Posts

Tiempo fronterizo: cómo sobrevivir el home office y mantenerte saludable

Ya hemos pasado varios meses trabajando de manera remota y todos los indicadores apuntan a que esta será una modalidad que continuará predominando en el futuro. Hoy quiero hacer foco en el tiempo fronterizo, algo que te ayudará a sobrevivir el home office y mantenerte saludable en este momento tan complicado.

Numerosas empresas venían haciendo teletrabajo, pero muchas otras tuvieron que implementarlo repentinamente debido a la cuarentena. Es un experimento que permitió a empleadores de todo el mundo medir la efectividad y resultados de una práctica que venían adoptando con lentitud. 

Crea tiempo fronterizo para pasarlo mejor. Photo Credit- Maryjoy Caballero-Unsplash

Crea tiempo fronterizo para pasarlo mejor. Photo Credit- Maryjoy Caballero-Unsplash

Descubrimientos del experimento global de teletrabajo

A partir de esta experiencia a la cual tantas empresas se sumaron de un momento al otro, muchas se dieron cuenta de que: 

  • Ciertas actividades que parecía que había que hacerlas presenciales, pueden realizarse desde las casas.
  • La idea de que los empleados no tenían compromiso y no trabajaban lo pactado, era un mito.
  • En muchos casos, la gente trabaja más de manera remota que presencial.
  • Se ahorran un gran gasto de alquileres e infraestructura. 
  • Al estar todo el plantel trabajando a distancia, desde los ejecutivos hasta la persona de menor jerarquía, se logra inspirar a las mujeres que solían limitar sus carreras porque los puestos de mayor responsabilidad implicaban que debían estar en la oficina largas horas. 

El teletrabajo se ha tenido que poner en agenda debido a su proliferación en todo el planeta. En algunos países se está discutiendo su regulación. Se habla de la cantidad de tiempo, la necesidad de límites, la desconexión, sobre si las empresas le deben pagar a los empleados algunos gastos como el wifi, los dispositivos, las sillas, etc. Pero lo que nadie te dice del home office es el impacto de lo que yo llamaría “tiempo fronterizo”. 

¿Qué es el tiempo fronterizo?

Ese tiempo que te tomaba ir y venir al trabajo. Puedes pensarlo como una pérdida de tiempo y que ahora te lo ahorras. Pero también era un tiempo que te permitía pasar del espacio del hogar al del trabajo y viceversa. Algo que es necesario.

A veces no puedes “salir de tu casa y de tus temas cotidianos” de inmediato. No tienes un botón ON/OFF que se activa al instante. Ese rato que estabas sentada en tu auto o en un transporte público te permitía ir dejando atrás esos pensamientos (la limpieza, el supermercado, la comida, los niños, peleas, discusiones, problemas de salud de algún miembro de tu familia, etc.)  para poder ponerte en “modo trabajo”. Para olvidarte por un rato de esos temas personales y concentrarte en tus tareas laborales. 

Así mismo, cuando dejabas la oficina, el tiempo de traslado a tu casa te permitía desenchufarte de las preocupaciones laborales y empezar a pensar en las hogareñas. Ese rato que armaba una frontera entre un territorio y otro y que no tenías en cuenta, eso es el tiempo fronterizo, necesario para mantener tu estabilidad psicológica y salud mental.

El trabajo remoto funciona si sabes establecer limites- Photo Credit Charles Deluvio-Unsplash

El trabajo remoto funciona si sabes establecer limites- Photo Credit Charles Deluvio-Unsplash

Home-office vs. Office-home

Cuando trabajas desde tu casa hay una mezcla de espacios. Aunque puedas construir esos mínimos tabiques entre tu horario laboral y el no laboral, no es lo mismo. Por ejemplo: mientras aún estás pensando qué vas a preparar para la cena o cómo lidiar con las tareas de tus hijos, tu jefe ya te está pidiendo un reporte o te entraron veinte mails que debes responder. O en cuanto cortas la conexión con tus temas de oficina tienes a tus hijos pidiendote cosas, a tu pareja al lado contándote algo, y las múltiples demandas acechándote al instante. Mientras tú todavía no pudiste hacer ese corte que necesitabas. 

Muchos de mis pacientes están padeciendo estas dificultades. No pueden tener ese espacio fronterizo que les permite tener un poco de silencio para prepararse para afrontar las demandas de uno y otro ámbito. Es tan inmediato el pasaje, que terminan sintiendo una sensación de agobio y agotamiento. 

Y en muchos casos ni siquiera hay algún tipo de diferenciación o límite entre el ámbito laboral y el que habitan. A veces trabajan desde la mesa del comedor, por ejemplo. De esta manera ambos ámbitos están invadidos permanentemente. 

Si te está ocurriendo algo parecido y sientes que no estás presente en ninguno de los dos lugares y que estás abrumada por las demandas, te sugiero algunas herramientas.

La mejor forma de disfrutar el home office es crear tiempo fronterizo- Photo Credit Nathan Dumlao- Unsplash

La mejor forma de disfrutar el home office es crear tiempo fronterizo- Photo Credit Nathan Dumlao- Unsplash

Herramientas para crear un tiempo fronterizo

  • Establece un horario de trabajo y un horario personal (no debes dar explicaciones en tu oficina de qué haces en ese tiempo si es fuera de tu horario laboral).
  • Armate un lugar en tu casa desde donde trabajas y no pasees con la laptop por todos lados dejando aquí y allá cosas de trabajo.
  • Tómate al menos 15 minutos entre una actividad y la otra. 
  • Escucha un rato de música, date una ducha, tómate un café sola. 
  • Sal a dar una vuelta caminando.
  • Medita durante unos minutos antes de entrar en tu “espacio de hogar”.
  • Habla con tu familia acerca de la necesidad que tienes de ese rato para tí y del silencio que requieres.
  • Trata de preservar ese silencio, sin pensar en la cantidad de cosas pendientes que tienes y que querrías resolver (esos quince minutos no harán la diferencia en la resolución pero sí harán una gran diferencia en tu salud mental).
  • Avisa a tu familia cuando empieces a trabajar para que no te interrumpan.
  • Avisa en la oficina si tienes una situación particular que requiera tu atención durante tu jornada. 
  • Pacta con tu jefa/e las condiciones laborales. Y repacta las veces que consideres necesario. La dinámica es móvil.
  • Avisa en tu trabajo cuando termina tu horario online. 
  • Acuerda en tu trabajo que te llamen solamente cuando es urgente, y si no, que te envíen mensajes o emails que responderás en tu horario establecido.

 

Recuerda que es una responsabilidad tuya hacerte ese tiempo y espacio para tí, y si tú no te los inventas, nadie lo hará.  El tiempo fronterizo hace la diferencia entre que el home office sea efectivo e incluso ventajoso y que sea una tortura. 

 

Volver después de la cuarentena: Cómo será y cómo prepararte

¿Cómo será el día después? Qué pasará cuando volvamos a trabajar? Son preguntas que nos empiezan a martillar la cabeza. Nadie sabe con certeza cuándo ni cómo volveremos. Pero en algún momento ocurrirá. Hoy conversamos sobre qué hacer al volver después de la cuarentena.

 

Los barbijos serán algo normal al volver después de la cuarentena- Photo Credit- Gayatri Malhotra- Unsplash

Los barbijos serán algo normal al volver después de la cuarentena- Photo Credit- Gayatri Malhotra- Unsplash

Para muchos, en el principio este período de cuarentena conllevó sentimientos de ansiedad, de frustración, de incomodidad, de tristeza, de encierro, etc. Con el correr de los días nos empezamos a sentir mejor. Y si bien seguramente hay algunos momentos en los que querríamos volver a la “normalidad”, la comodidad que nos dio estar en casa, sumada a la seguridad que sentimos de estar resguardados de los peligros, nos hace difícil querer volver a salir a trabajar. Pensar en poner el despertador, vestirnos, arreglarnos, ponernos un par de zapatos después de largas horas de andar descalzos o en chanclas (pantuflas), y sobre todo poner un pie en un espacio público (transporte u oficina), va a requerir una nueva reacomodación.

Algunos de mis pacientes que han tenido que retomar el trabajo están ansiosos, temerosos o angustiados. Es claro que luego de tantos días de encierro nos terminamos acostumbrando a la cuarentena. La comodidad de casa empieza a ser “The new normal”. (Si este es tu caso, y te sientes muy perturbada, puede ser un buen momento para que consultes con un profesional. Los efectos emocionales de la cuarentena y la pandemia están siendo muy importantes y se manifiestan en distintos momentos y de diferentes maneras para cada uno.) 

Tampoco creamos que ahora se abrirán las puertas y haremos de cuenta que no pasó nada, o que vamos a estar igual al momento anterior a la pandemia. Pasaremos por una transición que si bien será por un tiempo limitado, una vez más no sabremos por cuánto y hacia donde confluirá. Sólo que ahora además de la incomodidad de salir de casa, aparece el miedo por el riesgo al contagio y la tensión constante de ver peligros en todos lados. 

Aprovecha para fortalecer tus redes de contacto ahora. Serán fundamentales al volver de la cuarentena.

Aprovecha para fortalecer tus redes de contacto ahora. Serán fundamentales al volver de la cuarentena.

Volver después de la cuarentena: el trabajo

Transición de un espacio al otro

Podemos imaginar cómo va a ser ese momento, escuchando a las personas que tuvieron que seguir saliendo a trabajar durante la cuarentena. Ellas percibieron esa sensación de riesgo y tensión constantes. Tener que prestar atención a la distancia con el otro y las nuevas medidas higiénicas.  Al salir de tu casa y luego de un rato de pasar a “otra realidad”, tu auto, un transporte público, la oficina, de a poco empiezas a naturalizar tu estadía en ese otro espacio. Es como si pasaramos de un microcosmos al otro. Lo que hasta hacía unos minutos te parecía una locura, por ejemplo estar en una oficina con 6 personas, ya deja de serlo. Lentamente empiezas a aceptarlo. Aprenderemos a vivir con ese riesgo latente. A vivir con él y a pesar de él. Será como un nivel de alerta permanente que por momentos pasará a un segundo plano para poder operar, y por momentos pasará al primero. 

