Posts

Mujeres en Tecnología: Cómo es ser líder en Google

Entrevista a Florencia Sabatini

En momentos en que la sociedad pide a gritos más mujeres en tecnología, es bueno conversar con las que ya están en este campo. Enterarnos de cómo lo lograron, qué desafíos enfrentan y cómo inspirar a otras a que sigan sus pasos. ¡No te pierdas esta entrevista a Florencia Sabatini de Google!

Florencia Sabatini es la Gerente de Comunicaciones de Google Argentina. Más allá de ser una de las pocas mujeres en tecnología, se define a sí misma como una persona de acción y una apasionada de las relaciones públicas y las comunicaciones. Dueña de una personalidad creativa y una calidez inusual, le gusta innovar y asumir riesgos.

A lo largo de su carrera obtuvo los premios Konex de Platino en la categoría Comunicación Institucional (2017),Women to Watch otorgado en 2018 por AdLatina y AdAge, Premio a la excelencia Profesional del consejo profesional de RRPP (2013) y dos premios Eikon. En esta entrevista, exploramos algunas claves para fomentar que haya más mujeres en tecnología.

Betina Bensignor—  ¿Cómo es trabajar en Google?

Florencia Sabatini— Para mí es el lugar ideal para que cada persona pueda desplegar todo su potencial profesional y humano. Se dan condiciones de trabajo, humanas, de recursos que hacen que uno se sienta a gusto y siempre dé lo mejor de sí frente a un objetivo.

Muchas veces los proyectos involucran a más de un área, son colaborativos entre departamentos, eso le agrega un condimento importante. Trabajo hace casi ocho años en esta compañía, no se parece a ninguna otra donde me haya desempeñado, es un mundo dentro del mundo de las empresas.

Mujeres en Tecnología: Florencia Sabatini en Google es un gran ejemplo de líder en esta industria

Mujeres en Tecnología: Florencia Sabatini en Google es un gran ejemplo de líder en esta industria

BB— ¿En qué consiste y por qué desarrollaron la campaña seamos protagonistas, que lanzaron en el Día Internacional de la Mujer con el hashtag #YoMeSumo?

FS— Estamos en un momento muy particular, se están alzando las voces en pos de la igualdad de género. Sin embargo, muchos medios caen en lugares comunes, de grandes generalidades. Yo creo que estos movimientos empiezan a generar fuerte impacto con altas probabilidades de cambio cuando suman datos a las enunciaciones: información “dura”.

Google está conformada básicamente por ingenieros, los datos y la información guían muchas de las acciones que se toman dentro y fuera de la compañía. Entonces, lanza un video sobre la importancia de la diversidad, y dentro de ella, la igualdad de género, para empezar a hablar con datos. Es crucial sustentar las declaraciones con datos, porque ante una contraargumentación, el dato duro es el mejor argumento. Entre otras cosas, en el video informamos qué porcentaje menos que los hombres ganan las mujeres, y con respecto a las mujeres en tecnología, de los 4.000 graduados en carreras informáticas en Argentina apenas el 18% son mujeres, y en la industria de tecnología local trabajan solamente un 6% de mujeres.

Florencia Sabatini cambiar paradigmas para conseguir que haya más mujeres en tecnología

Florencia Sabatini cambiar paradigmas para conseguir que haya más mujeres en tecnología

¡No te pierdas esta nota de una mujer en otro sector tradicionalmente masculino!

Falta de mujeres en tecnología

BB—¿Por qué comunicar esta problemática?

FS—Google es una empresa diversa que respalda la igualdad de género, pero hay cuestiones que nos exceden, por ejemplo, la oferta de ingenieras. Las problemáticas se inician unos pasos atrás: cuántas mujeres eligen carreras duras y por qué suelen no escogerlas, es decir, por qué hay tan pocas mujeres en tecnología. Ahí pasamos a otra: los modelos que mostramos a las nenas por el simple hecho de ser mujeres: ¿por qué, en vez de regalarles un cochecito, no les regalamos un Lego o un robot para armar?

Estas son temáticas sociales, culturales y educativas. Hay una cantidad de ingenieras en el país de las cuales algunas están sumamente capacitadas, otras medianamente y otras poco. Una compañía como Google, que busca ingenieras con determinadas características, tiene un universo de selección reducido porque pocas mujeres se han inclinado a la ingeniería.

Entonces, cuando se abre un puesto de ingeniero, hay más chance de que sea ocupado por un hombre. No significa que no exista una mujer que cumpla con esas condiciones, es una cuestión de proporción estadística.

Creo que hay un estereotipo que romper, y esto se logra fomentando una cultura diferente, cambiando patrones en los sistemas educativos, en la casa, en los grupos sociales. Necesitamos de manera urgente cambios de paradigmas para que todo sea más diverso, que haya más docentes hombres y más ingenieras mujeres. Google promueve que en la diversidad está la riqueza, necesitamos diversidad en todas las áreas.

BB— Un estudio de McKinsey y LeanIn.Org informa que en Silicon Valley las mujeres ocupan el 36% de los puestos de entrada en el sector de la tecnología y solo el 27% de los cuadros medios. Las cifras son peores para puestos de vicepresidente o superiores. En este momento en que tenemos mayor acceso a lugares públicos, al ejercicio de poder, ¿qué falta para concretar el acceso a puestos de decisión en directorios de empresas tecnológicas?

FS—Primero, el acercamiento de las mujeres a la tecnología a una edad temprana. Segundo,  creo que las políticas públicas en favor de esto funcionan como factores de aceleración, hay ejemplos en países como Suecia o Noruega, donde se reglamentó una ley según la cual el 50% de los miembros de los directorios de las empresas estatales tienen que ser mujeres. Esto se cumplió con exactitud y además se irradió a las empresas privadas.

Muchas veces se critica estas medidas porque se dice que son independientes de la capacidad de los postulantes, sin embargo la experiencia demuestra que funcionan como aceleradores de cambio.

BB— ¿Significa que es positivo recurrir al cupo?

FS—Sí, lo vemos en la política, uno de los primeros ámbitos donde se reglamentó el cupo femenino, hoy en la composición de las cámaras hay muchas mujeres que ocupan espacios de poder en el ámbito público.

¿Viste nuestra iniciativa para Equidad de Género "Ring the Bell on the 7 Seas"?
Todos podemos hacer algo para fomentar desde muy temprano un balance de género en los diferentes campos.

Todos podemos hacer algo para fomentar desde muy temprano un balance de género en los diferentes campos.

La flexibilidad de la organización contribuye a sumar más mujeres en tecnología

BB— Vos entraste a trabajar a Google durante el embarazo de tu primer hijo, algo que no es frecuente en otras empresas e industrias. ¿Qué les justificó tomar esta decisión a favor de tu incorporación, habiendo podido tomar a un hombre?

FS—Esto se lo tendrías que preguntar a Google (risas). Para poder entrar no sólo te entrevista quien podría ser tu futuro jefe, sino también otras personas, jefes de otras áreas. Es un recurso muy interesante.

Cuando pregunté por qué me iban a tomar estando embarazada, quien se convirtió en mi jefe me contestó: “¿Vos pensás que en Google contratamos a la gente por su estado y no por su talento?”

BB— Más que hablar de un “perfil”, ¿qué les atrajo de vos, para tomarte aun en ese estado en el que la mayoría de las empresas te hubieran descartado como postulante?

FS—Creo que Google decidió por mí porque tengo cosas que jugaron a mi favor. Primero, me gusta asumir riesgos. Ya presentarme a un proceso de entrevista sabiendo que estaba embarazada significa que la empresa puede ser “particular”, pero yo también lo soy. Segundo, acá no es suficiente el hecho de que seas muy bueno en lo que sabés hacer, sino que además puedas traer una ruta, una hoja de vida interesante, rica, que tenga también fracasos, pruebas, intentos.  Empecé a trabajar muy joven, primero en Mc Donalds, gané una beca para estudiar en Finlandia, trabajé y viví en México, en Trinidad y Tobago. Estuve siempre en movimiento y buscando cosas diferentes que sumaran valor y riqueza a mi vida. Me gusta la música, toco instrumentos de oído. Esto en Google suma mucho. Podés tener un PhD en IT, pero si no aportás algo distinto, te va a faltar ese plus.

