Posts

Núria Vilanova Giralt: Líder ideal para el Siglo XXI

Si hay algo que define a Núria Vilanova Giralt es su calidez. Inspira confianza apenas la conoces, un rasgo fundamental no solo para una empresaria de comunicaciones sino para cualquier influencer. ¡Conócela e inspírate!

RSM Salon de la Fama 2018Nuria Vilanova Giralt empezó su carrera a los 18 años como periodista. A los 23 fundó con su mamá la empresa de comunicaciones Inforpress (“rebautizada” como ATREVIA en el 2015), hoy en día la mayor empresa de comunicaciones en España. Con un equipo de más de 300 personas y oficinas en 13 países de Latinoamérica, en Estados Unidos, Bélgica y en Portugal, la vocación de ATREVIA es liderar la comunicación en idioma español y portugués.

Entre numerosas organizaciones en las que participa, Núria es presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), una red de grandes empresarios latinoamericanos que tiene por objetivo estimular el intercambio y cooperación en todos los ámbitos de la empresa privada. Es fundadora y co-presidenta del Observatorio de Comunicación Interna e Identidad Corporativa, con la Escuela de Negocios Instituto de Empresa y autora de dos libros. Ha recibido múltiples reconocimientos entre ellos, la Cruz de Oficial de Isabel La Católica, uno de los reconocimientos de más alto rango del estado español.  También ha sido condecorada con el Premio Fidem a la Mujer Emprendedora y figura en diversos ránkings como una de las TOP 100 mujeres en España y de las 10 CEOs más influyentes en redes sociales en ese país.

Por abrir camino, romper barreras, liderar con una visión inclusiva y ser ejemplo de liderazgo para el siglo XXI, hoy honramos a Núria Vilanova Giralt en el Salón de la Fama del Red Shoe Movement.

Nuria Vilanova Salon de la Fama 2018

Nuria Vilanova Salon de la Fama 2018

Red Shoe Movement— ¿Cómo ves el liderazgo femenino en Europa? ¿Cuáles son sus fortalezas y qué podrían reforzar?

Núria Vilanova Giralt— Se han dado pasos de gigante, pero todavía falta mucho para lograr la equidad de género. Es importante que las Administraciones se muevan, pero más aún que haya cambios en la cúpula de las organizaciones y, fundamentalmente, en la base de la sociedad, donde la pobreza es mucho más cruel con la mujer, que sufre violencia y acoso. Hasta que no se produzcan cambios en la base no romperemos el techo de cristal.

RSM— Como empresa de comunicaciones, uno de tus fuertes es Latinoamérica ¿Cuáles crees que son las fortalezas de las mujeres en la región?

NVG—Las mujeres latinoamericanas son fuertes, ilusionadas y con ganas de cambiar las reglas del juego. Su talento y tesón les ha permitido posicionarse en sectores tradicionalmente masculinos y se han convertido en una pieza fundamental de cualquier organización, ya sea por su aportación en los equipos de trabajo u ocupando puestos de responsabilidad.

No te pierdas nota con Alexia Keglevich, CEO latinoamericana, Salón de la Fama 2017

RSM— ¿Qué hace que las mujeres sean grandes líderes?

NVG—Las mujeres somos optimistas y es increíble lo que hemos conseguido respecto a la generación de nuestras madres. Sabemos que el mundo va a ser diferente en los próximos años pero, por favor, que lo sea también en lo que hace referencia a la mujer.

Nuria Vilanova frase inspiradora para recordar

Nuria Vilanova frase inspiradora para recordar

RSM— Tú estás personalmente involucrada en varias iniciativas que fomentan la paridad de género en directorio y puestos de alta gestión. Cuéntanos.

NVG—Sí, ATREVIA es empresa firmante del acuerdo impulsado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España para aumentar la presencia de mujeres en órganos de dirección y consejos de administración de las empresas. Además, en ATREVIA comenzamos hace diez años a estudiar la equidad de género en los consejos de administración de las principales empresas que cotizan en bolsa; entonces la presencia de mujeres era del 5% y hoy es del 20%. Es evidente que se ha logrado avanzar, pero para profundizar ese avance hace falta un compromiso social. Asimismo, hemos impulsado la Plataforma Mirada Plural, formada por mujeres líderes en diferentes ámbitos laborales, que promueve la creación de una red para aumentar la presencia de la mujer en los medios, comités, instituciones, consejos y asociaciones, así como favorecer el networking y la colaboración desde la pluralidad.

Nuria Vilanova, un ejemplo de líder para el Siglo XXI

Nuria Vilanova, un ejemplo de líder para el Siglo XXI

RSM—¿Qué recomendaciones tienes para que una líder comunique con efectividad su marca personal?

NVG—Deben estar muy presente en las redes sociales, interactuando, informando e informándose, comunicando con responsabilidad y con el compromiso de hacer las cosas bien y, si se cometen fallos, pedir perdón y rectificar. La sociedad y las organizaciones de hoy en día imponen un nuevo modelo de líderes, imperfectos pero conectados, que se mueven por el imperativo de la escucha. Los líderes deben ser capaces de ponerse en primera fila para llegar a la gente, arremangarse y ponerse al lado de su equipo.

RSM—¿Qué te da esperanzas en esta época en que nos toca vivir?

NVG—El arraigo a los valores, la solidaridad, la empatía y el poder de la comunicación para transformar realidades. Me parecen muy esperanzadoras la democratización del conocimiento, la globalización y la ruptura de barreras gracias a internet y que hace que nuestra sociedad viva una auténtica revolución. Hoy más que nunca los poderes decisorios son conscientes de que deben poner el corazón y la mente para pensar en las personas.

Nuria Vilanova con su libro

Nuria Vilanova con su libro

RSM— En términos de lecciones de liderazgo, ¿puedes compartir algunos de tus momentos de fracaso personal y lo que has aprendido de ellos?

NVG—Cada fracaso y cada adversidad suponen una oportunidad para mejorar y crecer. En el año 1989, cuando llevaba sólo seis meses como empresaria, perdí a mi único cliente. Tenía dos opciones: hundirme o salir a buscar algo con lo que pudiera mantener la oficina y el sueldo de la secretaria, así que no tuve más remedio que moverme para conseguir nuevos proyectos.

Desde entonces he aprendido a transformar lo negativo en positivo. Todos los grandes hitos de mi empresa, ATREVIA, han surgido tras una crisis. Por ejemplo, en 2008, en el vigésimo aniversario de la compañía (entonces llamada Inforpress), contábamos con 150 empleados y siete oficinas (seis en España y una en Portugal). La crisis económica mundial empezaba a asomar, los clientes llamaban para pedir descuentos o para suspender los contratos. Mi apuesta fue apoyarme en el equipo, organizar una convención con los 150 trabajadores para pasar tres días juntos y trazar entre todos las estrategias para vencer la crisis. De esa convención salimos reforzados, con las ideas claras y, de nuevo, gracias a una piedra en el camino y en una época convulsa para el sector de la comunicación, fuimos capaces de crecer un 25% y expandirnos abriendo oficinas en Brasil, Colombia y Perú.

Nuria Vilanova una frase para inspirarte a extender tus redes

Nuria Vilanova una frase para inspirarte a extender tus redes

RSM¿Quiénes fueron algunos de los hombres y mujeres más influyentes en tu carrera? ¿Cómo exactamente te influyeron?

NVG—Entre los miembros de mi familia, sin duda, mi madre. Cuando a los 23 años decidí montar mi empresa –entonces llamada Inforpress– mi madre decidió embarcarse en la aventura con generosidad, aceptando decisiones de abrir nuevas oficinas y de asumir riesgos que no quería para su hija. Ha sido el sostén del proyecto. Cuidando el detalle, organizando el caos, vigilando la rentabilidad. Se hizo cargo de todo aquello que yo descuidaba: los temas financieros, contables, fiscales, legales…, y en muchas ocasiones ha sido la madre para el equipo, la que sabe ver cuándo alguien necesita de verdad una mano. Y mi marido, que se ha sumado al proyecto, aliado de mi madre en cuidar que todo funcione y asumiendo, además, el reto de la innovación y la tecnología en un mundo en el que ¿qué es la comunicación sin tecnología y big data?

RSM—¿Puedes compartir con nosotros la historia de persona cuya vida o carrera cambió gracias a ti?

NVG—Todos cambiamos y nos influimos con todos, en nuestra empresa han dejado huella cada una de las personas que nos ha acompañado. Pero quizás un momento emocionante fue cuando en una cena de la asociación de Síndrome de Down en España, los compañeros felicitaban a la persona con dicho síndrome que se había incorporado a ATREVIA. Le hicieron un pasillo y le aplaudieron porque había conseguido el sueño para el que se había estado formando tanto tiempo: incorporarse a la vida laboral y aportar.

Puedes seguir a Núria Vilanova Giralt por Twitter

Puedes conectarte con ATREVIA por Facebook

Ismael Cala: Un inspirador nato que mantiene la humildad a pesar del éxito

Se define como “estratega de vida y desarrollo humano”, un título inusual pero que describe con exactitud a Ismael Cala hoy en día.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene su propia identidad y #IWDleader

Uno de los rasgos que hace único a Ismael Cala es que está en constante evolución. Este periodista, entrevistador, autor best-seller, conferencista internacional, trotamundos e inspirador nato va por la vida definiendo y fortaleciendo su propósito. Ayudando a que otros encuentren el suyo. Desde que lo conocimos en la silla de entrevistador en su programa “Cala” en CNN, el cubano-canadiense ha recorrido un largo camino. Desde que dejó su exitoso programa en julio del 2016 enfocó toda su energía en alinearse con su esencia.

De la mano de Ismael Cala llegó el Red Shoe Movement a Latinoamérica. La suya fue la primera entrevista que le hicieron a Mariela Dabbah para la región cuando salió su libro “Poder de Mujer” que lanzó el movimiento y la compañía de capacitación. Su respaldo desde ese momento y su continuo apoyo al auto empoderamiento de las mujeres lo han convertido en un verdadero líder de inclusión. Hoy lo honramos en el Salón de la Fama 2018. Aquí compartimos una entrevista donde conocerás a fondo a nuestro carismático padrino.

Ismael Cala ganador del Salon de la Fama 2018

Ismael Cala ganador del Salon de la Fama 2018

RSM— Tu vida ha dado un gran giro en los dos últimos años desde que te fuiste de CNN. Cuéntanos ¿cuáles han sido las mayores satisfacciones de dar este salto?

Ismael Cala— En primer lugar, la mayor satisfacción para mí es poder auto-respetarse. Porque obviamente yo estaba sintiendo ese llamado de mi alma, de tomarme una pausa de las cámaras de mi trabajo tan excesivamente expuesto al público masivo de un medio internacional y el ego decía “como vas a dejar tanto éxito, tanto aplauso, tanto reconocimiento, tan buen salario y tan buen contrato”.

El seguir los dictámenes del alma tomó un periodo de análisis, de introspección y  la verdad es que la mayor satisfacción es uno darse cuenta que lo que haces sea coherente y congruente con tu esencia, con tu ser, con tu verdad. No con los símbolos del falso poder que la sociedad nos impone, no del querer tener un status, una fama, un reconocimiento, un prestigio; no. Aquí realmente mi mayor satisfacción es que yo tomé esto por una necesidad de seguir creciendo, de salir de la zona de confort, de reinventarme un poco en mis intenciones y en mis “porques” y “para ques” en mi carrera de crecimiento personal, humano.

Ismael Cala, a charismatic leader, is constantly learning new things and changing

Ismael Cala, un lider carismático que esta constantemente aprendiendo y cambiando

Yo creo que el ser humano es un ser de transformación y que el día en el que te creas que estás terminado como producto, que ya eres un genio y que ya llegaste a la cima, ese día toda tu vida se complica y empiezas a convertirte en alguien obsoleto. La zona de confort poco a poco te va haciendo reunirte con personas de influencia mediocre y ya tus ideas empiezan a congelarse.

Entonces, el saltar y salir de esa zona que para mí ya era una zona de seguridad y una zona de ego totalmente maniatado por el reconocimiento y el éxito, pues me dio un nuevo comienzo.

La Fundación Ismael Cala, Cala Enterprises, Cala Speakers y todos los otros emprendimientos que estamos haciendo con mi equipo de trabajo me dan todos los días una satisfacción enorme. Todo lo que vendemos, promocionamos o la ayuda social que proveemos es para convertir a este mundo en un lugar para despertar conciencia y para proveer soluciones ágiles y herramientas a gente y organizaciones para poder hacer de este, un mundo más productivo, más armónico, más tolerante y más feliz.

RSM— ¿Cómo enfrentaste el estrés inicial de lanzarte como emprendedor? Para muchos es un período de gran ansiedad.

IC— No lo voy a negar, yo creo que he tenido una mente de emprendedor desde la niñez. Yo siempre busqué pensar más en grande, incluso la geografía de mi pequeño pueblo natal El Caney me quedó corta al menos en mi visión de vida teniendo yo solo 8 años. Cuando le dije a mi madre: “me mudas de escuela. Me quiero ir a la ciudad que está a solo 8 km, a Santiago de Cuba”, ya que El Caney es un pueblo muy pequeño y toda mi familia había vivido allí por generaciones y generaciones.

Entonces mi espíritu de aventura, de exploración, de expansión y emprendimiento viene desde la niñez, ahora ya como que remangándose uno la camisa y haciendo un emprendimiento a la altura de Cala Enterprises obviamente que hay ansiedad sobre todo porque mi emprendimiento no ha tenido hasta ya esta última etapa que es justamente los últimos meses, ningún tipo de inversión que no haya sido mi propia inversión personal, con mis propios fondos.

Ismael Cala frase inspiradora para recordar

Ismael Cala frase inspiradora para recordar

Yo fui un emprendedor a un 20%, 30% donde mis fondos del salario de CNN yo no los ahorraba, algunos no los disfrutaba y fueron re-invirtiéndose en lo que hoy es Cala Enterprises. Hay un libro muy interesante de Patrick McGinnis (uno de nuestros Cala Speaker) que se llama el Emprendedor 10% y yo les recomiendo que lo lean.

En el libro recomienda buenas prácticas para todo aquel que tiene un empleo pero que al mismo tiempo tiene una idea de emprender. En mi caso, la ansiedad la manejo con el mindfulness a mil, la inteligencia emocional, la psicología positiva todo lo que he aprendido y en lo que me he convertido, una especie de facilitador para otros en el tema del mindfulness me ha ayudado a lidiar con mis propios miedos, mis propios fantasmas y mi propia ansiedad. Pero al final todo negocio está destinado a morir a menos que sus dueños lo impidan, entonces esa frase la tengo siempre muy presente en mi mente y todo el tiempo me pregunto qué me toca hacer para impedir que este negocio no fructifique o sea que muera y no puede morir.