Tiempos de ambivalencia

Poco a poco iremos teniendo confianza, pero habrá que estar atentas porque el peligro continua. Ese doble movimiento entre 1) necesitar de un voto de confianza para salir a trabajar y vivir con cierta cotidianeidad, y 2) la precaución requerida para no exponernos de más y cuidarnos, va a estar constantemente presente. Es posible que sintamos esa misma ambivalencia a nivel emocional por los próximos meses. Sentiremos alegría por el reencuentro presencial con conocidos, y a la vez tristeza por los que se han desvinculado de nuestro lugar de trabajo.

Puede ser que también nos toque contar las pérdidas que se produjeron, que serán muchas y de todo tipo. Desde puestos de trabajo, empresas que han cerrado o se han achicado, el café de la esquina que ya no está, un proyecto que teníamos y resultó aplazado o cancelado, hasta pérdidas humanas. Al lado de las pérdidas estarán los sobrevivientes y la alegría de estarlo, en ocasiones mezclado con un sentimiento de culpa que flotará entre ellos.Pero sólo así será posible reconstruir lo que sigue. 

Volver de la cuarentena será un proceso- Photo Credit: Martin Bordenave- Instagram: @Martinbordenaveok

Volver de la cuarentena será un proceso- Photo Credit: Martin Bordenave- Instagram: @Martinbordenaveok

Período de trabajo personal y solidario

Volver después de la cuarentena requerirá de un periodo de trabajo personal y solidaridario. Un esfuerzo de cada uno para armar un colectivo. Para salir juntos adelante tanto en lo personal, familiar, social, laboral, como empresarial. Algo que haremos cada uno pero pensando en lo común. Cada quien ha renunciado a algo a lo largo de estos tiempos. Nadie salió indemne. Más lejos o más cerca, a todos nos han “pegado las balas”. 

Por eso estamos fomentando la creación y el sostenimiento de redes en este tiempo de cuarentena, porque al salir de casa, al ir iniciando la nueva etapa, vamos a apoyarnos en los otros. Nuestro sostén serán las personas y los vínculos con ellas.

Para que todo esto no entre en el olvido tal vez lo mejor que puede pasar no sea: “volver a la normalidad”, o sea volver a la sociedad anterior cuyas fallas han quedado evidenciadas por la pandemia. Para que capitalicemos lo que aprendimos de nuevo, cada uno tendrá que hacer su parte. Va a requerir una concientización para mantener esas redes construidas, la solidaridad viralizada, el nuevo cuidado con el que nos tratamos. 

Reintegrarnos al mundo al volver despues de la cuarentena sera algo gradual- Photo Credit-Jason Mowry- Unsplash

Reintegrarnos al mundo al volver despues de la cuarentena sera algo gradual- Photo Credit-Jason Mowry- Unsplash

Ideas para aplicar cuando regresemos al trabajo después de la cuarentena

  • Valoricemos los lazos con los demás.
  • Colaboremos en la sustentabilidad de pequeños emprendimientos locales.
  • Seamos solidarios con quienes están en una situación más difícil.
  • Pensemos en el cuidado del medio ambiente que es nuestro hogar.
  • Ofrezcamos ayuda a quienes la necesitan.
  • Llamemos a otros para ver cómo los está afectando o los afectó la pandemia.
  • Tomemos tiempo para conversar, crear, planificar y también para nosotros mismos.
  • Disfrutemos de las pequeñas cosas que dabas por sentado.
  • Y sobre todo, pensemos un mundo más humano con lugar para todos. 

Para volver después de la cuarentena será necesario construir otro modo de relacionarnos con los otros, en el mundo. Lo de antes ya quedó en el pasado.

 

Aislada y sola. Cómo pasar la cuarentena lo mejor posible

La falta de contacto físico y su prolongación indefinida en el tiempo, es un tema álgido por estos días. Si estás aislada y sola, este momento te puede resultar particularmente difícil.

Tal vez tu situación de estar sola y aislada te genere sentimientos poco gratos. Saber que no podrás visitar gente, sentarte a tomar un café o una copa con alguien, o que por un tiempo no recibirás el abrazo de algún ser querido te resulte un panorama desolador o angustiante. O tal vez estés desconcertada de lo que te está ocurriendo.

Aislada y sola pero hiperconectada Photo Credit- Engin Akyurt- UnsplashAislada y sola pero hiperconectada Photo Credit- Engin Akyurt- Unsplash

Aislada y sola pero hiperconectada Photo Credit- Engin Akyurt- Unsplash

Detecta qué sientes al estar aislada y sola

Empieza por hacerte estas preguntas:

  1.  ¿Has tenido emociones diferentes de los habituales en estos días?
  2.  ¿Se ha intensificado alguna de las que ya sentías antes de la pandemia?
  3.  ¿Pudiste hablar con alguien acerca de lo que te está pasando?
  4.  ¿Creés que lo que sientes es más intenso que lo que otras personas en tu situación están sintiendo?
  5. ¿Estabas pasando por alguna situación de vulnerabilidad previa? (duelos, separaciones, dificultades laborales o económicas, enfermedades propias o de parientes cercanos, conflictos de pareja o familia etc.)
  6. ¿Estás excesivamente preocupada por algo o por alguien?
  7. ¿Tienes más problemas físicos que antes?
  8. ¿Estás anestesiada y nada te afecta?
  9. ¿Te sientes capaz de pasar esta situación sin ayuda profesional?
  10.  En caso que la última pregunta sea negativa: ¿has tratado de comunicarte con alguien?

Si la situación se te hace difícil no dejes de contactar a un/a psicólogo/a para que pueda ayudarte, orientarte, y acompañarte en este momento. Hablar con un profesional con quien puedes ser abierta acerca de lo que te pasa puede aliviarte.

Aislada y sola en cuarentena

Aislada y sola en cuarentena

Identifica qué es lo que te hace sentir mal

1Sentir que la cuarentena es permanente 

No importa cuántos días dure la cuarentena, así sean más de lo que tu querrías, recuerda siempre que este aislamiento es temporal. 

2Sentir que estás acatando una orden

El aislamiento social es una manera de cuidarnos. Puede que sea una norma o consejo de las autoridades de tu país, pero además es una decisión de cada uno respetarlo para su propio cuidado, el de las personas con las que convive o interactúa, y para el bien de la comunidad en general. Si puedes pensarlo como una responsabilidad de cada uno te sentirás mejor que si piensas que es el acatamiento obligatorio de una norma en contra de tu voluntad

3Sentir que estás “encerrada”

Es fundamental que puedas hacer la diferencia entre aislamiento y encierro. Es verdad que por la cuarentena, estamos aislados físicamente la mayor parte del tiempo, pero no estamos encerrados. Es muy probable que, dependiendo de la ciudad en la que estés, puedas salir a comprar comida, o medicinas tomando los recaudos pertinentes. En cambio, el sentimiento de encierro puede conllevar más ansiedad.

Sobre todo hoy en día es importante pensar la forma de “salir”, aun sin moverte de tu casa. Armar una exterioridad no tiene que ver necesariamente con pisar la calle. 

4Sentir que estás todo el tiempo trabajando

Si estás haciendo home office, en muchos casos se alargaron las horas de trabajo y se intensificó el nivel de exigencia. Sumado a que todo lleva más tiempo ya que debes dedicarte también a otras tareas que antes no hacías o tal vez debas compartir la computadora con alguien más de tu familia. Se han multiplicado las tareas pero las horas del día siguen siendo las mismas 24. 

Es fundamental que por un lado puedas hacer pausas y ocuparte de tus necesidades básicas como comer, descansar, recrearte, hidratarte, etc. Y por otro, que, dentro de lo posible, hagas el tipo de cosas que hacías normalmente cuando no estabas en cuarentena. Reuniones con amigas, pareja, potenciales parejas, etc. Si hay algo por lo cual podemos estar agradecidos hoy en día es por el fácil acceso a videollamadas que nos permite mantenernos cerca de los demás.

5Sentir que estás desconectada aunque estás hiperconectada

Es fácil caer en la sensación de desconexión cuando solo te comunicas con otros por mensaje de texto o mensajes grabados. Intenta no abusar del chat. Es preferible que elijas a alguna persona por día con quien puedas tener una llamada telefónica o videollamada, a estar chateando por horas con una o más personas. Nos hemos desacostumbrado a hablar por teléfono con nuestras personas queridas. No es lo mismo mandar un audio, en donde hay sólo un canal abierto. Y de pronto el otro o tú se ocupan y la comunicación queda interrumpida. El soporte de la voz cuando están hablando y ambos canales están abiertos, te hace sentir más cerca del otro.Te focalizas en esa llamada y en esa persona, y lo que te está contando. Hay ida y vuelta permanente. 

6Sentir que nadie piensa en ti

Si estás mal, no esperes a que te llamen, haciendo cálculos mentales de a cuántos llamas tú versus cuántos te llaman a ti. Simplemente toma el teléfono y habla con alguien que sepas que te va a hacer bien. Es un momento para armar lazos y no para atentar contra ellos. Todos estamos más susceptibles y puede que el otro no haya tenido malas intenciones. Conversa, no reclames. Y sigue fomentando los vínculos.

Si lo estás pasando bien y disfrutando de este aislamiento, aprovechalo, no te sientas culpable. Puedes compartir tu bienestar con otros para darles ánimos e ideas a quien lo necesite. O simplemente brindar por este momento tan tuyo.

