de los peligros, nos hace difícil querer volver a salir a trabajar. Pensar en poner el despertador, vestirnos, arreglarnos, ponernos un par de zapatos después de largas horas de andar descalzos o en chanclas (pantuflas), y sobre todo poner un pie en un espacio público (transporte u oficina), va a requerir una nueva reacomodación.

Algunos de mis pacientes que han tenido que retomar el trabajo están ansiosos, temerosos o angustiados. Es claro que luego de tantos días de encierro nos terminamos acostumbrando a la cuarentena. La comodidad de casa empieza a ser “The new normal”. (Si este es tu caso, y te sientes muy perturbada, puede ser un buen momento para que consultes con un profesional. Los efectos emocionales de la cuarentena y la pandemia están siendo muy importantes y se manifiestan en distintos momentos y de diferentes maneras para cada uno.) 

Tampoco creamos que ahora se abrirán las puertas y haremos de cuenta que no pasó nada, o que vamos a estar igual al momento anterior a la pandemia. Pasaremos por una transición que si bien será por un tiempo limitado, una vez más no sabremos por cuánto y hacia donde confluirá. Sólo que ahora además de la incomodidad de salir de casa, aparece el miedo por el riesgo al contagio y la tensión constante de ver peligros en todos lados. 

Aprovecha para fortalecer tus redes de contacto ahora. Serán fundamentales al volver de la cuarentena.

Aprovecha para fortalecer tus redes de contacto ahora. Serán fundamentales al volver de la cuarentena.

Volver después de la cuarentena: el trabajo

Transición de un espacio al otro

Podemos imaginar cómo va a ser ese momento, escuchando a las personas que tuvieron que seguir saliendo a trabajar durante la cuarentena. Ellas percibieron esa sensación de riesgo y tensión constantes. Tener que prestar atención a la distancia con el otro y las nuevas medidas higiénicas.  Al salir de tu casa y luego de un rato de pasar a “otra realidad”, tu auto, un transporte público, la oficina, de a poco empiezas a naturalizar tu estadía en ese otro espacio. Es como si pasaramos de un microcosmos al otro. Lo que hasta hacía unos minutos te parecía una locura, por ejemplo estar en una oficina con 6 personas, ya deja de serlo. Lentamente empiezas a aceptarlo. Aprenderemos a vivir con ese riesgo latente. A vivir con él y a pesar de él. Será como un nivel de alerta permanente que por momentos pasará a un segundo plano para poder operar, y por momentos pasará al primero. 

Tiempos de ambivalencia

Poco a poco iremos teniendo confianza, pero habrá que estar atentas porque el peligro continua. Ese doble movimiento entre 1) necesitar de un voto de confianza para salir a trabajar y vivir con cierta cotidianeidad, y 2) la precaución requerida para no exponernos de más y cuidarnos, va a estar constantemente presente. Es posible que sintamos esa misma ambivalencia a nivel emocional por los próximos meses. Sentiremos alegría por el reencuentro presencial con conocidos, y a la vez tristeza por los que se han desvinculado de nuestro lugar de trabajo.

Puede ser que también nos toque contar las pérdidas que se produjeron, que serán muchas y de todo tipo. Desde puestos de trabajo, empresas que han cerrado o se han achicado, el café de la esquina que ya no está, un proyecto que teníamos y resultó aplazado o cancelado, hasta pérdidas humanas. Al lado de las pérdidas estarán los sobrevivientes y la alegría de estarlo, en ocasiones mezclado con un sentimiento de culpa que flotará entre ellos.Pero sólo así será posible reconstruir lo que sigue. 

Volver de la cuarentena será un proceso- Photo Credit: Martin Bordenave- Instagram: @Martinbordenaveok

Volver de la cuarentena será un proceso- Photo Credit: Martin Bordenave- Instagram: @Martinbordenaveok

Período de trabajo personal y solidario

Volver después de la cuarentena requerirá de un periodo de trabajo personal y solidaridario. Un esfuerzo de cada uno para armar un colectivo. Para salir juntos adelante tanto en lo personal, familiar, social, laboral, como empresarial. Algo que haremos cada uno pero pensando en lo común. Cada quien ha renunciado a algo a lo largo de estos tiempos. Nadie salió indemne. Más lejos o más cerca, a todos nos han “pegado las balas”. 

Por eso estamos fomentando la creación y el sostenimiento de redes en este tiempo de cuarentena, porque al salir de casa, al ir iniciando la nueva etapa, vamos a apoyarnos en los otros. Nuestro sostén serán las personas y los vínculos con ellas.

Para que todo esto no entre en el olvido tal vez lo mejor que puede pasar no sea: “volver a la normalidad”, o sea volver a la sociedad anterior cuyas fallas han quedado evidenciadas por la pandemia. Para que capitalicemos lo que aprendimos de nuevo, cada uno tendrá que hacer su parte. Va a requerir una concientización para mantener esas redes construidas, la solidaridad viralizada, el nuevo cuidado con el que nos tratamos. 

Reintegrarnos al mundo al volver despues de la cuarentena sera algo gradual- Photo Credit-Jason Mowry- Unsplash

Reintegrarnos al mundo al volver despues de la cuarentena sera algo gradual- Photo Credit-Jason Mowry- Unsplash

Ideas para aplicar cuando regresemos al trabajo después de la cuarentena

  • Valoricemos los lazos con los demás.
  • Colaboremos en la sustentabilidad de pequeños emprendimientos locales.
  • Seamos solidarios con quienes están en una situación más difícil.
  • Pensemos en el cuidado del medio ambiente que es nuestro hogar.
  • Ofrezcamos ayuda a quienes la necesitan.
  • Llamemos a otros para ver cómo los está afectando o los afectó la pandemia.
  • Tomemos tiempo para conversar, crear, planificar y también para nosotros mismos.
  • Disfrutemos de las pequeñas cosas que dabas por sentado.
  • Y sobre todo, pensemos un mundo más humano con lugar para todos. 

Para volver después de la cuarentena será necesario construir otro modo de relacionarnos con los otros, en el mundo. Lo de antes ya quedó en el pasado.

 

Cómo gestionar el talento virtual en tiempos de cuarentena

En esta época de quedarse en casa donde todos estamos trabajando de manera remota, gestionar el talento virtual es todo un desafío. Hay cada vez más reportes de supervisores/as que están volviendo loco a su talento. Aquí comparto algunas pautas para que no caigas en esa trampa.

Ya no caben dudas de que el Coronavirus y la cuarentena nos está afectando a todos. Algunos con mayor experiencia en gestionar el talento virtual lo están sobrellevando mejor que otros para quienes esta modalidad es una novedad.  (Hace unos días conversamos de este tema con otros expertos en una sesión interactiva llena de insights que puedes ver aquí.) 

Trabajo remoto- Photo Credit- The Creative Exchange- Unsplash

Trabajo remoto- Photo Credit- The Creative Exchange- Unsplash

Ponernos en la misma página nos permitirá salir adelante juntos

Empecemos por reconocer que hay una nueva “normalidad”. Ponerse más exigentes que antes, o mantener el mismo nivel de exigencia como si no estuviera pasando nada, es desconocer la situación general y las particularidades. Nadie está como antes. Tenemos que pensar que los empleados no están en la casa de vacaciones o por elección, sino por obligación.

Si cada uno puede registrar que uno mismo está inmerso en la situación actual y no negarlo, nos permitirá a todos establecer lazos más humanos. Si entendemos que los miembros del equipo están cumpliendo roles que antes no cumplían, tanto en el trabajo como en casa haciendo tareas domésticas y de cuidado infantil nos ayudará a ser más empáticos y optimizar el nivel de exigencia. Piensa que hay numerosos casos en que los empleados no disponen de una computadora de uso exclusivo, que tienen un wifi débil, o que conviven con un gran número de personas en espacio reducido.  

Tenemos que reconocer que la separación entre el hogar y el espacio laboral está desdibujada. De pronto los hogares se ven invadidos por las oficinas y las oficinas por los hogares.  Por lo tanto necesitaremos coordinar conversaciones con todas las partes interesadas para re-definir prioridades, objetivos, tiempos, funciones, tareas etc.  Y ten presente que cuando digo “conversaciones” me refiero a un llamado telefónico personal, y no un chat de cortesía en el que no se genera la confianza y confidencialidad suficiente para que la persona quiera compartir sus dificultades más íntimas.

Gestionar el talento virtual en esta época requiere capacitar a los equipos de Recursos Humanos

Gestionar el talento virtual en esta época requiere capacitar a los equipos de Recursos Humanos

Sugerencias para gestionar el talento virtual

Si eres del área de Recursos Humanos, y aún no lo has hecho, deberías capacitar a los integrantes de tu propio equipo a operar en situaciones de crisis y catástrofes*, ya que es un manejo del personal completamente diferente al de “tiempos normales”. Algunas veces el sector de Recursos Humanos no se ocupa de las relaciones interpersonales, y si lo hacen, no están necesariamente capacitados en situaciones tan específicas como las actual. 

Aquí van 10 puntos a tener en cuenta a la hora de gestionar el talento virtual

  1. Ofrecer apoyo al resto de los sectores de la empresa para: 
    1. Rediseñar objetivos y pautas de trabajo.
    2. Adaptar/recrear el trabajo presencial para llevarse a cabo de manera remota, teniendo en cuenta que si la empresa y sus asociados no estaban acostumbrados a esta modalidad, llevará un tiempo adquirirla.
  2. Proveer apoyo psicológico para los directores, jefes, gerentes, coordinadores y todo el personal de la empresa que lo requiera usando profesionales especializados en el tema. 
  3. Capacitar, así sea de manera básica, a jefes y supervisores para gestionar el talento bajo las condiciones de crisis.
  4. Solicitar a cada persona que tiene personal a cargo que hable de manera individual y privada con sus reportes directos para conocer las situaciones particulares en las que está trabajando y viviendo. Repactar las condiciones de trabajo y objetivos con cada uno. 
  5. Humanizar las relaciones: conversar para que el asociado entienda las dificultades de la empresa, de los jefes, y llegar a acuerdos posibles de sostener.
  6. Tener en cuenta que algunos empleados no pueden estar full time dedicados al trabajo por diversos motivos.
  7. Hacer un acompañamiento activo de la situación que puedan estar atravesando los diversos miembros del equipo. 
  8. Abrir espacios de charlas entre diferentes personas, para compartir sus experiencias, aprender de lo que están pasando otros y cómo lo resuelven. (Socializar saberes, establecer redes y ser solidarios ayuda a todos.) Estas conversaciones pueden ser optativas, para que nadie se sienta obligado a exponer su vida privada si no lo desea.
  9. Ponerse en un plano de igualdad con todos los niveles de la empresa. Lejos de perder autoridad, esto permite que todos cooperen en el mantenimiento de la misma. Es importante poner en claro que nadie sabe bien cómo hacer con esto, que todos podemos fallar y volver a probar y cambiar algunas pautas en función de lo que va ocurriendo. O sea, poner de manifiesto que todos aprendemos al andar. 
  10. Mantenerse alerta a las pérdidas de familiares que experimenten los asociados o supervisores. Es fundamental acompañarlos y respetar los duelos que en esta situación son más difíciles de elaborar. 
Como gestionar el talento virtual en cuarentena- Photo Credit- Annie Spratt- Unsplash

Como gestionar el talento virtual en cuarentena- Photo Credit- Annie Spratt- Unsplash

Entender el esfuerzo que insume el trabajo virtual

El trabajo a distancia puede requerir, sobre todo en las actuales condiciones, mucha más energía que el presencial. Esto se debe a varias cuestiones: 

  • Sostener la presencia en la virtualidad se hace más difícil. 
  • Estamos exigidos por varios frentes (además del trabajo, lo doméstico, las compras, los hijos, los parientes…)
  • Todos experimentamos una variedad de sentimientos que nos afectan emocional y psicológicamente (miedo, ansiedad, incertidumbre, etc) y que dificultan proyectar una presencia virtual.