Con respecto a la ansiedad, la gestiono a través del mindfulness, la he convertido en un mindful anticipation, yo creo que cuando la ansiedad la manejas identificando y gerenciando tus miedos ya no es ansiedad sino que se convierte en una anticipación relajada y serena de la incertidumbre por que el camino del emprendedor ciertamente es de incertidumbre, volatilidad, ambigüedad y complejidad , al fin y al cabo vivimos en un mundo VUCA que es llamado VUCA por su sigla con estas 4 palabras volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Conoce a otra líder honrada en el Salón de la Fama 2017, Rosemary Rodríguez

RSM— Has pasado los últimos años llevando tus conferencias por el mundo. ¿Cómo ves el liderazgo femenino en Latinoamérica en comparación con el liderazgo femenino en Europa y Estados Unidos? ¿Cuáles son las fortalezas de la mujer en Latinoamérica y qué podrían reforzar?

IC— La verdad que yo estoy muy orgulloso de Latinoamérica en cuanto a inclusión femenina. Varias presidentas mujeres que ya han pasado por el máximo puesto de muchos de nuestros países, algunas repitiendo en el cargo como fue el caso de Michelle Bachelet, a quien tuve la oportunidad de entrevistar.Creo que es uno de esos estandartes de liderazgo femenino en la región.

Hay mujeres representándonos en la ONU, a nivel global, internacional y bueno no solo en el ámbito de la política donde ya muchos de nuestros congresos y asambleas tienen una representación de una cuota femenina bastante importante y son voces que se hacen sentir.

Si te vas por ejemplo al caso de Venezuela ves como el movimiento de la oposición venezolana ha tenido dentro de sus líderes más fuertes a una Maria Corina Machado, una voz femenina de mucho impulso, lo mismo Lilian Tintori defendiendo los derechos de su esposo, pero no solo como la esposa sino como la gran activista social también en la que se ha convertido. Yo creo que el liderazgo femenino en América Latina es un liderazgo de resiliencia, es un liderazgo sin resentimientos.

Creo que la mujer latinoamericana no está compitiendo con el hombre y se está dando cuenta además de que la feminidad y la sutileza que implica ser mujer, esa energía de la maternidad de la no violencia, de la tolerancia y desde el amor, porque eso es una madre, pues desde esos principios está ganándose su lugar y el respeto. A mí me da muchísimo placer ver eso.

¿Qué se podría reforzar? Yo diría que hay que reforzar en América Latina el tema de la auto confianza en la mujer y que la propia mujer cuando se convierte en madre no refuerce esos patrones heredados a través de la educación milenaria que hemos recibido. Una diferenciación en los roles que le toca al niño y a la niña justamente desde la infancia: que el varón no llora, que la niña sí puede llorar. Esos son roles que nos distinguen y que luego ponen a la mujer en una desventaja competitiva, por que la propia madre está diciéndole al varón que debe ser un analfabeto emocional y que la niña si puede patalear y gritar y que no importa por qué. Yo creo que nosotros debemos ser más conscientes en la educación que le damos a los niños para que sufran menos las consecuencias de esta diferenciación tan macabra de los roles sociales del hombre y la mujer.

Su empresa, Cala Enterprises, crece día a día con nuevos proyectos e iniciativas innovadoras

Su empresa, Cala Enterprises, crece día a día con nuevos proyectos e iniciativas innovadoras

RSM—¿Qué hace que las mujeres sean grandes líderes?

IC— Yo creo que justamente  las mujeres tienen una inteligencia emocional permitida desde la niñez que les posibilitó explorar el horizonte de sus emociones y entenderse mejor a sí mismas, cuando tú te conoces mejor, te puedes perder más fácilmente entre otros siendo la voz y el alma de un grupo. Al hombre le cuesta más trabajo conocerse a sí mismo y muchas veces es más hermético por lo que no puede conectar emocionalmente con otros y no puede entonces comunicar su visión. Yo creo que hay muchas mujeres que tienen esa pasión y esa conexión y que la expresan y la utilizan de muy buena manera.

RSM—¿Qué recomendaciones tienes para que una líder comunique con efectividad su marca personal?

IC— Para esto hemos creado Cala Speaking Academy que comienza en marzo y ya hay una segunda edición en mayo y toda la información la tienen en ismaelcala.com/academy.

Este programa nació porque yo siento que la creación de la marca personal y sobre todo el estilo de comunicar tanto tu historia como tu mensaje es importantísimo y crucial. Más del 85 % del éxito de los líderes depende de sus habilidades y capacidades para comunicarse. Entonces realmente yo sugiero y recomiendo a una líder que estudie su historia, que se adueñe de su historia, que purgue los traumas, los prejuicios y los estigmas porque una vez que los purgas y los liberas, tu historia te empodera y no te esclaviza.

A partir de ahí, mi recomendación es que construyas un mensaje diferenciador de cuáles son los temas en los que te enfocas para hablarle al mundo. No podemos hablar de todo y no podemos complacer a todos.  Tenemos que ser líderes bambúes; quiere decir tener principios y valores que son nuestras raíces, echadas bien profundas a tierra. Que nada nos pueda quebrar, ni los eventos ni las circunstancias. Como al bambú. Las inclemencias del tiempo nos pueden doblegar pero no romper, no partir en dos pedazos. Pero también hay que tener flexibilidad, adaptabilidad y sobre todo una capacidad increíble de rapidez de aprendizaje.

Hoy más que nunca en los tiempos en los que vivimos hay que aprender y desaprender a una gran velocidad.

RSM— ¿Qué te da esperanzas en esta época en que nos toca vivir?

IC— Me da muchísima esperanza saber que los jóvenes están viviendo un mundo más abundante que en el que yo crecí. Cuando era niño no existía la interconectividad global, las tecnologías exponenciales. El momento de llegar prácticamente a la singularidad, o sea esa posibilidad de que justamente las computadoras, la inteligencia artificial pueda en un par de años (cuando digo un par de años es como unas dos décadas aproximadamente) llegue a tener la capacidad de un cerebro o de todos los cerebros del planeta juntos.

El tema de las tecnologías, de que el cerebro humano va a poder ser digitalizado en un futuro cercano, es muy esperanzador. Vamos a vivir en los próximos años unos cambios trascendentales que nos dejarán perplejos. Es la época más abundante y de más información en la que nosotros como humanidad hemos podido vivir así que eso es un privilegio.

Ismael Cala Frase inspiradora

Ismael Cala Frase inspiradora

RSM— En términos de lecciones de liderazgo, ¿puedes compartir algunos de tus momentos de fracaso personal y lo que has aprendido de ellos?

IC— Hoy por hoy lo que yo cuando era más joven acuñé como fracasos son mis grandes lecciones dolorosas de aprendizaje, porque uno no se debe caer hacia atrás. Uno debe caerse hacia delante. Como en inglés dicen: Uno debe fracasar, pero en ascenso no en descenso: Failing forward, we have to fail forward.

Uno de mis fracasos fue, en su momento, cuando tomé el riesgo de dejar todo lo que tenía en Miami, (dos contratos importantísimos en el mercado local de la radio y la TV en Miami) por aventurarme a un sueño de conquistar México. Era para hacerlo a través de su gran plataforma Televisa, (la número uno en Hispanoamérica) y sin embargo no era el momento. Yo empujé y empujé y sucedió pero el momento no era el correcto. Corría el año 2008, la crisis financiera internacional, la devaluación del peso mexicano. Pero además quizás tampoco era el momento en el que yo estaba listo para asumir un proyecto que demandaba unas habilidades de comedia y participación en sketches con comediantes que yo no había desarrollado en ese momento.

Ese proyecto, que yo pensé que sería totalmente exitoso duró solo 2 meses al aire y yo en lo personal, en mi carrera, me lo tomé como un fracaso en ese momento. Gracias a esa incursión en México y a la reflexión que hice y al aprendizaje de qué quería hacer con mi carrera y que no quería y hacia dónde quería enfocarme, pues luego apareció la posibilidad de volver a CNN en español. De presentar un proyecto que fue “Cala” el programa de entrevistas que Cynthia Hudson, la presidenta de CNN en Español, puso al aire. Ese fue el gran golpe de suerte con mucho trabajo y esfuerzo de mi equipo de producción para mi carrera profesional.

Lo que en un momento pudo haber sido un fracaso, no haber triunfado en México fue en realidad mi gran palanca de aprendizaje, para saber qué quería hacer, cuáles eran mis habilidades y cuáles no eran y cómo ajustaba esas habilidades presentes y desarrollaba aquellas en las que no era totalmente competente para poder triunfar en el siguiente intento. ¡Bingo: entonces no hay fracasos!

Ismael Cala, inspirador nato

Ismael Cala, inspirador nato

RSM— ¿Quiénes fueron algunos de los hombres y mujeres más influyentes en tu carrera además de algún miembro de tu familia? ¿Cómo te influyeron exactamente?

IC— De mi padre y mi madre que fueron mis gladiadores de vida, aprendí muchísimo. De mi papá admiro su inteligencia. Era un hombre brillante hasta que la esquizofrenia secuestró su mente y pues a la corta edad de 40 años lo inhabilitaron profesionalmente para seguir trabajando. Pero yo pude darme cuenta de que mi padre era una mente dedicada intelectualmente a aprender y esa sed de aprendizaje creo que la heredé de él. Y de mi madre, su inteligencia intuitiva y esa vivacidad y elocuencia que tiene, la perseverancia y la pasión. Por eso yo escribí el libro Un buen hijo de P... porque creo que nací de dos buenos hijos de P…hijos de la pasión, la paciencia y la perseverancia para hacer algo interesante de nuestras vidas.

Luego Nilda G. Alemán quien fue mi maestra de radio y a mis 8 años me inculcó el amor por la lectura, por los cuentos infantiles, por la poesía, por escribir, por la locución, por la actuación. Cambió mi vida ya que mi semilla de comunicador comenzó con esta señora que aún vive en Santiago de Cuba a sus 86 años. La visité hace un año justamente y muy pronto volveré a visitarla porque la amo y es una segunda madre para mí. También hay muchas personas que en lo profesional me han influido, pero te diría que Oprah Winfrey es mi gran paradigma en historia de vida y en proyección como comunicadora y filántropa.

RSM— ¿Puedes compartir con nosotros la historia de una persona cuya vida o carrera cambió gracias a ti? Una de esas historias que refuerzan tu propósito de vida (Y de las que normalmente no hablas)

IC— WOW. Fíjate que la verdad no hablo de estas historias pero te puedo decir algo, hay muchas y humildemente me hacen ahora mismo pensar que todo esto vale la pena porque uno añade valor a la vida de otras personas.

Un libro, una conferencia, un evento puede transformar la manera de pensar de alguien y cuando transformas la manera de pensar de una persona, transformas su realidad y transformas su vida.

Hay una chica de 20 años que subió a una firma de libros en San  Jose, Costa Rica. Yo no me di cuenta que tenía dificultades para caminar, pero cuando llegó frente a mí me dijo: “Ismael tú me has cambiado la vida”, y eso a mí me parece demasiado amplio, fuerte y de verdad demasiado impactante, entonces yo nunca le doy demasiada importancia a una frase como esa para que no se me nuble la cabeza y mantener la humildad y los pies en la tierra.

Yo le dije “¿Por qué me dices eso? ¿Qué pude haber hecho yo?” Me dice: “es un libro tuyo, que me regaló un amigo a mis 15 años, Un buen hijo de P…. Yo estaba a punto de que mis piernas fueran amputadas, porque tuve una bacteria muy rara en los pies que estaba subiendo y que el médico tenía miedo que por gangrena subiera al resto de mi cuerpo entonces me amputaron mis piernas”.

Efectivamente en ese momento miré hacia abajo y me di cuenta que tenía unas marcas sobre sus jeans por encima de las rodillas y que ella estaba usando prótesis de las que yo no me había percatado. Me dice: “ese libro me convirtió a mí en una buena hija de p…una hija de la pasión, la perseverancia, de la paciencia. Yo a partir de ahí supe que habrían muchos más motivos que mis piernas para seguir viva, seguir estimulada, seguir queriendo sonreír, ser feliz y hacer algo importante de mi vida”. Cuando esa niña me dijo eso, las lágrimas me vinieron a mis ojos y yo me dije: Ismael, cada cosa aun las que a veces te parecen tediosas (porque revisar un libro después que lo has escrito una y mil veces llega a ser un tedio), valen la pena. Cuando alguien te da ese testimonio te dices, valió la pena el insomnio, el trabajo de mi equipo asesorándome, ayudándome para que el libro quedara lo mejor posible.

La verdad ese es uno de los tantos ejemplos. Otro fue un niño de 14 años en Argentina que se me acerca y me dice “tú has cambiado mi vida” y yo: ¡Ay Dios mío! (incrédulo) y viene la madre que vio que yo no le creo mucho y me dice: “lo que acaba de decir mi hijo es literal. Desde los 11 años te escucha, te ve, sigue tus programas, cada libro que sacas lo compra, tus podcast los escucha y me habla con tu lenguaje, Ismael, este niño es un alma vieja”. Ahí yo sí tuve que creerle a la madre y esos son ejemplos que me vienen a la cabeza. La verdad que son varios, muchos y quiero decir la gloria es de Dios y de mi equipo de trabajo que hace un esfuerzo titánico por ejecutar todas la ideas y garantizarme que yo como vocer de estos mensajes pueda tener la información correcta, los accesorios correctos, los medios idóneos para transmitirlos.

Puedes conectarte con Ismael Cala por Twitter

 

 

Deborah Gillis, Presidenta y CEO de Catalyst es campeona de campeones

Si quieres conocer a alguien que mueve montañas, no busques más. Te presentamos a Deborah Gillis, Presidenta y CEO de Catalyst, una organización sin fines de lucro que trabaja con algunos de los CEOs más importantes del mundo y compañías líderes para ayudar a construir lugares de trabajo que funcionen para las mujeres. ¡Inspírate!

RSM Salon de la Fama 2018Deborah Gillis creció en un pequeño pueblo de la zona rural de Nueva Escocia y fue inspirada desde el principio por un grupo de mujeres que defendieron con éxito la inclusión de los derechos de igualdad de género en la constitución canadiense.

Desde la escuela secundaria, dedicó su vida y su carrera a encontrar formas de que todos tengan la misma oportunidad de lograr el éxito.

Desde su trabajo en el sector público por la igualdad de empleo hasta su trabajo en empresas de servicios profesionales globales a quienes asesoraba sobre estrategias para alinear el talento y las prioridades comerciales. Desde su candidatura para un puesto gubernamental hasta su trabajo como líder de Catalyst, la pasión de Deborah por la igualdad ha permeado toda su vida.

En 2006 entró a Catalyst como Directora Ejecutiva de Catalyst Canadá. En 2012 se convirtió en la Directora Operaciones y luego en el 2014 en Presidente y CEO.

En 2016, Deborah fue nombrada una de las 10 canadienses más influyentes de la revista Canadian Business. Ese mismo año recibió la Medalla de la Asociación de Política Exterior. En 2017, aceptó un Doctorado Honoris Causa en Leyes de la Universidad Cape Breton por dedicar su vida a la defensa de los derechos de las mujeres y la igualdad. Deborah sirve en la Junta de Gobernadores de la Universidad St. Francis Xavier.