En tercer lugar, desde un punto de vista más técnico a nivel comunicaciones, creo que una de las cosas que sumó a mi trabajo es un componente de mucha creatividad; y cuarto, no concibo mi trabajo si no es con pasión. Es algo que se transmite, soy una persona apasionada por lo que hago.

Las mujeres en tecnología aportan un estilo de liderazgo diferente

Florencia Sabatini, Gerenta de Comunicaciones de Google Argentina.

Florencia Sabatini, Gerente de Comunicaciones de Google Argentina.

BB— ¿Cómo es tu estilo de liderazgo?

FS—Muy transparente y participativo. Pueden dar cuenta de esto quienes participan de nuestras reuniones semanales, que resultan interesantes, divertidas, dinámicas y enriquecedoras. Trabajar con alegría es fundamental para nosotros.

Creo que mi liderazgo tiene una cuota importante de humor, el buen clima para mí genera todo. Es la base para que uno se sienta cómodo para compartir, para aportar ideas, nadie te va a censurar o mirar con mala cara.

Fui docente universitaria muchos años, eso fue un entrenamiento en cuanto a la dinámica de grupo, lo enfocada que tenés que estar si tenés que mantener atentas a 45 personas. Parte de esa experiencia es lo que me permite gestionar exitosamente los grupos de trabajo.

Creo que la transparencia nos puede llevar siempre más lejos, en vez del ocultamiento, la tergiversación o el disfraz. Hay quienes adhieren más o menos a esta postura porque a veces no es conveniente, políticamente hablando. Pero a mí ser así, sin dobleces, siempre me trajo buenos resultados en el trabajo en equipo. Lo que ves es lo que tenés.

Las mujeres en tecnología suelen romper barreras desde temprano

BB— ¿Trabajaste en empresas donde no era valorada tu creatividad?

FS—Si claro, y era una molestia. Ya en la escuela primaria. No hay mucho espacio para la creatividad en un colegio de monjas. Usábamos uniforme, teníamos que responder a un modelo al que yo no respondía bajo ningún punto de vista.

Fui a la primaria durante la dictadura militar y la cosa muy pautada la puedo soportar hasta que empieza a no tener sentido. Y cuando no lo tenía yo lo replanteaba, con muchísimo respeto, y ése era el problema, porque yo era muy educada, presentaba cartas, hablaba con mucha propiedad.

A los once años me regalaron un organito de veinte teclas y empecé a sacar las canciones de la iglesia. Una vez una maestra me sumó a la misa con mi pequeño órgano, intercalado a las canciones con guitarra. Cuando la directora se enteró, por poco le da un ataque: “acá las canciones de iglesia se tocan con la guitarra, no quiero ninguna variación”, dijo. Fue triste para mí, habría sido una manera de hacer menos monótona la misa.

Un día tocó el timbre de mi casa el único hombre del colegio: el cura, el Padre Ítalo (no me voy a olvidar nunca), me trajo un órgano profesional para que practicara, quería que yo tocara en la misa de fin de año. “Pero la directora no quiere”, le dije. Mi mamá no entendía, yo no le había contado nada. El padre Ítalo le explicó: “Le traje el órgano porque la misa de fin de año la organizo yo, y quiero que ella toque”.

Estuve tres meses practicando. En la misa de fin de año apareció el órgano en la capilla del colegio, todo el mundo miraba extrañado. El propio cura se rebeló conmigo y me acompañó para introducir una innovación donde parecía imposible. Siempre desestructuro moldes, no confrontando mal y, continuamente, aparece alguien a quien le gusta lo disruptivo y dice: “sí, asumamos el riesgo”.

BB— ¿Qué hacer para que las mujeres con iniciativa y enfoque personal conserven ese potencial interno y no lo abandonen en empresas donde no lo reconocen, con jefes que no las valoran? No siempre la solución está en irse y no siempre la solución está en quedarse, ¿que podrías decirles?

FS—Las mujeres creemos que el poder que ahora tenemos se debe a la mayor visibilidad de los temas, pero el poder femenino siempre residió en las propias mujeres. Y creo que este mensaje nos tiene que llevar desde la convicción hasta la acción, a seguir modificando las cosas.

A lo largo de la historia hubo mujeres que hicieron cosas muy importantes en sistemas que estaban en su contra. El registro público de estas grandiosas obras está disminuido, pero ahora con la tecnología e internet no hay límites para su difusión.

BB— La conectividad favorece que no estemos haciendo cosas de manera aislada. Hoy las mujeres nos estamos agrupando, visibilizando, no estamos donde estábamos antes.

FS—La tecnología es un gran acelerador de este proceso. Estoy a favor de la igualdad de género pero no a través de un feminismo extremo. He crecido y evolucionado profesionalmente donde el contexto no era tan favorable, viví un año en México, una sociedad que a principio del 2000 era extremadamente machista, y pude desenvolverme sin problema. Nunca dejé de creer en mí, nunca me sentí inferior.

A veces pienso que las mujeres tenemos que creer más en nosotras mismas para poder ser agentes de cambio con alto impacto. Y vuelvo al inicio de nuestra entrevista: para eso los números son fulminantes, dejemos las declaraciones generalistas y poco precisas. Empecemos a acompañarlas con números y porcentajes. Es bueno que tomemos algo del mundo de los hombres, que son más concretos, más numéricos. Si queremos sumar más mujeres en tecnología y en otros campos tradicionalmente masculinos, usemos herramientas como los datos y las estadísticas.

Insights de Florencia Sabatini para que las mujeres sean agentes de cambio de alto impacto.

Insights de Florencia Sabatini para que las mujeres sean agentes de cambio de alto impacto.

Aprender del error. Perder el miedo al fracaso. Entrevista a Ale Marcote

La primera vez que la vi, Ale Marcote conducía una Fuckup Night especial dedicada al día de la mujer. Este evento, que busca desmitificar el fracaso e impulsar el concepto de que necesitamos aprender del error, ya tiene presencia en más de 270 ciudades y más de 70 países.

Es que Ale Marcote, como prefiere que la llamen, luego de dar un giro a su profesión de contadora está desarrollando una carrera excepcional como consultora, facilitadora del aprendizaje basado en errores en organizaciones, capacitadora en liderazgo, trabajo de equipo, coaching y metodologías ágiles. Desde que organiza FuckUp Nights Buenos Aires reúne bimestralmente a 600 personas que se suman a escuchar historias de éxito basadas en fracasos.

 

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso - Gentileza CCGSM

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires
Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso – Gentileza CCGSM

 Aprender del error

Las palabras error y fracaso suelen estar bastante asociadas. ¿Qué relación tienen entre sí?

Hay una teoría bastante interesante con la que coincido y es que no todos los errores ni todos los fracasos nacen igual, y por ende, no son lo mismo.

La palabra error típicamente alude a que hay algo equivocado. Cuando hay una manera correcta de hacer algo, pero se hace distinto por desconocimiento, o porque no se tienen las competencias o las habilidades o bien no se respetó el proceso. Ahí podemos hablar de error, de equivocación. Por eso es tan necesario entender las causas y aprender del error para que no vuelva a suceder.

Por el contrario, en contextos complejos, VUCA (volátiles, inciertos, complejos, ambiguos), uno no sabe cuál es la respuesta, o tal vez no hay una única respuesta. En ese caso, si algo no funcionó, podríamos no hablar de error -ya que desconocemos cuál es la forma correcta-, sino de intento fallido.