Encontrar momentos de conexion contigo misma es fundamental. Photo Credit- Zen Bear Yoga- Unsplash

Encontrar momentos de conexion contigo misma es fundamental. Photo Credit- Zen Bear Yoga- Unsplash

3 Consejos adicionales para pasar la cuarentena aislada y sola lo mejor posible

1Libera tu estrella interior 

Puedes hacer videos caseros con las actividades diarias. Pueden ser muy cómicos y quién te dice, termines siendo una YouTuber influencer. Tómatelo con humor. Una paciente que atiendo que vive en España, está encerrada sola en una casa en la montaña. Es tan desopilante su situación que, si bien es alguien siempre muy “correcta”, ha encontrado la veta cómica e histriónica y empezó a filmarse. Ha tenido un gran efecto en ella y en sus conocidos. El humor ayuda a superar las dificultades. 

2Renovar el vestuario

¿Qué tal desfilar ante el espejo, buscando nuevos outfits que no habías probado? Puedes armarte conjuntos nuevos, combinando ropa de manera novedosa. Sácales fotos y ármate una carpeta para recordarlos cuando vuelvas a salir.

¿Tienes ropa que ya no usas? Puedes sacarla del closet y regalarla o reformarla. Cambiarle los botones, aplicarle algún patchwork, cortarle las mangas, o el cuello. 

3Armar una red de promoción mutua

Seguro tienes gente que se dedica a hacer cosas y no pueden promocionarlas. O quienes han estado tratando de reconfigurar su negocio o emprender uno nuevo para salir adelante en esta nueva situación. Puedes armar una red conectando a las personas unas con otras, y a la vez pedirles a ellos que hagan lo mismo. Como si armaras los viejos “clasificados” del periódico entre tus conocidos. Por ejemplo, una colega psicopedagoga, empezó a armar un grupo de whatsapp para gente mayor para darles apoyo, actividades gratuitas que les ayuden a los procesos cognitivos. Necesitaba un folleto profesional que ella misma no podía armar. La conecté con una diseñadora gráfica que buscaba aumentar su trabajo. El resultado fue que la diseñadora creó un folleto muy profesional que le atrajo nuevos clientes a la psicopedagoga. Conozco docenas de casos como estos sobre todo en esta época en que todos estamos reinventando la manera de trabajar.  Seguro que si piensas, tú también encontrarás la forma de ayudar a otros. 

Estar aislada no significa estar encerrada. Photo Credit- Joshua Rawson Harris - Unsplash

Estar aislada no significa estar encerrada. Photo Credit- Joshua Rawson Harris – Unsplash

Si bien estamos atravesando una crisis mundial, como en toda crisis, van a aparecer grandes oportunidades. Manteniéndote alerta y activando tu creatividad podrás identificar las cosas que debes ir haciendo a lo largo del camino para pasar la cuarentena aislada y sola lo mejor posible y para aprovechar todo aquello que puede ayudarte a salir de esta situación mucho mejor de lo que esperabas. 

Si estás buscando una comunidad profesional que te contenga y te ayude aquí estamos!

 

Ansiedad: qué la provoca y cómo combatirla en esta época

Estamos en un momento inédito en la historia de la humanidad. Un momento que nos exige cuidarnos y en la mayoría de los casos aislarnos. Hoy conversamos sobre ansiedad: qué la provoca y cómo combatirla.

Es la primera vez en la historia que ocurre una pandemia con un virus de tan rápido contagio y larga incubación en plena globalización. Nos puede tocar a todos. No hace diferencias.

Hay tantos temas por los cuales la gente muere de a miles, pero como nos parecen problemas de otro país o región nos sentimos a salvo. Si recordamos la foto que circuló hace un par de años de un pequeño de muerto en brazos de un rescatista en las costas del Mediterráneo, nos conmovió a todos durante unas semanas y luego nos olvidamos. La imagen tuvo la osadía de penetrar nuestra cotidianeidad y sin embargo no nos consumió más que unos minutos de impresión en nuestras vidas. Pronto esa muerte como la de tantos miles de otros refugiados que siguen muriendo en el mar se olvidan y dejan de ser noticia. Lo mismo pasa con guerras, hambrunas y muchas otras enfermedades como el ébola que están restringidas a zonas alejadas de nuestras casas.

Este virus, que los primeros días podía creerse que era sólo de un pueblito alejado de China, en poco tiempo se expandió por el mundo. Y tiene la particularidad que nos iguala a todos.  (En la Argentina, por ejemplo, el primer caso que tuvimos, fue de un pasajero que había venido de Milán en primera clase).  De este virus no nos salva la billetera, el lujo, ni mirar para otro lado. Esto tiene muchas implicancias.

Entender que provoca la ansiedad te ayudara a dominarla. Photo Credit- Priscilla Du Preez. Unsplash

Entender que provoca la ansiedad te ayudara a dominarla. Photo Credit- Priscilla Du Preez. Unsplash

Hablemos de la ansiedad: qué la provoca y cómo combatirla

Cuando hablamos de ansiedad, es bueno explorar qué la provoca y cómo combatirla, ya que entender lo primero te hará encontrar soluciones ajustadas a tu situación. Aquí revisamos 7 situaciones que provocan ansiedad y qué puedes hacer al respecto.

1Sentir que cualquiera es una amenaza

En primer lugar una fuente de ansiedad es que cualquier persona puede ser una amenaza y contagiarme. No sé dónde está el enemigo, es un microbio invisible que tiene en jaque a la humanidad entera. 

2Sentir que no tienes control de la situación

Mucha gente siente ansiedad como respuesta a pensamientos como:  “No puedo controlarlo”. Es decir, la idea de que no puedes controlarlo simplemente porque no lo ves.  Estos últimos días, muchos de mis pacientes expresaron esta inquietud. Si este es tu caso, te recuerdo que la idea de tener las cosas bajo control, no es más que una ilusión. Nunca se tiene el control absoluto de todo. Siempre hay un margen de error y de azar que nos hace susceptibles de que las cosas fallen. Cuando ésta ilusión estalla contra una realidad indiscutible que nos saca de esa fantasía, nos pone ansiosas eso que no está bajo control. La ilusión que se rompe y se nos hace indisimulable, es que es imposible tener el control absoluto. Nunca, de nada. Sólo que hasta ahora no lo veías con claridad. Por lo tanto, déjate llevar por las indicaciones que den las autoridades, y ve paso a paso sin intentar planificar nada ni siquiera a mediano plazo. Esta situación va cambiando minuto a minuto y habrá que adaptarse a lo nuevo. 

Entiende que provoca la ansiedad para limitar estas situaciones

Entiende que provoca la ansiedad para limitar estas situaciones

3Sentir incertidumbre por el futuro

También la incertidumbre genera ansiedad. Pero es un momento para tener paciencia, y no intentar anticiparse a nada. O sea, como te decía antes, manéjate de minuto a minuto. No sabemos bien cuándo terminará la cuarentena, ni en qué situación quedaremos. Por el momento es importante pensar en las acciones y proyectos del día y de los próximos 2 o 3 días. Poner en marcha toda la creatividad y recursos de cada uno. 

Si hasta ahora eras una persona a la que le gustaba tener toda su agenda planificada, con mucha anticipación, aprovecha para “romper” tus esquemas, tus planes de largo plazo, tu planificación exacta. Quizás puedas utilizar esa habilidad para el orden, organizando tus closets, cajones, libros, la habitación de los chicos, o las alacenas. 

En cuanto a los próximos días de tu vida, tendrás que amigarte con esa incertidumbre ya que no es posible hacer otra cosa. 

Ordenar closets en esta época de encierro puede ayudarte a controlar tu anseiedad. Photo Credit- Dhruv Patel. Unsplash

Ordenar closets en esta época de encierro puede ayudarte a controlar tu anseiedad. Photo Credit- Dhruv Patel. Unsplash

4Tener un exceso de información 

Hay que tener sumo cuidado con el exceso de información. Sobre todo la que llega de medios no oficiales. Todos tenemos muchos chats al que nos llegan videos o audios, algunos parecen científicos, otros son cómicos. Nos bombardean con información. En algunos casos nosotras mismas vamos a buscarla a Internet. Ese exceso enloquece. Porque además con frecuencia es información falsa o contradictoria.

Te sugiero que limites la información a la que dan los canales oficiales de tu país como las de de los ministerios de salud. Si no confías en ella, puedes entrar en la página de la OMS. Y sólo infórmate en determinado horario, o quizás a la mañana unos minutos y otros tantos a la noche y luego desconéctate. 

El coronavirus termina infectando todo, no sólo físicamente, sino mentalmente. Si se lo permites te tomará la vida entera. Aunque te tientes de mirar una y otra vez las redes o la TV a ver las noticias, trata de evitarlo. Más información no te va a beneficiar. Y también evita reenviar mensajes que te lleguen de unos chats a otros contactos.

5Formular ideas apocalípticas

Ante toda esta situación nueva para todos, se pueden disparar ideas apocalípticas. Tal vez no sea tu intención, pero cuando ves que tu vecino compró comida para estar 6 meses en un bunker, o ves que el supermercado de tu barrio tiene las góndolas vacías, empiezas a pensar que quizás efectivamente el apocalipsis esté a la vuelta de la esquina. 

Mantén la calma. No estamos ante la Tercera Guerra Mundial y el fin del mundo. Es importante que te abastezcas sabiendo que vas a poder salir nuevamente en unos días. Te reitero que si sigues en dudas y no sabes si confiar en tu criterio, vuelve a las fuentes. A las páginas oficiales o de la OMS.

Sobreestimar o subestimar la situacion es igual de peligroso. Photo Credit-John Cameron. Unsplash

Sobreestimar o subestimar la situacion es igual de peligroso. Photo Credit-John Cameron. Unsplash

6Sobreestimar o subestimar la situación

Otra de las cosas que genera ansiedad es no poder darle el valor justo a lo que está pasando cuando no entendemos muy bien de qué se trata. Confiemos en que en cada país debería haber un comité de expertos asesorando a las autoridades para tomar decisiones, y lo mismo está ocurriendo a nivel mundial.  