Por su incesante trabajo hacia un lugar de trabajo más equitativo para las mujeres y por ser una campeona de campeones, hoy honramos a Deborah Gillis en nuestro Salón de la Fama.

Red Shoe Movement— Si nos remontamos a todos los años en los que Catalyst ha estado realizando estudios, ¿has visto cambios sustanciales en la forma en que las empresas manejan la diversidad y la inclusión?

Deborah Gillis—El mayor cambio que he visto es que las empresas ahora reconocen que la diversidad y la inclusión no es solo un problema de las mujeres, es un asunto de negocios. Y debe ser tratado como un asunto comercial, con objetivos formales y responsabilidad para cumplirlos. Cuando la gente ve a sus gerentes, altos directivos y al CEO hablando de diversidad y siguiendo estrategias accionables, saben que es fundamental para los valores y la competitividad de la empresa.

RSM—¿Qué hace a las mujeres grandes líderes?

DG—Creo firmemente que no hay mujeres líderes y hombres líderes. Solo hay buenos líderes y malos líderes.

También creo que los buenos líderes son líderes inclusivos, que no solo tienen más mujeres en la sala: se aseguran de que sus contribuciones sean valoradas y respetadas una vez que están allí. En mi experiencia, los mejores líderes brindan a los empleados el balance justo de libertad y respaldo para hacer bien el trabajo. Están abiertos a escuchar y probar nuevas ideas, y saben que no siempre tienen la respuesta correcta. Tampoco evitan las conversaciones difíciles, sobre el rendimiento y la estrategia, o sobre temas “delicados” como el género, la raza o la etnia. Todos podemos comportarnos de esta manera, sin importar nuestro rango, título o género, y debemos liderar ya sea desde un cubículo o desde la oficina más encumbrada.

Deborah Gillis Frase Motivadora

Deborah Gillis Frase Motivadora

RSM— ¿Cómo crees que la conversación actual sobre el acoso sexual cambiará los lugares de trabajo a corto y largo plazo?

DG—Tengo la esperanza de que las organizaciones reconozcan que el acoso sexual es un síntoma de una cultura que no trata a las mujeres, especialmente a las mujeres de color, como iguales. En el corto plazo, los líderes deben adoptar de inmediato una posición firme y visible para la equidad y la igualdad de género. A largo plazo, me gustaría ver que más organizaciones se miren duramente al espejo y luego construyan estratégicamente una cultura donde todas las mujeres sean bienvenidas, valoradas, capacitadas y promovidas. Este ha sido un momento increíblemente difícil para las mujeres que han contado sus historias, pero espero y creo que este movimiento será el catalizador para un cambio real y duradero. Colectivamente, debemos asegurarnos de que lo sea. Podemos comenzar haciendo avanzar a más mujeres, especialmente mujeres de color, a posiciones de liderazgo y a juntas directivas. Debido a que el poder compartido en los lugares de trabajo es mucho menos probable que sea abusado.

No te pierdas entrevista con ganador del Salón de la Fama 2017, Sergio Kaufman
Catalyst Cena Anual de Premios

Catalyst Cena Anual de Premios

RSM—¿Cuáles son algunas de las mejores prácticas que has visto en ciertos países o en organizaciones específicas en esos países para acelerar la trayectoria profesional del talento femenino?

DG— En mi rol, viajo mucho, y he visto que las mujeres en diferentes partes del mundo tienen diversas necesidades basadas en las normas sociales y culturales y en cómo operan las empresas en cada región. Por ejemplo, en México y en toda América Latina, hay normas bien tradicionales de género y familia, por lo que ayudar a las mujeres a gerenciar tanto sus carreras como sus responsabilidades familiares es esencial para apoyar su avance. Un ejemplo que me encanta es cómo PepsiCo México hizo esto al establecer el Consejo Ejecutivo Femenino, que ayudó a diseñar políticas y estrategias para apoyar a las mujeres que regresan de la licencia de maternidad y otras madres trabajadoras. Por ejemplo establecieron una estructura formal para opciones de trabajo flexibles y de tiempo parcial, oportunidades de trabajo a tiempo parcial y una semana de trabajo condensada. Estos programas ahora benefician a todos los empleados, mujeres y hombres, demostrando cómo los lugares de trabajo que funcionan para mujeres funcionan para todos.

Otro tema crítico en América Latina, y en todas partes realmente, es crear campeones, mentores y patrocinadores para las mujeres. Avon ha abordado con éxito este problema mediante el lanzamiento de un programa llamado Mujeres en el liderazgo. El primer grupo de participantes provino de Brasil, Chile, Colombia y México, y se les dio acceso a programas formales de capacitación, exposición a líderes sénior que de otro modo no tendrían, ayuda con la planificación de la carrera, asignaciones que ampliaban su experiencia y mentoría de parte de ejecutivos de alto rango. La parte que realmente me gusta de este programa es que se les pide a los participantes que “paguen hacia adelante” mediante el desarrollo de un proyecto de legado que inspirará a sus compañeras.

Deborah Gillis y Justin Trudeau, Primer Ministro Canadiense

Deborah Gillis y Justin Trudeau, Primer Ministro Canadiense

RSM—¿Cómo cambiará las cosas sobre inclusión de género en puestos de alto liderazgo la generación Millennial?

DG—Los Millennials que conozco que trabajan Catalyst y en otras organizaciones sienten pasión por su comunidad y por hacer una diferencia. Quieren resolver problemas y están ansiosos por contribuir, mucho más que a las ganancias de sus compañías. Para muchos de ellos, los roles de género, así como el género en sí, son fluidos. Para aquellos de nosotros que hemos crecido con concepciones más estrechas de género, puede ser una experiencia nueva adoptar una noción más ambigua de una parte central de nuestra identidad. Los Millennials y otros que están dirigiendo esta conversación nos han desafiado a reconsiderar lo que es “normal” y cómo podemos llegar a una nueva normalidad que sea más inclusiva. Ese pensamiento diverso va a ser una fuerza transformadora y positiva para la inclusión y la forma en que todos trabajamos juntos.

RSM—¿Cuáles son uno o dos errores que has cometido en tu carrera que recuerdas más? ¿Y cuáles las lecciones aprendidas?

DG— Hace unos años, en Tokio, estaba esperando taxis con varios colegas en una calle concurrida, cuando alguien le gritó un insulto racista y sexista a un miembro de mi equipo. Todos quedamos impactados, pero nadie dijo nada. Quería llamarla, pero con el elemento racial añadido, tenía mucho miedo de meter la pata. Así que permanecí en silencio, durante semanas. Luego leí una nueva investigación de Catalyst que mostraba cuán tóxico puede ser el silencio. Finalmente, junté todo mi valor y le dije: “Lo siento mucho. Estuve mal. Debería haber dicho algo”. Ella apreció el apoyo, incluso cuando llegó tarde. Y eso me recordó que las conversaciones valientes son el primer paso para sanar heridas, abrir mentes, cambiar comportamientos y construir lugares de trabajo donde todos tengan una oportunidad justa de triunfar. Fue una lección difícil y profunda que mi corazón no olvidará: decir algo es siempre mejor que no decir nada.

Deborah Gillis trabaja duro para la equidad

Deborah Gillis trabaja duro para la equidad

RSM—¿Quiénes fueron algunos de los hombres y mujeres más influyentes en tu carrera? ¿Cómo exactamente te influyeron?

DG— Cuando era pasante legislativa de 23 años, uno de los representantes elegidos con el que trabajé finalmente se convirtió en amigo, mentor y patrocinador. Él me tomó bajo su protección y luego utilizó su influencia para recomendarme un proyecto de alta visibilidad que me colocó en una gran oportunidad. Mirando hacia atrás, puedo trazar una línea recta desde su patrocinio hasta la oportunidad que más tarde recibí para postularme como candidata para un cargo electo. Además del apoyo profesional, también me mostró que los grandes líderes son humildes. Admitía que no tenía todas las respuestas, y compartía sus errores abiertamente, pidiendo ayuda cuando la necesitaba. Se ganó la confianza y el respeto de nuestro equipo al confiar y respetarnos a su vez. Hasta el día de hoy, pienso en él como un modelo para el tipo de líder que quiero ser.

Otra gran influencia fue mi primer jefe fuera de la universidad, que me animó a pensar en mi carrera como una caja de herramientas y en cada nueva tarea como una oportunidad para agregar una nueva “herramienta” que podría llevar conmigo al próximo rol. Si iba a agregar una herramienta a la caja, tenía que asumir total responsabilidad por ella. Sentirme su dueña. A través de ella, aprendí que las personas hacen lo mejor que pueden cuando se les trata como si fueran capaces de dar lo mejor de sí mismas, y les prometes la oportunidad de demostrarlo.

RSM—¿Puedes compartir con nosotros la historia de la vida o carrera de una persona que cambió gracias a ti?

DG— Antes de unirme a Catalyst, me postulé para un escaño en una elección provincial en Nova Scotia, Canadá, de donde soy. Mientras buscaba votos, conocí a una niña que escuchó atentamente cuando le expliqué que me estaba postulando para estar en la Legislatura. ¿Su respuesta? “¡Pensé que solo los niños hacían eso!” Ella no fue la única: durante toda la campaña, vi como las niñas comenzaban a reconocer que ningún futuro es “solo para niños”. ¡Espero con ansia el día en que una de esas jóvenes se convierta en Primer Ministro!

Otra joven a quien me enorgullece inspirar, y que me inspira, es mi sobrina Haley. Hace algunos años, fue a la escuela y declaró un día personal de silencio, ¡una gran hazaña para una niña de trece años! Ese día, cuando a Haley se le acercaba un estudiante o un maestro, ella les daba un papelito que explicaba sus acciones como una expresión de solidaridad con la laureada con el Premio Nobel, Malala Yousafzai, y las niñas de todo el mundo a quienes se les había negado el derecho asistir a la escuela. Al elegir hacer que las injusticias que enfrentan las niñas en otra parte del mundo sean su problema, el silencio de Haley hizo eco en toda su escuela y comunidad.

Puedes conectarte con Deborah Gillis por Linkedin

Conéctate con Catalyst por Twitter

Aprender del error. Perder el miedo al fracaso. Entrevista a Ale Marcote

La primera vez que la vi, Ale Marcote conducía una Fuckup Night especial dedicada al día de la mujer. Este evento, que busca desmitificar el fracaso e impulsar el concepto de que necesitamos aprender del error, ya tiene presencia en más de 270 ciudades y más de 70 países.

Es que Ale Marcote, como prefiere que la llamen, luego de dar un giro a su profesión de contadora está desarrollando una carrera excepcional como consultora, facilitadora del aprendizaje basado en errores en organizaciones, capacitadora en liderazgo, trabajo de equipo, coaching y metodologías ágiles. Desde que organiza FuckUp Nights Buenos Aires reúne bimestralmente a 600 personas que se suman a escuchar historias de éxito basadas en fracasos.

 

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso - Gentileza CCGSM

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires
Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso – Gentileza CCGSM

 Aprender del error

Las palabras error y fracaso suelen estar bastante asociadas. ¿Qué relación tienen entre sí?

Hay una teoría bastante interesante con la que coincido y es que no todos los errores ni todos los fracasos nacen igual, y por ende, no son lo mismo.

La palabra error típicamente alude a que hay algo equivocado. Cuando hay una manera correcta de hacer algo, pero se hace distinto por desconocimiento, o porque no se tienen las competencias o las habilidades o bien no se respetó el proceso. Ahí podemos hablar de error, de equivocación. Por eso es tan necesario entender las causas y aprender del error para que no vuelva a suceder.

Por el contrario, en contextos complejos, VUCA (volátiles, inciertos, complejos, ambiguos), uno no sabe cuál es la respuesta, o tal vez no hay una única respuesta. En ese caso, si algo no funcionó, podríamos no hablar de error -ya que desconocemos cuál es la forma correcta-, sino de intento fallido.

El fracaso por definición es un resultado adverso, muy asociado a la frustración (raíz de la palabra). Puede darse como consecuencia de lo que comúnmente denominamos error, o bien porque, por ejemplo, nos encontramos en un contexto de experimentación. Por lo cual hasta podría decirse que es esperable. Así como la ciencia admite que se pueden hacer distintos ensayos hasta obtener lo que se busca, en el mundo de los negocios podríamos empezar a pensar en el mismo sentido. En tiempos de cambio y en contextos donde mucha de la información no la conocemos, si necesitamos innovar necesitamos saber que el intento “puede fallar”.

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello." Ale Marcote Créditos: Diario La Nación

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello.” Ale Marcote
Créditos: Diario La Nación

Lamentablemente, no hablamos en general de los fracasos ni de los errores, no compartimos las experiencias. Sin embargo en cada una de ellas hay algo para aprender. Tampoco se tiende a compartir las causas, falta muchas veces un análisis de ese tipo. Dentro de proyectos exitosos también hay cosas que no salieron como se esperaba, ni mejor ni peor sino diferente. Tanto si salió bien como si no, se analiza muy poco el proceso como para aprender del error.

En un proyecto que salió bien quizás hay menos cosas para aprender porque no se sabe con certeza qué, de todo lo hecho, es lo que dio resultado. En cambio, de los errores se puede aprender mucho. ¿De eso se tratan las Fuckup Nights?

Fuckup Nights es un movimiento mundial de encuentros donde se cuentan casos de fracasos en temas de negocios y de proyectos. Nació hace cinco años y en Argentina lo estamos desarrollando desde 2015. Cada dos meses hacemos un evento donde exponen cuatro emprendedores, gente de empresas o de distintos ámbitos que vienen a contar su experiencia de algo que querían que ocurriera y que salió mal y, en particular, qué aprendieron de esas experiencias.

¿Como coach, cómo llegás a especializarte en el error?

Trabajé más de quince años en empresas, y en los últimos siete estuve muy cerca del mundo emprendedor, donde noté que se hablaba muy poco de la gran cantidad de emprendimientos que no estaban funcionando. Las estadísticas dicen que solo uno de cada diez emprendimientos llega a los cinco años. Hay mucho tiempo y dinero invertidos en proyectos que no funcionan, sin embargo muy pocos se animaban a hablar de “eso”.

Con el desafío de generar una movida contracultural que ayudara a comprender el fracaso como parte de un proceso, es que empezamos a organizar el evento. Por mi experiencia con emprendedores y con empresas, como coach y consultora en transformación cultural, este tema es uno de los pilares de mi día a día.

Los emprendedores tienen entrenamiento en comenzar, probar, cerrar y volver a iniciar proyectos y están adoptando muy rápidamente esta filosofía respecto del fracaso. A las organizaciones esto les está costando más, ya que es parte de una transformación cultural. Hoy necesitan innovar, y en muchos casos, ya es una cuestión de supervivencia. Sin embargo, internamente se castiga o se oculta lo que no salió de la forma esperada, lo cual va en detrimento de la innovación buscada y desmotiva las acciones en este sentido.