El fracaso por definición es un resultado adverso, muy asociado a la frustración (raíz de la palabra). Puede darse como consecuencia de lo que comúnmente denominamos error, o bien porque, por ejemplo, nos encontramos en un contexto de experimentación. Por lo cual hasta podría decirse que es esperable. Así como la ciencia admite que se pueden hacer distintos ensayos hasta obtener lo que se busca, en el mundo de los negocios podríamos empezar a pensar en el mismo sentido. En tiempos de cambio y en contextos donde mucha de la información no la conocemos, si necesitamos innovar necesitamos saber que el intento “puede fallar”.

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello." Ale Marcote Créditos: Diario La Nación

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello.” Ale Marcote
Créditos: Diario La Nación

Lamentablemente, no hablamos en general de los fracasos ni de los errores, no compartimos las experiencias. Sin embargo en cada una de ellas hay algo para aprender. Tampoco se tiende a compartir las causas, falta muchas veces un análisis de ese tipo. Dentro de proyectos exitosos también hay cosas que no salieron como se esperaba, ni mejor ni peor sino diferente. Tanto si salió bien como si no, se analiza muy poco el proceso como para aprender del error.

En un proyecto que salió bien quizás hay menos cosas para aprender porque no se sabe con certeza qué, de todo lo hecho, es lo que dio resultado. En cambio, de los errores se puede aprender mucho. ¿De eso se tratan las Fuckup Nights?

Fuckup Nights es un movimiento mundial de encuentros donde se cuentan casos de fracasos en temas de negocios y de proyectos. Nació hace cinco años y en Argentina lo estamos desarrollando desde 2015. Cada dos meses hacemos un evento donde exponen cuatro emprendedores, gente de empresas o de distintos ámbitos que vienen a contar su experiencia de algo que querían que ocurriera y que salió mal y, en particular, qué aprendieron de esas experiencias.

¿Como coach, cómo llegás a especializarte en el error?

Trabajé más de quince años en empresas, y en los últimos siete estuve muy cerca del mundo emprendedor, donde noté que se hablaba muy poco de la gran cantidad de emprendimientos que no estaban funcionando. Las estadísticas dicen que solo uno de cada diez emprendimientos llega a los cinco años. Hay mucho tiempo y dinero invertidos en proyectos que no funcionan, sin embargo muy pocos se animaban a hablar de “eso”.

Con el desafío de generar una movida contracultural que ayudara a comprender el fracaso como parte de un proceso, es que empezamos a organizar el evento. Por mi experiencia con emprendedores y con empresas, como coach y consultora en transformación cultural, este tema es uno de los pilares de mi día a día.

Los emprendedores tienen entrenamiento en comenzar, probar, cerrar y volver a iniciar proyectos y están adoptando muy rápidamente esta filosofía respecto del fracaso. A las organizaciones esto les está costando más, ya que es parte de una transformación cultural. Hoy necesitan innovar, y en muchos casos, ya es una cuestión de supervivencia. Sin embargo, internamente se castiga o se oculta lo que no salió de la forma esperada, lo cual va en detrimento de la innovación buscada y desmotiva las acciones en este sentido.

Un referente de una empresa global me comentó que aproximadamente el 95% de los proyectos que empiezan no termina como se habían proyectado. Pero no saben bien porqué, no tienen un análisis en detalle de las causas. Quizás en otro país se hace algo similar y no se enteran. ¡Imagínense si la empresa pudiera capitalizar el aprendizaje de ese 95%! E incluso me pregunto: ¿podría haber sobrevivido algún proyecto si se hubiera compartido lo que no estaba saliendo según lo esperado? ¿Se habría podido dar un giro a tiempo?

Los líderes se encuentran ante el desafío de generar nuevas conversaciones en sus equipos, de modo de habilitar la posibilidad de hablar sobre y aprender de los errores y fracasos, y aprovechar al máximo los aprendizajes, e incluso, incentivarlos a pedir feedback y ayuda a tiempo. Todo este gran campo de acción es el que a mí me apasiona.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Aprender del error como mujer

¿Cómo te acercaste a la temática de género?

Me costaba mucho encontrar mujeres que quisieran subir al escenario en una Fuckup Night a contar algo que les había salido mal.

Después de un evento en el que solo hablaron hombres, decidí que eso no podía volver a ocurrir. Me contacté con muchas mujeres que están o estuvieron desarrollando proyectos muy interesantes en empresas y en emprendimientos propios. Sin embargo me costaba mucho que se decidan a compartir públicamente sus errores, aún cuando su mirada particular sobre el proceso de aprendizaje podía ser valiosísima para otros.

En marzo de este año, para el día de la mujer, propuse que hubiera cuatro mujeres sobre el escenario contando sus experiencias. Para ello convoqué a las distintas organizaciones que trabajan con el empoderamiento de la mujer, y afortunadamente obtuvimos mucho apoyo. El Red Shoe Movement estuvo presente como auspiciante y con varias de sus representantes entre el público. Es importante que participen porque después cada una de las mujeres lo multiplica en sus redes.

¿Por qué creés que les cuesta más a las mujeres hablar de los fracasos?

Las mujeres tratamos de ser “perfectas” en los distintos ámbitos, no solamente somos muy exigentes en lo personal, también en lo laboral. Queremos llegar al hogar y que todo esté perfecto, además de lo físico y la imagen.

Esta perfección en tantos ámbitos es una gran autoexigencia. Mostrar que algo no salió como uno esperaba genera en la mujer una sensación negativa ante la mirada de los demás. Más que miedo al fracaso, hay algo del orden de la vergüenza. Brene Brown habla de la vulnerabilidad y de un sentir muy común entre algunas mujeres, que es el sentido de “no ser suficiente”.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

El trabajo afecta al hombre más en su hacer, mientras que a la mujer la afecta más en su ser. Un hombre que vuelve de trabajar a la noche cuando sus hijos ya están durmiendo no pone en juego su valía como padre. Pero para una mujer esto es inconcebible, porque además de un sentimiento de fracaso la asalta el miedo a ser juzgada o criticada por “abandonar” a su familia. ¿Pensás que es así?

Justamente estoy investigando desde el coaching este tema que preocupa a las mujeres. Es muy interesante trabajar sobre estos mandatos y preocupaciones, esto de pensar “no soy suficientemente buena en esto” o “llego a casa cansada y no me siento motivada con los chicos”, son temas que nos dan vergüenza y no permiten que nos abramos a la conversación, por lo que generalmente permanecen en el silencio.

La búsqueda de la perfección no permite aprender del error, y mucho menos cuando no se pide ayuda. Es algo que hay que incentivar más a las mujeres: pedir ayuda, pedir consejo, un espacio para conversar y para mentoreo en las organizaciones. Si nosotras no podemos compartir lo que nos está pasando es muy difícil salir de ese lugar. Pero además, las estadísticas revelan que incluso cuando la mujer está en un área de conocimiento no particularmente femenino, como ciencia o tecnología, es juzgada mucho peor si se equivoca o si toma una decisión que no es la mejor. Está más expuesta a miradas reprobatorias que un hombre.

Lo que hay que considerar es que la mujer tiene una mirada más holística, en cuanto a considerar no solamente los números sino también a las personas. Y eso es una oportunidad para las mujeres para liderar diferente a los hombres, ni mejor ni peor. Hoy, lo bueno es que una mujer puede acceder al liderazgo con sus capacidades y miradas sin tener que masculinizarse.

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote, sos una experta en fracasos que se transforman en éxito. ¿Cómo se gestiona el miedo al fracaso?

Mucha gente opina que hay que perder el miedo. Pero el miedo en sí no es algo negativo, es una emoción, y como tal, algo nos quiere decir. El miedo particularmente nos indica que interpretamos que no contamos con los recursos suficientes (materiales, habilidades, conocimiento, etc.) para afrontar una determinada situación. Por eso es que, más que ocultarlo o perderlo, lo interesante es ante todo aceptarlo y luego entender qué nos está informando. Porque si tengo una emoción y me peleo con ella no tengo un problema, tengo dos.