En definitiva, la mejor política para gestionar el trabajo virtual es poner en palabras todo lo que se pueda expresar, escuchar a cada miembro del equipo, hacer nuevas propuestas que funcionen para todos, y pactar y repactar tantas veces como sea necesario o como los cambios que cada parte va experimentando así lo exija. Estamos en una situación dinámica que requiere movimiento y ajustes constantes.

 

* La plataforma del Ministerio de Salud de la Nación de Argentina está disponible para capacitaciones virtuales abiertas y gratuitas. Sólo requiere generar un usuario para poder acceder a la misma.

Aislada y sola. Cómo pasar la cuarentena lo mejor posible

La falta de contacto físico y su prolongación indefinida en el tiempo, es un tema álgido por estos días. Si estás aislada y sola, este momento te puede resultar particularmente difícil.

Tal vez tu situación de estar sola y aislada te genere sentimientos poco gratos. Saber que no podrás visitar gente, sentarte a tomar un café o una copa con alguien, o que por un tiempo no recibirás el abrazo de algún ser querido te resulte un panorama desolador o angustiante. O tal vez estés desconcertada de lo que te está ocurriendo.

Aislada y sola pero hiperconectada Photo Credit- Engin Akyurt- UnsplashAislada y sola pero hiperconectada Photo Credit- Engin Akyurt- Unsplash

Aislada y sola pero hiperconectada Photo Credit- Engin Akyurt- Unsplash

Detecta qué sientes al estar aislada y sola

Empieza por hacerte estas preguntas:

  1.  ¿Has tenido emociones diferentes de los habituales en estos días?
  2.  ¿Se ha intensificado alguna de las que ya sentías antes de la pandemia?
  3.  ¿Pudiste hablar con alguien acerca de lo que te está pasando?
  4.  ¿Creés que lo que sientes es más intenso que lo que otras personas en tu situación están sintiendo?
  5. ¿Estabas pasando por alguna situación de vulnerabilidad previa? (duelos, separaciones, dificultades laborales o económicas, enfermedades propias o de parientes cercanos, conflictos de pareja o familia etc.)
  6. ¿Estás excesivamente preocupada por algo o por alguien?
  7. ¿Tienes más problemas físicos que antes?
  8. ¿Estás anestesiada y nada te afecta?
  9. ¿Te sientes capaz de pasar esta situación sin ayuda profesional?
  10.  En caso que la última pregunta sea negativa: ¿has tratado de comunicarte con alguien?

Si la situación se te hace difícil no dejes de contactar a un/a psicólogo/a para que pueda ayudarte, orientarte, y acompañarte en este momento. Hablar con un profesional con quien puedes ser abierta acerca de lo que te pasa puede aliviarte.

Aislada y sola en cuarentena

Aislada y sola en cuarentena

Identifica qué es lo que te hace sentir mal

1Sentir que la cuarentena es permanente 

No importa cuántos días dure la cuarentena, así sean más de lo que tu querrías, recuerda siempre que este aislamiento es temporal. 

2Sentir que estás acatando una orden

El aislamiento social es una manera de cuidarnos. Puede que sea una norma o consejo de las autoridades de tu país, pero además es una decisión de cada uno respetarlo para su propio cuidado, el de las personas con las que convive o interactúa, y para el bien de la comunidad en general. Si puedes pensarlo como una responsabilidad de cada uno te sentirás mejor que si piensas que es el acatamiento obligatorio de una norma en contra de tu voluntad

3Sentir que estás “encerrada”

Es fundamental que puedas hacer la diferencia entre aislamiento y encierro. Es verdad que por la cuarentena, estamos aislados físicamente la mayor parte del tiempo, pero no estamos encerrados. Es muy probable que, dependiendo de la ciudad en la que estés, puedas salir a comprar comida, o medicinas tomando los recaudos pertinentes. En cambio, el sentimiento de encierro puede conllevar más ansiedad.

Sobre todo hoy en día es importante pensar la forma de “salir”, aun sin moverte de tu casa. Armar una exterioridad no tiene que ver necesariamente con pisar la calle. 

4Sentir que estás todo el tiempo trabajando

Si estás haciendo home office, en muchos casos se alargaron las horas de trabajo y se intensificó el nivel de exigencia. Sumado a que todo lleva más tiempo ya que debes dedicarte también a otras tareas que antes no hacías o tal vez debas compartir la computadora con alguien más de tu familia. Se han multiplicado las tareas pero las horas del día siguen siendo las mismas 24. 

Es fundamental que por un lado puedas hacer pausas y ocuparte de tus necesidades básicas como comer, descansar, recrearte, hidratarte, etc. Y por otro, que, dentro de lo posible, hagas el tipo de cosas que hacías normalmente cuando no estabas en cuarentena. Reuniones con amigas, pareja, potenciales parejas, etc. Si hay algo por lo cual podemos estar agradecidos hoy en día es por el fácil acceso a videollamadas que nos permite mantenernos cerca de los demás.

5Sentir que estás desconectada aunque estás hiperconectada

Es fácil caer en la sensación de desconexión cuando solo te comunicas con otros por mensaje de texto o mensajes grabados. Intenta no abusar del chat. Es preferible que elijas a alguna persona por día con quien puedas tener una llamada telefónica o videollamada, a estar chateando por horas con una o más personas. Nos hemos desacostumbrado a hablar por teléfono con nuestras personas queridas. No es lo mismo mandar un audio, en donde hay sólo un canal abierto. Y de pronto el otro o tú se ocupan y la comunicación queda interrumpida. El soporte de la voz cuando están hablando y ambos canales están abiertos, te hace sentir más cerca del otro.Te focalizas en esa llamada y en esa persona, y lo que te está contando. Hay ida y vuelta permanente. 

6Sentir que nadie piensa en ti

Si estás mal, no esperes a que te llamen, haciendo cálculos mentales de a cuántos llamas tú versus cuántos te llaman a ti. Simplemente toma el teléfono y habla con alguien que sepas que te va a hacer bien. Es un momento para armar lazos y no para atentar contra ellos. Todos estamos más susceptibles y puede que el otro no haya tenido malas intenciones. Conversa, no reclames. Y sigue fomentando los vínculos.

Si lo estás pasando bien y disfrutando de este aislamiento, aprovechalo, no te sientas culpable. Puedes compartir tu bienestar con otros para darles ánimos e ideas a quien lo necesite. O simplemente brindar por este momento tan tuyo.

Encontrar momentos de conexion contigo misma es fundamental. Photo Credit- Zen Bear Yoga- Unsplash

Encontrar momentos de conexion contigo misma es fundamental. Photo Credit- Zen Bear Yoga- Unsplash

3 Consejos adicionales para pasar la cuarentena aislada y sola lo mejor posible

1Libera tu estrella interior 

Puedes hacer videos caseros con las actividades diarias. Pueden ser muy cómicos y quién te dice, termines siendo una YouTuber influencer. Tómatelo con humor. Una paciente que atiendo que vive en España, está encerrada sola en una casa en la montaña. Es tan desopilante su situación que, si bien es alguien siempre muy “correcta”, ha encontrado la veta cómica e histriónica y empezó a filmarse. Ha tenido un gran efecto en ella y en sus conocidos. El humor ayuda a superar las dificultades. 

2Renovar el vestuario

¿Qué tal desfilar ante el espejo, buscando nuevos outfits que no habías probado? Puedes armarte conjuntos nuevos, combinando ropa de manera novedosa. Sácales fotos y ármate una carpeta para recordarlos cuando vuelvas a salir.

¿Tienes ropa que ya no usas? Puedes sacarla del closet y regalarla o reformarla. Cambiarle los botones, aplicarle algún patchwork, cortarle las mangas, o el cuello. 

3Armar una red de promoción mutua

Seguro tienes gente que se dedica a hacer cosas y no pueden promocionarlas. O quienes han estado tratando de reconfigurar su negocio o emprender uno nuevo para salir adelante en esta nueva situación. Puedes armar una red conectando a las personas unas con otras, y a la vez pedirles a ellos que hagan lo mismo. Como si armaras los viejos “clasificados” del periódico entre tus conocidos. Por ejemplo, una colega psicopedagoga, empezó a armar un grupo de whatsapp para gente mayor para darles apoyo, actividades gratuitas que les ayuden a los procesos cognitivos. Necesitaba un folleto profesional que ella misma no podía armar. La conecté con una diseñadora gráfica que buscaba aumentar su trabajo. El resultado fue que la diseñadora creó un folleto muy profesional que le atrajo nuevos clientes a la psicopedagoga. Conozco docenas de casos como estos sobre todo en esta época en que todos estamos reinventando la manera de trabajar.  Seguro que si piensas, tú también encontrarás la forma de ayudar a otros. 

Estar aislada no significa estar encerrada. Photo Credit- Joshua Rawson Harris - Unsplash

Estar aislada no significa estar encerrada. Photo Credit- Joshua Rawson Harris – Unsplash

Si bien estamos atravesando una crisis mundial, como en toda crisis, van a aparecer grandes oportunidades. Manteniéndote alerta y activando tu creatividad podrás identificar las cosas que debes ir haciendo a lo largo del camino para pasar la cuarentena aislada y sola lo mejor posible y para aprovechar todo aquello que puede ayudarte a salir de esta situación mucho mejor de lo que esperabas. 

Si estás buscando una comunidad profesional que te contenga y te ayude aquí estamos!

 

¿Te gusta planificar y tener todo bajo control? ¡Olvídalo!

Si eres de esas personas a las que les gusta planificar y tener todo bajo control o a la que las cosas siempre le salgan a su manera, es probable que la situación actual te estrese más que a otros.

La crisis actual que estamos pasando, como toda crisis, implica respuestas esperables ante situaciones inesperadas. Probablemente nada de lo que te pase pueda considerarse  como algo fuera de lo “normal”, aun si a tí nunca te había pasado antes. El virus ha puesto en jaque a todo el planeta. Son momentos de cambios vertiginosos y constantes así que los esquemas que tenías antes, no te serán útiles. ¿Vas a seguir tal cual? ¿Vas a querer planificar, controlar, organizar todo y a todos?