No se trata ni de sobreestimar la situación, creando una película apocalíptica, ni de subestimarla al punto de poner en riesgo tu vida y la de los demás. Si te orientas por las medidas que expiden las autoridades de tu país, la ansiedad bajará enormemente. No eres tu quien tiene el poder de decisión en este momento. Delega esa responsabilidad en quienes entienden del tema. Sólo acata sus recomendaciones y utiliza el sentido común y criterio de realidad. El abastecimiento va a estar garantizado.

7Sentirse arrastrada por la vertiginosidad del momento  

Otro motivo de ansiedad es la rapidez con que se generan los cambios. Entre la incertidumbre, lo desconocido, el encierro, parecería que nada colabora para calmarte. Cuando hay vientos fuertes, los árboles que sobreviven son los más flexibles. Los más rígidos probablemente se quiebren. 

El flujo de noticias es constante y no siempre son coherentes. Hay marchas y contramarchas. Puede que hace dos días estabas en tu oficina, y ahora estás haciendo home office, y mañana te den licencia. Todos nos vamos teniendo que adaptar todo el tiempo. A veces tienes la fantasía de que sólo a tí te cuesta adaptarte. Y esto no es así. En mayor o menor medida a todos nos cuestan estos cambios. Lo que debes saber es que en cuanto te quieras aferrar a los esquemas anteriores, vas a pasarlo peor. 

He atendido pacientes en forma presencial por mucho tiempo, y en los últimos días ante las medidas que tomó el gobierno, les fue imposible trasladarse. Les ofrecí atenderlos por teléfono, por Zoom, FaceTime o cualquier otra plataforma virtual. (Esta es la manera en que yo hago trabajo remoto). Muchos aceptaron la propuesta de inmediato y algunos decidieron esperar porque aún no se sienten preparados para ello. Es respetable. Piensa tú cuán permeable eres a los cambios. Lo nuevo, para algunos, es un monstruo inaccesible. Prueba ir de a poco aceptando el desafío de hacer algo que nunca habías hecho. Tal vez te sorprendas al ver que no era tan difícil. Y el monstruo no fuera más que un mecanismo de defensa tuyo para aferrarte a modelos rígidos. 

Este puede ser un gran momento para descansar. Es como si el mundo se hubiera parado un rato, y nos diera la posibilidad de mirarnos a los ojos con el otro, o mirarnos al espejo. Reflexionar sobre el rumbo en el que está nuestra vida y el que queremos que siga. Pensemos en las cosas que nunca hemos dicho, y a quiénes nos gustaría decirle algo. Imaginemos qué cosas nos hubiera gustado hacer y no hicimos, pero estamos a tiempo. Es una oportunidad para aburrirse. Sí, aburrirte te permite que aparezcan ideas, que puedas crear. 

Si bien no sabemos cuánto tiempo llevará este aislamiento, no va a ser eterno. En algún momento nos volveremos a reunir con otros, volveremos a abrazar, a besar. Y tal vez, en ese momento, revaloricemos esos gestos tan pequeños y tan enormes. Tal vez en ese momento hayamos encontrado en nosotras mismas, habilidades que desconocíamos. Tal vez en ese momento, un cuadro pintado por nosotras cuelgue de nuestra pared. Tal vez en ese momento, hayamos hecho amigos impensados, pero que ante esta crisis se preocuparon por nosotras, o viejos amigos que recontactamos. O salgamos más sabias, más cautas, con algunos cambios de hábito permanentes, dándole valor al tiempo de ocio.

Hay tanto por hacer…

Se flexible. Photo Credit-Mahkeo. Unsplash

Se flexible a las marchas y contramarchas. Photo Credit-Mahkeo. Unsplash

El trabajo remoto y las relaciones humanas

Hoy en día, muchas empresas tienen como modalidad o como beneficio, el trabajo remoto también conocido como home office. Y si bien ofrece numerosas ventajas -e incluso en ocasiones es la única forma en que opera la compañía- es importante que sepas cómo afecta las relaciones humanas.

Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista polaco-británico, define a las relaciones humanas en esta época como “relaciones líquidas”. Son relaciones con una volatilidad que las hace propensas a desarmarse constantemente, poco estables y poco duraderas. Bueno, las relaciones virtuales son aún más frágiles.

Hoy te propongo que revisemos los beneficios y las dificultades que presenta el trabajo remoto para que luego exploremos algunas soluciones. 

Beneficios del trabajo remoto

Según algunos estudios, dentro de los beneficios de telecommuting, home office o trabajo remoto, se encuentran:

  • Economía de recursos 
  • Posibilidad de contratación en cualquier parte del mundo, pudiendo elegir a las personas más calificadas
  • Empleados más felices que son más eficientes 

Pero también tenemos algunos problemas que se han generado o se pueden generar a partir de estas posibilidades que nos da la tecnología. 

Riesgos del trabajo remoto

1Dificultad de conformar equipos

En una empresa la conformación de equipos de personas sólidos es fundamental. El sentirse “parte de” puede hacer la diferencia para que una agrupación de gente sea un equipo y funcione como tal. Eso es muy difícil de conseguir cuando las personas no se ven y no comparten tiempo presencial. Compartir tiempo presencial no es lo mismo que participar en una videoconferencia o trabajar online con alguien que quizás esté en la otra punta del planeta. Compartir tiempo es también compartir todo eso que pasa mientras pasa otra cosa. Por ejemplo, compartir un café mientras trabajamos, esas pequeñas charlas de ascensor mantenidas mientras estamos embarcados en un proyecto laboral, u ofrecer un muffin que hice para el cumpleaños de mi hija. 

Si el empleo sólo permite tomarse un día de home office, es probable que varios asociados estén ausentes distintos días, lo que hace que nunca estén todos en la oficina al mismo tiempo. En consecuencia, nuevamente se ve dificultada la conformación sólida del equipo. 

2Comunicación

La comunicación humana es siempre fuente de malentendidos, aun cuando es presencial. Cuando no es presencial, se potencian más aún las posibilidades de interpretar las cosas con el filtro personal de cada uno. Sabemos que la contextualización de un enunciado dicho oralmente, es tan importante como el enunciado en sí mismo.  Al no disponer de ese contexto, se disparan las suposiciones de lo que creo que me quiso decir, lo que entiendo que dijo. Si encima, estamos tratando con colegas de otra cultura la cosa se complica más. Por ejemplo: Lo que en una cultura es un chiste, en otra puede ser una ofensa. 

Incluso no compartir la misma lengua materna, y quizás estar utilizando un lenguaje en común como el inglés, aumenta más los riesgos.

Todo esto empeora cuando la comunicación es a través de mensajes escritos donde el “tono” que se le da a la conversación oral no puede ser transmitido aun cuando a veces lo intentemos por medio de elementos como mayúsculas o emojis. Y si bien la presencia no es garantía de que las personas se comuniquen entre sí y se integren, claramente contribuye mucho para ello. 

3Desdibujamiento de los objetivos laborales 

Si bien éste tópico no es inherente al trabajo remoto, nuevamente la distancia lo potencia. La dispersión espacio-temporal de los contribuidores, quienes trabajan según sus propios tiempos o husos horarios en sus respectivas casas/países, suele tener como consecuencia que se pierde la sensación de unidad y objetivo común. 

Trabajo remoto.Foto Credit: Andrew Neel -Unsplash

Trabajo remoto.Foto Credit: Andrew Neel -Unsplash

9 ideas para que encuentres soluciones a tu medida 

Si tienes un equipo a tu cargo, te vamos a dar algunas ideas para combatir estos riesgos.

1Pon reuniones presenciales con cierta frecuencia. Dependiendo de si tus empleados viven en la misma ciudad, puedes hacer una reunión semanal, quincenal o mensual. Si están en distintas ciudades o países, por supuesto que los encuentros presenciales deberán ser con una frecuencia menor. Pero no dejes de encontrar oportunidades para que se encuentre todo el equipo. Tal vez con motivo de alguna conferencia anual a la que todos asistan. Lo que puede parecer un gasto para la empresa, redundará en un beneficio a lo largo del tiempo. 

Alternar días de trabajo remoto con encuentros en persona ayuda a maximizar los beneficios. Foto Credit: Campaign Creators -Unsplash

Alternar días de trabajo remoto con encuentros en persona ayuda a maximizar los beneficios. Foto Credit: Campaign Creators -Unsplash

Podríamos decir que estas reuniones son imprescindibles y el pilar fundamental de una compañía. Hasta tanto puedas coordinar reuniones presenciales, haz reuniones virtuales aunque sean cortas para “verse las caras”. Es un modo de saber que hay alguien de carne y hueso del otro lado de la computadora. Asegúrate de que tus asociados sientan tu presencia y que cuentan contigo para lo que necesiten. Sigue sus pasos de cerca de manera que se sientan acompañados, no perseguidos. Martin Feldsztejn, Senior Android Developer en una empresa multinacional, quien tiene un equipo de 6 personas a su cargo situados en distintos países, dice: “En mi equipo fomento la comunicación. Es la clave para estar informado respecto a qué está haciendo cada uno. Tenemos reuniones de equipo diarias donde cada uno reporta su status. Con esta información genero un reporte que me permite llevar un control. De esta manera salen a la luz bloqueos, detenciones y también soluciones.” 

Es muy importante que también les preguntes por sus temas personales cuidando de no ser invasiva, pero mostrándoles tu interés. 

2 Define bien los objetivos del trabajo, refuérzalos con cierta frecuencia dándoles feedback de cómo van individual y grupalmente con respecto a los mismos. Pon objetivos de corto, mediano y largo plazo para que vayan acercándose sin perder el foco. Alguno de éstos objetivos debería incluir el aspecto social del grupo.