Hay que empezar a hacerse algunas preguntas: a qué le estamos teniendo miedo en particular, qué nos preocupa a la hora de emprender un negocio: ¿que no tengamos el dinero, la capacidad, o que si lo hacemos y nos va mal eso va a afectar nuestra imagen o nuestra economía? Muchas veces el miedo es imaginario, pero otras, nos puede estar avisando que no tenemos una determinada habilidad o recurso.

Hablarlo, y no necesariamente en un evento ante 500 personas, sino con gente de confianza, ayuda a decantar las ideas: qué pasaría si lo hago, que pasaría si no lo hago, etc. Ayuda descomponerlo en partes, entender el mensaje, deconstruirlo.

Las ideas de “todo” y “siempre” son abrumadoras. Cuando uno aborda un tema en pequeñas piezas puede trabajarlas mejor que al conjunto en su totalidad.

Puedes seguir a Ale Marcote por redes sociales:

Twitter: @AleMarcoteOK

Instagram: @AleMarcote

Linkedin  Alejandra Marcote

 

Cómo aumentar tu creatividad con la técnica Da Vinci para cultivar tu auto motivación

Atrévete a aumentar tu creatividad viviendo tu desarrollo profesional como un continuo proceso de aprendizaje. Aplica la técnica Da Vinci para despertar la automotivación en tu carrera profesional. Aquí te cuento cómo.

¿Quieres aumentar tu creatividad?

Leonardo da Vinci, la persona más creativa en la historia de la humanidad, tenía un atributo que guió su larga vida en el arte, la ciencia, la investigación y los inventos. ¿Adivinas cuál fue? Una curiosidad insaciable. Entonces te invito a comenzar tu camino creativo aprendiendo a hacer preguntas y analogías para aumentar tu creatividad.

A través de estudios sobre sus cuadernos de notas, se sabe que Da Vinci realizó múltiples observaciones, escribió reflexiones, dibujó esquemas, estableció hipótesis y sacó conclusiones sobre los ilimitados temas que despertaban su interés. En ese proceso interconectó muy diversas disciplinas.

Los cuadernos de Da Vinci dan cuenta de sus procesos creativos. Puedes aumentar tu creatividad aplicando sus técnicas.

Los cuadernos de Da Vinci dan cuenta de sus procesos creativos. Puedes aumentar tu creatividad aplicando sus técnicas.

Esto mismo puedes hacer con tus conocimientos y experiencia para aumentar tu creatividad. Igual que cuando ibas al colegio, tomar notas, destacar frases, hacer garabatos, esquemas, cuadros sinópticos y anotaciones puede convertirse en uno de los mejores aliados de tu creatividad.

En los veinticinco manuscritos de Da Vinci analizados, los investigadores hallaron una fuerte relación entre pensamiento complejo (capacidad de interconectar distintas dimensiones de la realidad) y pensamiento creativo. Esto incrementó las habilidades de autoconocimiento, autoconfianza y automotivación del genio al que tanto admiramos.

Crear es relacionar de distintas formas elementos ya existentes. Todas las formas de creatividad surgen de una nueva combinación; de situar los objetos en una nueva perspectiva. Es un proceso parecido a lo que sucede con los cristales de un caleidoscopio, cuando al moverlo se generan infinitas combinaciones.

Al abordar un problema o desafío desde diversas perspectivas aumentas tu capacidad de establecer analogías entre elementos antagónicos. Esto tiene una relación directa con el desarrollo creativo.

Por esta razón, Leonardo obtenía múltiples resultados creativos a través de su proceso: conectaba distintas dimensiones de la realidad, las enlazaba con ideas pasadas, con el entorno, con la imaginación, y por supuesto, también con el conocimiento. Tú también puedes entrenar tus habilidades, conocimientos e imaginación para incrementar tu creatividad.

Una de las mejores maneras de incrementar tu creatividad es practicar el pensamiento complejo. Crédito de arte: Mona Lisa por Meerinskaya Mir Ales

Una de las mejores maneras de incrementar tu creatividad es practicar el pensamiento complejo. Crédito de arte: Mona Lisa por Meerinskaya Mir Ales

Entrena tus habilidades, conocimiento e imaginación para aumentar tu creatividad

Probar, probar y probar

Para aumentar tu creatividad es esencial que expandas tu mente. Por lo tanto, es bueno invertir con regularidad en oportunidades de aprendizaje.

A partir de ensayos y errores, y de los estudios sobre el tornillo de Arquímedes y sus observaciones sobre el agua, Leonardo infirió que el comportamiento del aire debía ser equivalente al del agua, por tratarse ambos de un fluido. Así llegó a la creación del tornillo aéreo, el primer prototipo de helicóptero.

Haz ensayos permanentes para aumentar tu creatividad.

Resolver problemas creativamente despertará en ti la automotivación necesaria para emprender nuevos desafíos.

Recuerda que es necesario incorporar el error y la incertidumbre como parte natural del proceso creativo. Muchas veces la medición de un error te acerca más directamente a una solución sostenible sin necesidad de posteriores correcciones. En este sentido, nada mejor que un buen error temprano para descartar la mayor cantidad posible de amenazas a largo plazo.

Cuando resuelves problemas de manera creativa generas un círculo virtuoso de auto motivación para continuar asumiendo mayores desafíos.

Cuando resuelves problemas de manera creativa generas un círculo virtuoso de auto motivación para continuar asumiendo mayores desafíos.

9 pasos para aumentar tu creatividad con la técnica Da Vinci

  • Tiempo: 10 minutos
  • Preparación o conocimientos: ninguno
  • Recursos necesarios: papel y lápiz o rotafolio con rotuladores

Michael Michalko, en su libro “Thinkertoys” detalla la técnica de Da Vinci en varios pasos.

Céntrate en el problema o desafío en el que estés trabajando    
Escríbelo en un papel y reflexiona sobre él unos minutos. Te ayudará si lo haces con los ojos cerrados.

Hazte preguntas sobre lo que aún no tienes resuelto: ¿qué es lo que no encaja? ¿Cuáles son los obstáculos principales: lo que conozco o algo desconocido? ¿Cómo lo veo en este momento? ¿Qué es lo que más me agrada? ¿Qué es lo que más me molesta?

1Relájate                
Respira conscientemente, siente la entrada y la salida del aire, cómo se ensancha tu abdomen al inhalar, qué sensaciones tienes al retener el aire y al soltarlo suavemente. Al estar relajada tu intuición aflora con mayor libertad en forma de ideas y símbolos. Abre los ojos cuando sientas que tu mente se aquietó.

2Deja que tu intuición te ofrezca imágenes y escenas que representen tu situación            
No tienes que saber qué dibujarás, ni aún mientras lo haces. Aumentar tu creatividad es un proceso en varias fases, no intentes adelantarte.

3Dibuja un límite o frontera para el problema      
No importa el tamaño ni la forma, puedes dibujarlo rudimentariamente. Los límites ayudan a establecer una unidad que tiene significado en sí misma y da un sentido a tu dibujo. El objetivo es separar el problema de lo que lo rodea, para concentrarte en él.

4Dibuja como tu mente quiera    
No busques una dirección consciente. Puedes probar utilizando la mano contraria para no tener un control voluntario de las imágenes. Como se trata de un dibujo privado, y nadie más va a verlo, aprovecha para no censurarte. Esta técnica no requiere un resultado estético, se trata de revelar información de tu inconsciente, por eso te será de gran ayuda hacerlo sin detenerte a pensar u opinar. Haz tantos dibujos como creas necesarios.

5Examina tu dibujo
Observa el conjunto de la imagen y luego las partes por separado. Son las representaciones visuales de tus pensamientos. Busca señales o información nueva entre los símbolos y garabatos. Puedes probar también girando la hoja para descubrir nuevas formas y significados azarosos.