Querer tener todo bajo control solo te va a hacer pasar peor esta crisis

Querer tener todo bajo control solo te va a hacer pasar peor esta crisis

Si quieres pasarla mejor, ¡es hora de moverte de ese lugar!

Es normal que sientas ansiedad, enojo, angustia, miedo, tristeza, frustración. No creas que porque te pasa esto estás enferma. Es una reacción esperable en estos tiempos. Siempre y cuando, los niveles no sobrepasen lo que puedas soportar. Tú eres la única que puede definirlo. No hay estándares con los cuales compararte. Y recuerda que no hace falta que intentes hacerte la heroína y soportes de más. 

Una vez que puedas identificar lo que te está pasando, ten en cuenta que ponerlo en palabras es de suma importancia. No alcanza con que solamente lo pienses. Decírselo a otro, escucharte decirlo, produce un alivio totalmente distinto. 

Si no lo puedes elaborar sola o con las personas que tienes cerca, físicamente en tu casa, o con amigos y familiares con quienes puedas hablar de manera remota, contacta a un profesional. Llamar a un psicólogo para que pueda ayudarte, orientarte, y acompañarte en este momento no quiere decir que estés loca. Sácate esos prejuicios de encima. Tal vez unas consultas te alivien mucho. 

Es imposible tratar de controlar todo. Photo Credit Cathryn Lavery-Unsplash

Es imposible tratar de controlar todo. Photo Credit Cathryn Lavery-Unsplash

Cómo dejar de querer tener todo bajo control

Piensa friamente cuánto de lo que tienes a tu alrededor puedes controlar en este momento.

Exacto, la respuesta es prácticamente cero. No depende de tí el curso de la pandemia, no depende de tí cuánto durará la cuarentena, ni de qué modo se irán restableciendo las actividades. Hay una larga lista de lo que NO puedes controlar.

Ahora piensa en lo que SÍ está a tu alcance controlar y decidir

  • No salir de tu casa
  • Mantener las medidas de distanciamiento social e higiene
  • Qué vas a hacer hoy
  • A quién puedes llamar para saber cómo está
  • Qué vas a comer
  • Decisiones respecto a tu trabajo a corto plazo
  • Cómo tratas a las personas con las que convives y con las que tienes comunicación remota
  • Cómo te comportas en redes sociales
  • Cuánto te expones a las noticias que te bombardean 24 horas por todos los medios

Como ves, son todas decisiones que están en tus manos y que privilegian al momento presente.

Es necesario que sueltes esa necesidad de controlar y predecir todo, de planificar hasta el último detalle. Seguir intentándolo como hacías antes, no hará más que ponerte más ansiosa y/o angustiarte. No te llevará a ningún lado.

Estoy escuchando estos días a mucha gente que era así y se ha sorprendido gratamente cuando pudieron relajar los controles.

Descubrimientos de gente que relajó los controles

  • Se han encontrado con actividades que antes nunca habían hecho, entre ellas descansar.
  • Se han visto haciendo tareas domésticas y disfrutarlas.
  • Se han sentido más cerca de la familia con la que conviven.
  • Han encontrado tiempo de calidad para pasar con sus convivientes o por teléfono con otros.
  • Han puesto el celular en cuarentena mirándolo sólo unas veces por día, para estar presentes en el momento y no con la cabeza en otra parte.
  • Han recibido llamados inesperados que los han puesto felices.
  • Han empezado a practicar la solidaridad con gente a la que nunca habían hablado.
  • Se han vuelto a ver por la computadora o celular con amigos que estaban olvidados, en otros países, o con quienes raramente estaban en contacto.
  • Se han consolidado lazos más fuertes con gente del trabajo, iglesias, clubes u otras actividades. Por ejemplo, han creado grupos con las mamás del colegio de sus hijos con quienes comparten datos para hacer el homeschooling.
  • Se han capacitado en herramientas tecnológicas para estar comunicadas.
  • Se han capacitado en otras áreas que descubrieron que eran interesantes.

    Quieres tener todo bajo control. Photo Credit- Jeshoots- Unsplash

    Quieres tener todo bajo control. Photo Credit- Jeshoots- Unsplash

Algunas causas de querer tener todo bajo control

1Evitar sentirte vulnerable

Uno de los principales motivos por los cuales la gente tiende a querer ejercer control total sobre su entorno es evitar sentirse vulnerables. Y suponer que esa vulnerabilidad te hace ver como un fracaso, o no ser confiable, de fallar en lo que te propones. En este momento debes tener claro que lo mejor es admitir que es imposible garantizar ningún tipo de resultados. Eso implica que ni siquiera te los puedes garantizar a ti misma.

2No delegar

Tal vez parte de la dificultad sea que te cueste delegar o quieras hacer todo sola. Si ese es el caso, prueba de ir delegando pequeñas tareas día a día. Desde delegar tareas domésticas a tu familia, hasta algunas tareas laborales a tus colaboradores o empleados. Empieza de a poco. Deja que tu pareja o alguno de tus hijos decida el menú de esta semana. 

3Tratar de planificar a largo plazo

No trates de predecir la multiplicidad de escenarios posibles. Planifica sólo lo que harás en el día y cuanto mucho, dos días hacia adelante. 

4Estar acelerada

Tomate con calma y con tiempo las cosas. En muchos casos, este aislamiento está generando más trabajo ahora que antes. Pero es importante que no dejes que tus tiempos se avasallen. Te propongo que te tomes 15 minutos en la mitad de tu día para tirarte en el suelo y relajarte con música que te guste o alguna meditación guiada. 

5Trabajar de más

Puede que pienses que si lo intentas más duramente, si trabajas más, finalmente lograrás tener todo bajo control en este momento de incertidumbre. Lamento informarte que por más arduo que trabajes, es imposible controlar nada. Lo que no depende de tí, no lo podrás definir. Sólo lograrás agotarte y terminar con burnout. No dejes de tomarte tus breaks para el almuerzo. Aunque sigas en tu casa, cámbiate de lugar para sentir que has hecho un corte. A veces esos cortes te permiten ver con mayor claridad y puedas aceptar lo imposible de lo que te estás planteando. 

6Encapricharte con tus esquemas

Habla con otras personas que estén en posiciones semejantes a la tuya para ver cómo están resolviendo ellos sus problemas de planificación. Aunque no sean de tu misma empresa. Verás que lo que te ocurre a tí es lo que les pasa a todos. Compartir con colegas sus experiencias, hará que te sientas más cómoda con poder renunciar a los esquemas fijos.

Tener todo bajo control es imposible. Photo Credit- Bruce Christianson- Unsplash

Tener todo bajo control es imposible. Photo Credit- Bruce Christianson- Unsplash

Piensa tú en qué puedes cambiar en este momento de cambio. Es una oportunidad única para dejarte sorprender. Verás que la sorpresa puede ser muy agradable. Es como cuando te recuestas en una colchoneta inflable en la piscina o en el mar. Cierras los ojos y te dejas llevar un poco por el viento o por la corriente y las olas. De pronto abres los ojos y te encuentras en otro lugar. 

Es indispensable soltar esos viejos patrones de control, de autosuficiencia, de aceleración. Si no lo haces, aumentará tu ansiedad y terminarás sintiéndote impotente o peor aún, enferma.  

Si hay algo que este virus nos está dejando como aprendizaje, es la posibilidad de ser más humanos. Y eso implica, en este caso, dejar lugar para el azar y la incertidumbre. Sólo las máquinas son aparatos perfectamente seteados. A nosotros nos atraviesa la sorpresa a cada paso. Es hora de amigarte con ella.

 

4 Acciones Para Aumentar la Autoconfianza

¿Cómo aumentar la autoconfianza?  Esa seguridad de que sabes lo que haces,  puedes lograr lo que te propongas, y que nada te sacuda esa certeza. Es la pregunta del millón de dólares, ¿no? Bueno, no necesariamente. Aquí te doy unas sugerencias de fácil aplicación y grandes resultados.

Es útil reconocer que todos en algún momento necesitamos que alguien nos recuerde nuestro valor. Alguien que te diga: “tú puedes”, “te lo mereces”, “qué bien lo has hecho”. Ese empujoncito puede venir de nuestra familia, amigos, colegas o hasta de desconocidos que te siguen por redes sociales.

Pero una cosa es tener un momento de inseguridad y otra albergar una duda constante respecto de tu valor, de tus conocimientos, o de tu capacidad. Cuando empiezas a dudar de todo, estás frente un sentimiento que genera ansiedad y puede impedirte desarrollar tu carrera profesional de manera satisfactoria. Si este es tu caso, quizá necesites ayuda profesional para salir adelante.

Usa las palabras con cuidado. Selecciona las que fomentan la autoconfianza.

Cuatro formas efectivas de aumentar la autoconfianza

Es sabido que la confianza en ti misma es un motor que ayuda a mejorar tus resultados.  Por eso, es fundamental que tengas una autoconfianza sana que te permita planificar, perseverar y lograr lo que te propones. Lo bueno es que hay formas efectivas de darte un shock para aumentar la autoconfianza cada vez que lo necesites. Aquí te propongo cuatro acciones simples para fomentarla.

1Apariencia poderosa

Si a menudo experimentas falta de autoconfianza, es común escuchar la recomendación de que explores el por qué. Que hagas una introspección e identifiques qué circunstancias en tu vida te han llevado a desvalorizarte. Y ese es un buen camino a seguir. Pero hoy te propongo que empieces por el camino inverso. Es decir, por afuera. Por lo que generalmente se considera “superficial”: La apariencia.

Hay numerosos estudios que indican que la ropa afecta cómo te sientes. Y sentirte bien es un paso importante a la hora de reforzar la autoconfianza. Elige un look que te favorezca y con el cual sientas que puedes conquistar el mundo. Eso afectará tu actitud, te dará el coraje que tal vez te falte para enfrentar ciertas situaciones o para aceptar un desafío para el cual no te sientes lista. Considera con cuidado cada detalle de tu vestimenta, incluyendo accesorios, zapatos (¡y si son rojos mejor!) bolsa, maletín, y demás.

Lo mismo va para tu arreglo personal. Un buen corte de pelo puede renovar tu imagen y ayudar a levantar tu autoconfianza.  Un poco de maquillaje, lápiz labial, y una buena manicura pueden tener un efecto muy positivo. Estos cambios que parecen superficiales, tienen un impacto muy favorable en cómo nos vemos a nosotras mismas y por ende, cómo nos sentimos. ¡Pruébalos!

Hay maneras simples de aumentar la autoconfianza. Pruébalas!

2Posturas poderosas

Tal vez escuchaste hablar de ciertas posturas que envían al cerebro el mensaje de auto empoderamiento. Si bien los resultados de los experimentos que dieron origen a esta teoría no se han podido repetir, y los autores de dicho estudio corrigieron sus declaraciones iniciales, hay algo que se puede rescatar de esta idea.   Sostener una pose por cierto tiempo puede contribuir a aumentar tu autoconfianza y hacerte sentir capaz de conquistar el mundo. Aunque no haya un cambio hormonal, del que en su momento hablaba Amy Cuddy en su Ted Talk, asumir ciertas poses te hace también asumir cierta actitud. Y con frecuencia, todo lo que necesitas para creer que puedes lograr algo es tener la actitud correcta. Entonces, pruébalas todos los días al levantarte y también justo antes de un evento en el que te quieras destacar. Esto incluye esos momentos en que debes presentar frente a un grupo, antes de reunirte con tu jefe para pedir un aumento, o antes de tener una conversación importante con tu equipo.