Un referente de una empresa global me comentó que aproximadamente el 95% de los proyectos que empiezan no termina como se habían proyectado. Pero no saben bien porqué, no tienen un análisis en detalle de las causas. Quizás en otro país se hace algo similar y no se enteran. ¡Imagínense si la empresa pudiera capitalizar el aprendizaje de ese 95%! E incluso me pregunto: ¿podría haber sobrevivido algún proyecto si se hubiera compartido lo que no estaba saliendo según lo esperado? ¿Se habría podido dar un giro a tiempo?

Los líderes se encuentran ante el desafío de generar nuevas conversaciones en sus equipos, de modo de habilitar la posibilidad de hablar sobre y aprender de los errores y fracasos, y aprovechar al máximo los aprendizajes, e incluso, incentivarlos a pedir feedback y ayuda a tiempo. Todo este gran campo de acción es el que a mí me apasiona.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Aprender del error como mujer

¿Cómo te acercaste a la temática de género?

Me costaba mucho encontrar mujeres que quisieran subir al escenario en una Fuckup Night a contar algo que les había salido mal.

Después de un evento en el que solo hablaron hombres, decidí que eso no podía volver a ocurrir. Me contacté con muchas mujeres que están o estuvieron desarrollando proyectos muy interesantes en empresas y en emprendimientos propios. Sin embargo me costaba mucho que se decidan a compartir públicamente sus errores, aún cuando su mirada particular sobre el proceso de aprendizaje podía ser valiosísima para otros.

En marzo de este año, para el día de la mujer, propuse que hubiera cuatro mujeres sobre el escenario contando sus experiencias. Para ello convoqué a las distintas organizaciones que trabajan con el empoderamiento de la mujer, y afortunadamente obtuvimos mucho apoyo. El Red Shoe Movement estuvo presente como auspiciante y con varias de sus representantes entre el público. Es importante que participen porque después cada una de las mujeres lo multiplica en sus redes.

¿Por qué creés que les cuesta más a las mujeres hablar de los fracasos?

Las mujeres tratamos de ser “perfectas” en los distintos ámbitos, no solamente somos muy exigentes en lo personal, también en lo laboral. Queremos llegar al hogar y que todo esté perfecto, además de lo físico y la imagen.

Esta perfección en tantos ámbitos es una gran autoexigencia. Mostrar que algo no salió como uno esperaba genera en la mujer una sensación negativa ante la mirada de los demás. Más que miedo al fracaso, hay algo del orden de la vergüenza. Brene Brown habla de la vulnerabilidad y de un sentir muy común entre algunas mujeres, que es el sentido de “no ser suficiente”.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

El trabajo afecta al hombre más en su hacer, mientras que a la mujer la afecta más en su ser. Un hombre que vuelve de trabajar a la noche cuando sus hijos ya están durmiendo no pone en juego su valía como padre. Pero para una mujer esto es inconcebible, porque además de un sentimiento de fracaso la asalta el miedo a ser juzgada o criticada por “abandonar” a su familia. ¿Pensás que es así?

Justamente estoy investigando desde el coaching este tema que preocupa a las mujeres. Es muy interesante trabajar sobre estos mandatos y preocupaciones, esto de pensar “no soy suficientemente buena en esto” o “llego a casa cansada y no me siento motivada con los chicos”, son temas que nos dan vergüenza y no permiten que nos abramos a la conversación, por lo que generalmente permanecen en el silencio.

La búsqueda de la perfección no permite aprender del error, y mucho menos cuando no se pide ayuda. Es algo que hay que incentivar más a las mujeres: pedir ayuda, pedir consejo, un espacio para conversar y para mentoreo en las organizaciones. Si nosotras no podemos compartir lo que nos está pasando es muy difícil salir de ese lugar. Pero además, las estadísticas revelan que incluso cuando la mujer está en un área de conocimiento no particularmente femenino, como ciencia o tecnología, es juzgada mucho peor si se equivoca o si toma una decisión que no es la mejor. Está más expuesta a miradas reprobatorias que un hombre.

Lo que hay que considerar es que la mujer tiene una mirada más holística, en cuanto a considerar no solamente los números sino también a las personas. Y eso es una oportunidad para las mujeres para liderar diferente a los hombres, ni mejor ni peor. Hoy, lo bueno es que una mujer puede acceder al liderazgo con sus capacidades y miradas sin tener que masculinizarse.

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote, sos una experta en fracasos que se transforman en éxito. ¿Cómo se gestiona el miedo al fracaso?

Mucha gente opina que hay que perder el miedo. Pero el miedo en sí no es algo negativo, es una emoción, y como tal, algo nos quiere decir. El miedo particularmente nos indica que interpretamos que no contamos con los recursos suficientes (materiales, habilidades, conocimiento, etc.) para afrontar una determinada situación. Por eso es que, más que ocultarlo o perderlo, lo interesante es ante todo aceptarlo y luego entender qué nos está informando. Porque si tengo una emoción y me peleo con ella no tengo un problema, tengo dos.

Hay que empezar a hacerse algunas preguntas: a qué le estamos teniendo miedo en particular, qué nos preocupa a la hora de emprender un negocio: ¿que no tengamos el dinero, la capacidad, o que si lo hacemos y nos va mal eso va a afectar nuestra imagen o nuestra economía? Muchas veces el miedo es imaginario, pero otras, nos puede estar avisando que no tenemos una determinada habilidad o recurso.

Hablarlo, y no necesariamente en un evento ante 500 personas, sino con gente de confianza, ayuda a decantar las ideas: qué pasaría si lo hago, que pasaría si no lo hago, etc. Ayuda descomponerlo en partes, entender el mensaje, deconstruirlo.

Las ideas de “todo” y “siempre” son abrumadoras. Cuando uno aborda un tema en pequeñas piezas puede trabajarlas mejor que al conjunto en su totalidad.

Puedes seguir a Ale Marcote por redes sociales:

Twitter: @AleMarcoteOK

Instagram: @AleMarcote

Linkedin  Alejandra Marcote

 

Lisa Lutoff-Perlo lidera 7 mares con innovación y estilo propio

Navega con igual facilidad las redes sociales que los mares del mundo interactuando con sus huéspedes en uno de sus barcos de lujo. Lisa Lutoff-Perlo, Presidente y CEO de Celebrity Cruises, es una líder precursora e inclusiva. Exactamente el tipo de líder que se necesita en el siglo XXI.

Nos conocimos en Twitter, Lisa Lutoff-Perlo y yo. Un hecho que dice mucho sobre los líderes más efectivos de hoy en día y de su necesidad de mantenerse conectados.

RSM Salon de la Fama 2017De manera natural, nuestra conversación sobre el liderazgo femenino se trasladó a la vida real. Lisa había contratado a la primera mujer americana Capitana de un mega crucero, Kate McCue, y queríamos entrevistarla. Y así lo hicimos.

Pero la contratación de la Capitana Kate fue sólo una manera más en la que Lisa Lutoff-Perlo demostró su rol como innovadora y disruptora en la industria. Dentro de su organización está siempre desafiando supuestos, empujando los límites. Y buscando maneras más creativas de abrir el mundo para ayudar a zanjar las divisiones que enfrentamos como personas.

Lisa Lutoff-Perlo, Presidente y CEO de Celebrity Cruises honrada en el Salon de la Fama del Red Shoe Movement.

Lisa Lutoff-Perlo, Presidente y CEO de Celebrity Cruises honrada en el Salon de la Fama del Red Shoe Movement.

Ese poderoso impulso por romper las reglas de su industria es responsable por el desarrollo y lanzamiento de cruceros de última generación. Proyectos que Lisa dirigió dos veces. Primero con la Clase Solstice y más recientemente, una nueva clase: el Edge-Class, que ofrece una experiencia completamente diferente a los pasajeros.

Fuera del trabajo Lisa está constantemente inspirando niñas y mujeres a que sueñen en grande. Cuando leas su historia de sueños auto limitantes, verás por qué tiene tal pasión por transmitir sus aprendizajes. Lisa Lutoff-Perlo, un verdadero ejemplo de líder para el Salón de la Fama del Red Shoe Movement.

Lisa Lutoff-Perlo habla de su trabajo

¿Cuál es la parte más difícil de tu trabajo y por qué?

Tengo el mejor trabajo en el mundo, por lo que no es fácil decirte que parte es la más difícil. Creo, sin embargo, que en todo trabajo hay aspectos que lo hacen particularmente difícil. Para mí, la parte más difícil de mi trabajo es aquello que no puedo controlar. Eventos geopolíticos que interrumpen el deseo de las personas de pasar unas vacaciones en las increíbles áreas del mundo que visitamos; y los problemas que pueden surgir cuando ocurre algún desperfecto mecánico en uno de nuestros barcos. Después de todo, son barcos a los que, como a nuestros automóviles, y a pesar del mejor mantenimiento del mundo, les puede pasar algo.

Teniendo en cuenta que también soy la jefa de toda nuestra Global Marine Organization, así como Presidente y CEO de Celebrity Cruises, tengo que asegurar que nuestros 45 mil millones de activos estén funcionando sin problemas, de manera segura y eficiente. Me considero muy afortunada de trabajar con un increíble equipo de profesionales que hacen que las partes más difíciles de mi trabajo sean lo más fáciles posible.

¿Qué aspectos del trabajo de un CEO no esperabas?

No esperaba sentir el abrumador apoyo tanto interno como externo que recibí cuando me promocionaron a esta posición. Tampoco esperaba sentir la inmensa gratitud que siento todos los días por la gente que me rodea, que comparte la visión que tenemos para nuestros huéspedes, nuestro equipo y nuestra marca. Vivimos para abrir el mundo a quienes desean explorar con nosotros cada uno de los siete continentes inmersos en el lujo moderno.

Abrimos las puertas del mundo para que la gente pueda experimentar culturas y lugares diferentes. Y trabajamos para romper a diario las barreras que nos dividen. Cuando viajo en nuestros barcos y tengo la oportunidad de conocer a nuestros pasajeros y de ver a nuestra tripulación de más de 60 países cuidándose mutuamente y atendiendo a nuestros huéspedes siento un orgullo indescriptible. Agradezco tener la capacidad de crear experiencias que realmente cambien la vida de la gente. No había previsto la magnitud de este fenómeno. La otra cosa que no esperaba es la oportunidad y la plataforma que tengo como mujer de abrir puertas a otras mujeres. Esa es otra cosa que me despierto cada día decidida a hacer. Por lo que tomo esta responsabilidad muy en serio.

Lisa Lutoff-Perlo con la Capitana Kate McCue y tripulación se toman una selfie.

Lisa Lutoff-Perlo con la Capitana Kate McCue y tripulación se toman una selfie.

¿Cuál fue uno de los errores más grandes de la carrera de Lisa Lutoff-Perlo?

Cuéntanos sobre un gran error en tu carrera y lo que aprendiste de él

Mi principal problema en mi carrera fue limitar mis aspiraciones. Verás, mi objetivo profesional siempre fue ser Gerente de Ventas. Es lo que soñé y por lo que trabajé todos los días por años. Pero de repente se me vino el mundo abajo cuando el Ejecutivo de Ventas y Marketing de ese momento decidió pasarme a un rol en marketing. Estaba absolutamente devastada y él lo sabía. Me sentí aplastada. Sentí que nunca lograría mi sueño de ser Gerente de Ventas.

Pero este ejecutivo sabía algo lo que yo desconocía. Que sería uno de los mejores movimientos estratégicos de mi vida. El vio más en mí de lo que yo misma vi. Y eso es muy difícil de aceptar en el momento en que sucede. El hecho de que tal vez esta otra persona vea más potencial en ti de lo que ves en ti misma. O que otra persona pueda proyectar tu trayectoria profesional mucho más lejos de lo que tú misma puedas imaginar. El resto es historia. Empecé a subir de una posición a otra y finalmente aquí estoy como Presidente y CEO de Celebrity.

Aprendí que tienes que ir a donde tu carrera te lleve, ser flexible, estar abierta al cambio, y nunca limitar lo que piensas que puedes lograr. Toda la experiencia y el conocimiento que obtuve a lo largo del camino me dio los cimientos que necesitaba para mi papel actual y me ha hecho una mejor CEO.

Honrada en el Salon de la Fama 2017 del Red Shoe Movement, Lisa Lutoff-Perlo nos recuerda que lo importante no es encajar bien en la cultura preexistente sino romper el techo de cristal.

Honrada en el Salon de la Fama 2017 del Red Shoe Movement, Lisa Lutoff-Perlo nos recuerda que lo importante no es encajar bien en la cultura preexistente sino romper el techo de cristal.

¿Cuál es la mejor manera de involucrar a los ejecutivos en una organización para que respalden las oportunidades de crecimiento de sus colegas mujeres?

Por suerte trabajo en una organización que valora la diversidad de todo tipo. Ser la única mujer en el Comité Ejecutivo me da una oportunidad única para asegurar que siempre estemos pensando y promoviendo la diversidad. Siempre he dicho que tener una mujer en la mesa enriquece y cambia la conversación de una manera poderosa. Tengo la suerte de que mis colegas hombres estén de acuerdo. Y tengo un Vicepresidente de Operaciones Marinas que ha aumentado el porcentaje de mujeres en nuestro equipo náutico de 5% hace 18 meses a casi el 20% hoy en día. Tengo la suerte de trabajar con personas que comparten una visión común. Y el secreto es que debes contratar para que eso ocurra.

Lanzamiento de una nueva clase de buques: Lisa Lutoff-Perlo ataca otra vez

Lisa Lutoff-Perlo lideró el lanzamiento de una nueva clase de cruceros para Celebrity Cruises: Clase Edge

Lisa Lutoff-Perlo lideró el lanzamiento de una nueva clase de cruceros para Celebrity Cruises: Clase Edge

Hace diez años lanzaste la Clase Solstice. En marzo lanzaste la Clase Edge. ¿Qué se necesita para llevar a buen término un proyecto de esta envergadura?

Lanzar algo nuevo siempre tiene sus propios desafíos. Para el lanzamiento de Edge, tuve algunos objetivos clave. Esta nueva clase de buques debía transformar Celebrity y la industria. Y tenía que transformar el rendimiento financiero de mi marca. Toda la retroalimentación y el número de reservas que hemos recibido ha validado que hemos cumplido la misión. Desde el diseño hasta la ingeniería y la tecnología, dejamos de lado “el libro de reglas” y personalmente quité todas las barreras para crear la nave más refinada que jamás se haya construido. Se necesitó la visión, la determinación, la resiliencia y un grupo de gente excepcional tanto en mi equipo como en toda nuestra organización para hacer del Edge una realidad. Y también de un Chairman (mi jefe) que nos apoyó en cada paso a lo largo del camino. Lo logramos, y no veo la hora de que los huéspedes puedan disfrutar de los frutos de nuestro trabajo. No puedo decirte lo gratificante que es. ¡Tengo el mejor trabajo del mundo!