6Escribe la primera palabra que venga a tu mente para cada imagen, símbolo, garabato, línea o estructura

Aumentar tu creatividad requiere una dosis de no saber con qué nos vamos a encontrar, eso implica que abandones el deseo o la necesidad de controlar el resultado. No esperes lograr ideas ordenadas o un texto coherente.

7Combina todas las palabras y escribe un párrafo
Haz asociaciones libres escribiendo todos los pensamientos que acudan a tu mente. Compara el párrafo con tu dibujo. Revisa tu párrafo hasta que estés convencida de que ambos representan los mismos pensamientos en dos lenguajes diferentes: verbal y gráfico.

8Piensa cómo lo que has escrito se relaciona con tu problema

¿Cambió en algo tu punto de vista? ¿Obtuviste alguna idea nueva o nuevas percepciones? ¿Algún elemento te sorprendió o sembró una duda? ¿Hay algo fuera de lugar?

9Presta atención a cada pregunta que aparezca en tu mente

Vuelve a reflexionar, como en el punto 1, en cada una de las preguntas que te surjan. Intenta encontrar más de una respuesta, aún si te parece disparatada. ¿Qué es eso? ¿Cómo se explica? ¿Dónde está? ¿Qué puede significar? ¿Con qué lo relacionas?

Cuándo usarla

Esta técnica te ayuda a entender mejor un problema complejo, lo que te facilitará su resolución. Al aportarte nuevas perspectivas te permite entender el problema en sus múltiples facetas y obtener soluciones alternativas.

Otras versiones

Si bien se trata de una técnica individual, puedes proponer practicarla en grupo, el intercambio enriquece y te ayudará a aumentar tu creatividad. En este caso, hay dos opciones: cada participante crea su propio dibujo, o se designa a alguien que dibuje en un pizarrón o rotafolio. En ambas alternativas, te recomiendo elegir un coordinador que, además de organizar la sesión, tome nota de las ideas, comentarios y propuestas a medida que van surgiendo.

No castigues el error. Es parte natural del proceso creativo. Nada mejor para aumentar la creatividad que errar temprano y aprender del error.

No castigues el error. Es parte natural del proceso creativo. Nada mejor para aumentar la creatividad que errar temprano y aprender del error.

Tips para aumentar tu creatividad con esta técnica

1No te bases en resultados. Es normal que demores algunas sesiones hasta soltarte y encontrar ideas.

2No cambies de problema cuando no encuentres ideas. Practica diariamente diez minutos, pregúntate: “¿cuál es el estado de mi problema hoy?”, y repite el ejercicio hasta que des con la solución.

3Recuerda: cuanto más repites la práctica, más te entrenas. Cuanto más te entrenas, más incrementas tu creatividad.

4Entender dibujos simbólicos es como deshacer un nudo: tienes que pasar el hilo por el mismo sitio por el que pasó cuando se anudó. Cuando busques ideas en tus dibujos, vuelve a tu inconsciente, que es de donde vinieron las imágenes; si es necesario, pregúntate por ese nudo y respóndete con otro dibujo cuantas veces lo necesites.

Un ejemplo de cómo la creación parte de un objeto conocido y crea uno nuevo

Un ejemplo de cómo la creación parte de un objeto conocido y crea uno nuevo

Bonus track

Así pensaba Leonardo

En su libro “Atrévase a pensar como Leonardo Da Vinci”, (How to think like Leonardo Da Vinci) Michael Gelb expone las razones que llevaron al genio de todos los tiempos a desarrollar al máximo sus talentos. En él ofrece una guía con la que puedes aprender a utilizar todos los recursos de tu inteligencia para aumentar tu creatividad:

Curiosidad: actitud de insaciable curiosidad ante la vida, una inagotable sed de aprender. Una de las herramientas más poderosas para mantener activa la curiosidad es la pregunta.

De acuerdo con Gelb, lanzar preguntas relacionadas con el tema y la necesidad es un gran ejercicio. Escribe todas aquellas que se te ocurran. Después, asegúrate de responderlas sin jerarquizar, recuerda que cualquier duda, por más inverosímil que parezca, puede ser de ayuda.
Demostración: poner a prueba los conocimientos a través de la experiencia y persistencia. Disposición a aprender de los errores.

¿Cómo puedes generar una idea que abarque toda la necesidad? La respuesta está en las perspectivas, asegúrate de que las necesidades se cubran desde distintas visiones. Para esto te resultará útil recibir ayuda de tu equipo. Lo ideal es componer equipos de trabajo diversos: hombres y mujeres, distintas áreas, edades y necesidades.

Sensibilización de los sentidos: continuo refinamiento de los sentidos como medio de estimular la experiencia. Conocemos el mundo (externo e interno) a través de nuestros sentidos. Prueba nuevos sabores, escucha melodías diferentes, visita lugares nuevos. Desarrolla tu grado de percepción para aumentar tu creatividad.

Factor indeterminado: predisposición a aceptar ambigüedad, la paradoja y la incertidumbre. Vivir en estado de aprendiz, como Leonardo, implica humildad, aceptar que nadie sabe todo y que es bueno transitar diferentes opciones hasta la definición del tema que quieres resolver. Recuerda que la creatividad aflora de lo nuevo y de lo desconocido.

Arte y Ciencia: desarrollar un balance entre ciencia y arte, lógica e imaginación, utilizando ambos hemisferios cerebrales, pues cada uno tiene una capacidad específica diferente. Leonardo decía que “los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula: no podrán saber a dónde van”.

Corporalidad: cultivar el movimiento, ambidextreza, destreza física y equilibrio para aumentar el propio conocimiento y la conciencia corporal. Da Vinci era una persona atlética y se preocupaba por mantener su cuerpo en forma. Mantenerte saludable y vital es clave para aumentar tu creatividad.

Conexión: reconocimiento y apreciación de la interconexión de todas las cosas y fenómenos. Nada queda por fuera del universo, lo que equivale a decir que todo está conectado. Estas conexiones entre ideas alejadas entre sí son las que distinguían la calidad y originalidad de este genio. Leonardo descubría cosas nuevas en las ya existentes. Por eso, aléjate de lo ya descubierto, busca nuevas alternativas que te permitan resolver las necesidades presentes, intenta llegar más allá de lo que buscas.

¿Quieres convertirte en una de las personas más creativas de la historia? ¡Comienza ya a entrenarte para aumentar tu creatividad!

 

Cómo hacer un brainstorming exitoso – Estrategia clave de innovación

El brainstorming está muy difundido como técnica grupal para generar ideas. Sin embargo pocos saben cómo aprovecharlo al máximo para producir ideas poderosas. Aquí te cuento las reglas para hacer un brainstorming exitoso.

A lo largo de los 20 años que llevo trabajando en creatividad he comprobado que todo el mundo puede aportar ideas. Aún las personas que se consideran poco o nada creativas pueden descubrir y entrenar su hemisferio cerebral derecho igual que cuando aprenden una habilidad que hasta entonces no reconocían tener, como un idioma o un paso de baile.

Hoy vamos a explorar cómo activar tu creatividad y la del grupo profesional en el que te desempeñas para lograr sesiones de brainstorming súper efectivas que te ayuden a resolver desafíos concretos. Empecemos.

Para tener un brainstorming exitoso hay que considerar dos variables: el tiempo y la cantidad de ideas a las que se quiere llegar. Siempre se debe establecer de antemano una de estas dos variables.

Si nos proponemos como objetivo 30 ideas, el tiempo estará supeditado a esta cifra y cerraremos la sesión una vez que la hayamos alcanzado. Si disponemos de 20 minutos para la reunión (extensión ideal), llegaremos a la cantidad de ideas que se generen en ese lapso.

4 leyes de brainstorming exitoso

4 leyes de brainstorming exitoso

 

Las 4 leyes del brainstorming exitoso

Para que una reunión creativa se considere una sesión de brainstorming se deben contemplar cuatro leyes básicas. Si alguna de ellas no se cumple simplemente se están proponiendo ideas. Estas leyes son:

1Posponer juicios: es fundamental y constituye una llave para todas las técnicas creativas en general. Se trata de tomar a las ideas como lo que son: semillas, posibilidades que no son ni buenas ni malas. Esto permite evitar las descalificaciones como: “esa idea no sirve”, o “es imposible de implementar”. Crear y juzgar al mismo tiempo es como echar agua caliente y fría en el mismo cubo.

2Valorar la cantidad y no la calidad de las ideas: centrarnos en producir mucho. Hay dos razones para buscar una gran cantidad de ideas. Primero, las ideas obvias, habituales, previsibles, son las que vienen primero a la mente. Es probable que las primeras 20 o 25 ideas no sean innovadoras ni creativas. Segundo, cuanto más larga sea la lista, más opciones tendremos para escoger, adaptar o combinar. Sólo podemos elegir buenas ideas cuando hemos producido muchas.

3Trabajar sobre las ideas de los demás: se descarta el concepto de ser “el autor de una idea”, sino que se toma cualquier propuesta que emerja para modificarla, intercalarla con otras, etc. Así, cada idea se va multiplicando, potenciando y, en muchos casos, inspira la generación de nuevas ideas.

4Buscar ideas inéditas, alocadas: sin importar si son aplicables o no en la realidad. ¿Por qué? Por un lado, porque si ya se llegó anteriormente a alguna de las ideas surgidas significa que no es nueva. Y por otra parte, las ideas aparentemente disparatadas suelen propiciar un buen clima de intercambio, ayudan a perder el miedo al ridículo y suelen ser muy inspiradoras. En una sesión de brainstorming exitoso siempre hay alguna idea suficientemente disparatada que provoca risa a todo el grupo.

Las ideas son el soporte de la solución, no son “la” solución que estamos buscando al desafío que queremos resolver, por lo tanto son provisorias. Es fundamental saber que las opiniones, el análisis y el razonamiento provienen de la actividad del hemisferio cerebral izquierdo, en tanto la función creativa se genera en el hemisferio cerebral derecho. Se trata de dos momentos diferentes. En cada uno interviene un procesamiento cerebral específico: en el primer caso empleamos el pensamiento vertical, y en el segundo utilizamos el pensamiento lateral.

En momentos de falta de tiempo o de extrema necesidad, un brainstorming exitoso puede salvar vidas.

En momentos de falta de tiempo o de extrema necesidad, un brainstorming exitoso puede salvar vidas.

Algunas variantes para conseguir un brainstorming exitoso

El abordaje por ejes temáticos

Según la complejidad del tema, la urgencia por resolverlo o la constitución del grupo, se puede trabajar en equipos en paralelo por ejes temáticos. Por ejemplo, se plantea el proyecto de abrir un restaurant donde los clientes puedan comer por el mismo valor que les costaría comer en casa. Se podrá abordar el desafío desdoblándolo en tres áreas principales, cada una a cargo de un grupo diferente que podrá trabajar en paralelo.

  1. Un grupo se centrará en cómo reducir costos de locación e instalaciones: compartir alquiler o sublquilar una parte, decoración austera.
  2. Otro, en cómo reducir costos de personal: contratar pasantes de escuelas de gastronomía, eliminar los meseros (caso restaurantes de comida rápida).
  3. Y el tercero, en cómo reducir costos de materias primas y elaboración: contar con una granja propia, automatizar procesos.

Al final de las sesiones paralelas se reúnen los grupos y comparten las ideas.

No existe una persona que no pueda aportar una idea valiosa en una sesión de brainstorming

No existe una persona que no pueda aportar una idea valiosa en una sesión de brainstorming

La técnica 365

Derivada del brainstorming, es ideal para aplicar en grupos introvertidos, con integrantes que no se conocen entre sí o con gente poco participativa. Esta técnica requiere la participación de todos y se puede realizar on line.

Se trata de que produzcan tres ideas cada uno de los integrantes de un grupo de seis personas durante cinco minutos.

Las tres ideas se ponen por escrito en un papel y son anónimas. A los cinco minutos, luego de terminar, se pasa el papel al compañero de la derecha y se reciben las tres propuestas del compañero de la izquierda. Todas las ideas (las que se escribieron y las que se leen) sirven como fuente de inspiración para generar tres nuevas. Se repite el proceso hasta completar la vuelta. Al realizar 6 rondas de 5 minutos se logran 18 ideas por hoja, lo que da un total de 108 ideas en sólo media hora.

En mi experiencia, sugiero acortar el tiempo y limitarlo progresivamente hasta un minuto. Es decir: hacer la primera ronda de tres minutos, la segunda de dos y la tercera de uno. La diferencia es que durante la ronda de tres minutos queda tiempo vacante para pensar, mientras que la inmediatez que requiere el límite de 60 segundos promueve un impulso más directo hacia el papel, evitando la intervención del pensamiento.

Sesión de brainstorming virtual durante coaching online del Step Up Plus

En una sesión on line del programa anual de capacitación de liderazgo Step Up Plus del Red Shoe Movement, compartimos cómo hacer un brainstorming exitoso con mujeres profesionales y ejecutivas de países desde Canadá hasta la Argentina. La propuesta era generar ideas sobre Cómo facilitar el camino en la empresa, para que las mujeres progresen.

Les propuse que empezaran con la idea que tuvieran más al alcance, con lo primero que les surgiera, sin filtrar ni detenerse a pensar. Les aclaré que las primeras ideas generalmente son las menos creativas y las invité a tolerar resultados que tuvieran un escaso nivel creativo.

Esta fase funcionó como un precalentamiento, por lo tanto no se esperaban las ideas más creativas en esta etapa. Luego de las primeras rondas comenzaron a surgir propuestas menos previsibles, aquellas más alejadas de lo que vemos habitualmente, y por lo tanto más originales. Apuntamos a esto, sabiendo que sí o sí íbamos a transitar por un primer momento aparentemente estéril o poco estimulante.

A medida que la sesión se desarrollaba, las participantes iban ganando confianza y fluidez. Esto retroalimentaba su creatividad y calidad de ideas. Cuanto mejores eran las ideas del grupo, mejores ideas producían los demás. En muy poco tiempo la experiencia propia les permitió tomar conciencia del grado de libertad con el que se cuenta en estos entrenamientos.

En la primera etapa de una sesión de brainstorming no juzgamos las ideas. Nos inspiramos en las de otros para crear nuevas.

En la primera etapa de una sesión de brainstorming no juzgamos las ideas. Nos inspiramos en las de otros para crear nuevas.

Resultados de nuestro brainstorming exitoso virtual

El tema propuesto fue:Cómo facilitar el camino en la empresa para que las mujeres progresen”

Aquí ves algunas de las propuestas que las participantes enviaron por chat:

  • Que las empresas paguen licencia por maternidad y por paternidad más largas.
  • Conocer el negocio a fondo.
  • Generar espacios de reconocimiento para las mujeres.
  • Estimular el relacionamiento e influencia con todos los niveles de la compañía.
  • Hacer un club al estilo Red Shoe Movement dentro de la organización.
  • Que paguen babysitting en el trabajo.
  • Teniendo o no una sección con gente a cargo, poder ofrecerle una mentoría proactivamente a una mujer con menor experiencia.
  • Dejar de atacarnos entre nosotras mismas.
  • Poder trabajar remoto todo el tiempo.
  • Reconocer las habilidades que son propias de las mujeres en varios espacios de la compañía.
  • Invitarnos a ser oradoras frente a ejecutivos.
  • Formar una red de influencia.
  • Hacer un día sin mujeres para que noten la diferencia.
  • Evaluar el trabajo por objetivos y no por horarios.
  • No forzar planes a 10 años.
  • Semanas de 4 días más largos.
  • Pagar beneficios aunque trabaje part time.