  • Manos a la cintura, piernas separadas al estilo superhéroe.
  • Brazos arriba en V, las piernas separadas al estilo ganador de una carrera de 100 metros llanos.
  • De pie frente a un escritorio o mesa, manos sobre la mesa, piernas separadas, mirada desafiante al frente al estilo el jefe que te dice “Esto es lo que hay que hacer”.

De la misma manera que estas posturas pueden contribuir a que te sientas bien, hay muchas otras que refuerzan sentimientos de inseguridad y duda. Por ejemplo, caminar con la cabeza gacha, sentarse con la columna vencida, arrastrar los pies, o dejar caer los hombros. Es bueno que te mantengas alerta y observes tu postura en todo momento. Cuando te descubras en alguna de estas, enderézate, echa los hombros hacia atrás, sonríe, párate derecha y camina con determinación.

A veces, empezar por afuera ayuda a sentirte mejor. Observa tu apariencia y tu postura.

3Palabras poderosas

Los seres humanos somos seres verbales. Somos las historias que nos contamos a nosotros mismos y a terceros. Las palabras que usamos para definirnos, explicar situaciones, y darle sentido a la vida determinan quiénes somos y qué resultados obtenemos. Si quieres sentirte más segura de ti misma,  observa tus palabras y elimina las que te desempoderan. Presta atención a cómo te hablas a ti misma, qué te dices, cómo te criticas o te felicitas. Cómo justificas lo que te pasa, las reacciones que tienen otros para contigo y las que tienes tú en diversas situaciones. Y considera opciones como estas. En lugar de decir: “Yo no sirvo para esto”, puedes decir: “Elijo asumir este nuevo reto y aprender lo necesario para conquistarlo”. En vez de decir: “No puedo” por qué no decir: “Si me lo propongo lo lograré”. Y a cambio de criticarte a ti misma cuando ves tu reflejo en el espejo, di en voz alta: “Me encanta lo que ven mis ojos. ¡Qué mujer más atractiva, fuerte, segura!” Se tan creativa con tus elogios como quieras. El secreto es eliminar la música de fondo que tienes dentro que se pasa el día juzgándote, criticándote, menospreciándote.

Usa las palabras a tu favor para fortalecer tu autoconfianza y presta atención a las que debes descartar de inmediato.

Háblate a ti misma con amor. Usa un lenguaje poderoso que fomente tu autoconfianza.

4Mantras poderosos

Y siguiendo con el tema de las palabras, es muy valioso crear un mantra que puedas repetir a diario y sobre todo justo antes de una ocasión en la que quieres lucirte. Es una técnica simple pero, igual que asumir una postura poderosa, puede fomentar tu autoconfianza. Hace a tu actitud para contigo misma y al reto frente al cual te encuentras.

Nuevamente, puede ser justo antes de una negociación con tu jefe, de una presentación en una conferencia profesional o de un discurso en una ceremonia de graduación.

Algunos ejemplos:

  • Logro todo lo que me propongo
  • Elijo ser exitosa
  • Soy una excelente negociadora
  • Me doy permiso para cometer errores y aprender de ellos
  • Soy receptiva al feedback de los demás

Te aseguro que si repites de manera consistente estas cuatro acciones cosecharás una sólida autoconfianza.

Y considera sumarte al Step Up Plus, nuestro programa de desarrollo de liderazgo, que te ayudará a desarrollar todo tipo de destrezas para crecer en tu carrera. También te pondrá en contacto con una comunidad global de mujeres que se apoya mutuamente para el éxito profesional.

 

¿Sabías que la confianza en uno mismo es el gran motor de resultados?

El vínculo más sólido y duradero de nuestra vida es el que tenemos con nosotros mismos. Vos sos la persona con quien más tiempo pasás. Por eso, “cuidar” ese vínculo es clave para desarrollar la confianza en uno mismo que nos impulse a lograr resultados.

La confianza refuerza la autoestima, estimula la creatividad y te permite asumir riesgos e innovar. Entonces, para ejercer un buen liderazgo hay que mantener la confianza en uno mismo y transformarla en el motor de resultados.

¿Qué es la confianza en uno mismo?

Nadie puede darte voluntad o ser perseverante por ti. Son rasgos que debes cultivar tú misma y que contribuyen a tu confianza personal.

Nadie puede darte voluntad o ser perseverante por ti. Son rasgos que debes cultivar tú misma y que contribuyen a tu confianza personal.

La confianza personal es una construcción propia, un juicio y como tal depende de cada uno como la experimentamos. No es algo que podemos tocar, sino que depende de interpretaciones personales. La confianza en uno mismo le permite o impide a cada uno concretar acciones, nos habilita o inhabilita a mantener buenos vínculos.

Para pasar al próximo nivel profesional será necesario que se den ciertas condiciones, conversaciones, oportunidades, políticas de la organización, y contextos adecuados. Habrá cosas que están fuera de tu control, sobre las cuales no podrás accionar. Pero lo que sí depende de vos es poder ver tu propia capacidad, saber que ese próximo paso es posible y que te lo mereces. Y para eso es imprescindible tu actitud y esta confianza en uno mismo de la que te hablo hoy en este artículo.

Los beneficios de aumentar la confianza en uno mismo

¿Para qué te sirve tener confianza en vos misma? Para superar obstáculos, para asumir riesgos, para encontrar una actitud positiva, para poder pedir y ofrecer, para tener visibilidad y para gestionar el liderazgo de tu crecimiento profesional. Sin duda, el mayor beneficio es que la auto confianza es un motor de logros.

Hacer foco para agrandar la percepción

La confianza en uno mismo se fortalece cada vez que uno se enfrenta con situaciones desafiantes y les hace frente. ¡Pruébalo!

La confianza en uno mismo se fortalece cada vez que uno se enfrenta con situaciones desafiantes y les hace frente. ¡Pruébalo!

Ante todo, tenemos que conocernos a nosotros mismos, descubrir aquello que hacemos y no hacemos, escuchar la propia voz y ese relato que nos contamos todo el tiempo. Lo que creemos que nos abre o cierra posibilidades, nos da identidad y modela nuestro pasado, presente y futuro profesional. Por ejemplo, te decís constantemente: “Esto no es para mí. Yo no sé dirigir”. O “¿Por qué me cuesta tanto tomar decisiones? Siempre me pasa lo mismo.?” O “Claro, a ella le resulta más fácil negociar porque tiene un título de Licenciada en Economía”.

Estos relatos impactan quienes somos y nos abren o nos cierran oportunidades. Y como creer en vos misma es la llave para desarrollar una confianza personal sólida es vital escuchar qué historia te estás contando. Algunas preguntas para empezar a observar tu nivel de confianza son:

  • ¿Dónde encuentro confianza?
  • ¿Qué necesito ver de mí?
  • ¿Cómo genero confianza personal?
  • ¿Qué pasa cuando la pierdo?

La confianza en uno mismo como construcción interna

Así como en una construcción necesitamos arena, ladrillos, cal y agua, para construir auto confianza también necesitamos distintos elementos. Son los sub juicios que nos ayudan a ver la confianza en uno mismo como una sumatoria de varias creencias acerca de cómo vemos nuestros recursos, posibilidades de acción, competencias y saberes.

Los sub juicios funcionan como una gran lupa para descomponer la confianza personal y acceder a un nivel de percepción más profundo. Aquí van:

1Ser sincero es ser coherente entre lo que decís y lo que hacés. Es tener integridad con tu propia palabra. Es distinguir cuánto coincide tu conversación privada o pública con tu hacer cotidiano. Por ejemplo, si decís que estás lista para pasar a tu próximo nivel profesional: ¿Qué hacés para demostrarlo? ¿Te ofrecés para proyectos más desafiantes? ¿Compartís nuevas ideas para que se escuchen tus sugerencias? ¿Estudiás, te preparás, accedés a nueva información? ¿Estás aprovechando los momentos de networking para conocer potenciales contactos? ¿Cuánto de lo que decís se observa en hechos?

2Competencia. Para ser competente se requieren habilidades, destrezas, conocimientos, y emociones frente a una situación o para realizar una tarea. La competencia nos permite hacerlo bien. Tener competencias te distingue de quien no las tiene. Y para acceder a nuevas oportunidades profesionales, necesitás preparación, práctica, experiencia, información, y también una disposición emocional. ¿Cómo te ves al día de hoy para saltar de nivel? ¿Qué te falta lograr en este punto? ¿Dónde lo podes conseguir? ¿Quién te puede dar mentoría? ¿Quién puede ser tu referente para aprender de su estilo?

3Confiabilidad. Inspirar confianza en otros, es decir que confíen en ti. Para esto, las promesas cumplidas nos abren nuevas posibilidades de acción. ¿Cuánto estas cumpliendo tus propias promesas? Cómo, dónde, cuándo, con quién, qué. Son tus preguntas guía para saber si estás haciendo lo que dijiste que harías. Cualquier compromiso requiere de condiciones de satisfacción para saber cuándo esos compromisos se han cumplido. Por ejemplo, si decís que vas a entregar a tiempo un trabajo, ¿te organizás en los plazos para llegar a la fecha pactada? Proponerse metas y alcanzarlas ayuda a edificar una mayor confianza en uno mismo.

4Involucramiento. Es dar todo de vos y jugarte al 100 % por algo. Es tener el compromiso alto y sin rendirte. Sin duda, mucho de lo que hay que conquistar para desarrollar una mejor carrera profesional, requiere trabajo, esfuerzo, persistencia y constancia. ¡Jugate! Siempre te va a dar mejor visibilidad y como resultado un aumento de confianza personal.

Del círculo de la desconfianza al motor de resultados

Cuando no cumplís tu palabra, perdés la confianza en vos, y no te permitís crear nuevos compromisos. Y así no accionas, si no accionas no lográs resultados. Y cuando eso pasa, crees que no podés, que no sos capaz, que no vales o que no sos competente. No cambiás la realidad y te quedás contándote la historia de todo lo que no podés alcanzar. De esa situación surgen relatos que incluyen historias llenas de justificaciones o “porque…”

  • Porque otra compañera sabe más
  • Porque el puesto se lo van a dar a alguien que esté dentro de la organización
  • Porque la promoción es solo para los hombres
  • Porque no me alcanza lo que se

Y esas historias te mantienen en el círculo vicioso de la desconfianza. Si vos no confiás en vos misma, ¿Cómo van a confiar otros? Está en vos, cambiar la historia y para eso es necesario que uses un lenguaje generativo, creador de una nueva realidad. Por ejemplo: “Me ocurrió esto porque no cumplí con lo que prometí, porque no preparé bien mi calendario como debía. Estoy realmente comprometida con este proyecto y con mi crecimiento y limpié mi agenda para poder dedicarle el suficiente tiempo y cumplir con mis compromisos como corresponde. Ya puse una reunión con mi jefa para proyectar los próximos pasos.”

