Desata tu creatividad diciéndole sí a lo inesperado

En los últimos años hablamos mucho sobre cómo las mujeres debemos aprender a decir no. Bien, hoy me gustaría invitarte a considerar que nada desata tu creatividad como saber cuando NO decir no y aceptar lo inesperado. ¡Acompáñame!

Entre el 4 y el 6 de febrero de 2014, hubo una huelga de transporte en Londres durante la cual se cerraron algunas estaciones de metro. Durante dos días, el metro se detuvo y la gente tuvo que descubrir una ruta diferente para ir al trabajo.

Como es sabido, quienes usan a diario el transporte público son maestros de la eficiencia. Durante años estudiaron al milisegundo las mejores rutas, atajos y formas de ahorrar tiempo hasta que llegaron al “recorrido perfecto”. Por lo tanto, ver de pronto interrumpida su rutina les produjo frustración y bronca.

Cuando terminó la disputa, la mayoría de las personas volvieron a usar su antigua ruta. Pero un porcentaje sustancial no lo hizo. En lo que resultó ser un gran experimento social no planificado, el 5% de los viajeros descubrieron una forma nueva, más efectiva (o quizás más placentera) de ir y venir del trabajo todos los días. ¿Por qué te cuento esta historia? Porque revela que a veces, para desatar tu creatividad, necesitas una disrupción importante e inesperada del flujo de tu vida.

Practica el pensamiento lateral. Desata tu creatividad de una manera increíble!
Si quieres fomentar tu creatividad debes aceptar los cambios

Nada como aceptar lo inesperado para destapar tu creatividad!

Rechazar lo inesperado puede interferir con tu creatividad

La realidad es que una gran mayoría de nosotros resistimos aun las leves disrupciones. Implican cambios en nuestros planes, rutinas o expectativas. El tren llega tarde; tu cliente cancela una cita; llueve el día de tu picnic anual; tu cafetería favorita está cerrada justo cuando necesitas tomarte un café expreso y otro millón de circunstancias que enfrentamos a diario. De repente, nos convertimos en niños caprichosos a punto de entregarnos a un ataque de ira.

Pero, ¿qué pasaría si en el momento en que se produce la disrupción, justo cuando escuchas que el vuelo se cancela, por ejemplo, dijeses: “Que mala noticia… pero a ver, déjame pensar por un segundo cómo hacer algo inusual en estas circunstancias.”

No es fácil cambiar de dirección cuando las cosas no salen como esperas. A veces, el costo emocional es difícil de manejar. Pero el dicho “la necesidad es la madre de la invención” es muy cierto. Muchas grandes innovaciones nacieron de errores, de disrupciones o de situaciones extremas donde los individuos fueron forzados a salir de su zona de confort. Eso es lo que fuerza a tu cerebro a encontrar nuevas soluciones. Es por eso que las disrupciones pueden ayudar seriamente a desatar tu creatividad.

Hace unas semanas, tenía un viaje planeado a Europa. La noche anterior a mi viaje, la persona a la que estaba visitando tuvo una emergencia y me pidió que cancelara el viaje. Inmediatamente acepté que esta era la decisión correcta y llamé a la aerolínea para cancelar el vuelo. Me tomó un poco más de tiempo alinear mis emociones con la situación. Habíamos puesto un montón de energía y expectativas en la planificación de este viaje y el hecho de que estuviera de acuerdo con la cancelación no era suficiente para sacarme del shock.

Así que me di 24 horas para procesar el cambio de planes y luego compré un boleto para Seattle. A ver, tenía las maletas listas, mi calendario bloqueado, mi mente preparada para una semana libre. Una amiga acababa de mudarse allí y nunca había estado en esa ciudad, así que dije, ¿por qué no? Y 48 horas más tarde, estaba en la cima de la Space Needle, pasándolo de primera.

No solo compartí unos momentos increíbles con mi amiga sino que también recorrí Seattle y alrededores. Pero lo más importante es que el cambio de escenario me permitió pasar rápidamente de una gran decepción, a hacer nuevos planes. Tuve varias conversaciones sobre nuevos proyectos en los que había estado pensando. Y sobre todo el viaje esfumó la nube de mal humor que me sobrevino como resultado del inesperado cambio de planes. Permitió que volviera a fluir mi creatividad.