3Evita mandar mensajes, mails, o hacer llamados fuera de un horario razonable de trabajo. Si tú comienzas a hacerlo, lo más probable es que se instale esa modalidad y la gente piense que es lo que tú o la empresa prefiere. Debes ser clara en la forma en que quieres manejar y que se manejen las comunicaciones en tu equipo, preservando tiempos laborales y personales con el mismo cuidado.

4 Evalúa capacidades comunicativas antes de contratar. Cuando tomes colaboradores remotos en tu empresa, es importante que entre las habilidades que requiera el puesto, evalúes la capacidad de comprensión de lectura y de transmisión clara de ideas. Si detectas que hay quienes tienen dificultad en este frente, capacítalos para evitar problemas a futuro. 

5Organiza eventos sociales, del tipo de after office o cocktails, días de campo o cenas. Organiza un almuerzo (de trabajo o no) dentro del horario laboral para asegurarte que todos puedan concurrir. Es preferible perder un día de trabajo pero fomentar los vínculos.

6“Bloquea” un día a la semana en el que no se puedan tomar el día de trabajo desde la casa, para asegurarte que se encuentren todos en la oficina.

7Proponles un juego: Después de un conference call, envíales un cuestionario secreto a cada uno con preguntas tales como: “¿Qué color de vestido tenía puesto X?”, “¿Qué se veía detrás de Y?”, “¿Cuántas personas de la conference call usaban anteojos?”. Este tipo de preguntas los harán estar atentos a lo que está ocurriendo durante la reunión virtual. Por supuesto tiene un tono lúdico y así debe ser planteado. Haz un sistema de puntaje para elegir al ganador de más respuestas correctas. Puedes también armar un cuestionario más serio. En este caso es importante tener en cuenta si hubo situaciones que pudieron dar lugar a malos entendidos. Preguntas del tipo: “¿Qué entendiste cuando X dijo “…..”?”, “¿Qué te pareció esta reunión?”, “¿Cómo sentiste el clima de trabajo?”, “¿Qué dudas te han quedado en relación a tus compañeros/superiores/subalternos?”, “¿Hubo algún comentario que te haya hecho sentir incómodo? ¿Cuál?”. Es importante que se genere un clima de confianza para que la gente pueda responder honestamente sin sentir que compromete a otros, pero permitiendo que esas suposiciones salgan a la luz y puedan ser aclaradas. Otra opción es hacerles escribir características de sus compañeros: por ejemplo, tres virtudes de una persona, y un rasgo a mejorar. La posibilidad de dar y dar y recibir feedback los hará percibir a sus compañeros y estar abiertos a recibir sus consejos.

8Prepara el juego del “amigo invisible” entre los compañeros. Eso hará que estén atentos unos a otros, tratando de averiguar intereses de mi amigo invisible, adivinar quién es, intercambiar pequeños regalos y sorpresas.

9Planifica un día de juegos. Hay empresas que se ocupan de este tipo de actividades integradoras. 

Estas son formas de hacer que tus empleados se relacionen con otros sin que “relacionarse” sea un fin explícito. Lo lúdico siempre promueve más fácilmente los vínculos. Promover y cuidar los lazos personales, ayudar a quienes les cuesta más establecerlos, estar atenta a esos pequeños detalles, son puntos que debes tener en cuenta.

La tecnología nos permite hoy este tipo de modalidad de trabajo remoto. Pero no tenemos que perder de vista la dimensión humana que es irremplazable por la tecnología. Y los humanos nos constituimos en los vínculos. Para que el home office funcione de manera efectiva, debes fomentar los lazos. Por eso, tú, como responsable de un equipo, debes estar advertida de estas dificultades para combatirlas y sacar el mayor provecho de este beneficio.

Entérate cómo integrar el networking a tu día laboral.
Puedes probar el juego del amigo invisible. Foto Credit: Plush Design Studio- Unsplash

Puedes probar el juego del amigo invisible. Foto Credit: Plush Design Studio- Unsplash

Juego del amigo invisible

Se ponen los nombres de todos los participantes en papelitos plegados. Cada uno saca un nombre sin mostrarlo. Si te sale el tuyo deberás volverlo a guardar y cambiarlo por otro. Ese será tu amigo invisible. Deberás dejarle regalos sorpresa, enviar mensajes, o lo que se te ocurra, sin que descubran que eres tú. Se puede poner un período de tiempo para jugar. Concluido el mismo, cada uno debe decir sí adivinó quién es su amigo invisible. La idea es dejar pequeños regalos como chocolates, flores, cartas. Lo que importa no es el valor económico del regalo sino la originalidad, perspicacia, y discreción para permanecer anónimo por el tiempo que dure el juego. Y por otro lado, saber los gustos e intereses de la persona que te tocó para personalizar esos regalos.

 

Cómo superar la ansiedad dentro y fuera de tu trabajo

Vivimos en una época en la que la ansiedad es uno de los trastornos más comunes. La propuesta que te hago hoy es identificar algunos elementos que funcionan como detonantes y explorar cómo superar la ansiedad para vivir una vida más plena. 

La sensación de ansiedad, va más allá de un diagnóstico. Aquí te ofrece algunas preguntas para detectar si sientes ansiedad.

  • ¿Te sientes nerviosa? 
  • ¿Estás siempre apurada o contrarreloj?
  • ¿Tienes constantemente más cosas que hacer que las que puedes?
  • ¿Sientes la necesidad de hacer más y más?

Si respondiste de manera afirmativa a una o más de estas preguntas es probable te hayas sentido ansiosa en los últimos tiempos.

Tomate el tiempo de hacerte tiempo

Si te preguntas cómo superar la ansiedad… tómate el tiempo de hacerte tiempo- Photo Credit: Roxanne Desgagnes. Unsplash.

Crisis de ansiedad

A veces esa ansiedad termina llegando a hacer crisis. Quizás llores, o te des un atracón de comida, o te sientas ahogada o desbordada. incluso hay quienes han llegado a sentir los llamados “ataques de pánico”.

En la época en que vivimos, el tiempo parece acelerado, y nosotras detrás de él. Podríamos decir que vivimos SIN tiempo. Todo es YA, todo tiene que ser INSTANTÁNEO. 

Hagamos un ejercicio: Presta atención a la mayoría de los anuncios publicitarios. 

¿Cuántos de ellos resaltan el valor de la rapidez, el trillado “lo tienes al instante” tanto sea para un servicio, para un remedio, para una comida? 

¿Cuántos anuncios resaltan que tomando tal o cual producto, puedes seguir haciendo lo que sea sin detenerte? 

Ninguno de esos anuncios te dirá: “si te duele la cabeza, para un rato y descansa”, “si estás agotada, duerme”. No. Te dirán qué hacer para que se te pase el dolor de cabeza y así poder seguir un rato más. 

¿Cómo superar la ansiedad que provoca el estilo de trabajo?

En las organizaciones solemos vivir contrarreloj. Es decir, teniendo que hacer proyectos o entregas siempre más rápido de lo que es posible. Tenemos la percepción de que se nos exige cada vez más, y que hagamos lo que hagamos, nunca será suficiente. De hecho, en parte es así porque el trabajo es inagotable.  Ese “más” que insiste constantemente, es lo que nos causa ansiedad.

Las nuevas políticas que se están desarrollando en las empresas

Sin embargo, las empresas pioneras están usando la investigación que apunta a que el trabajar 24/7 siempre “on” es contraproducente y genera burnout para fomentar momentos de ocio. Muchas obligan a sus asociados a tomarse vacaciones para desconectarse y recargar pilas ya que saben que sin ese corte en el trabajo no se puede pensar, producir, soportar. Sin esos intervalos de recuperación, se producen estados de ansiedad

¿Qué hacer cuando nos sentimos ansiosas?

Pájaro volando

Una buena manera de superar la ansiedad es bajar un cambio. Observar cómo vuelan los pájaros es una buena manera de probar. Photo Credit: Husen Siraaj. Unsplash.

1Detenerte. Mirar dónde estás parada. Respirar.

Podríamos definir la sensación de ansiedad como “no tener tiempo”, es decir, vivir apurada. Sin embargo, es necesario tener tiempo para hacer algo por y para ti. 

 

Cuando digo “tener tiempo” no me refiero simplemente a tener horas del reloj. Si el día tuviera una hora más, seguramente harías más de lo mismo. Trabajarías más y te seguirías apurando porque tampoco te alcanzaría el tiempo para todas las actividades con ese bonus track. Por eso digo que no es sólo tiempo del reloj. Necesitas hacer de ese tiempo, un tiempo humano.

2Humanizar el tiempo 

El único ser con tiempo, es el ser humano. Los animales no “tienen tiempo”, transcurren. 

Y lo humano va a entrar para cada uno por medio de la satisfacción, de hacer algo que quieras, que te guste, que te apasione, que desees.  ¿Has hecho algo así en los últimos tiempos? ¿Es para ti una excepción tomarte un rato cada tanto para hacer alguna cosa que te resulte grata y que no tenga nada que ver con tu trabajo?

3Aburrirte 

El aburrimiento tiene mala prensa. Sin embargo, hemos visto lo importante que es que los chicos y adolescentes se aburran. Eso les va a posibilitar encontrarse con recursos propios, desarrollarlos, descubrirlos, inventarlos. Si a los chicos los estamos entreteniendo todo el tiempo con actividades o con gadgets, si nunca les dejamos ese tiempo para aburrirse, es probable que se conviertan en adultos que no sabrán qué hacer cuando no estén trabajando. Esto también corre para ti. Aburrirte te da la oportunidad de descubrir nuevos aspectos sobre ti misma y fomenta tu creatividad. ¿Te has permitido aburrirte en el último tiempo? ¿O te las pasas trabajando o llenándote de actividades?