Los sub juicios son filtros que te ayudan a ver la confianza como algo que depende de vos. Si cumplís, te comprometés y accionás, podés cambiar tu realidad.

Para fomentar confianza en uno mismo hay que romper el círculo vicioso de la desconfianza.

Para fomentar confianza en uno mismo hay que romper el círculo vicioso de la desconfianza.

Niveles de confianza en uno mismo

Creer en vos es una elección valiente que debe traducirse en hechos como por ejemplo alcanzar metas que te propongas. La voluntad se conjuga en primera persona. Es decir, nadie puede darte voluntad o persistir por vos. Sos la única protagonista y dueña de tu carrera por lo tanto sos vos la que debe creer en su propio crecimiento.

Es importante reconocer que para pasar al próximo nivel profesional, además de definir dónde está ese éxito para vos, necesitás dar un salto de confianza que te ayude a pasar de quien sos en este momento a quien querés ser. Y como para mejorar es imprescindible medir, para aumentar tu nivel de confianza deberás medir en cada dominio en qué situación estás el día de hoy y cómo podés aumentar ese índice para crecer.

Aquí te propongo un ejercicio disparador

Si te pararas en un punto del 1 al 100:

¿Dónde te ves?

Y ahora dividí esa percepción para cada sub juicio. ¿Cómo esta tu nivel de sinceridad, competencia, confiabilidad, involucramiento? Puede ser que tengan valores diferentes y al verlos por separado te quede más claro cuáles son los puntos de mejora.

Medir en que punto estas de confianza personal en cada uno de los sub juicios te ayudara a encontrar las herramientas necesarias para crecer en ese dominio

Medir en que punto estas de confianza personal en cada uno de los sub juicios te ayudara a encontrar las herramientas necesarias para crecer en ese dominio.

10 Sugerencias para aumentar tu auto confianza

1Cuidar las palabras: Fideliza tu discurso. Presta atención a tus palabras para que lo que digas se ajuste a lo que hagas y lo que hagas se adecue a lo que digas.

2Ser aprendiz constante: Porponete metas de aprendizaje en todos los dominios que puedas expandí esos dominios siempre que puedas.

3Cumplir promesas: Dividí cada meta grande en metas pequeñas, así vas sumando confianza en cada paso. Si por algún motivo no podés cumplir con alguna promesa, busca siempre como reparar la falta.

4Mantenerse presente: Mantenete presente en cada momento, dando lo mejor de vos. Si no es tu mejor momento usa cualquiera de los otros atributos.

5Celebrar: Celebrate cada vez que descubrís que lograste algo por primera vez.

6Anticipar: Prevé lo más posible cada situación para asegurarte de tener todo lo que necesitás.

7Mantener el propósito: Tené siempre tu propósito en mente para garantizarte la persistencia frente a un obstáculo.

8Equilibrar: No te olvides que el equilibrio se encuentra componiendo los 4 sub juicios. Según la ocasión encontraras diferentes combinaciones.

9Recordar: Buscar en tu memoria situaciones similares en otros contextos para usar esos recursos y aprendizajes en el presente.

10Construir: La construcción de la confianza es artesanal y es diferente cada vez. Pero sos vos quien se tienen autorizar. Y eso nunca cambia. La confianza en vos misma necesita tu propia aprobación.

Está en vos dar el salto y comenzar un círculo virtuoso de resultados. El éxito lo definís vos misma y confiar que vas a lograr lo que te propongas es parte de hacer camino al andar.

Confiá en vos, que el próximo nivel te está esperando.

Creando un circulo virtuoso de confianza en ti misma sera mas fácil cumplir tus metas!

Creando un circulo virtuoso de confianza en ti misma sera mas fácil cumplir tus metas!

Aprender del error. Perder el miedo al fracaso. Entrevista a Ale Marcote

La primera vez que la vi, Ale Marcote conducía una Fuckup Night especial dedicada al día de la mujer. Este evento, que busca desmitificar el fracaso e impulsar el concepto de que necesitamos aprender del error, ya tiene presencia en más de 270 ciudades y más de 70 países.

Es que Ale Marcote, como prefiere que la llamen, luego de dar un giro a su profesión de contadora está desarrollando una carrera excepcional como consultora, facilitadora del aprendizaje basado en errores en organizaciones, capacitadora en liderazgo, trabajo de equipo, coaching y metodologías ágiles. Desde que organiza FuckUp Nights Buenos Aires reúne bimestralmente a 600 personas que se suman a escuchar historias de éxito basadas en fracasos.

 

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso - Gentileza CCGSM

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires
Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso – Gentileza CCGSM

 Aprender del error

Las palabras error y fracaso suelen estar bastante asociadas. ¿Qué relación tienen entre sí?

Hay una teoría bastante interesante con la que coincido y es que no todos los errores ni todos los fracasos nacen igual, y por ende, no son lo mismo.

La palabra error típicamente alude a que hay algo equivocado. Cuando hay una manera correcta de hacer algo, pero se hace distinto por desconocimiento, o porque no se tienen las competencias o las habilidades o bien no se respetó el proceso. Ahí podemos hablar de error, de equivocación. Por eso es tan necesario entender las causas y aprender del error para que no vuelva a suceder.

Por el contrario, en contextos complejos, VUCA (volátiles, inciertos, complejos, ambiguos), uno no sabe cuál es la respuesta, o tal vez no hay una única respuesta. En ese caso, si algo no funcionó, podríamos no hablar de error -ya que desconocemos cuál es la forma correcta-, sino de intento fallido.

El fracaso por definición es un resultado adverso, muy asociado a la frustración (raíz de la palabra). Puede darse como consecuencia de lo que comúnmente denominamos error, o bien porque, por ejemplo, nos encontramos en un contexto de experimentación. Por lo cual hasta podría decirse que es esperable. Así como la ciencia admite que se pueden hacer distintos ensayos hasta obtener lo que se busca, en el mundo de los negocios podríamos empezar a pensar en el mismo sentido. En tiempos de cambio y en contextos donde mucha de la información no la conocemos, si necesitamos innovar necesitamos saber que el intento “puede fallar”.

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello." Ale Marcote Créditos: Diario La Nación

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello.” Ale Marcote
Créditos: Diario La Nación

Lamentablemente, no hablamos en general de los fracasos ni de los errores, no compartimos las experiencias. Sin embargo en cada una de ellas hay algo para aprender. Tampoco se tiende a compartir las causas, falta muchas veces un análisis de ese tipo. Dentro de proyectos exitosos también hay cosas que no salieron como se esperaba, ni mejor ni peor sino diferente. Tanto si salió bien como si no, se analiza muy poco el proceso como para aprender del error.

En un proyecto que salió bien quizás hay menos cosas para aprender porque no se sabe con certeza qué, de todo lo hecho, es lo que dio resultado. En cambio, de los errores se puede aprender mucho. ¿De eso se tratan las Fuckup Nights?

Fuckup Nights es un movimiento mundial de encuentros donde se cuentan casos de fracasos en temas de negocios y de proyectos. Nació hace cinco años y en Argentina lo estamos desarrollando desde 2015. Cada dos meses hacemos un evento donde exponen cuatro emprendedores, gente de empresas o de distintos ámbitos que vienen a contar su experiencia de algo que querían que ocurriera y que salió mal y, en particular, qué aprendieron de esas experiencias.

¿Como coach, cómo llegás a especializarte en el error?

Trabajé más de quince años en empresas, y en los últimos siete estuve muy cerca del mundo emprendedor, donde noté que se hablaba muy poco de la gran cantidad de emprendimientos que no estaban funcionando. Las estadísticas dicen que solo uno de cada diez emprendimientos llega a los cinco años. Hay mucho tiempo y dinero invertidos en proyectos que no funcionan, sin embargo muy pocos se animaban a hablar de “eso”.

Con el desafío de generar una movida contracultural que ayudara a comprender el fracaso como parte de un proceso, es que empezamos a organizar el evento. Por mi experiencia con emprendedores y con empresas, como coach y consultora en transformación cultural, este tema es uno de los pilares de mi día a día.

Los emprendedores tienen entrenamiento en comenzar, probar, cerrar y volver a iniciar proyectos y están adoptando muy rápidamente esta filosofía respecto del fracaso. A las organizaciones esto les está costando más, ya que es parte de una transformación cultural. Hoy necesitan innovar, y en muchos casos, ya es una cuestión de supervivencia. Sin embargo, internamente se castiga o se oculta lo que no salió de la forma esperada, lo cual va en detrimento de la innovación buscada y desmotiva las acciones en este sentido.

Un referente de una empresa global me comentó que aproximadamente el 95% de los proyectos que empiezan no termina como se habían proyectado. Pero no saben bien porqué, no tienen un análisis en detalle de las causas. Quizás en otro país se hace algo similar y no se enteran. ¡Imagínense si la empresa pudiera capitalizar el aprendizaje de ese 95%! E incluso me pregunto: ¿podría haber sobrevivido algún proyecto si se hubiera compartido lo que no estaba saliendo según lo esperado? ¿Se habría podido dar un giro a tiempo?

Los líderes se encuentran ante el desafío de generar nuevas conversaciones en sus equipos, de modo de habilitar la posibilidad de hablar sobre y aprender de los errores y fracasos, y aprovechar al máximo los aprendizajes, e incluso, incentivarlos a pedir feedback y ayuda a tiempo. Todo este gran campo de acción es el que a mí me apasiona.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Aprender del error como mujer

¿Cómo te acercaste a la temática de género?

Me costaba mucho encontrar mujeres que quisieran subir al escenario en una Fuckup Night a contar algo que les había salido mal.

Después de un evento en el que solo hablaron hombres, decidí que eso no podía volver a ocurrir. Me contacté con muchas mujeres que están o estuvieron desarrollando proyectos muy interesantes en empresas y en emprendimientos propios. Sin embargo me costaba mucho que se decidan a compartir públicamente sus errores, aún cuando su mirada particular sobre el proceso de aprendizaje podía ser valiosísima para otros.

En marzo de este año, para el día de la mujer, propuse que hubiera cuatro mujeres sobre el escenario contando sus experiencias. Para ello convoqué a las distintas organizaciones que trabajan con el empoderamiento de la mujer, y afortunadamente obtuvimos mucho apoyo. El Red Shoe Movement estuvo presente como auspiciante y con varias de sus representantes entre el público. Es importante que participen porque después cada una de las mujeres lo multiplica en sus redes.

¿Por qué creés que les cuesta más a las mujeres hablar de los fracasos?

Las mujeres tratamos de ser “perfectas” en los distintos ámbitos, no solamente somos muy exigentes en lo personal, también en lo laboral. Queremos llegar al hogar y que todo esté perfecto, además de lo físico y la imagen.

Esta perfección en tantos ámbitos es una gran autoexigencia. Mostrar que algo no salió como uno esperaba genera en la mujer una sensación negativa ante la mirada de los demás. Más que miedo al fracaso, hay algo del orden de la vergüenza. Brene Brown habla de la vulnerabilidad y de un sentir muy común entre algunas mujeres, que es el sentido de “no ser suficiente”.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

El trabajo afecta al hombre más en su hacer, mientras que a la mujer la afecta más en su ser. Un hombre que vuelve de trabajar a la noche cuando sus hijos ya están durmiendo no pone en juego su valía como padre. Pero para una mujer esto es inconcebible, porque además de un sentimiento de fracaso la asalta el miedo a ser juzgada o criticada por “abandonar” a su familia. ¿Pensás que es así?

Justamente estoy investigando desde el coaching este tema que preocupa a las mujeres. Es muy interesante trabajar sobre estos mandatos y preocupaciones, esto de pensar “no soy suficientemente buena en esto” o “llego a casa cansada y no me siento motivada con los chicos”, son temas que nos dan vergüenza y no permiten que nos abramos a la conversación, por lo que generalmente permanecen en el silencio.

La búsqueda de la perfección no permite aprender del error, y mucho menos cuando no se pide ayuda. Es algo que hay que incentivar más a las mujeres: pedir ayuda, pedir consejo, un espacio para conversar y para mentoreo en las organizaciones. Si nosotras no podemos compartir lo que nos está pasando es muy difícil salir de ese lugar. Pero además, las estadísticas revelan que incluso cuando la mujer está en un área de conocimiento no particularmente femenino, como ciencia o tecnología, es juzgada mucho peor si se equivoca o si toma una decisión que no es la mejor. Está más expuesta a miradas reprobatorias que un hombre.

Lo que hay que considerar es que la mujer tiene una mirada más holística, en cuanto a considerar no solamente los números sino también a las personas. Y eso es una oportunidad para las mujeres para liderar diferente a los hombres, ni mejor ni peor. Hoy, lo bueno es que una mujer puede acceder al liderazgo con sus capacidades y miradas sin tener que masculinizarse.

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote, sos una experta en fracasos que se transforman en éxito. ¿Cómo se gestiona el miedo al fracaso?

Mucha gente opina que hay que perder el miedo. Pero el miedo en sí no es algo negativo, es una emoción, y como tal, algo nos quiere decir. El miedo particularmente nos indica que interpretamos que no contamos con los recursos suficientes (materiales, habilidades, conocimiento, etc.) para afrontar una determinada situación. Por eso es que, más que ocultarlo o perderlo, lo interesante es ante todo aceptarlo y luego entender qué nos está informando. Porque si tengo una emoción y me peleo con ella no tengo un problema, tengo dos.

Hay que empezar a hacerse algunas preguntas: a qué le estamos teniendo miedo en particular, qué nos preocupa a la hora de emprender un negocio: ¿que no tengamos el dinero, la capacidad, o que si lo hacemos y nos va mal eso va a afectar nuestra imagen o nuestra economía? Muchas veces el miedo es imaginario, pero otras, nos puede estar avisando que no tenemos una determinada habilidad o recurso.

Hablarlo, y no necesariamente en un evento ante 500 personas, sino con gente de confianza, ayuda a decantar las ideas: qué pasaría si lo hago, que pasaría si no lo hago, etc. Ayuda descomponerlo en partes, entender el mensaje, deconstruirlo.

Las ideas de “todo” y “siempre” son abrumadoras. Cuando uno aborda un tema en pequeñas piezas puede trabajarlas mejor que al conjunto en su totalidad.

Puedes seguir a Ale Marcote por redes sociales:

Twitter: @AleMarcoteOK

Instagram: @AleMarcote

Linkedin  Alejandra Marcote

 

¿Profesión de hombres? Ing. Ilya Marotta lidera Ampliación del Canal

Su casco y chaleco de seguridad color rosa se han vuelto icónicos en una profesión de hombres. Ilya Espino de Marotta es la ingeniera panameña que lideró la ejecución del Programa de Ampliación del Canal de Panamá.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene su propia identidad y #IWDleader

El nuevo Canal de Panamá se inauguró en junio del 2016. Una obra que permite el paso de barcos cargueros con una capacidad más del doble de la actual, entre los océanos Atlántico y Pacífico, reduciendo sustancialmente los costos de transporte.

Por eso la honramos en el Salón de la Fama del Red Shoe Movement!

Aquí conversamos con esta líder que no sólo es brillante sino generosa con su tiempo y sus consejos. Una entrevista que te cambiará la perspectiva de lo que puedes y no puedes hacer.

El primer paso hacia una profesión de hombres

¿Cómo se despertó en ti el interés por la ingeniería? Cómo se inicia tu carrera?

Yo había ganado una beca Fulbright de los Estados Unidos para estudiar Biología

Ilya Espino de Marotta, ingeniera responsable de la ampliación del Canal de Panama es honrada en nuestro Salón de la Fama 2017

Ilya Espino de Marotta, ingeniera responsable de la ampliación del Canal de Panama es honrada en nuestro Salón de la Fama 2017

marina allí porque yo soy una apasionada del mar. Me encanta bucear y amaba a Jacques Cousteau. Un año y medio después de regresar a Panamá, cuando vi las posibilidades de trabajo en Biología marina, no eran las mejores así que decidí cambiar de carrera. Renuncié a la beca porque era para esa carrera en una universidad específica. Entonces empecé a buscar qué universidad había en Estados Unidos que tuviera alguna carrera relacionada con el mar y pensé en barcos. Siempre fui muy buena en matemáticas y física y elegí Ingeniería Marina porque iba a trabajar con barcos. Busqué una universidad que no me obligara a navegar para sacar mi título. Mi padre me dijo que sólo iba a pagar los cuatro años de universidad y no tendría los tres veranos para salir a navegar. Así fue que conseguí entrar en Texas A&M University que me daba el título de Ingeniería Marina sin navegación. Entonces terminé estudiando Ingeniería Marina no porque fuera mi pasión sino porque estaba cerca del mar. Pero una vez que me gradué y me vine a Panamá y empecé a trabajar en el Astillero de Reparación del Equipo Flotante del Canal de Panamá quedé enamorada de mi carrera. Era muy gratificante diseñar algo en la oficina, ir a los talleres donde lo estaban arreglando ó construyendo y después ver la embarcación operando con diseños que yo había hecho.

Podríamos decir entonces que tu ingreso a esta carrera fue más bien de costado, y fuiste encontrándole el placer en el camino.

Claro, es que hace 30 años teníamos otra mentalidad. Hoy en día se le da importancia a elegir algo que te apasiona y que te gusta hacer. Pero en esa época era “Tienes que conseguir un trabajo”. Era un sistema más tradicional. Con lo cual yo empecé con lo que me inspiraba (Biología Marina) pero me cambié a lo práctico (Ingeniería Marina).

Y ¿tuviste el apoyo de tus padres, en especial de tu padre, para seguir una carrera que en ese entonces era vista como una profesión de hombres?

Si, al 100%. Ambos me apoyaron a elegir lo que yo quisiera en todo momento.

Ilya Marotta con casco rosa se afirma como mujer en una profesión de hombres

Ilya Marotta con casco rosa se afirma como mujer en una profesión de hombres

El rol de los patrocinadores en una carrera tradicionalmente masculina

A medida que fuiste avanzando en tu carrera, ¿cuál crees que fue el rol que jugaron los sponsors o patrocinadores? ¿Crees que son importantes para desempeñarse a un alto nivel en una profesión de hombres?

Es lo que te abre camino, sobre todo en una profesión donde no hay mujeres. Si yo no hubiera tenido el apoyo de mis distintos jefes en distintas etapas no hubiera podido llegar a donde he llegado. La forma en que gané el apoyo de esos sponsors es con dedicación, trabajo, ética y transparencia. Una vez que tu jefe ve tu capacidad profesional te abre oportunidades. Por ejemplo, yo entré a un programa de desarrollo interno de carrera. Como el Canal seria transferido del Gobierno de los Estados Unido a Panama en 1999, desde 1985 se inició un programa de desarrollo en el Canal.

Ilya Espino de Marotta, celebra #RedShoeTuesday con el @RedShoeMovement!

Ilya Espino de Marotta, celebra #RedShoeTuesday con el @RedShoeMovement!

El objetivo era garantizar que hubiera suficientes profesionales panameños ocupando posiciones en el Canal una vez se diera la reversión. Mi puesto era un grado 5 con un horizonte a un grado 9. Había un puesto en Ingeniería Mecánica en Panamá y había un puesto en el astillero de reparación que quedaba en el Atlántico. Este tenía horizonte grado 9. Luego había otro puesto en el Pacífico (donde está la ciudad principal) y ese puesto llegaba hasta el grado 11. Había 2 personas que teníamos el perfil para esos puestos. El del grado 11 se lo dieron a un hombre, que había sido compañero mío de la universidad, y a mi me dieron el otro. Con lo cual ahí ya hubo cierto bias, porque los dos calificábamos para ambos puestos.

Pero en ese período yo vine a hacer una rotación de tres meses a Panamá donde estaba otra persona con límite al grado 11. Yo tenía cuatro años de estar fuera de Panamá. Fui a hablar con el futuro jefe y le expliqué que me gustaría reportarme al trabajo unos dias más tarde para poder ir a festejar los Carnavales. (Algo que hacía años no había hecho y tenía planes con mis amigos desde antes de saber de mi traslado de oficina). Me dio la oportunidad. Trabajé tres meses con él, y cuando se abrió un puesto bajo él unos años más tarde, lo que sería una promoción para mí, me escogió. Mi franqueza con él y mi desempeño de esos tres meses le dieron la confianza para abrirme esa puerta.

Todas las personas que me han dado oportunidades de ascenso han sido hombres. O sea que definitivamente los sponsors son necesarios, pero su apoyo se lo gana uno con el trabajo que uno hace.

La ingeniera Ilya Espino de Marotta a cargo de la Ampliación del Canal de Panamá

La ingeniera Ilya Espino de Marotta a cargo de la Ampliación del Canal de Panamá

Superando obstáculos

En tu carrera, ¿cuáles fueron los obstáculos más importantes que has tenido que superar?

Recuerdo que cuando estaba en el dique de reparación, se abrió una posición de buzo profesional para el Canal. Yo era buzo profesional. Había hecho trabajos de buzo afuera, y apliqué para el puesto y no lo llenaron. Oficialmente me dijeron que no iban a llenar el puesto en ese momento, pero yo sabía que no me querían escoger porque era mujer. Pero uno lo supera y va aprendiendo, y me ha pasado en otras posiciones que no me escogieron por razones políticas de la empresa. Uno tiene que darse a conocer, porque sino no te mueves. Con el tiempo superé con creces esas posiciones que no me llegaron a dar en un momento dado. Para poder llegar al puesto al que llegué ahora tuve que tener el apoyo de mi jefe directo y el jefe de mi jefe porque era un puesto ratificado por junta directiva. El subadministrador de la época fue muy cándido conmigo y me dijo que a estos puestos no se llega por los méritos y la capacidad profesional. Además tienes que hacer un poco de lobby. Tuve la fortuna de que mi jefe hizo el lobby por mi.