¡Sigue a Lisa Lutoff-Perlo en Twitter!

 

¡En sector tradicionalmente masculino, necesitamos más mujeres como ella!

En Estados Unidos sólo el 5.1% de los directores de cine y 14% de los de televisión son mujeres. En un sector tradicionalmente masculino, Rosemary Rodríguez es una de las pocas directoras exitosas que abren el camino para que muchas más puedan cumplir sus sueños.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene su propia identidad y #IWDleader

¿Viste cuando te gusta tanto una película que cuando termina te quedas leyendo cada uno de los créditos? Eso es exactamente lo que me pasó después de ver el episodio “El Uno Porciento” de The Good Wife. Me gustó tanto que me quedé pegada a la pantalla esperando a ver quién lo había dirigido. ¡Me sorprendió gratamente ver que era una mujer: Rosemary Rodríguez! Se podría pensar, dado que la protagoinsta del show es una abogada intentando navegar la política, una de los campos más dominadas por hombres, que The Good Wife tendría muchas directoras invitadas. Pero no, Rosemary es la excepción y no sólo en este show.

Rosemary Rodriguez se destaca en un sector tradicionalmente masculino como directora de cine y TV. Es una de las honradas en nuestro Salon de la Fama 2017.

Rosemary Rodriguez se destaca en un sector tradicionalmente masculino como directora de cine y TV. Es una de las honradas en nuestro Salon de la Fama 2017.

El mundo del espectáculo (cine y televisión) es un sector tradicionalmente masculino. Durante la temporada 2013-2014, el 69% de todos los episodios de televisión fueron dirigidos por hombres blancos, 17% por hombres pertenecientes a minorías y 12% por mujeres blancas. Y sólo el 2% de los directores de episodios de televisión son mujeres de minorías.

Una profesional amable, honesta y trabajadora, Rosemary Rodriguez nació en Boston, creció en New Hampshire y se casó con Néstor Rodríguez, un comediante y presentador de radio. (De ahí su apellido.) Irradia ambición y generosidad por partes iguales. Alguien que persigue grandes sueños con los pies firmemente plantados en la realidad. Alguien con una pasión por su arte a quien aún, incluso después de una carrera increíble, le resulta difícil sentirse merecedora de su éxito.

Rosemary ha dirigido episodios de algunos de los programas más populares de la TV: The Good Wife, White Collar, The Walking Dead, Rescue Me (la primera mujer contratada por cinco temporadas), Vegas, Hawthorne, Elementary y muchos, muchos otros. También ha escrito, producido y dirigido dos películas independientes: una estrenada en Sundance: “Acts of Worship” y la otra nominada al Oscar: “Silver Skies“.

Hoy honramos a Rosemary Rodriguez en el Salón de la Fama del Red Shoe Movement.

Las mujeres en un sector tradicionalmente masculino rompen el molde

A menudo las industrias dominadas por hombres han permanecido así debido a la percepción de que requieren fuerza física. Sectores como la construcción o el transporte, por ejemplo. Pero ¿la dirección de una película? ¿Por qué sigue siendo un sector tan masculino?

Si nos fijamos en la historia de la industria cinematográfica, las mujeres fueron las primeras en ganar dinero. Alice Guy-Blache dirigió la primera película narrativa, y Lois Weber fue una autora del calibre de DW Griffith, pero, en comparación, sólo unos pocos han oído hablar de ella. Tan pronto como las películas comenzaron a convertirse en un medio popular y se podía hacer dinero con ellas, entraron los muchachos e hicieron a un lado a las mujeres. Es una de las industrias que más dinero hacen y una de las mayores exportaciones de nuestro país. Pero por lo general, cuando se puede ganar dinero, a  las mujeres las echan a un lado.

He leído en entrevistas que algunas ejecutivas dicen que las mujeres no quieren liderar a 200 personas y a un equipo en una gran producción. Tratan de excusar la razón de la falta de directoras, pero eso no es cierto. Todas las directoras que conozco disfrutarían de la oportunidad de hacer una gran película de Hollywood. También hay un mito de que no hay suficientes directoras. Hay un montón de directoras, pero muchas están desesperadamente subempleadas.

 Otro ejemplo de una mujer en un trabajo históricamente masculino

¿Qué te atrajo a este campo?

Crecí en New Hampshire viendo películas en la televisión después de la escuela. Siempre me sentía atraída por las viejas películas de Hollywood. Recuerdo que la primera que vi fue Serpico, y me encantó. Me atraían las películas de los años 70 con su costado realista. En ese momento no sabía que quería hacer películas, simplemente las amaba.

Rosemary Rodriguez, cuando más fuerte se siente es en el set de dirección, una de las pocas directoras en un sector tradicionalmente masculino.

Rosemary Rodriguez, cuando más fuerte se siente es en el set de dirección, una de las pocas directoras en un sector tradicionalmente masculino.

¿Cómo se diferencia tu manera de ver las cosas de cómo las ve un hombre? ¿Hay una ventaja de ser una de las pocas directoras que tiene trabajo?

No estoy segura de que haya una diferencia en la forma de narrar historias entre hombres y mujeres. Pero hay una diferencia en el modo de trabajar. La manera en que me conecto con el equipo y los actores es una prioridad para mí. Necesito protegerlos, reconocer lo arduo que trabajan, y tratar de hacer su trabajo más fácil. No creo que esa sea una estilo masculino de trabajar.

La ventaja, si la hay, es estar en posición de inspirar y ayudar a otras mujeres que trabajan y quieren trabajar en esta industria. También trato de dar un ejemplo y ser una mujer que contrata a otras mujeres.

¿Hay una explicación para la falta de diversidad en el sector?

Los que hacen las contrataciones son blancos. Al final del día los muchachos contratan a la gente con la que quieren ir al bar y tomar una copa. Al igual que en otros sectores tradicionalmente masculinos, quienes toman decisiones buscan personas que tengan los mismos intereses, que se les parezcan y suenen como ellos. Es aterrador ir más allá de lo que te resulta cómodo y con lo que estás familiarizado, y cuando hay dinero de por medio la gente evita tomar esas decisiones. Es una mala ecuación cuando la gente piensa que es arriesgado contratar a una mujer o un director de una minoría.

En términos numéricos, cada vez se puede hacer más dinero con las minorías, pero eso todavía no se compara con lo que se puede hacer con la población en general, por lo que los ejecutivos apuestan a lo seguro.

Rosemary Rodriguez nos inspira rompiendo estereotipos de género

Rosemary Rodriguez nos inspira rompiendo estereotipos de género

 

Superar los estereotipos de las industrias dominadas por hombres

¿Cuáles fueron los obstáculos más difíciles que tuviste que superar para ser aceptada en una de las industrias más masculinas?

Una vez tuve una reunión con una ejecutiva de un estudio televisivo. Me preguntó qué show me gustaría dirigir. Cuando se lo dije, ella me contestó, “Lo siento, ya tenemos nuestro cupo de minorías cubierto para ese programa”. Desde su perspectiva, tienen un solo lugar para una minoría. Desde mi perspectiva, sólo quiero estar en su lista de grandes directores.

Ese es uno de los mayores obstáculos: Ser contratada por mi trabajo en vez de ser puesta en un lugar reservado para cumplir con la cuota de diversidad. En este punto de mi carrera, creo que todavía sigue ocurriendo algo de eso cuando me contratan pero mucho menos que antes. Esta es una industria difícil para todos, pero sé que me tomó muchos más años lograr que mi trabajo fuera apreciado de lo que le habría tomado a un hombre.

¿Quién te dio la primera buena oportunidad?

Conseguí la chance de dirigir gracias a que John Wells (ER, West Wing, Third Watch) tenía una beca para ayudar a mujeres y directores de minorías a pasar de dirigir cine a dirigir TV. Le debo toda mi carrera a él y a su compañía. La primera persona que me contrató para un episodio bajo este programa fue el productor ejecutivo Christopher Chulack.

La empatía con su equipo y los actores es uno de los aspectos que distingue a Rosemary Rodriguez como directora de cine y TV.

La empatía con su equipo y los actores es uno de los aspectos que distingue a Rosemary Rodriguez como directora de cine y TV.

¿Estás incorporando más ejemplos de diferencias culturales y diversidad de género en tu trabajo?

Lo estoy intentando. Lo primero que hice fue escribir, dirigir y producir un largometraje, Acts of Worship, para darle voz a alguien que vive en los márgenes. Es una película sobre las realidades de la adicción a las drogas, no la versión glamorosa de la enfermedad que solemos ver en las películas.

Mi nueva película, Silver Skies, trata sobre las personas mayores, porque a las personas mayores, al igual que a las mujeres, también se las deja a un lado. En nuestra sociedad, cuando envejeces, no tienes más valor, y eso no es cierto. Además, en el casting de un programa de televisión siempre intento contratar a actores que no sean los “típicos”.

The Good Wife, un popular programa de televisión, se ha convertido en la voz del nuevo feminismo. Un show que discute abiertamente las dificultades de éxito profesional que enfrentan las mujeres.

Has ha dirigido numerosos episodios de un programa amado por millones de mujeres. ¿Cuál dirías que son tus contribuciones más valiosas al programa?

La idea de ser una niña buena y hacer lo correcto, es algo que nos persigue a todas. Cómo te perciben y cómo evitar vivir a la sombra de un hombre. Me fascinan las áreas grises que el personaje navega en el mundo de los negocios y que ella tenga que decidir constantemente lo que está bien y lo que está mal. Tengo mucha experiencia navegando situaciones morales y éticas como las que enfrenta el personaje, Alicia Florrick. Es emocionante porque siento que he hecho un camino similar.

¿Cómo llegaste a ser parte de este programa?

Juliana Margulies consiguió que dirigiera el show. Ella es una mujer increíble, leal y una buena amiga. Desde la primera temporada, me dijo que quería que yo fuera directora del show y lo logró. Ella me cuidó. Para mí, que otra mujer me de una oportunidad tiene mucho peso y significado. Nos divertimos mucho trabajando juntas. Creo que me siguen pidiendo que regrese porque la escritura es intuitiva y audaz, y así soy yo.

Rosemary Rodriguez es un ejemplo para otras mujeres que desean trabajar en este sector tradicionalmente masculino.

Rosemary Rodriguez es un ejemplo para otras mujeres que desean trabajar en este sector tradicionalmente masculino.

Dirigiste el episodio “The One Percent”, que trata sobre una mujer CEO que fue despedida de su empresa. ¿Cómo fue dirigir ese episodio?

Como con cualquier guión, intento conectarme con él. Soy muy abierta y honesta. Pude conectar con la historia de una mujer CEO que es maltratada y despedida. En el mundo real, te enfrentas a gente que te maltrata, te habla mal, te desprecia y desprecia tu trabajo. Para mí, cualquier guión que me dé una salida para expresar esas frustraciones me da la oportunidad de largar todo eso de una manera saludable.

¿Crees que un programa como The Good Wife puede contribuir a cambiar la narrativa pública sobre la paridad de género en el lugar de trabajo?

Si, absolutamente. Lo interesante es tener un personaje femenino que es fuerte y hermoso. Nunca se percibe ni se cuestiona si ella puede hacer su trabajo a pesar de que tiene niños. Y esa percepción negativa está irritando al mundo en este momento.

Durante unos años luchaste contra la adicción a las drogas. ¿Dónde encontraste la fuerza y ​​el apoyo para superar ese momento tan difícil?

Hay un concepto erróneo de que cuando eres drogadicto puedes parar cuando quieras. La verdad es que eres suicida, quieres morir, no puedes decir que no.

Estuve desamparada por tres años en la ciudad de Nueva York viviendo como una cucaracha, robando en tiendas, usando heroína.

Perdí el contacto con mi familia. Mis amigos no me dejaban quedarme en sus casas porque les robaba. Estaba realmente en la calle.

De repente me desperté en una sala de emergencia y me di cuenta de que no quería morir, que siempre tuve un sueño de ser directora. Me mudé de la ciudad de Nueva York a la Florida y me mejorando de a poco. Comencé a ponerme las pilas cuando conocí a alguien que vino de NYC de vacaciones. Nos enamoramos. Nos vimos cuatro veces más y a la quinta vez nos casamos.

Mira, cuando llegas al otro lado de la drogadicción y conoces a alguien que te trae de vuelta a tu sueño, no creo que nuestro encuentro fuera una coincidencia. Creo que en mi vida hay mucha gracia.

Cuando lo conocí, supe que quería regresar a Nueva York y volver al mundo del cine. Nos tomó 8 años. Invertimos todo nuestro dinero en una película  sobre drogadictos, porque esa era mi pasión. No sé cómo sucedió, pero mi película fue a Sundance. Y eso fue todo. De repente, me convertí en directora.

Una directora es una narradora. ¿Cómo usas tu propia historia de vida para conectarte con los personajes y con los actores que los interpretan?

Mi ego no se interpone en el modo de contar una buena historia. No importa quién trate de derribarme, nadie puede quitarme eso. Ese es mi propósito y para eso me pusieron en esta tierra: para contar grandes historias a través de la dirección. Cuando estoy en el set de dirección es cuando soy más fuerte. Tengo claridad mental. Soy decisiva y clara.

Puedes seguir a Rosemary Rodríguez en Twitter

Y no te pierdas sus comentarios exclusivos para el Salón de la Fama 2017 del Red Shoe Movement.

Alexia Keglevich: una CEO con los zapatos bien puestos

Alexia Keglevich es la CEO Global de ASSIST CARD. Hoy revela el camino que la llevó desde mensajera a los 16 años a CEO de la empresa líder a nivel mundial en asistencia al viajero.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene su propia identidad y #IWDleader

Sus oficinas en un edificio inteligente de Buenos Aires nunca la mantienen alejada de la realidad de sus clientes. Alexia Keglevich viaja por todo el mundo visitando los 36 países donde opera su compañía, a evangelizar una cultura de ayuda de ser humano a ser humano en la que cree profundamente.  Al enterarse de mis planes para ir de sus oficinas en el barrio de Saavedra  hasta mi siguiente compromiso en pleno centro porteño, Alexia Keglevich (o Alexia como prefiere que la llamen), arregló para que Abel, su asistente personal, me llevara. “Estamos aquí para ayudar”, me dijo con total naturalidad.

Alexia Keglevich, una de las líderes honradas en nuestro Salón de la Fama 2017

Alexia Keglevich, una de las líderes honradas en nuestro Salón de la Fama 2017

Desde las diversas posiciones que ha ocupado en la compañía, Alexia ha jugado un papel trascendental para la consolidación y expansión del negocio. A los 16 años ingresó a ASSIST CARD, la compañía fundada por su padre, para desempeñar tareas de mensajería. Su capacidad y ansias de superación la llevaron a inaugurar y desarrollar el área de Marketing y Publicidad de la compañía. Durante 10 años ocupó diferentes posiciones en la empresa, especializándose en la creación de nuevos productos y en el diseño de estrategias comerciales. También lideró la expansión de la organización hacia el sudeste asiático.