4Explorar los movimientos slow

Las actividades humanas requieren tiempo: cocinar, pintar, bailar, o practicar un deporte. Ir al cine, caminar paseando, dormir. Construir vínculos. Ninguna de estas actividades se pueden realizar sin tiempo. Muchas, tienen un efecto casi meditativo. Quizás algo de esto es lo que intentan volver a traernos los movimientos slow. Películas que duran todo el largo de un viaje transcontinental, filmadas con una cámara en el fuselaje de un avión, invitan a sentarse a mirar por horas como transcurre un paisaje. No siempre es posible vivir así. Pero es necesario hacerle lugar al tiempo. 

¿Como superar la ansiedad que generan los cambios en el trabajo?

Entrar a una empresa, cambiar de sector o comenzar a supervisar personal lleva un tiempo de acomodación, de captar una cultura organizacional, de hacerse un lugar, de generar lazos. Incluso no siempre ese tiempo depende de nosotras. Hay equipos y hay otras personas de las cuales dependemos. Es común que la gente se quiera saltar esas etapas. Te pones mal porque hace un mes que entraste y tu auto exigencia demanda que ya hayas pasado tal o cual hito. O supones que ya deberías haberte adaptado al nuevo trabajo. ¡Detente! Respeta el proceso y respeta tus tiempos. Ya irás consiguiendo todo lo que te propones.

Prueba hacer lo que te gusta para superar la sensación de que te falta tiempo.

Prueba hacer lo que te gusta para superar la sensación de que te falta tiempo. Photo Credit: Johannes Daleng. Unsplash.

¿Cómo contribuir a disminuir la ansiedad en tu organización?

Si tienes la posibilidad de hacer una propuesta en tu empresa podrías crear un listado de actividades e intereses de las personas de tu equipo, departamento o división.  Esto permitiría contratar docentes para llevarlos a cabo y establecer una serie de cursos rotativos. Aquí van algunas opciones

Pintura, escultura, dibujo

Involucrarse en cualquiera de las disciplinas de arte durante el horario laboral puede liberar tensiones y expandir la creatividad de una manera inconsciente. 

Cocinar es una actividad que requiere tiempo

Una propuesta para superar la ansiedad que genera la sensación de falta de tiempo es llevar cursos a tu organización que corten el flujo laboral. Photo Credit: Kloe Arledge. Unsplash.

Cocina

Cada vez hay mayor interés en la salud de los asociados. ¿Qué mejor manera de promocionar el apoyo de tu organización por la salud que ofrecer cursos de cocina? La gente puede preparar su almuerzo o la cena que cada uno se lleva a su casa. Es también una excelente oportunidad de aprender sobre otras culturas y estrechar lazos entre personas de backgrounds diversos.

Crítica literaria o de cine

Este tipo de cursos lleva a que los empleados se hagan tiempo para ver una película o leer un libro juntos o cada uno por su cuenta y luego se reúnan a tener una conversación.

Tejer 

La actividades de telar y de grupos de tejedores han demostrado excelentes resultados al momento de generar vínculos en distintas comunidades. Además es una actividad que tiene un ritmo casi meditativo que nos fuerza a ralentizar nuestro ritmo. 

Como ves, hay muchas alternativas para crear espacios donde cada uno se hace tiempo para sí mismo. Este tiempo que parece improductivo, paradójicamente es fundamental para nuestra sanidad. Para disminuir la ansiedad provocada por la sensación de falta de tiempo y fomentar tu bienestar en el trabajo y en tu vida personal.  Tómate el tiempo de hacerte tiempo. 

 

Código de vestimenta para un viaje de trabajo exitoso

Tienes un viaje de trabajo. No tienes tiempo de pensar en qué llevar pero quieres lucir profesional y con estilo. Aquí te cuento todo lo que tienes que saber sobre el código de vestimenta para un viaje de trabajo.

Ya suficiente presión tienes con organizar tu casa y tu trabajo antes de salir de viaje como para dedicarle demasiado tiempo a elegir qué prendas y accesorios llevar, ¿verdad? Bien. Enfócate y juntas lo lograremos en pocos minutos.

Considera:

  • El clima en el destino. (Y el hecho de que hoy en día, solemos estar en lugares con un clima controlado por lo cual puedes usar prácticamente la misma ropa todo el año.)
  • La duración del viaje. (Este artículo se enfoca en viajes cortos de 2-4 días).
  • Las actividades programadas para esos días. ¿Serán conferencias y reuniones? ¿Estarás mucho tiempo en movimiento o la mayor parte del tiempo sentada? ¿Tienes planes al aire libre?
  • El dress-code de las actividades. Para armar tus outfits, es importante que sepas de antemano si visitarás algún sitio que requiere un código de vestimenta puntual (por ejemplo que te cubras la cabeza o lleves traje de baño).
  • ¡Que sea ropa que no se arrugue!

Y algo más para considerar en cuanto al código de vestimenta para un viaje de trabajo. Podríamos llamarlo ‘código para empacar’. (¡No te pierdas los tips que te doy al final!) Por ahora, ten presente que a la hora de armar la maleta lo ideal es que todo quepa en un carry-on. Sí, sé que te estoy pidiendo mucho. Pero ¡mejor reserva el exceso de equipaje para los viajes por placer!

Frase inspiradora para lucir bien cuando estás frente al público

Frase inspiradora para lucir bien cuando estás frente al público

Considera las actividades que realizarás y averigua si hay un código de vestimenta particular

Si tienes una cena formal o un cóctel

Para verte elegante, ‘el clásico vestidito negro’ (little black dress), será tu aliado porque podrás ponértelo en múltiples ocasiones con distintos accesorios. Entonces, la ecuación es perfecta: empacas menos cosas e incluyes una prenda a la que podrás darle distintos usos. (En otro artículo te contaré opciones con “el clásico pantalón negro”.)

Pero el hecho de lucir un vestido negro no implica que tu look deba aburrido o clásico. Puedes ponerle ‘picante’ a tu atuendo a través de los accesorios, como unos bonitos tacones de color, una bolsa atractiva o un maquillaje que resalte tus ojos o tu boca.

Eso sí, siempre recuerda que lo más importante es que le imprimas tu sello personal al atuendo.

Para complementar tu vestido negro, elige un par de chaquetas que resalten las partes que más te gustan de tu cuerpo. Si quieres lucir las caderas, elige una chaqueta corta. Si prefieres un look que te estilice, escoge una entallada que sea más larga. No olvides llevar medias de nylon si estás viajando en temporada invernal.

Este tipo de vestido siempre ‘encaja’ en el código de vestimenta para un viaje de trabajo. Combina un little black dress, con unos tacones protagonistas. Si son en punta estilizarán tu figura. El trío negro, blanco y rojo es siempre una apuesta ganadora y te hará lucir elegante, sin pasar desapercibida. (¡Sin contar con que es la perfecta combinación de colores para celebrar #RedShoeTuesday con estilo!). Foto: Polyvore/pilitapia

Este tipo de vestido siempre ‘encaja’ en el código de vestimenta para un viaje de trabajo. Combina un little black dress, con unos tacones protagonistas. Si son en punta estilizarán tu figura. El trío negro, blanco y rojo es siempre una apuesta ganadora y te hará lucir elegante, sin pasar desapercibida. (¡Sin contar con que es la perfecta combinación de colores para celebrar #RedShoeTuesday con estilo!). Foto: Polyvore/pilitapia

Si brindas una conferencia, das un discurso o lideras una reunión

Para estas ocasiones, en que todos los ojos se posarán en ti, lo ideal es escoger un atuendo que te destaque y favorezca. Lo vital es que no desvíe demasiado la atención de los espectadores y acaben distraídos en las prendas, en lugar de concentrados en tu discurso. No por esto tienes que vestir aburrida, pero la clave es buscar el equilibrio.

Otro consejo fundamental: lleva los colores y las estampas en las prendas superiores y en los accesorios como pendientes o colgantes. Será lo que más se vea mientras hablas.

También, es bueno que elijas un atuendo con el que te sientas segura. Para algunas mujeres, pararse frente a una multitud y dar un discurso puede no moverles un pelo, pero para otras resulta todo un desafío. Por eso, lo mejor es escoger prendas que te agraden y con las que te sientas atractiva. Si tú te sientes segura y cómoda, lo transmitirás.

Este look se adapta muy bien al código de vestimenta para un viaje de trabajo. Los tonos pasteles son agradables a la vista, no generan un shock tan fuerte como los colores estridentes. Por eso pueden ser una buena opción para una ocasión en la que serás observada por un buen rato. Evita los brazaletes y otro tipo de accesorios que puedan hacer demasiado ruido si eres de gesticular y moverte mientras hablas. Foto: Polyvore/pilitapia

Este look se adapta muy bien al código de vestimenta para un viaje de trabajo. Los tonos pasteles son agradables a la vista, no generan un shock tan fuerte como los colores estridentes. Por eso pueden ser una buena opción para una ocasión en la que serás observada por un buen rato. Evita los brazaletes y otro tipo de accesorios que puedan hacer demasiado ruido si eres de gesticular y moverte mientras hablas. Foto: Polyvore/pilitapia

 

¿Qué prendas no entran en el código de vestimenta para un viaje de trabajo?

 A menos que estés segura de que harás alguna actividad física durante tu viaje, las prendas deportivas deberían quedar en casa. Te permitirá ahorrar valioso espacio y sentirte culpable cuando veas las prendas que no usaste y cargaste contigo en vano.

¿Y los pantalones de mezclilla? Si eres súper fan de ellos, podrías empacar algún modelito clásico. Tal vez en un denim azul oscuro, que podrás lucir tanto para pasear en tus ratos libres, como en un día viernes casual con colegas.

Lo que no te aconsejo es llevar aquellos jeans con roturas, apliques o los estilo de boyfriend, pues, a menos que trabajes en un campo creativo, suelen ser poco apropiados en un ambiente laboral.