Ventajas femeninas en una profesión de hombres

La ampliación del Canal de Panamá debe haber sido uno de los mayores desafíos que un ingeniero puede enfrentar. En una profesión de hombres, ¿cuál crees que fue tu ventaja como mujer para llevarlo a cabo de manera exitosa?

Hay que tener mucha inteligencia emocional, no tomar las cosas en forma personal. Es un proyecto grande, y tienes que lidiar con muchas personas, muchos contratistas, y en este tipo de proyectos siempre surge algún problema. Las cosas no son fáciles y sencillas. Entonces cuando sucede algo hay que tomarlo desde ambos puntos de vista, el tuyo y el del contratista. Pienso que yo tuve la capacidad de no tomarme las cosas personales. Pensar que son situaciones y cada uno está defendiendo intereses. Dentro de este proceso de años que hemos estado en la obra, tuve la capacidad de poder negociar y ser conciliadora.

Ilya Marotta conversa con equipo de trabajo

Ilya Marotta conversa con equipo de trabajo

¿Cómo piensas que impacta la Resiliencia que es un rasgo que se da sobre todo en los lationamericanos y en especial en las mujeres?

Es sumamente importante porque no puedes dejar que los fracasos o errores te desanimen. Tienes que seguir siempre hacia adelante, tener la capacidad de superar obstáculos. Algo que yo siempre les digo a las personas es que no traten de hacer algo por demostrar nada a nadie. Hazlo porque es lo que tú quieres y por demostrarte a ti mismo. Yo no escogí esta carrera para demostrarle a nadie que las mujeres podemos. Yo escogí esta carrera porque es algo que me llamó la atención y quise ascender dentro de ella porque me gusta.

He visto algunas fotos en las que usas casco y chaleco rosado que da a entender algo que es evidente: que eres mujer en una profesión de hombres. ¿Cuál ha sido el efecto?                                                                                                                             ¡Ha sido fantástico! Aunque en principio la intención era personal, era para demostrarme a mí misma que pude llegar a esta posición. En Panamá las mujeres en cargos masculinos han proliferado bastante, pero llegar a un alto rango en un área masculina es bien difícil. Entonces cuando estaba en NY, en uno de los chequeos médicos de mi hijo le dije a mi esposo: “Yo siento que debería comprarme un caso rosado para demostrar que una mujer pudo llegar a este cargo”. Lo vi por catálogo y lo mandé comprar. Ahora se ha vuelto un ícono y me llena de orgullo por lo que representa ese casco para muchas otras mujeres. Me llegan mensajes de mujeres que me dicen que le han enviado la foto a sus hijas de 9 años diciendo: “Mira cómo las mujeres pueden llegar a puestos de liderazgo”. Fue sin planearlo pero el resultado ha sido lindo. Te pone altos estándares, porque ahora la gente espera más de mí. Tengo que demostrar que se puede ya no nada más por mi sino por aquellas que ven en mi una esperanza, un ejemplo.

Ilya Marotta elige usar un casco rosa para enviar la señal de que la mujer puede llegar a la cima en una profesión de hombres

Ilya Marotta elige usar un casco rosa para enviar la señal de que la mujer puede llegar a la cima en una profesión de hombres

Si yo le preguntara a algunas de las personas que te reportan que te describiera como jefa, ¿qué dirían?

Hicimos un taller una vez y uno de los chicos me dijo que yo era muy franca y muy directa y le gustaba eso y que siguiera así. Otras personas también me han dicho que soy franca y abierta y pueden acercarse a mi con cualquier problema porque tengo puertas abiertas. La gente admira que soy una profesional dedicada, que trabaja mucho pero que puede dedicar tiempo al trabajo e igualmente a la familia. Por ejemplo, yo me ausenté por 7 meses cuando fue el tratamiento de mi hijo y cuando regresé me dieron el ascenso.

¿Por qué crees que en Latinoamérica y Centroamérica aún es un desafío para las mujeres ingresar a ciertos campos o disciplinas? ¿Qué se podría hacer en tu opinión para modificarlo?

Pienso que a algunas mujeres les da temor, y a otras ante el menor obstáculo se echan para atrás. También les diría: “mira muy bien a tu pareja, a la persona con la que te vas a casar”, porque puede ser otra condición. Conozco mujeres que han tenido que dejar el trabajo ó dejar de avanzar porque el esposo les dijo que tienen que quedarse en ese nivel. Afortunadamente mi esposo siempre me ha apoyado al 200% en las tareas domésticas (ir al supermercado) ó del cuidado de los hijos (llevar a mi hijo al médico). Pero en América Latina hay muchas mujeres que son padre y madre. Y sin lugar a dudas hay un poco de desventaja el ser mujer. No todas las empresas o jefes necesariamente parctican la igualdad de genero, lo que nos pone en desventaja para aspirar a altos cargos.

En relación a que podría hacerse para cambiar la situación, para mi es muy importante la presencia de mentores que te den oportunidades. Uno no llega a estos lugares sola. Tradicionalmente los puestos altos son de hombres. Entonces uno tiene que conseguir un mentor, que sea una persona que lo apoye, que lo valore y que reconozca el trabajo. Y no tener temor de no poder balancear todo.

Para nosotros en la ejecución del proyecto del Canal de Panamá ha sido excelente porque hemos tenido mujeres desde Operadores de Grúa a Oficiales de Seguridad.

Hemos demostrado que las mujeres podemos. Dar el testimonio y ser un ejemplo es una manera que va a empujar a esas mujeres que a veces no se atreven a hacerlo.

Por último, es importante contar con el apoyo necesario para no sentirse abrumada. Por ejemplo, yo he sido bendecida con una señora que trabaja en mi casa desde hace 18 años. Es como una segunda madre para mis hijos. Pero sé que muchas mujeres no tienen esa facilidad. Es importante que las empresas tengan lugares para el cuidado de los hijos ó que te puedan dar cierto nivel de vacaciones. Los elementos necesarios que te faciliten la vida porque las mujeres pueden llegar a sentirse abrumadas con muchas cosas.

Tradicionalmente el hombre ha delegado todo lo relativo al hogar en la mujer, entonces es más cómodo y más fácil subir para el hombre, porque no se preocupa por esas cosas. Pero el hecho de que nosotras necesitemos ese anillo de soporte no nos debe hacer sentir menos ni que no podemos. Es la manera exitosa de lograr lo que una se propone.

Ilya Marotta conversa con mujeres en su oficina

Ilya Marotta conversa con mujeres en su oficina

Consejos a jóvenes y mujeres interesadas en entrar en alguna profesión tradicionalmente masculina

¿Qué consejos le darías a una jóven que hoy está decidiendo su rumbo laboral ó de estudios?

Definitivamente que hagan algo que les apasione. Yo tuve la bendición de que si bien Ingeniería Marina no fue mi primer deseo, con el tiempo encontré en mi profesión algo que me llena y me apasiona. Cuando tu haces algo que te gusta, te hace sacar lo mejor de ti misma. Además, no tenerle miedo a los retos ni a los cambios. Siempre que se te presente una oportunidad, nunca pienses que no lo puedes hacer. Yo cuando aplicaba a distintos puestos, tal vez no conocía todo lo que solicitaban pero sabía que lo podía aprender. Por último, ser una persona transparente, tratar a todo el mundo igual, ser la misma persona en todos los ambientes donde te desenvuelves.

Ilya Marotta es una profesional todo terreno.

Ilya Marotta es una profesional todo terreno.

¿Algún consejo en particular para aquellas mujeres que estén pensando ingresar a campos históricamente masculinos?

No debes sentirte ofendida por todo en un mundo de hombres porque ellos tienen su manera de manejarse y de ser. No puedes pretender que cambien por ti. Tienes que adaptarte, siempre y cuando te respeten. Por ejemplo, si ellos bromean de una manera, no te puedes escandalizar, siempre y cuando no sea algo hacia tu persona. Yo aprendí mucho a balancear eso, y así uno se gana el respeto de los hombres. No se trata de convertirse en un hombre tampoco. Yo soy feliz si me ceden el asiento ó me abren la puerta. Se trata de hacer que se pueda convivir como hombres y mujeres de una manera agradable. Tratar de ser conciliadora, no antagonista, eso también a mi me ha ayudado mucho en mi carrera profesional.

Conéctate con Ilya Marotta via Twitter @MarottaIlya

 

Qué es la resiliencia y cómo desarrollarla

¿Cuántas veces te has encontrado con personas que han pasado por circunstancias inimaginables y sin embargo salen adelante? Hoy hablamos de qué es la resiliencia y cómo desarrollarla.

El mejor ejemplo que te puedo dar de qué es la resiliencia es el de una amiga que en un período de dos años sufrió cuatro operaciones mayores, un accidente que la obligó a dos cirugías más y varios meses de recuperación, la pérdida de su empleo, una bancarrota personal y el intento de suicidio de su hija. Te confieso que en más de una ocasión temí por su vida. Pensaba que ella misma no sobreviviría a semejantes tragedias. Pero no sólo lo hizo, sino que salió fortalecida de esa etapa de su vida.

Qué es la resiliencia —Definición

Hay muchas definiciones de resiliencia, una palabra que se toma de la resistencia de los materiales que se doblan sin romperse y vuelven a su forma original.

Definicion de resiliencia según el Diccionario de la Real Academia Española

Definicion de resiliencia según el Diccionario de la Real Academia Española

En la ilustración ves la definición del Diccionario de la Real Academia Española.

Según Wikipedia “La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos.”

Cómo impacta la resiliencia tu capacidad de crecimiento profesional

No alcanza con saber qué es la resiliencia. Lo importante es dimensionar su efecto en tu vida profesional. Para eso, considera que cuanto más resiliente seas más fácil te resultará:

  • Superar serios reveses y las peores traiciones
  • Adaptarte a los cambios tanto los que buscas como los que ocurren de manera inesperada
  • Manejar situaciones de alta presión
  • Enfrentar momentos de crisis y emergencias
  • Atravesar los peores momentos personales y profesionales

En los últimos años se han multiplicado los estudios de resiliencia. Estos están ayudando a distinguir a las personas y organizaciones que superan adversidades extremas de las que no lo logran. (Por ejemplo quienes se sobreponen a una recesión, un desastre natural o un ataque terrorista y quienes no.)

Características de las personas resilientes

Una de las maneras más efectivas de entender mejor qué es la resiliencia es explorar qué tienen en común las personas resilientes.

Según Diane Coutu, autora de un artículo muy interesante (en inglés) sobre qué es la resiliencia y cómo

Para saber qué es la resiliencia sólo basta observar a las personas que se sobreponen a los peores desastres naturales

Para saber qué es la resiliencia sólo basta observar a las personas que se sobreponen a los peores desastres naturales

funciona, las teorías actuales coinciden en que las personas resilientes comparten tres características:

1Una fuerte aceptación de la realidad. Es lo que les permite considerar la posibilidad de situaciones extremas y adversas que puedan ocurrir en el futuro. Y es lo que les permite prepararse para esa eventualidad.