Luego de alejarse de la compañía por unos años y continuar su desarrollo profesional en el Banco Río (actual Santander Río) como líder de tarjetas de crédito, en el año 2000 Alexia regresó a ASSIST CARD como Directora Ejecutiva. En el año 2006 fue nombrada CEO para todas las operaciones globales. Desde su regreso, la compañía multiplicó ocho veces su facturación, diversificó sus líneas de negocio, desarrolló nuevos canales de venta, productos y servicios.

En el año 2014 fue reconocida por la revista Latin Business Chronicle (LBC) dentro de su ranking anual de “Las Mejores 50 Mujeres Ejecutivas de Latinoamérica”. Y hoy la honramos en el Salón de la Fama del Red Shoe Movement!

Alexia Keglevich es Licenciada de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y tiene un MBA en Dirección de Empresas del IAE Business School.

Conociendo a Alexia Keglevich

¿Qué características personales te convierten en una líder efectiva?
La perseverancia, la intensidad. Soy una eterna soñadora. Soy una convencida de que todo es posible. Además creo que tengo una energía contagiosa, que hace que la gente me siga porque me ve en continuo movimiento. La clave del éxito es estar, escuchar y hablar con todos en la empresa y acercarse con el “otro” de manera de ser un par al lado de cada uno. Así comprender la situación/ pedido es más fácil y enriquecedor. A su vez, la capacidad de empatía y sin lugar a dudas la sensibilidad forjan la personalidad de liderazgo con la que me identifico. Liderar con el ejemplo es fundamental. Ser coherente entre lo que haces y lo que decís es básico.

Alexia Keglevich siempre se mantiene accesible a sus empleados.

Alexia Keglevich siempre se mantiene accesible a sus empleados.

¿Cuáles fueron algunas de las destrezas duras y blandas que tuviste que aprender para llegar al cargo de CEO?

Duras: tuve que aprender toda la parte de finanzas de la compañía y P&L, que me aburre, pero que para este cargo tengo que entender ya que es un aspecto necesario que debo de dominar para tomar decisiones (además de los consejos que me dan mis colaborados, especialistas en estas áreas). Blandas: fui haciendo camino al andar. No sé si un líder nace o se hace. Creo que es una combinación de las vivencias, de las experiencias. A lo mejor podés ser un líder en la infancia y tal vez te paso algo que te impidió tener la capacidad de liderazgo.

Personalmente me marcó que en el año 94 – 95 fui a abrir ASSIST CARD en Asia donde la mayoría de la población era musulmana. Eso me dio una apertura de cabeza y capacidad de adaptación que sin estas experiencias no creo podría tener. Imagínate, este viaje implicó organizar todo el viaje y reuniones vía fax, sin tener la posibilidad (como sucede en la actualidad) de saber con antelación de llegar a esa reunión pautada si finalmente se haría o estaba cancelada. La tecnología sin duda es un gran aliado para estos temas (y muchos otros).

Eso me hizo crecer mucho y tener un montón de experiencias. Me enseñó a tener humildad. Llegaba a un país desconocido con 25 años y trataba de conseguir clientes, vender mis servicios, etc. Además fui mamá muy joven y eso me dio capacidad de comprender ciertas situaciones antes que otras personas. Las cosas no fueron fáciles. La coordinación, la vida familiar y profesional la fui aprendiendo a los golpes.

Aquí lees acerca de 5 Consejos para Conciliar Trabajo y Familia.

La negociación según Alexia Keglevich

Alexia Keglevich, siempre lista para viajar a evangelizar la cultura de ayuda de ASSIST CARD

Alexia Keglevich, siempre lista para viajar a evangelizar la cultura de ayuda de ASSIST CARD

¿Cómo aprendiste a negociar?
Uno de los grandes negociadores que conocí en mi vida fue mi padre. ¡Me enseñó mucho! Ahora, cuando me analizo en ese momento de negociación, veo en mi proceder muchos aspectos que él tenía cuando estaba en esa situación. Con el gran diferencial que yo soy mujer, y que eso me permitió y permite tomar la femineidad como ventaja y no desventaja. Para mi, entrar como única mujer en una reunión es una ventaja. Creo que soy una excelente negociadora. Tengo claro lo que quiero alcanzar, lo que estoy dispuesta a ceder y lo que no.

¿Cuáles son algunas de las estrategias de negociación que mejor te han funcionado en los niveles más altos?

Saber perfectamente a donde quiero llegar, qué estoy dispuesta a ceder y que no. Tener el plan de acción. Imaginarme la negociación. Hacerme el role playing en la cabeza. Esto es algo muy mío. Qué pasa si me dice tal cosa, cómo voy a reaccionar y cuál va a ser mi oferta.

¿Se puede proyectar presencia ejecutiva y mantener un estilo femenino? Cuéntanos cómo.
Absolutamente. Es cierto que las mujeres tenemos otra sensibilidad. Tenemos una capacidad de multitasking que no es fácil de encontrar en un hombre. Históricamente la mujer ha hecho multitasking por lo cual esa capacidad de tener la cabeza en varios lugares es particular de la mujer.

A veces la mujer se auto-limita cuando piensa en la familia porque se pregunta: ¿qué hago? ¿Tengo hijos ahora o más adelante? Uno puede planificar su familia y crecer en su entorno laboral. Eso sí. Hay que dejarlo claro con los jefes porque hay un preconcepto de que una chica de 30 años va a querer tener hijos y entonces no le dan la oportunidad. Ni siquiera le preguntan si la quiere. Hay que hablarlo de frente.

Alexia Keglevich trabaja con su equipo en proyectos comunitarios de asistencia.

Alexia Keglevich trabaja con su equipo en proyectos comunitarios de asistencia.

En una entrevista comentaste que durante la época en que empezaste a trabajar en ASSIST CARD para tu papá, las expectativas de él para contigo eran muy elevadas. Y comentabas que en esa época te convertiste en una perfeccionista. ¿De qué manera te ha afectado en forma positiva y negativa el perfeccionismo?

Soy una eterna perfeccionista. Cuestiono permanentemente el status quo porque estoy convencida de que siempre podemos estar mejor. Seguramente viene de cuando mi padre era el CEO de ASSIST CARD. Cuando yo entré a trabajar en la empresa a los 16 años él me dijo: “Vos tenés que ser mucho mejor que la mejor, porque tenés que dar el ejemplo y porque sos mi hija”. Si llegaba un minuto tarde me hacia perder el bono que representaba el 80% de mi sueldo.

¿Es bueno ser perfeccionista? Por un lado me ayuda porque estoy en mejora constante. Y por otro, la parte negativa, es que exijo al entorno tanto como me exijo a mí misma. Eso puede provocar que los equipos se frustren porque yo pido más y más y el equipo que está dando al máximo siente que no alcanza.

Ante situaciones de malas noticias, el pensamiento que me ayuda a salir adelante y no decaer es pensar en que otros han salido de peores situaciones. Eso me ayuda a fortalecerme y salir disparada para accionar con tácticas que me permitan salir de esa mala situación. Aferrarse a ese pensamiento es crucial para salir de cualquier crisis personal o profesional.

Alexia Keglevich tiene una manera optimista de ver el mundo que le permite salir adelante en las peores situaciones.

Alexia Keglevich tiene una manera optimista de ver el mundo que le permite salir adelante en las peores situaciones.

¿Cuáles son algunas de las estrategias más efectivas que has implementado para acelerar el crecimiento de la mujer en tu organización?

Somos más mujeres que hombres. Sin embargo mis reportes directos, el C-level, son todos hombres. La tercer línea son más mujeres que hombres.

Desde que lidero yo la compañía, ha desaparecido el tema del machismo. En la época en que lideraba mi papá no existía que un padre llevará su hijo a un acto escolar, o al médico. Eso lo hacía la mujer. En la actualidad tanto hombres como mujeres tienen el deber de ocuparse de sus hijos, por lo cual el pedido de “salir antes por un acto escolar” está nivelado. Para nosotros la familia es un sostén fundamental de la gente. Si la familia no está contenta con la persona que trabaja en ASSIST CARD ese empleado no estará contento. Trato de que el colaborador masculino tenga la sensibilidad de lo femenino. Hablo mucho desde el corazón. No desde el líder formal. Yo soy Alexia. Odio que me digan CEO o que me llamen usando mi apellido.

Creo que esta parte sensible y desde el corazón es lo que nos va a servir en esta época dura de tecnología full time, que ya viene pisando fuerte y seguirá creciendo. No va haber ningún robot que se emocione como nosotros. No puedo tolerar más que llames a un centro de servicio al cliente en EEUU y que te atienda un robot. Algo que cada vez está más impuesto por los costos. Es mucho más importante ser “corazones atendiendo corazones” que ser “robots atendiendo corazones”.

Si buscas otras ejecutivas ejemplares, no te pierdas esta nota con Ilya Marotta.
Colaborando con la organización TECHO, Alexia Keglevich, trabaja a la par de su equipo.

Colaborando con la organización TECHO, Alexia Keglevich, trabaja a la par de su equipo.

¿Cómo usas las tecnologías para mantener la cultura de la organización aun cuando ASSIST CARD fue comprada por una compañía norteamericana, Starr International?

La venta de ASSIST CARD fue la negociación más importante de vida. Y dentro de esa negociación una de las cosas que negocié fue mantener la cultura de la empresa indemne de cualquier cultura externa. De esta parte de la negociación es de la que más me enorgullezco. Y la hice directamente con Maurice R. Greenberg, Chairman y CEO de Starr International. Él entendió que esta compañía era diferente y que su mayor activo es su cultura. Amamos ayudar. Amamos lo que hacemos. Aquí no puede entrar a trabajar nadie que no quiera ayudar.

Desde Argentina manejamos 36 países. Trasladar la cultura a todos esos lugares se hace cada vez más difícil pero cada vez la cultura es más importante. La tecnología la es un gran aliado, aunque nada suplanta el “face to face”. Nada reemplaza estar en los red shoes del otro. En cada viaje que hago me siento con los vendedores, los mensajeros que andan en moto, los que sirven el café. Cada ciudad tiene una realidad diferente pero la cultura debe ser la misma. Tengo grupos en Whatsapp para poder hablar con todo el mundo. Mando mensajes de voz para que escuchen el tono. La tecnología ayuda a continuar expandiendo y evangelizando los valores que hacen a la cultura organizacional de ASSIST CARD.

Puedes seguir a Alexia Keglevich por Twitter.

Sergio Kaufman de Accenture, gran campeón del liderazgo femenino

Hay pocos CEOs tan accesibles como Sergio Kaufman. Es ingeniero industrial de formación pero definitivamente uno de sus fuertes es el trato humano. Es un campeón del tema de diversidad e inclusión y un gran creyente en el liderazgo femenino. Son líderes como él los que aceleran la equidad de género en grandes organizaciones. Entérate de por qué es tan exitoso.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene ahora su propia identidad #IWDleader

El objetivo de Sergio Kaufman es aprovechar el 100% del talento disponible. Y a tal efecto ha sido instrumental en diseñar y respaldar políticas que faciliten el progreso profesional para todos en Accenture, la compañía para la que trabaja. Y dado que Accenture es una consultoría cuyos clientes son muchas de las grandes corporaciones globales, su éxito sirve de modelo para el resto del mundo.

En una reciente presentación frente a una audiencia conservadora de hombres ejecutivos, Sergio Kaufman habló de los hombres como el sexo débil. De más está decir que sus comentarios hicieron sentir incómodo a más de uno. Pero Sergio dice que a él le gusta la disrupción. Que le gusta hacer que la gente hable sobre temas importantes. Por eso lo honramos en el Salón de la Fama del Red Shoe Movement!

Aquí nos sentamos a hablar con él de lo que implica promover el liderazgo femenino, las ventajas de la equidad de género y mucho más.

Sergio Kaufman, Presidente de Accenture Argentina & de la Región Sudamericana Hispana

¿Cuáles son los rasgos de un líder efectivo?

Sergio Kaufman, Presidente de Accenture Argentina y región Sudamericana Hispana, gran campeón del liderazgo femenino

Sergio Kaufman, Presidente de Accenture Argentina y región Sudamericana Hispana, gran campeón del liderazgo femenino

Un líder efectivo tiene dos variables interesantes. El viejo modelo era un liderazgo que se basaba en el poder (te digo lo que tenés que hacer) y en el saber (aunque un jefe fuera complicado lo respetabas si sabía). Hoy en día, primero, el saber cambia cada 6 meses o sea que es difícil para un líder basarse en el saber. El poder se transforma en influencia. Las organizaciones nuevas claramente tienen mucho más respeto por un líder influyente que por un líder “poderoso”. Y eso tiene un efecto interesante.

Si trabajo con la gente basado en el poder, el día que me voy se vuelve a la situación anterior porque cambió el líder, cambió el poder. Si trabajo con influencia ese cambio es mucho más permanente y vigente. Ese “saber” cambia por los “valores” que son más permanentes que el saber que cambia todo el tiempo.

Pasamos de un liderazgo que es poder y saber a un liderazgo que es influencia y valores.

Y ¿por qué digo esto relacionado con el tema género? Porque los primeros dos atributos los adoptaban mucho más los hombres y el manejo de influencia está mucho más repartido entre los géneros. Hasta diría que hay muchos más ejemplos en la vida pública de mujeres influyentes y hombres poderosos. Es un modelo de liderazgo distinto que permite una dinámica totalmente distinta en las empresas. Favorece y va a seguir favoreciendo la inserción de mujeres en los puestos de decisión y de más y más responsabilidad.

El segundo punto es el tema diversidad. Probablemente muchos de los atributos de empatía que requiere el liderazgo diverso también estén más balanceados en la mujer.

Compromiso de Accenture sobre Inclusión y Diversidad. Una excelente forma de promover el liderazgo femenino en la organización.

Compromiso de Accenture sobre Inclusión y Diversidad. Una excelente forma de promover el liderazgo femenino en la organización.

La misión del RSM es acelerar la representación femenina en puestos ejecutivos. Aquí ves el significado de los zapatos rojos.

¿Cuál es el impacto en la diversidad de género a niveles ejecutivos en la región de Accenture que lideras siendo que tú, como hombre, crees firmemente en este tema?

Es una necesidad de operar. Nosotros operamos en una región grande con unas 10.400 personas. Interactúo con el mundo, con la diversidad. Tratar de manejar una organización diversa y conectada al mundo con un esquema donde pienso que elijo a la gente, la formo, la entreno y quiero que funcionen como frasquitos de talento todos iguales, termina en una pérdida de una riqueza que es la riqueza de la innovación. Entonces tener diversidad en todos los sentidos. Nosotros tenemos gente que piensa distinto para resolver problemas distintos. Y definitivamente poner la cancha en igualdad de condiciones para las mujeres es parte del éxito que estamos teniendo en términos de generación de talento y de innovación. Cuando ponés la cancha horizontal emerge de forma pareja el liderazgo femenino y masculino como corresponde.

Sergio Kaufman con su equipo de talento diverso.

Sergio Kaufman con su equipo de talento diverso.

Sugerencias de Sergio Kaufman para lograr que más hombres líderes respalden el liderazgo femenino

¿Cuál es la mejor manera de involucrar más hombres líderes en el tema liderazgo femenino en países de la región?

Es un círculo virtuoso y cuando lo ves en otros te transformas en alguien que ve el resultado. Lo que hacen ustedes en el Red Shoe Movement de difusión es útil y creo que es útil que las empresas que tienen iniciativas las cuenten. Mi rol en esto es contar nuestra experiencia de manera transparente. Uno podría decir que Accenture tiene una ventaja porque tiene políticas activas con mujeres y de diversidad en general, y que si las contamos al mercado perdemos una ventaja que atrae talento diferencial. Creo que contar estas cosas es una mejora para toda la sociedad y también posiciona a las organizaciones. Creo que hay que competir por hacer las cosas mejor y no esconder lo que uno piensa que está haciendo bien y que lo favorece.

Sergio Kaufman, Presidente de Accenture Argentina, considera que los líderes deben expresar su respaldo al liderazgo femenino.

Sergio Kaufman, Presidente de Accenture Argentina, considera que los líderes deben expresar su respaldo al liderazgo femenino.

Si buscas un modelo de desarrollo de liderazgo femenino sustentable, podemos ayudarte.

¿Cuáles son algunas prácticas que crees que inadvertidamente afectan de manera negativa a las mujeres?

Hay un tema que muchos hombres lo vemos como algo positivo que es cuidar a la mujer. Entonces tendés a cuidar más a las mujeres de tu equipo que a los hombres. A priori parece bueno hasta que ese cuidado termina siendo involuntariamente un problema. Por ejemplo tengo un proyecto fantástico que puede modificar la velocidad de una trayectoria profesional pero es en otro país. Y digo, no se lo voy a dar a esta mujer porque le voy a complicar la vida. Y se lo doy a un hombre. Lo indicado sería decirle: tengo esta oportunidad, vos sos la indicada, yo te respaldo, vemos como combinamos los viajes. ¿Lo querés tomar? A veces no se ofrece la oportunidad no por egoísmo ni por maldad sino porque uno piensa que le está ofreciendo algo que no es justo. En realidad hay que ofrecer todas las oportunidades y dejar elegir. Y cuando uno da la oportunidad dar el soporte como corresponde. A veces con los hombres uno tiende a dar más brutalmente el consejo de carrera y con la mujer tenemos más cuidado.

Sergio Kaufman probando tecnología de realidad virtual.

Sergio Kaufman probando tecnología de realidad virtual.

¿Qué sugerencias le daría a una mujer interesada en crecer y ejercer su liderazgo femenino que se ve obligada a rechazar oportunidades de crecimiento por la falta de políticas flexibles en su organización?

Hay tres alternativas: Cambiás la organización, sacrificás tus expectativas o cambiás vos de organización. Pero primero trataría de cambiar la organización y ser muy vocal con las cosas que no están bien. Ser vocal positivamente. Creo en decir las cosas en buenos términos sin dar concesiones respecto de los problemas que hay. Ir y hablar con el jefe y decirle no me están dando oportunidades en esto y esto. Eso cambia las organizaciones. Porque irse termina siendo la profecía auto-cumplida. La organización se queda con la idea de que la mujer tiene expectativas de familia y por eso se va, y la mujer termina reforzando ese círculo (estereotipo).

El liderazgo femenino, la inclusión y diversidad son temas de los que Sergio Kaufman habla con frecuencia.

El liderazgo femenino, la inclusión y diversidad son temas de los que Sergio Kaufman habla con frecuencia.

En una reciente presentación hablaste de una nota en The Economist donde se hablaba del hombre como sexo débil. ¿En tu experiencia personal por qué consideras que el futuro laboral presenta un reto para el sexo masculino?

Primero está lo académico. Mirás cualquier universidad del mundo y salvo en algunas carreras, los hombres están en desventaja numérica en cantidad, tardan más en recibirse y sacan notas promedio más bajas. Esos son datos importantes a tener en cuenta. Ya desde el ingreso al mercado laboral en cantidades y calidad de calificaciones tenés una diferencia. Las ondas demográficas tardan en llegar pero ya está llegando. Aparte antes muchos empleos estaban relacionados con las habilidades físicas y con la tecnología eso pierde importancia. Esas son dos tendencias fuertes. Todavía hay una diferencia en las carreras duras como economía, ingeniería, tecnología donde hay menos proporción de mujeres y donde hay un desafío de estimular más mujeres en ese campo.

Hay un estudio de McKinsey que dice que el hecho de que haya mayor proporción de mujeres que de hombres graduándose con títulos universitarios de por sí no alcanza a mover la aguja en términos de mayor representación de mujeres en los puestos más altos de toma de decisión. Este debe ser un objetivo que figure entre las prioridades de la empresa.

Coincido plenamente que la prioridad de diversidad de género tiene que ser explícita. Creo en lo que se verbaliza y que la organización tiene que decirlo y expresarlo. Decirle a las mujeres de tu empresa: “Yo espero que entre ustedes surja el liderazgo futuro de la compañía y activamente voy a mirar eso”, cambia la actitud y las expectativas.

Puedes conectarte con Sergio Kaufman en Twitter.

 

 

¿Profesión de hombres? Ing. Ilya Marotta lidera Ampliación del Canal

Su casco y chaleco de seguridad color rosa se han vuelto icónicos en una profesión de hombres. Ilya Espino de Marotta es la ingeniera panameña que lideró la ejecución del Programa de Ampliación del Canal de Panamá.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene su propia identidad y #IWDleader

El nuevo Canal de Panamá se inauguró en junio del 2016. Una obra que permite el paso de barcos cargueros con una capacidad más del doble de la actual, entre los océanos Atlántico y Pacífico, reduciendo sustancialmente los costos de transporte.

Por eso la honramos en el Salón de la Fama del Red Shoe Movement!

Aquí conversamos con esta líder que no sólo es brillante sino generosa con su tiempo y sus consejos. Una entrevista que te cambiará la perspectiva de lo que puedes y no puedes hacer.

El primer paso hacia una profesión de hombres

¿Cómo se despertó en ti el interés por la ingeniería? Cómo se inicia tu carrera?

Yo había ganado una beca Fulbright de los Estados Unidos para estudiar Biología

Ilya Espino de Marotta, ingeniera responsable de la ampliación del Canal de Panama es honrada en nuestro Salón de la Fama 2017

Ilya Espino de Marotta, ingeniera responsable de la ampliación del Canal de Panama es honrada en nuestro Salón de la Fama 2017

marina allí porque yo soy una apasionada del mar. Me encanta bucear y amaba a Jacques Cousteau. Un año y medio después de regresar a Panamá, cuando vi las posibilidades de trabajo en Biología marina, no eran las mejores así que decidí cambiar de carrera. Renuncié a la beca porque era para esa carrera en una universidad específica. Entonces empecé a buscar qué universidad había en Estados Unidos que tuviera alguna carrera relacionada con el mar y pensé en barcos. Siempre fui muy buena en matemáticas y física y elegí Ingeniería Marina porque iba a trabajar con barcos. Busqué una universidad que no me obligara a navegar para sacar mi título. Mi padre me dijo que sólo iba a pagar los cuatro años de universidad y no tendría los tres veranos para salir a navegar. Así fue que conseguí entrar en Texas A&M University que me daba el título de Ingeniería Marina sin navegación. Entonces terminé estudiando Ingeniería Marina no porque fuera mi pasión sino porque estaba cerca del mar. Pero una vez que me gradué y me vine a Panamá y empecé a trabajar en el Astillero de Reparación del Equipo Flotante del Canal de Panamá quedé enamorada de mi carrera. Era muy gratificante diseñar algo en la oficina, ir a los talleres donde lo estaban arreglando ó construyendo y después ver la embarcación operando con diseños que yo había hecho.

Podríamos decir entonces que tu ingreso a esta carrera fue más bien de costado, y fuiste encontrándole el placer en el camino.

Claro, es que hace 30 años teníamos otra mentalidad. Hoy en día se le da importancia a elegir algo que te apasiona y que te gusta hacer. Pero en esa época era “Tienes que conseguir un trabajo”. Era un sistema más tradicional. Con lo cual yo empecé con lo que me inspiraba (Biología Marina) pero me cambié a lo práctico (Ingeniería Marina).

Y ¿tuviste el apoyo de tus padres, en especial de tu padre, para seguir una carrera que en ese entonces era vista como una profesión de hombres?

Si, al 100%. Ambos me apoyaron a elegir lo que yo quisiera en todo momento.

Ilya Marotta con casco rosa se afirma como mujer en una profesión de hombres

Ilya Marotta con casco rosa se afirma como mujer en una profesión de hombres

El rol de los patrocinadores en una carrera tradicionalmente masculina

A medida que fuiste avanzando en tu carrera, ¿cuál crees que fue el rol que jugaron los sponsors o patrocinadores? ¿Crees que son importantes para desempeñarse a un alto nivel en una profesión de hombres?

Es lo que te abre camino, sobre todo en una profesión donde no hay mujeres. Si yo no hubiera tenido el apoyo de mis distintos jefes en distintas etapas no hubiera podido llegar a donde he llegado. La forma en que gané el apoyo de esos sponsors es con dedicación, trabajo, ética y transparencia. Una vez que tu jefe ve tu capacidad profesional te abre oportunidades. Por ejemplo, yo entré a un programa de desarrollo interno de carrera. Como el Canal seria transferido del Gobierno de los Estados Unido a Panama en 1999, desde 1985 se inició un programa de desarrollo en el Canal.

Ilya Espino de Marotta, celebra #RedShoeTuesday con el @RedShoeMovement!

Ilya Espino de Marotta, celebra #RedShoeTuesday con el @RedShoeMovement!

El objetivo era garantizar que hubiera suficientes profesionales panameños ocupando posiciones en el Canal una vez se diera la reversión. Mi puesto era un grado 5 con un horizonte a un grado 9. Había un puesto en Ingeniería Mecánica en Panamá y había un puesto en el astillero de reparación que quedaba en el Atlántico. Este tenía horizonte grado 9. Luego había otro puesto en el Pacífico (donde está la ciudad principal) y ese puesto llegaba hasta el grado 11. Había 2 personas que teníamos el perfil para esos puestos. El del grado 11 se lo dieron a un hombre, que había sido compañero mío de la universidad, y a mi me dieron el otro. Con lo cual ahí ya hubo cierto bias, porque los dos calificábamos para ambos puestos.

Pero en ese período yo vine a hacer una rotación de tres meses a Panamá donde estaba otra persona con límite al grado 11. Yo tenía cuatro años de estar fuera de Panamá. Fui a hablar con el futuro jefe y le expliqué que me gustaría reportarme al trabajo unos dias más tarde para poder ir a festejar los Carnavales. (Algo que hacía años no había hecho y tenía planes con mis amigos desde antes de saber de mi traslado de oficina). Me dio la oportunidad. Trabajé tres meses con él, y cuando se abrió un puesto bajo él unos años más tarde, lo que sería una promoción para mí, me escogió. Mi franqueza con él y mi desempeño de esos tres meses le dieron la confianza para abrirme esa puerta.

Todas las personas que me han dado oportunidades de ascenso han sido hombres. O sea que definitivamente los sponsors son necesarios, pero su apoyo se lo gana uno con el trabajo que uno hace.

La ingeniera Ilya Espino de Marotta a cargo de la Ampliación del Canal de Panamá

La ingeniera Ilya Espino de Marotta a cargo de la Ampliación del Canal de Panamá

Superando obstáculos

En tu carrera, ¿cuáles fueron los obstáculos más importantes que has tenido que superar?

Recuerdo que cuando estaba en el dique de reparación, se abrió una posición de buzo profesional para el Canal. Yo era buzo profesional. Había hecho trabajos de buzo afuera, y apliqué para el puesto y no lo llenaron. Oficialmente me dijeron que no iban a llenar el puesto en ese momento, pero yo sabía que no me querían escoger porque era mujer. Pero uno lo supera y va aprendiendo, y me ha pasado en otras posiciones que no me escogieron por razones políticas de la empresa. Uno tiene que darse a conocer, porque sino no te mueves. Con el tiempo superé con creces esas posiciones que no me llegaron a dar en un momento dado. Para poder llegar al puesto al que llegué ahora tuve que tener el apoyo de mi jefe directo y el jefe de mi jefe porque era un puesto ratificado por junta directiva. El subadministrador de la época fue muy cándido conmigo y me dijo que a estos puestos no se llega por los méritos y la capacidad profesional. Además tienes que hacer un poco de lobby. Tuve la fortuna de que mi jefe hizo el lobby por mi.

Ventajas femeninas en una profesión de hombres

La ampliación del Canal de Panamá debe haber sido uno de los mayores desafíos que un ingeniero puede enfrentar. En una profesión de hombres, ¿cuál crees que fue tu ventaja como mujer para llevarlo a cabo de manera exitosa?

Hay que tener mucha inteligencia emocional, no tomar las cosas en forma personal. Es un proyecto grande, y tienes que lidiar con muchas personas, muchos contratistas, y en este tipo de proyectos siempre surge algún problema. Las cosas no son fáciles y sencillas. Entonces cuando sucede algo hay que tomarlo desde ambos puntos de vista, el tuyo y el del contratista. Pienso que yo tuve la capacidad de no tomarme las cosas personales. Pensar que son situaciones y cada uno está defendiendo intereses. Dentro de este proceso de años que hemos estado en la obra, tuve la capacidad de poder negociar y ser conciliadora.

Ilya Marotta conversa con equipo de trabajo

Ilya Marotta conversa con equipo de trabajo

¿Cómo piensas que impacta la Resiliencia que es un rasgo que se da sobre todo en los lationamericanos y en especial en las mujeres?

Es sumamente importante porque no puedes dejar que los fracasos o errores te desanimen. Tienes que seguir siempre hacia adelante, tener la capacidad de superar obstáculos. Algo que yo siempre les digo a las personas es que no traten de hacer algo por demostrar nada a nadie. Hazlo porque es lo que tú quieres y por demostrarte a ti mismo. Yo no escogí esta carrera para demostrarle a nadie que las mujeres podemos. Yo escogí esta carrera porque es algo que me llamó la atención y quise ascender dentro de ella porque me gusta.

He visto algunas fotos en las que usas casco y chaleco rosado que da a entender algo que es evidente: que eres mujer en una profesión de hombres. ¿Cuál ha sido el efecto?                                                                                                                             ¡Ha sido fantástico! Aunque en principio la intención era personal, era para demostrarme a mí misma que pude llegar a esta posición. En Panamá las mujeres en cargos masculinos han proliferado bastante, pero llegar a un alto rango en un área masculina es bien difícil. Entonces cuando estaba en NY, en uno de los chequeos médicos de mi hijo le dije a mi esposo: “Yo siento que debería comprarme un caso rosado para demostrar que una mujer pudo llegar a este cargo”. Lo vi por catálogo y lo mandé comprar. Ahora se ha vuelto un ícono y me llena de orgullo por lo que representa ese casco para muchas otras mujeres. Me llegan mensajes de mujeres que me dicen que le han enviado la foto a sus hijas de 9 años diciendo: “Mira cómo las mujeres pueden llegar a puestos de liderazgo”. Fue sin planearlo pero el resultado ha sido lindo. Te pone altos estándares, porque ahora la gente espera más de mí. Tengo que demostrar que se puede ya no nada más por mi sino por aquellas que ven en mi una esperanza, un ejemplo.