Luego de esta ronda, les propuse trabajar sobre un eje temático a partir del mismo desafío: “Dentro de este tema nos vamos a centrar en cómo motivar a las mujeres a crecer más allá de los próximos dos puestos”. Les propuse esta consigna porque en algunas reuniones de empoderamiento femenino en Buenos Aires noté que muchas mujeres no se visualizan a lo alto: no se ven a ellas mismas en las cúpulas de las empresas. Entre otras, éstas fueron las propuestas en esta segunda etapa de brainstorming:

  • Tener una reunión periódica con el CEO o la CEO.
  • Mantener conversaciones de valor con mujeres que están dos cargos arriba de nosotras.
  • Organizar charlas con altas ejecutivas que compartan su trayectoria.
  • Conectarse con lo que podrían hacer, con la diferencia que harían desde ese lugar.
  • Generar condiciones iguales de beneficios para hombres y para mujeres.
  • Identificar una figura que haya llegado a esa posición y detectar si puede convertirse en mentor o mentora nuestra.
  • Diseñar el plan de carrera soñado.
  • Mentoría con ejecutivas clave.
  • Retroalimentación constante con quienes están por debajo.
  • Buscar referentes dentro y fuera de la empresa para conocer historias de otras ejecutivas.
  • Pasar el after hour a lunch hour para socializar.
  • Participar en proyectos estratégicos.
  • Co-liderar un cargo más alto.
  • Hacer participar a los ejecutivos que nos ofrecieron participar en el RSM para que conozcan bien lo que nos han brindado. De esa forma pueden comprender más nuestra visión.
  • Hacer conocer nuestro deseo claramente, las ganas de que queremos más.

Estos resultados son una producción grupal basada en el trabajo de todos. Significa que en una sesión de producción de ideas compartidas es extremadamente productiva ya que las ideas de unos inspiran a los otros.

Para lograr un brainstorming exitoso hay que entender claramente las dos etapas del proceso.

Para lograr un brainstorming exitoso hay que entender claramente las dos etapas del proceso.

Reflexiones finales para que conduzcas un brainstorming exitoso en tu organización

Las ideas son un motor pero por sí mismas no llevan al cambio. Es decir: son necesarias pero no suficientes. El trabajo que se requiere a continuación consiste en sesiones de análisis, clasificación y evaluación de las ideas para seleccionar las mejores, y luego realizar una prueba piloto. En esta etapa posterior sí interviene el hemisferio cerebral izquierdo mediante el análisis, la lógica, la planificación, la selección, verificación, corrección, etcétera.

Una de las cosas que más impacta a los participantes de una sesión de brainstorming exitosa es comprobar que todos los participantes están en condiciones de hacer aportes. Muchos logran vencer así sus propios prejuicios con respecto a su falta de creatividad. Todos podemos aportar nuestro grano de arena, hacer propuestas o variaciones sobre la idea que formuló alguien.

Mi recomendación para que la sesión de brainstorming sea un éxito es nombrar un coordinador que, además de guiar la actividad, verifique que se cumplan las reglas.

Y tú, ¿estás lista para hacer un brainstorming 100% exitoso para resolver tu próximo desafío de carrera?

 

 

Pensamiento Lateral: Descubre qué es y cómo ejercitarlo

El pensamiento lateral cumple dos funciones: generar ideas creativas y resolver problemas. Cuanto más lo ejercitamos, encontramos más y mejores soluciones a los diferentes desafíos y en menos tiempo.

¿Qué es el pensamiento lateral?

“Hay seis huevos en una canasta. Seis personas toman, cada una, un huevo. ¿Cómo es que al final aún queda un huevo en la canasta?”

(Respuesta: La última persona se quedó con la canasta con un huevo.)

Éste es un típico desafío que para su resolución requiere del uso del pensamiento lateral. ¿Por qué? Porque más que datos o razonamiento lógico, lo que demanda son procesos mentales relacionados con la perspicacia, la creatividad y el ingenio.

La familia, la educación, la cultura estimulan la memoria y el pensamiento vertical, basado en la lógica, que es una habilidad necesaria pero insuficiente por sí sola. Tenemos dos hemisferios cerebrales, cada uno especializado en un tipo de procesamiento: el izquierdo es racional y el derecho es creativo. Necesitamos desarrollar ambas capacidades e integrarlas para ser más efectivas a la hora de resolver problemas de la vida diaria y profesional.

No hay requisitos para incorporar el pensamiento lateral. Simplemente se entrena mediante ejercicios y el uso de técnicas creativas específicas que nos permiten usarlo a voluntad. Es como ir al gym, pero en este caso, para mantener nuestra mente en forma.

El pensamiento lateral permite cavar pozos en diferentes lugares en lugar de profundizar en un mismo pozo (solución, idea)

El pensamiento lateral permite cavar pozos en diferentes lugares en lugar de profundizar en un mismo pozo (solución, idea)

Dos estilos de pensamiento: vertical y lateral

El término pensamiento lateral fue acuñado por Edward de Bono en la década del 60 para diferenciarlo del pensamiento convencional o vertical, basado en experiencias, suposiciones y deducciones. Usar la memoria y el pensamiento vertical significa aplicar una mayor dosis de la misma solución a un problema. Es decir nos llevan a cavar más hondo en un mismo pozo.

Mediante el pensamiento lateral, en cambio, cavamos un pozo en otro lugar. Y si no resulta, lo intentamos en otro, o en lugar de un pozo cavamos un túnel, o repensamos el planteo básico, que es donde suelen estar muchas veces los problemas. Porque además de una forma de procesamiento mental, el pensamiento lateral es un método para usar la información. Considera que siempre hay varias posibilidades de enfocar una situación y no solamente una, como sucede en el pensamiento vertical.

El objetivo del pensamiento lateral no es elaborar ideas correctas, sino gran número de ideas. Luego, en una etapa posterior, aplicando el pensamiento vertical, se las analiza, se las mejora, se descartan las no válidas, se eligen las posibles y se implementan en prototipos o pruebas piloto.

En una primera etapa el foco debe estar en producir gran cantidad de nuevas ideas. En una segunda, se analizan cuáles pueden ser puestas en práctica. Hay que saber en qué momento usar el pensamiento lateral y el vertical.

En una primera etapa el foco debe estar en producir gran cantidad de nuevas ideas. En una segunda, se analizan cuáles pueden ser puestas en práctica. Hay que saber en qué momento usar el pensamiento lateral y el vertical.

Saber usar el pensamiento lateral tiene un valor increíble. Más sobre cómo hablar del valor que aportas aquí.

Diferencias entre pensamiento vertical y pensamiento lateral

Los 3 tipos de problemas

Se podría definir un problema como la diferencia entre lo que se tiene y lo que se quiere tener.

Al descomponer los modelos establecidos, se libera la información que contienen a través de la agudeza, el cuestionamiento, la deconstrucción, la creatividad, el ingenio y el desafío a los supuestos y prejuicios.

Esto facilita la formación de nuevos modelos y estructuras mentales, conexiones y estilos de procesamiento. Pero no de una forma definitiva, sino para volver a descomponer estos nuevos modelos cuantas veces sea necesario para liberar la información que contienen y generar nuevas estructuras y procesos, válidas para la situación actual y muy probablemente para desafíos futuros.

 

Según Edward De Bono hay tres tipos de problemas:

1Los que requieren más información. Se resuelven mediante el pensamiento vertical, como los problemas matemáticos y los acertijos policiales, que implican una secuencia lógica que se incrementa a partir de nuevos datos, acercándonos linealmente a una única solución posible.

2Los que no necesitan más información, sino reordenar o reestructurar la información de la que se dispone. Se resuelven mediante el uso que hacemos de los datos, nuevas asociaciones o conexiones, imaginación y aún el cuestionamiento al pensamiento vertical. Por lo general se basan en una nueva perspectiva, un nuevo proceso mental, un descubrimiento o una serie de ideas parciales que nos van acercando a la mejor solución.

Es el caso del clásico acertijo de pensamiento lateral: un jardinero recibe instrucciones para plantar 4 árboles de modo que todos queden equidistantes. ¿Cómo puede plantarlos?

No publico aquí la respuesta para ayudarte a forzar tus métodos de reordenamiento de los datos contenidos en la consigna. Si quieres saber la respuesta puedes escribirme a mi mail: bbensignor@gmail.com.

3Los que no se reconocen como un problema. Tienen que ver con la percepción y no se pueden resolver hasta que no se detectan. También pueden requerir un cambio de perspectiva, como en el caso anterior. Aquí la diferencia es no darnos cuenta siquiera de que tenemos un problema que resolver. En este caso, lo que se requiere no es un estilo determinado de pensamiento sino un aumento de foco y un estado de receptividad frente a lo inesperado para poder percibir aun aquello que no conocemos o no esperamos tener que afrontar.

Los prejuicios son persistentes y difíciles de desintegrar. Para eso puedes usar el pensamiento lateral.

Los prejuicios son persistentes y difíciles de desintegrar. Para eso puedes usar el pensamiento lateral.

Cubo imposible

La mayoría de las personas ven un cubo en esta imagen de Escher. Pero se trata de una figura virtual: las aristas de adelante y las de atrás se cruzan. Es un ejemplo de problema que pasa desapercibido.

 

Un ejemplo perfecto de un problema que pasa desapercibido.

Un ejemplo perfecto de un problema que pasa desapercibido.

5 técnicas para desarrollar la creatividad

El pensamiento lateral puede entrenarse mediante la práctica de técnicas específicas para el desarrollo de la creatividad.

Algunas de ellas son:

1 Búsqueda de alternativas

Un ejemplo: ¿cómo puede dividirse un cuadrado en cuatro partes iguales? (Tómate unos segundos antes de ver las siguientes figuras.)

Solución: alternativas, de las más fáciles a las menos habituales:

Solucion 1 para dividir un cuadrado en cuatro partes iguales

Solución 1 para dividir un cuadrado en cuatro partes iguales

Solucion 2 para dividir un cuadrado en cuatro partes iguales

Solución 2 para dividir un cuadrado en cuatro partes iguales

Solución 3 para dividir un cuadrado en cuatro partes iguales

Solución 3 para dividir un cuadrado en cuatro partes iguales

2 Revisión de supuestos: el pensamiento lateral no acepta ni rechaza la validez de los supuestos sobre un tema, su objetivo es cuestionarlos y reestructurarlos tantas veces como sea necesario.

Un ejemplo: dos jugadores, O y X, marcan los espacios de un tablero de 3×3 alternadamente. Un jugador gana si consigue tener una línea de tres de sus símbolos: la línea puede ser horizontal, vertical o diagonal. (Tómate unos segundos antes de ver la siguiente imagen.)

Solución:

Solución de supuestos

Solución de supuestos

Seguramente, lo primero que pensaste es que hice trampa. Lo hubiera hecho de haber explicado que se trataba del juego del tateti o 3 en línea. Ése es un supuesto tuyo: en ningún momento aclaré que se trataba del juego tradicional y que por lo tanto no debían excederse los límites del tablero.

3 Redefinición de la idea dominante: una idea dominante es el tema o principio alrededor del cual gira una situación o problema. Si no se la capta, ésta ejercerá una influencia en el pensamiento que limitará posibles soluciones. Es más fácil escapar de la influencia de algo que se conoce que de aquello que se ignora.

Un ejemplo: un hombre vive en el piso 10 de un edificio. Cada día toma el ascensor hasta el séptimo piso y luego asciende por la escalera los tres pisos restantes hasta su apartamento en el décimo. ¿Por qué lo hace? (Tómate unos segundos antes de leer la solución.)

Solución: porque era enano.

La idea dominante de este acertijo, como en la mayoría, es que se trata de una persona de una altura standard. Y es esa misma idea la que obtura la posibilidad de resolución.

4 Técnica de la división: si se considera cualquier situación y se la descompone en partes que la constituyen, es posible reestructurarla ordenándolas en forma distinta. Es importante considerar que no tratamos de hallar elementos preexistentes, sino de crear parte, fraccionando la situación en cualquier forma artificial. Esto facilita, además, la generación de nuevos modelos, aplicables a futuras situaciones no necesariamente similares.

Un ejemplo: si el problema que se intenta resolver es «el transporte por autobús», podría hacerse un fraccionamiento en los siguientes términos:

  • Selección de los itinerarios.
  • Frecuencia de los servicios.
  • Comodidad del servicio.
  • Número total probable de viajeros.
  • Número probable de viajeros en diferentes horas del día.
  • Capacidad de los autobuses.
  • Otras formas de transporte.
  • Costes e ingresos.
  • Número de viajeros que dependen principalmente del servicio de autobús y número de ellos que pueden usar fácilmente otras formas de transporte.

5 Método de inversión: es una técnica de naturaleza más lateral que la de la división. Se considera el problema en su estructura real y se la invierte en un sentido u otro, de arriba a abajo, de afuera hacia adentro, provocando un reordenamiento forzado de la información.

Ejemplo: en la célebre fábula de Esopo, el agua de la vasija era demasiado profunda para que el ave pudiera beber en ella. El pájaro empezó a imaginar medios de extraer el agua de la jarra, sin llegar a ninguna solución satisfactoria. Luego invirtió el enfoque del problema y en vez de pensar en los medios de sacar agua, creyó que podía introducir elementos en la vasija para que el agua subiera de nivel. En efecto, empezó a echar piedras hasta que pudo beber.

¿Quieres jugar un rato y poner en práctica tu pensamiento lateral?

Aquí te dejo 3 acertijos clásicos del pensamiento lateral. Con esta ejercitación puedes dar por comenzado tu entrenamiento. ¡Adelante!

1: Dos jugadores de ajedrez. Dos excelentes jugadores de ajedrez jugaron cinco partidas en un día, y cada uno de ellos ganó tres. ¿Cómo es eso posible?

2: El carbón, la zanahoria y el gorro. Cinco pedazos de carbón, una zanahoria entera y un gorro elegante están tirados en el jardín. A nadie se le han extraviado y tienen el mismo tiempo sobre la hierba. ¿Cómo llegaron allí?

3: Estás conduciendo tu auto en una noche de tormenta terrible. Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:

  1. Una anciana que parece a punto de morir.
  2. Un viejo amigo que te salvó la vida una vez.
  3. El hombre perfecto o la mujer de tus sueños.

¿A cuál llevarías en el coche, habida cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?

Soluciones:

Respuesta 1: No jugaban entre sí, si no contra otros oponentes.

Respuesta 2: Son los restos de un muñeco de nieve derretido.

Respuesta 3: A diferencia de los anteriores, éste es un dilema ético-moral que una vez se utilizó en una entrevista de trabajo. Podrías llevar a la anciana, porque va a morir y por lo tanto deberías salvarla primero. O podrías llevar a tu amigo, ya que te salvó la vida y estás en deuda con él. Pero si tomas estas opciones tal vez nunca vuelvas a encontrar al amante perfecto de tus sueños.

El candidato que fue contratado de entre 200 postulantes no dudó. ¿Qué respondió? Muy sencillo: “Le daría las llaves del coche a mi amigo, y le pediría que llevara a la anciana al hospital, mientras yo me quedaría esperando el autobús con la mujer de mis sueños”.

Siempre podemos superar las limitaciones aparentes que nos plantea cada problema aprendiendo a pensar creativamente.

¿Cómo piensas ver los problemas luego de entrenarte en estas técnicas creativas?