Secretos para empacar teniendo presente el código de vestimenta para un viaje de trabajo

Codigo de vestimenta para un viaje de trabajo

Qué empacar para estar bien alineada con el código de vestimenta para un viaje de trabajo

Si siempre terminas sentándote arriba de la maleta para cerrarla, aquí van unos tips.

  • Dobla la ropa a la mitad y enróllala. Armando pequeños tubos con cada prenda podrás ir acomodándola mejor y ¡llegará sin arrugas!
  • Mete tus medias, ropa interior y otras prendas pequeñas adentro de los zapatos.
  • Pon los zapatos dentro de bolsas para zapatos (o de plástico) bordeando la maleta y preferentemente en la parte cercana a las ruedas. (El mayor peso de la valija debe estar allí.)
  • Lleva un outfit “por las dudas” pero no más. Si planificas con cuidado tus días, llevarás lo justo.
  • Evita llenar el bolsillo exterior del carry-on. Aumentas las chances de que tu maleta no entre en el compartimiento del avión y te la hagan despachar.

Ahora estás al tanto de cuáles prendas y accesorios se adaptan al código de vestimenta para un viaje de trabajo e incluso cómo lograr que todo te entre en la maleta de mano. Lista para el próximo viaje. ¡Cuéntame cómo te va!

El networking profesional: Qué es y cómo integrarlo a tu vida

¿Por qué es tan difícil para las mujeres el networking profesional (expandir y fortalecer sus redes de contacto) cuando establecer y mantener relaciones es una de sus característica naturales?

En realidad el networking y las mujeres van de la mano. Pero dado que las mujeres sufren la doble carga de trabajar a tiempo completo y ser las principales responsables por la vida familiar, suelen cortar el networking profesional. Sienten que cuando están en el trabajo lo mejor es trabajar. Y va de suyo que trabajar concienzudamente es fundamental para salir adelante. Pero no es lo único. Más bien es lo básico que tu empleador espera de ti. Pero sin invertir en expandir tu red de conexiones, te resultará difícil que caigan buenas iniciativas en tus manos.

Aprende a levantarte con frecuencia de tu silla. Trabajar duro es básico pero no es la manera en que te harás conocida en tu entorno.

Aprende a levantarte con frecuencia de tu silla. Trabajar duro es básico pero no es la manera en que te harás conocida en tu entorno. Photo Credit: blog.acquajet.net

Aquí tienes un video gráfico sobre el networking.

¿Qué es el networking profesional?

Empecemos por el principio. La palabra networking es muy eficaz para describir lo que en español nos toma una oración completa: Desarrollo y fortalecimiento de las redes de contacto. Puff! Si no te molesta, sigo usando networking. En realidad, el networking es eso que haces normalmente cuando estás en la fila de Starbucks y te pones a conversar con la persona que está adelante o atrás tuyo. Empiezas hablando del clima y terminas intercambiando tarjetas personales porque ambas se dan cuenta de que tienen intereses en común. Cuando lo haces de manera regular y enfocado en tus intereses laborales lo llamamos networking profesional.

Dada su doble responsabilidad en el trabajo y la familia, las mujeres dejan de lado el networking. ¡No tomes ese riesgo!

Dada su doble responsabilidad en el trabajo y la familia, las mujeres dejan de lado el networking. ¡No tomes ese riesgo!

¿Cuál es el principal beneficio que tiene el networking?

Uno de los mayores beneficios  que reporta el networking profesional es que nunca más tendrás que buscar trabajo. El 80% de los empleos se obtienen por medio de conocidos y conocidos de conocidos. Lo mismo ocurre con las oportunidades y desafíos. La gente se los ofrece a quienes conoce y en quienes confía. Cuanto más amplia y sólida sea tu red de contactos, mejores son las chances de que te llegue algo con lo que sueñas. Así que ya ves la relevancia de practicar el networking.

Y antes de que me digas que no tienes tiempo, que estás sobre cargada de responsabilidades, que tienes familia, o que prefieres salir temprano para ir a tu clase de yoga, te invito a seguir leyendo. La idea no es que el networking profesional se transforme en un trabajo más sino que lo integres a tu vida cotidiana.

Cinco maneras de integrar el networking profesional a tu vida laboral

Ajusta tu forma de pensar: puedes hacer networking todo el tiempo sin demasiado esfuerzo. Estas son sólo 5 maneras de integrarlo a tu rutina diaria.

Ajusta tu forma de pensar: puedes hacer networking todo el tiempo sin demasiado esfuerzo. Estas son sólo 5 maneras de integrarlo a tu rutina diaria.

1Conviértete en nómade

En lugar de pasarte el día atornillada a tu silla, haz cortes regulares y pasa a visitar a colegas en sus cubículos u oficinas. No hace falta que mantengas largas conversaciones. Con pasar a saludar, ponerte al día con lo que están haciendo tanto dentro y fuera del trabajo, es suficiente. No dejes de compartir algo personal. Es en este intercambio donde los demás te van conociendo mejor.

2Atragántate con otros

Todos sabemos que la “hora” de almuerzo suele reducirse a diez minutos en que te atragantas con un yogurt o una sopa que trajiste de tu casa. Aún cuando así sea, no hay razón por la cual no puedas pasar esos diez minutos con alguien. Si te acostumbras a comer un par de veces a la semana en un lugar público con algunos colegas, estarás haciendo networking sin darte cuenta. Y quién te dice, esos diez minutos se convierten en veinte y ¡adoptas el hábito más saludable de comer más lento!

3Sincroniza tus horario como si fueras 007

Descubre las mejores oportunidades de “encontrarte” con colegas y desconocidos y sincroniza tus actividades con las de ellos. Por ejemplo, el horario de llegada, de almuerzo, de ir al gimnasio, la hora de tomar el ascensor para irse, etc. En esos breves momentos en que un buen grupo de personas se traslada de un lugar a otro el networking se da en forma natural. A menudo, cuando doy conferencias en otros estados, los organizadores me vienen a recoger del aeropuerto para socializar por unos minutos en el auto conmigo. Lógicamente, a partir de esas breves charlas he establecido muy buenas relaciones.

Sincroniza tus horarios con los de tus compañeros para fortalecer relaciones mientras vas de un lado al otro. En la foto: Zuania Capo, de Vivala.com y Jola Kordowski de MetLife.

Sincroniza tus horarios con los de tus compañeros para fortalecer relaciones mientras vas de un lado al otro. En la foto: Zuania Capo, de Vivala.com y Jola Kordowski de MetLife.

4Acepta una de cada tres invitaciones

No es un número científico pero sirve para recordarte que cada tanto debes aceptar alguna de las invitaciones a un “after-hours”, a ver un evento o a asistir a una conferencia que ofrece tu empresa. De lo contrario nunca desarrollarás la confianza suficiente con personas que pueden invitarte a participar en iniciativas que te interesen. Piensa lo siguiente: la confianza mutua se desarrolla de a poco y a partir de que cada parte va revelando cosas personales y demostrando que es alguien en quien se puede confiar. Si nunca les das a tus colegas esta oportunidad, difícilmente te incluyan en sus proyectos futuros.

5Una vez al mes, sal de tu raviol

Hay una expresión argentina muy divertida y oportuna: “vives en un raviol”. Significa que estás inmersa en tu pequeño mundo y no te enteras de lo que ocurre afuera. El networking profesional debe expandirse más allá de tu propio lugar de trabajo para incluir individuos de distintos campos, intereses, roles, profesiones, etc. Para eso, nada mejor que explorar los calendarios de eventos de la cámara de comercio local, asociaciones profesionales, museos, galerías de arte, etc. La idea en este caso es abrirte para enriquecer tu red y tu vida.

No dejes de ir a eventos donde puedas conocer personas de otros campos, profesiones e intereses.

No dejes de ir a eventos donde puedas conocer personas de otros campos, profesiones e intereses.

Ten presente que justamente uno de los aspectos más valorados por los miembros y entusiastas del Red Shoe Movement es el networking profesional que ofrecemos. Por medio de nuestras redes sociales, eventos y sesiones de coaching mensual del programa Step Up van creciendo las conexiones de todos y de manera proporcional, las oportunidades que nos golpean la puerta.

 

 

Cómo emprender un negocio sin reinventar la rueda

Pocos responden a la pregunta de cómo emprender un negocio con una respuesta tan simple como ésta. Mira dentro tuyo, descubre tus habilidades y mejora algo que no funciona tan bien como podría.

En los últimos años se habla cada vez con más frecuencia de emprender, sobre los emprendedores y su rol como impulsores la economía y sobre el poder económico de las mujeres emprendedoras. Pero se dice muy poco sobre cómo emprender y sobre cómo se genera o se llega a dar ese primer paso que nos cambiará la vida…

Cómo emprender un negocio: una historia personal

Mi nombre es Alicia Verna, tengo 41 años, y hace ocho dejé mi carrera corporativa y comencé mi propia empresa en la Argentina. Y esta es mi historia de cómo emprender un negocio. La historia del primer paso.

Alicia Verna comparte cómo emprender un negocio

Alicia Verna comparte cómo emprender un negocio

Click to Tweet

Durante toda mi vida creí que no era una persona creativa, porque a mi entender “emprender”, era encontrar ” la idea “, ese producto o servicio que revolucionaría el mundo. Por lo cual, me dediqué durante doce años a trabajar para otros, en corporaciones y grandes empresas. Durante ese período, aprendí mucho y gané experiencia. Me hice conocida como una excelente gestora de negocios. Armé equipos de trabajo y generé rentabilidad para las empresas donde trabajaba.

Cita inspiradora para ayudarte a emprender de Alicia Verna.

Cita inspiradora de Alicia Verna.

Pero toda moneda tiene dos caras, y en mi caso la otra cara era una alta frustración y la sensación de un techo que me aprisionaba. Sentía que no estaba desarrollando todas mis capacidades. Que estaba estancada, que sólo me permitían capacitarme en temas que eran útiles a la empresa. Y esto se complementaba con gran cantidad de horas de trabajo, vuelos frecuentes y un desgaste físico y mental enorme.

Pasaron los años, me casé, nació mi primera hija, Milagros, y tuve que aceptar que este modelo de vida estaba agotado. En ese momento se produjo un “click”. Dejé de buscar afuera la idea del millón de dólares y comencé a bucear adentro mío… Me planteé para qué era buena, ¿por qué me buscaban las empresas?, ¿Qué valor les aportaba?

Preparé una lista de mis habilidades que incluía: excelente gestora de negocios, agudeza en percepción de compatibilidad de personalidades, capacidad única de creación y gerenciación de equipos de trabajo, pasión por el área de ventas, generación de alta rentabilidad.

Descubrí que mis capacidades no eran tan comunes y que probablemente hubiera muchas empresas que necesitaran mi ayuda.

Hoy este deseo se transformó en realidad. Mi consultora lleva ocho años de crecimiento continuo. Tengo un equipo formado por otras diez mujeres profesionales que a la vez son mamás y disfrutan de contar con flexibilidad horaria. Es decir que no sólo encontré la conciliación trabajo – familia que buscaba para mí, algo que parecía imposible al inicio, sino también para otras mujeres.

No te pierdas este video para continuar explorando el tema de cómo emprender un negocio.

Cómo emprender un negocio: ¡5 pasos para dar el primero!

Si estás considerando independizarte es probable que sientas algo de ansiedad. Es normal. Aquí te comparto mis 5 pasos de cómo emprender un negocio para que tengas una mini guía de ruta.

  • Date un tiempo para reflexionar qué te impulsa a emprender, qué estás buscando, qué cambios quieres para tu vida. Esos pilares te ayudarán a salir airosa de los primeros años de tu emprendimiento.
  • Escribe una lista de por lo menos 10 características o habilidades que creas que te hacen diferente.
  • Pídele a tu pareja, colegas o amigos más cercanos que realicen el mismo ejercicio. Que creen una lista con características tuyas que te distinguen del resto. Seguramente tu lista crecerá con capacidades de las cuales no eres consciente.
  • Reflexiona sobre qué negocios, personas o mercados necesitan estas habilidades.
  • Replantea negocios o productos existentes que hoy están siendo mal gestionados, sumándole tus habilidades. Esta es la clave. Yo no reinventé la rueda. Descubrí que mis habilidades podían servirle a muchas más empresas que la que me empleaba y cree una estructura para ofrecer mis servicios.
Conoce a WeConnect, la organización que entrena y certifica emprendimientos de mujeres para trabajar con multinacionales.

5 pasos para emprender

Con estos 5 pasos podrás prepararte para emprender tu negocio

Una buena lista de libros sugeridos para futuros emprendedores.

No limites tú misma tus posibilidades, piensa que ciertas capacidades que te resultan “normales” y que por lo tanto para ti no tienen relevancia, para otro pueden ser de alto valor.

Todo comienza con un paso, y la fuerza para darlo está dentro tuyo, en tus habilidades y capacidades. No dejes de intentarlo, porque cambiará tu vida por completo.

Puedes conectarte con la Lic.Alicia Verna a través de su empresa: AV Consultores Pymes.Y por Twitter @AVconsultorespy

Empresaria – Docente- Conferencista – Autora del libro “Buenos Negocios: Logre que su Pyme venda mejor”

Madres que trabajan: Cómo mantener la cordura

Si sientes que te falta poco para arrojar a tu hijo por la ventana, que te está por dar un ataque de nervios o que estás a punto de ponerte a llorar desconsoladamente, no dejes de leer esto. Es la dosis de cordura que necesitan las madres que trabajan para seguir adelante.

Odisea de las madres que trabajan

Los días que he pasado en casa de mis amigos Ana y Mario en Madrid han renovado mi respeto por las madres que trabajan y sobre todo, las que tienen familias jóvenes. Aún las que como Ana tienen un Mario que colabora con todos los aspectos de la crianza de su hijo Leo de 2 años y medio, el desafío es intenso.

Ana, Mario y Leo, protagonistas de este blog sobre madres que trabajan. No dejes de leer estas estrategias para mamás que trabajan!

Ana, Mario y Leo, protagonistas de este blog sobre madres que trabajan

Los días se suceden sin solución de continuidad. Comienzan a las 7:30, hora en que Leo despierta a sus padres subiéndose a su cama. Ana se levanta, se viste y maquilla, viste y da el desayuno a Leo, y prepara las cosas que su hijo debe llevar al preescolar a donde lo deja antes de irse a trabajar.

A la salida de su trabajo, recoge al niño, lo lleva a la plaza y regresa con él entre 6:30 y 7 para bañarlo, darle de cenar, y leerle cuentos por una hora hasta que por fin se duerme entre las 10 y las 10:30 de la noche. (Por su parte, Mario prepara la cena, pone la mesa, lava los platos y limpia la cocina).

A esa altura de la noche, Ana (que además está embarazada) a duras penas tiene energía para ver un fragmento de alguna serie televisiva antes de caer rendida y empezar todo otra vez al día siguiente. Como la mayoría de las mamás que trabajan (¡y cada vez más papás!) no le queda demasiado tiempo para si misma.

¿Te suena familiar la escena?

La pregunta es ¿cómo pasar estos años de tanta demanda física, emocional y psicológica manteniendo tu sanidad y tu pareja?

Estrategias para madres que trabajan

Aquí van algunas estrategias que Ana y Mario respetan a muerte y que les dan muy buenos resultados:

1Comparte las actividades y admite que no hace falta que ambos hagan absolutamente todo. Hay algunas batallas que es preferible no pelear. Si tu pareja hace de todo pero le molesta ir al supermercado, y a ti no te molesta hacerlo pero prefieres no lavar los platos, pacten asumir una de esas responsabilidades la mayoría del tiempo sin protestar.

2Túrnate con tu pareja con frecuencia para salir con amigos, al cine, al gimnasio o a hacer algo que les guste. Este espacio individual (que debes aprovechar varias veces por semana) le permite a cada uno renovarse y encontrarse consigo mismo sin la presencia ni la demanda constante de los hijos.

3Apóyense mutuamente en las actividades laborales. Con buena onda y entusiasmo, empújense a hacer el esfuerzo para asistir a ocasiones importantes para cada uno, a veces sobreponiéndose al cansancio.

 Aquí tienes otro blog sobre el tema conciliación trabajo y familia que te puede interesar.

Y aquí van mis sugerencias como observadora de primera mano de madres que trabajan.

4Créate espacios de silencio a diario. Es imposible vivir una rutina tan exigente como la que tienes sin parar nunca. El agobio no puede sino ponerte de mal humor. Pero esto es relativamente fácil de resolver con diez minutos de silencio. Vete a dar una vuelta a la manzana, enciérrate en tu cuarto, sal al balcón, tómate una ducha… No importa cómo ni dónde pero sí que hagas una interrupción de la rutina y del ruido para alejarte de las constantes demandas prácticas de tu familia hacia ti. Verás que hay un antes y un después de ese breve oasis cotidiano.

Keep calm y agradece a una madre que trabaja. No te pierdas estas estrategias para madres que trabajan!

Siempre que puedas, expresa tu admiración por las madres que trabajan.

5En los momentos de agobio, expresa que estás agobiada y pide ayuda o pide paciencia. A Ana no le gusta quejarse y sabe que muchas madres que trabajan lo pasan peor que ella. Sin embargo, el esfuerzo que le insume aparentar que lo puede hacer todo y que está todo bien es tan grande, que la deja agotada. Seguramente sería menos estresante admitir que necesita diez minutos de descompresión antes de poder preparar el baño de Leo. O que esa noche necesita una mano con el baño.

6Reduce drásticamente la cantidad de decisiones que tomas a diario. Como mamá que trabaja y mujer de carrera tomas mil pequeñas decisiones por día. La mayoría son tan pequeñas que ni siquiera las registras como decisiones. Qué ropa le pondrás a tu hijo. Qué le darás de desayuno. Quién lo lleva al colegio. Qué cenarán. Etc, etc. Aunque no lo creas, llega un punto en que estas miles de decisiones colapsan la capacidad de decidir de tu cerebro. Terminas exhausta y no sabes por qué y cuando llega el momento de tomar una decisión importante ya no tienes la energía para hacerlo. Entonces, estandariza lo máximo posible todas estas decisiones sin importancia y rutinarias. Crea un calendario de la ropa que te pondrás y les pondrás a tus hijos toda la semana. Lo que comerán. Qué harán después de la escuela cada día, y demás.

Frase inspiradora para madres que trabajan: La doble carga a la que se enfrentan las mamás que trabajan afecta significativamente sus carreras profesionales.

La doble carga a la que se enfrentan las mamás que trabajan afecta significativamente sus carreras profesionales.

7Hazte tiempo para salir con adultos y hablar de tus desafíos personales. Siempre alivia saber que no eres la única que está pasando por ciertas circunstancias. Encuentra amigas en situaciones similares y apóyense recíprocamente.

8Haz algo regularmente que te de mucho placer. Por ejemplo un masaje o alguna otra actividad sensorial que te relaje. Y si no puedes pagarlo, proponle a una amiga hacerse masajes mutuamente. Se creativa y encuentra la manera de hacer eso que te encanta porque tiene un efecto súper positivo en tu bienestar.

La etapa de la vida en la que te encuentras es especial y de gran crecimiento. Pero también es una de las más demandantes y pondrá todo a prueba. Asegúrate de implementar estas ideas para salir airosa y con tu cordura y tu pareja intactas.

Y cuéntame, ¿qué otras estrategias te dan buen resultado?