Ilya Marotta elige usar un casco rosa para enviar la señal de que la mujer puede llegar a la cima en una profesión de hombres

Ilya Marotta elige usar un casco rosa para enviar la señal de que la mujer puede llegar a la cima en una profesión de hombres

Si yo le preguntara a algunas de las personas que te reportan que te describiera como jefa, ¿qué dirían?

Hicimos un taller una vez y uno de los chicos me dijo que yo era muy franca y muy directa y le gustaba eso y que siguiera así. Otras personas también me han dicho que soy franca y abierta y pueden acercarse a mi con cualquier problema porque tengo puertas abiertas. La gente admira que soy una profesional dedicada, que trabaja mucho pero que puede dedicar tiempo al trabajo e igualmente a la familia. Por ejemplo, yo me ausenté por 7 meses cuando fue el tratamiento de mi hijo y cuando regresé me dieron el ascenso.

¿Por qué crees que en Latinoamérica y Centroamérica aún es un desafío para las mujeres ingresar a ciertos campos o disciplinas? ¿Qué se podría hacer en tu opinión para modificarlo?

Pienso que a algunas mujeres les da temor, y a otras ante el menor obstáculo se echan para atrás. También les diría: “mira muy bien a tu pareja, a la persona con la que te vas a casar”, porque puede ser otra condición. Conozco mujeres que han tenido que dejar el trabajo ó dejar de avanzar porque el esposo les dijo que tienen que quedarse en ese nivel. Afortunadamente mi esposo siempre me ha apoyado al 200% en las tareas domésticas (ir al supermercado) ó del cuidado de los hijos (llevar a mi hijo al médico). Pero en América Latina hay muchas mujeres que son padre y madre. Y sin lugar a dudas hay un poco de desventaja el ser mujer. No todas las empresas o jefes necesariamente parctican la igualdad de genero, lo que nos pone en desventaja para aspirar a altos cargos.

En relación a que podría hacerse para cambiar la situación, para mi es muy importante la presencia de mentores que te den oportunidades. Uno no llega a estos lugares sola. Tradicionalmente los puestos altos son de hombres. Entonces uno tiene que conseguir un mentor, que sea una persona que lo apoye, que lo valore y que reconozca el trabajo. Y no tener temor de no poder balancear todo.

Para nosotros en la ejecución del proyecto del Canal de Panamá ha sido excelente porque hemos tenido mujeres desde Operadores de Grúa a Oficiales de Seguridad.

Hemos demostrado que las mujeres podemos. Dar el testimonio y ser un ejemplo es una manera que va a empujar a esas mujeres que a veces no se atreven a hacerlo.

Por último, es importante contar con el apoyo necesario para no sentirse abrumada. Por ejemplo, yo he sido bendecida con una señora que trabaja en mi casa desde hace 18 años. Es como una segunda madre para mis hijos. Pero sé que muchas mujeres no tienen esa facilidad. Es importante que las empresas tengan lugares para el cuidado de los hijos ó que te puedan dar cierto nivel de vacaciones. Los elementos necesarios que te faciliten la vida porque las mujeres pueden llegar a sentirse abrumadas con muchas cosas.

Tradicionalmente el hombre ha delegado todo lo relativo al hogar en la mujer, entonces es más cómodo y más fácil subir para el hombre, porque no se preocupa por esas cosas. Pero el hecho de que nosotras necesitemos ese anillo de soporte no nos debe hacer sentir menos ni que no podemos. Es la manera exitosa de lograr lo que una se propone.

Ilya Marotta conversa con mujeres en su oficina

Ilya Marotta conversa con mujeres en su oficina

Consejos a jóvenes y mujeres interesadas en entrar en alguna profesión tradicionalmente masculina

¿Qué consejos le darías a una jóven que hoy está decidiendo su rumbo laboral ó de estudios?

Definitivamente que hagan algo que les apasione. Yo tuve la bendición de que si bien Ingeniería Marina no fue mi primer deseo, con el tiempo encontré en mi profesión algo que me llena y me apasiona. Cuando tu haces algo que te gusta, te hace sacar lo mejor de ti misma. Además, no tenerle miedo a los retos ni a los cambios. Siempre que se te presente una oportunidad, nunca pienses que no lo puedes hacer. Yo cuando aplicaba a distintos puestos, tal vez no conocía todo lo que solicitaban pero sabía que lo podía aprender. Por último, ser una persona transparente, tratar a todo el mundo igual, ser la misma persona en todos los ambientes donde te desenvuelves.

Ilya Marotta es una profesional todo terreno.

Ilya Marotta es una profesional todo terreno.

¿Algún consejo en particular para aquellas mujeres que estén pensando ingresar a campos históricamente masculinos?

No debes sentirte ofendida por todo en un mundo de hombres porque ellos tienen su manera de manejarse y de ser. No puedes pretender que cambien por ti. Tienes que adaptarte, siempre y cuando te respeten. Por ejemplo, si ellos bromean de una manera, no te puedes escandalizar, siempre y cuando no sea algo hacia tu persona. Yo aprendí mucho a balancear eso, y así uno se gana el respeto de los hombres. No se trata de convertirse en un hombre tampoco. Yo soy feliz si me ceden el asiento ó me abren la puerta. Se trata de hacer que se pueda convivir como hombres y mujeres de una manera agradable. Tratar de ser conciliadora, no antagonista, eso también a mi me ha ayudado mucho en mi carrera profesional.

Conéctate con Ilya Marotta via Twitter @MarottaIlya

 

En trabajo tradicionalmente masculino Capitana Kate es reina del mar

Kate McCue es la primera mujer norteamericana capitana de un mega crucero. En un trabajo tradicionalmente masculino, la Capitana Kate está al timón del Celebrity Summit. Un crucero de lujo de 294 metros de largo y 91.000 toneladas.

Podría haber sido directora de crucero, su sueño de niña. Pero su papá le dijo que si quería ella “podría conducir el barco”. Y cuando llegó la hora de ir a la universidad le recordó esa conversación que habían tenido hacía mucho tiempo. La incentivó para que entrara a la Academia Marítima de la Universidad Estatal de California, donde la proporción de estudiantes era de 15 hombres por cada mujer. Y en la clase de Kate sólo se graduaron 8 mujeres.

Lo más fascinante es que Kate comenzó su carrera en el escalón más bajo como Aprendiz de Oficial tercero en un barco de entrenamiento. Y en una ocupación típicamente masculina llegó al puesto más alto trabajando duro, estableciendo fuertes relaciones y sonriendo mucho.

Una sonrisa te abre puertas, dice Kate McCue, capitana del Celebrity Summit

Una sonrisa te abre puertas, dice Kate McCue, capitana del Celebrity Summit

¿Cómo te sentiste la primera vez que te sentaste al timón del Celebrity Summit como su Capitana?

Sólo hay una palabra que me viene a la mente de lo que sentí cuando me hice cargo del Celebrity Summit como Capitana: “¡ Fue ÉPICO!” Fue la culminación de un sueño, de arduo trabajo y de años de esperanza hechos realidad. Fue increíble.

¿Tienes un sentido de responsabilidad extra por ser la primera mujer norteamericana capitana de un mega crucero? ¿Hay algo que sientas que debes probar al ser una mujer en un trabajo tradicionalmente masculino? 

A muchos les sorprende escuchar que en esta industria siempre trabajé con mujeres. Ya sea mis oficiales superiores, mis colegas o mis aprendices. No estoy sola y sólo en raras ocasiones me encontré siendo la única mujer en el puente de mando. Dejando de lado el género, uno de los secretos del éxito es tener la habilidad de hacer tu trabajo, de hacerlo bien y de rendir más de lo que se espera de ti. Cuando actúas así no hay forma de que no tengas éxito.

Kate McCue, Capitana del Celebrity Summit, es una de las pocas mujeres en un trabajo tradicionalmente masculino

Kate McCue, Capitana del Celebrity Summit, es una de las pocas mujeres en un trabajo tradicionalmente masculino

Desde el primer momento dijiste que querías ser una capitana muy visible. (Y a juzgar por los comentarios de tus pasajeros, ¡lo eres!) ¿Cuánto del rol de un líder implica mantenerse en contacto con sus clientes y su equipo?

La prioridad número uno es y siempre será la seguridad. La habilidad de entender a tu equipo, a tus invitados y lo que tu barco necesita es imperativa. Ser una capitana visible significa que estoy accesible para tener comunicaciones abiertas y para recibir constante feedback. Todo lo cual genera un medioambiente cohesivo.

Me esmero por ser una líder a la cual es fácil acercarse y que puede vincularse con otros con calidez y honestidad. Además de ofrecer siempre una sonrisa, la contribución más valiosa como gerenta es el compromiso al trabajo en equipo, la empatía y la capacidad de conectar con otros.

¿Quieres encontrar el punto justo de tu asertividad? Lee éste post de Lily Benjamin.

 

Dice Kate McCue "Ser una capitana visible significa que estoy accesible para tener comunicaciones abiertas y para recibir constante feedback. Todo lo cual genera un medioambiente cohesivo"

Dice Kate McCue “Ser una capitana visible significa que estoy accesible para tener comunicaciones abiertas y para recibir constante feedback. Todo lo cual genera un medioambiente cohesivo”.

¿Cuáles de tus características son claras ventajas que aportas a este trabajo tradicionalmente masculino?

Antes de convertirme en capitana, me enviaron a Suecia a hacerme un Perfil Marino. Es una serie de tests psicológicos específicamente diseñados para marinos. El resultado me sorprendió. Me diagnosticaron con una tendencia a sonreír en exceso aún bajo la presión de los tests. Mucha gente te dice que si sonríes mucho no te tomarán en serio. Para mí ha sido lo contrario porque una sonrisa genuina rompe el hielo y hace que la gente se sienta cómoda. Genera confianza y es contagiosa.

Incluso he leído que sonreír puede ser una técnica de liderazgo más efectiva que grandes habilidades gerenciales.

¿Cuáles son algunos de los aspectos de tu personalidad o de tu estilo que has tenido que ajustar para este rol?

Kate McCue con sus zapatos Christian Louboutin juega con un pasajero

Kate McCue con sus zapatos Christian Louboutin juega con un pasajero

Mientras iba escalando los diversos rangos me gustaba hacerlo todo. Sin embargo cuando me promovieron a capitana me di cuenta de que no podría seguir haciéndolo todo sola. Necesitaría ayuda. Tendría que compartir las responsabilidades o no podría construir un equipo y mucho menos dormir. Por suerte tengo un grupo increíble de personas, cada una experta en su área, que constantemente exceden mis expectativas. Hacen que tanto mi vida como mi trabajo sean mucho más agradables.

Es evidente que el uniforme de capitán fue pensado para una fuerza laboral masculina. ¿Crees que llegará el momento en que hagan algunos ajustes para acomodar a más mujeres en esta profesión que históricamente fue de hombres? ¿Cuáles serían algunas de tus sugerencias para un uniforme más femenino?

Cuando empecé a navegar me tenía que comprar mis propios pantalones para el uniforme porque los de mujer nunca venían con las cosas básicas: bolsillos y presillas para el cinturón. ¡Prueba llevar artículos como llaves, una radio, una linterna cuando andas sin bolsillos y sin cinturón del cual colgarlos!

Kate McCue, Capitana del Celebrity Summit apoya #RedShoeTuesday

Kate McCue, Capitana del Celebrity Summit apoya #RedShoeTuesday

Cuando llegué a Celebrity Cruises, me pidieron mi opinión acerca del uniforme y eso me pareció fantástico. Ahora tenemos chaquetas más entalladas para las mujeres y los pantalones tienen todos los detalles necesarios.

Aún tengo algunas sugerencias como por ejemplo los zapatos de trabajo. Mis zapatos de rigor para las noches son unos Christian Louboutin de charol negro con tacón y plataforma. No te puedes equivocar con este calzado. En un mundo ideal, cada una de mis mujeres tendrían acceso a este detalle femenino para su uniforme.

Otra sugerencia que haría a la compañía serían las corbatas.

Mi esposo es de Croacia, tierra natal de la corbata. Y si bien respeto ese accesorio, debo decir que cuando se trata de un uniforme para mujer, las corbatas distraen de la femineidad. Por lo tanto las haría opcionales.

Eres un modelo para mujeres y niñas que tal vez nunca consideraron una carrera como la tuya. ¿Cómo asumes ese rol? 

Me honra ser considerada un modelo de cualquier cosa. Con eso viene la obligación de sostener la posición. Me gusta usar las redes sociales, particularmente Instagram, como plataforma para responder preguntas y compartir consejos con mentes curiosas. El foco de mi cuenta de Instagram es ofrecer un vistazo a la vida de la Capitana detrás de bambalinas. Para que sea más tangible y ojala también más interesante para atraer a otras a la carrera marítima.

Ser la primera mujer norteamericana capitana de un mega crucero rompe la hegemonía de un trabajo tradicionalmente masculino

Ser la primera mujer norteamericana capitana de un mega crucero rompe la hegemonía de un trabajo tradicionalmente masculino

Por último, ¿te mantienes al día con los comentarios que tus pasajeros te dejan en el website de Celebrity Cruises? ¿Cuáles son algunos de los más sorprendentes que has leído? 

Un pasajero puso esto en la página de Facebook de Celebrity Cruises. Y me dejó sin habla. “Una noche, en nuestro cruce transatlántico de abril en el Celebrity Silhouette, se sentó un hombre a cenar en nuestra mesa. Perdón por no recordar su nombre. Pero estoy segura de que tú, Capitana Kate, si lo recuerdas. Perdió a su esposa y estaba haciendo un crucero solo. No podía parar de hablar bien de ti y de lo amable que fuiste con el. Estuvo en el crucero contigo y tus padres. Viaja con una foto tuya de 8 x 10 que le mostró orgulloso a todos los comensales. Sólo quería compartir contigo el impacto que tu gentileza tuvo en este hombre”.

En un tono más ligero, en una fiesta, un pasajero me dijo una vez que yo soy para los capitanes lo que Southwest es para las aerolíneas. Asumo que ella se refería a la reputación que tiene Southwest de tener una tripulación increíble y que siempre se esmera por ofrecer un servicio supremamente positivo con una actitud divertida. Ahora, no esperes que baile por los corredores o que cante por los parlantes. Eso lo guardo para ocasiones especiales.

Conéctate con la Capitana Kate McCue en Instagram!

@captainkatemccue