2Una profunda creencia de que la vida tiene un sentido. Es lo que les permite fortalecer relaciones con otras personas, respaldarse en sus valores, interpretar lo que ocurre como un reto y encontrar esperanza para seguir adelante. En lugar de preguntarse “¿por qué me está pasando esto a mi?” adoptan una actitud proactiva frente a las nuevas circunstancias.

3Una inusual capacidad de improvisación. Es lo que les permite adaptarse a cualquier situación, por difícil o retadora que sea, y encontrarle una solución a menudo creativa.

Si tiendes a derrumbarte cuando te enfrentas con un obstáculo o te toma excesivo tiempo recuperarte de un revés, es hora de fortalecer tu resiliencia. Te ayudará no sólo en tu profesión sino en tu vida personal.

Aquí te doy algunas ideas de cómo lograrlo:

  • Enfrenta la realidad de que en la vida suelen pasar cosas inesperadas y muy estresantes y prepárate lo mejor posible para cuando lleguen.
  • Entiende que hay cosas fuera de tu control y enfócate en aquellas que puedas controlar. Como por ejemplo, tu interpretación de lo que está ocurriendo. Si encuentras darle un sentido a la situación, te será más fácil atravesarla.
  • Fortalece tus relaciones sociales. Son fundamentales para sostenerte en momentos de gran presión.
  • Practica la improvisación y creatividad para resolver problemas.
  • Construye la confianza en ti misma para que te sea más fácil superar la adversidad como parte natural de la vida.
Prapárate para enfrentar cualquier obstáculo que se te presente y practica tu capacidad de improvisación para resolver problemas inesperados.

Prapárate para enfrentar cualquier obstáculo que se te presente y practica tu capacidad de improvisación para resolver problemas inesperados.

Desarrolla esta y muchas otras capacidades blandas críticas para tu carrera con el programa Step Up.

En la actualidad, la resiliencia es una de las características más apreciadas por los empleadores. Les garantiza tu adaptabilidad a situaciones nuevas y tu velocidad de reacción. Si lo piensas, estos son rasgos muy típicos de quienes crecen en Latinoamérica donde lo normal suele ser lo impredecible, lo inesperado. Donde siempre tienes un plan B y un plan C listos. Piensas en soluciones creativas para cualquier problema que se te presente. Y la historia muestra que has superado cualquier desafío que la situación en tu país te haya puesto delante. (Hiperinflación, escasez de insumos, cortes de luz, prohibición de importación, congelación intempestiva de cuentas de ahorro, etc, etc.)

Aprovecha todas estas fortalezas y refuérzalas. Son las mismas que puedes usar para superar la adversidad en tu carrera.

 

 

6 Pasos para superar el miedo a hablar en público

A mucha gente el miedo a hablar en público le limita el desarrollo profesional. Pero si quieres crecer profesionalmente, vale la pena enfrentar este temor.

No soy conferencista de nacimiento. Es más, puedes enterarte de lo mal que me fue en una de mis primeras apariciones como conferencista, en mi artículo Cómo nace una conferencista internacional. Pero confieso que si bien al principio de mi carrera me ponía muy nerviosa, nunca sentí pánico.

Sin embargo hay muchas personas para quienes el miedo de hablar en público es una fobia de tal envergadura que prefieren declinar promociones laborales antes que enfrentarse a esa situación. Y otros que ni siquiera hablan en una reunión o junta con sus colegas. Tienen miedo a sonar mal, a no poder responder preguntas, a parecer tontos, a arruinar su reputación. Se imaginan que quedarán paralizados, se olvidarán de todo lo que saben, o se les secará la boca. Que los demás notarán que están nerviosos.

Temor de hablar en público ilustración de Nadia Ackerman

Practica estos seis pasos para superar el miedo a hablar en público. Ilustración de Natchie para el Red Shoe Movement. www.natchieart.com

¿Qué es en realidad el miedo a hablar en público?

El miedo a hablar en público se llama glosofobia. Y de acuerdo al Dr. David Carbonell es una de las fobias más comunes. Un tipo de temor escénico que hace que la persona se preocupe por aparecer nerviosa y como consecuencia trate ya sea de evitar la situación por completo o de luchar contra esa ansiedad transformándola en algo crónico y disruptivo.

Aquí puedes enterarte de los factores que inciden en el miedo a hablar en público.

Desafortunadamente, en el caso de las mujeres, el temor de hablar en público se junta con viejos mandatos inconscientes con los cuales han crecido, como por ejemplo el de que deben verse todo el tiempo perfectas. Algo que las empuja a evitar situaciones en las cuales ese perfeccionismo les juega en contra. Por eso tienden a permanecer en silencio durante reuniones de equipo, evitar hacer preguntas, emitir opiniones divergentes, o buscar ocasiones para hablar en público. Siendo todas estas acciones que aumentarían su visibilidad y les atraerían mejores oportunidades laborales.

Pero créeme, escaparte de este temor solo limitará tus opciones profesionales. Y esperar a superar el miedo a hablar en público antes de aceptar ofertas para hacerlo, tampoco funciona. No. La mejor manera de superar una fobia es exponerte a eso que más temor te provoca. Entonces, te propongo que juntas enfrentemos este temor con coraje y pasos específicos.

6 Pasos claves para superar el miedo a hablar en público

Temor de hablar en publico frase inspiradora de Mariela Dabbah

Busca oportunidades de salir de tu zona de comfort y de hablar en público. Ilustración de Nadia Ackerman www.natchieart.com

1Admítelo

En lugar de derrochar energía y esfuerzo en ocultar tu temor de hablar en público (¡lo que te trae más ansiedad!) es preferible admitirlo, aceptarlo y aprender cuanto más puedas sobre tu condición. Y sí, también te beneficiaría buscar oportunidades para practicar.

2Mantente presente

Sentimos ansiedad sólo cuando pensamos en el futuro o en el pasado. Nunca cuando estamos en el presente. Por lo cual te irá mejor si te enfocas en este preciso momento en que estás presentando o compartiendo tu opinión frente a tus colegas, en lugar de concentrate en lo que van a pensar de ti o en cuán rápido puedes terminar de expresar tus ideas. Para anclarte en el presente, es bueno que aprendas a respirar abdominalmente, lo que se llama técnica de respiración diafragmática. Cuando sabes cómo hacerlo bien, este tipo de respiración es ideal para devolverte la calma.

3Convierte tu diálogo interno en una conversación

Cuando estás adentro de tu cabeza, imaginando docenas de escenarios negativos, no haces sino alimentar tu propio miedo de hablar en público. ¿Qué pasa si cae mal lo que digo? ¿Qué pasa si me olvido de todo? ¿Si se me seca la garganta? Etc, etc. Cuanto más cuestionas tus habilidades y cuanto más negativa te pones, más bloqueas tu energía y lo que reciben los demás. Por eso, en lugar de mantener un monólogo interno, habla con quienes están contigo en el salón. Comparte tu ansiedad y permíteles que su empatía te haga sentir más cómoda con la situación. Cuando dejas de aparentar puedes enfocarte en lo que realmente quieres decir. ¡Es increíble lo que ocurre cuando eres honesta! Ten siempre presente que a la gente le gusta ayudar. Déjalos.

Hablar en público ayuda a desarrollar tu presencia de líder. Lee más aquí.

4Conecta

Miedo a hablar en público dibujo de Nadia Ackerman

No dejes que el temor a hablar en público controle tus oportunidades de avanzar en tu carrera. Ilustración de Natchie para el Red Shoe Movement. www.natchieart.com

Un comportamiento muy común de quienes tienen miedo a hablar en público es apurarse para terminar su presentación cuanto antes. Entonces o cortan en forma abrupta sus palabras o corren. Pero el problema es que cuanto más rápido hablas, más rápida y superficial se vuelve tu respiración lo que de por sí genera más ansiedad. Y además pierdes claridad. Tu audiencia se desconecta y cuanto más desconectados están, más ansiosa te sientes. ¿Ves como rápidamente se arma un círculo vicioso negativo? En lugar de acelerarte, haz una pausa. El silencio vale oro. Le permite a la gente procesar tus palabras. Te permite a ti pensar y mantener la calma. Usado de manera estratégica, el silencio es una de las mejores herramientas con las que cuenta un conferencista.

Además una buena forma de conectarte con tu audiencia es establecer buen contacto visual, otra de las cosas que quienes tienen miedo a hablar en público evitan a toda costa. Miran sus notas, se enfocan en una luz al fondo del salón o en sus manos. No continúes con este mal hábito. El contacto persona a persona es en realidad tu tabla de salvación. Cuando miras a alguien a los ojos sientes una conexión que te sustenta. Ellos sienten tus palabras a un nivel más profundo. Sienten que les estás hablando a ellos. Se comprometen contigo.

5Abandona todos los trucos

Lo que te he venido diciendo hasta aquí se resume en esto: Deja de lado todos esos trucos que desarrollaste durante años para “liquidar” el tema lo más rápido posible. Deja de estrujarte las manos debajo de la mesa, de tironear de la bandita de goma que te pusiste en la muñeca, de tomar un trago de agua cada dos oraciones. Comprométete con el presente, con la idea que estás compartiendo, con las personas que están allí contigo. Siente el temor y date cuenta de que no puede matarte. Y de que la mejor manera de superar cualquier temor es experimentarlo con frecuencia.

6Relájate. Lo peor que te puede pasar, ya te está pasando

Como la mayoría de las fobias, el temor de hablar en público se concentra en el futuro. Click to Tweet
En “que pasa si…” De modo que si aceptas que lo peor que te puede pasar —hablar en público — ya está pasando, te puedes relajar. Lo fundamental es recordar que el miedo que sientes no es miedo a un peligro real sino a algo que te hace sentir incómoda. Y créeme, puedes sobrevivir casi cualquier incomodidad. Es más, puedes prosperar y crecer aprendiendo e incluso buscando situaciones que te ponen fuera de tu área de comodidad.

Temor a hablar en público ilustración de Nadia Ackerman

Conecta con la audiencia para quitarle el poder de intimidarte. Ilustración de Natchie para el Red Shoe Movement. www.natchieart.com

¿Qué más puedes hacer para superar tu miedo a hablar en público?

Sería deshonesto de mi parte no contarte que hay varias cosas más que hago como conferencista para prepararme cada vez que presento. Como practicar mis presentaciones, visualizar la situación y un resultado exitoso, usar ropa con la que me siento confiada, y ejercicios de respiración y poses poderosas unos minutos antes de comenzar. Pero la realidad es que estas son tácticas fáciles de conquistar que no te ayudarán a menos que primero des estos seis pasos fundamentales que compartí contigo. Así que adelante. ¡Pruébalos! Y luego cuéntame cómo te va.

En Natchie Art, el sitio online de Nadia Ackerman, encuentras muchos dibujos del tipo que ilustran este artículo.