La técnica Da Vinci para fomentar la creatividad

Desata tu creatividad abriéndote a los cambios

Desata tu creatividad a pedido

Hay una historia sobre Keith Jarrett, el famoso y talentoso músico de jazz, que siempre es extremadamente meticuloso con sus instrumentos. Una vez en 1975, aceptó tocar un concierto en Colonia, Alemania, a pesar de que la Ópera le consiguió el piano equivocado, uno que se usa solo para ensayos. Sorprendentemente, la grabación de ese concierto se ha convertido en el álbum de piano más vendido de todos los tiempos. Lo que hizo Keith Jarrett ante una situación tan desastrosa fue mágico. Convirtió limones en limonada. ¿Qué tan lista y abierta estás para hacer lo mismo? ¿Cómo reaccionas de manera creativa ante situaciones adversas?

No hay duda de que cuanto más practiques, más fácil te resultará convertir las disrupciones inesperadas en fuentes de soluciones creativas. El problema es que nunca se sabe cuándo o qué saldrá mal, por lo que es difícil practicar con situaciones reales. Pero, ¿y si en cambio configuras tus propias disrupciones? Si estás buscando una excelente manera de fomentar la innovación en tu vida, prueba desatar tu creatividad a pedido con estas 5 ideas.

Creando y dandole la bienvenida a situaciones disruptivas logras fomentar tu creatividad.

Desata tu creatividad con estas 5 disrupciones

1Asigna a alguien de tu grupo el rol de llevar la contra. Es natural que un grupo de personas que trabajan juntas intente llegar a acuerdos. Y está bien. Al fin y al cabo, tenemos que empujar hacia un objetivo o proyecto común. Pero ese proyecto común podría ser mucho más creativo si consideraran tantos puntos de vista diferentes como sea posible antes de que el grupo decida cuál es la mejor idea. Si se aseguran de que una persona tenga el rol de cuestionar aquello con lo que todos están de acuerdo, obligará al grupo a seguir mejorando la idea.

2 Interrúmpete estratégicamente. En lugar de trabajar en un proyecto de principio a fin sin tomar un descanso, detente. Establezca una alarma cada tantos minutos y no importa dónde te encuentres, levántate, sal a caminar, tómate una taza de café o haz una llamada telefónica. (O en lugar de ignorarlo, ¡sigue las instrucciones de tu reloj inteligente y levántate a caminar 250 pasos cada hora!) Interrumpir tu flujo de pensamiento hace que regreses al proyecto con nuevos ojos. Ahora puede ser que te interrumpan un millón de veces los dispositivos electrónicos que te rodean. Pero no es lo mismo. Esas interrupciones son contraproducentes ya que no permiten suficiente tiempo para que te sumerjas en un proyecto. La idea es bucear en profundidad y luego parar. Así que silencia tus dispositivos y simplemente configura tu alarma. Puedes hacer esto con cualquier cosa: mientras escribes un blog, creas una presentación, desarrollas un producto, etc.

3Cambia de rol. Intenta rotar roles incluso por un día. Pídele a tu jefe la oportunidad de pasar un día, una semana o un mes en el puesto de otra persona. Podría ser en una función diferente, o en otra localidad.

4Sacude tu política de trabajo flexible. Una excelente manera de desatar tu creatividad podría ser invertir los días en que trabajas desde tu casa y desde la oficina. O, si nunca has aprovechado este beneficio, puede ser el momento perfecto de hacerlo. Es probable que este simple cambio altere tu rutina por completo y te obligue a encontrar soluciones creativas para problemas cotidianos.

5 Elige una ruta o forma diferente de llegar al trabajo. Crea tu propia huelga de transporte y elige una ruta diferente para ir al trabajo o un nuevo modo de trasladarte. ¿Sueles tomar el tren? Usa tu bicicleta. ¿Normalmente conduces? Pídale a un colega que te recoja de tu casa.

¿Con cuanta frecuencia rechazas los cambios? Son oportunidades de pensar soluciones distintas.

Incluso pequeñas disrupciones a la rutina, como usar el baño de otro piso en tu oficina, pueden provocar nuevas conversaciones con personas a las que por lo general no ves. ¿Y quién sabe a dónde pueden conducir esas conversaciones?

Si realmente deseas liberar tu creatividad, es importante aceptar los cambios y decir sí a las cosas que te hacen sentir incómoda. Pueden llegar a ser la chispa que necesitas para pasar al siguiente nivel.

1 reply

Trackbacks & Pingbacks

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *