Bullying entre mujeres: micro agresiones que nos lastiman

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de la pregunta “Y tú ¿cuándo vas a casarte y tener hijos?” que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo. No deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

“Qué divinos los hijos de Fernanda. Y tú, ¿cuándo piensas casarte y tener los tuyos?” Le preguntan a menudo a Silvina, una banquera de 33 años sin novio, enfocada en su carrera y feliz con su situación actual.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de esta pregunta que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo.

Si llamamos a las cosas por su nombre, esto no deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

Pero las víctimas del bullying entre mujeres no son sólo aquellas que osan no seguir los viejos mandatos sociales de que la mujer debe casarse y tener hijos. También caen las que deciden tener hijos y dedicar varios años a su crianza en detrimento de sus carreras. “¿Y tú que haces? Ah, ¿sólo estás en tu casa con los chicos?” Mujeres profesionales le preguntan a Clara que teniendo una promisoria carrera en el área de finanzas decidió tomarse dos años para enfocarse en sus niños. En este caso, las responsables del bullying entre mujeres son aquellas que desde la revolución feminista creen que la única forma de realizarse es tener carreras exitosas.

Pero el peor ejemplo de bullying entre mujeres suele ser el que sufren las profesionales que tienen familias y hacen denodados esfuerzos por balancear el ámbito laboral y el personal. Nada parece ser suficiente para que la sociedad deje de criticarlas y desafortunadamente la crítica más hiriente suele venir de parte de otras mujeres. “¿No te parece que estás trabajando demasiado y descuidando a tu esposo?” “Tus hijos pasan más tiempo con la empleada doméstica que contigo.” Etc., etc.

¿Por qué somos parte del bullying entre mujeres?

Estas micro agresiones verbales nos pegan fuerte porque nuestras congéneres saben perfectamente cuáles son nuestras áreas débiles, donde nos duele más ya que ellas sufren inseguridades similares.

Lo más probable es que estas agresiones sean resultado de mandatos ancestrales que seguimos arrastrando como género.

En Latinoamérica el mandato de que la mujer debe casarse, tener hijos, apoyar al marido y servir a los hermanos es fuerte. Es un mandato que exige que ella se deje a sí misma en segundo o tercer plano sacrificándose por todos los demás. Aquellas que quieren tomar decisiones por fuera del mandato social son castigadas por las que no han logrado escaparse del mandato con estas reiteradas preguntas que resultan en el mencionado bullying entre mujeres.

Photo Credit: ooche813.blogspot.com

El bullying entre mujeres suele ser menos visible que el bullying de los hombres Photo Credit: ooche813.blogspot.com

Cómo enfrentar el bullying entre mujeres

En un reciente viaje a El Salvador invitada por Voces Vitales de ese país, tuve la oportunidad de conocer a cientos de mujeres profesionales y empresarias que compartieron conmigo historias de vida similares a las que escucho de mujeres de otros países de la región. La mayoría padece estas críticas que no son ni más ni menos que bullying entre mujeres. Y lo que dificulta aún más la situación es que a menudo las agresoras son las propias madres, hermanas o tías. Admitir que estas micro agresiones disfrazadas de preocupación constituyen una forma de bullying es el primer paso para hacer algo al respecto.

Te sugiero esto:

Usando tu calidez femenina, con una sonrisa o un gesto amable, dile a la que te pregunta con insistencia: “Sabes tía Marta, sé que tu preocupación por mí es genuina y te la agradezco. Pero cada vez que me preguntas cuándo voy a tener hijos me siento incómoda porque me siento bien como estoy. Si decido tenerlos te prometo que vas a ser la primera a la que se lo cuente. Pero por favor no me lo preguntes más.”

La idea es que lo digas de manera empática y no de confrontación para no escalar la agresión.

Es una oportunidad excelente para que aproveches tu habilidad femenina de ponerte en el lugar del que va a recibir tu mensaje y lo comuniques de la manera más efectiva posible sin herir a la otra persona.

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Y tú, ¿estás participando del bullying entre mujeres en contra de alguna colega, familiar o amiga?

Estamos tan acostumbradas a hacer este tipo de preguntas o comentarios que se nos escapan sin considerar el impacto que tenemos en nuestras amigas, hijas, hermanas, y colegas. Así que te sugiero lo siguiente:

  • Antes de abrir la boca para comentar o criticar la situación de otra mujer ya sea delante suyo o por detrás, pregúntate: ¿Estoy proyectando en ella mis propios valores, mandatos familiares, o presiones sociales? En otras palabras, ¿estoy tratando de que ella haga lo que yo me he sentido presionada a hacer? Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa con lo cual debes cerrar la boca y no emitir tu opinión.
  • Permite que cada mujer defina lo que quiere para sí misma aunque no coincida con lo que tú quieras para ti o lo que supongas que sería mejor para ella.
  • Tómate el tiempo de decidir qué quieres tú para ti misma y sigue esos objetivos tratando de separarte de viejos mandatos que te presionan a actuar de una manera que no coincide con tu deseo personal. Verás que eso mismo te ayuda a dejar a las demás hacer lo mismo.

Ante todo, acordemos en abandonar la práctica de bullying entre mujeres de inmediato. Tenemos tanto por hacer en el terreno del crecimiento profesional femenino para alcanzar esos altos puestos de toma de decisión a los que aspiramos que no podemos darnos el lujo de desperdiciar energías combatiendo viejos mandatos que ya no funcionan para nosotras. Mucho menos cuando las que se esfuerzan por mantener esos viejos mandatos que van en contra del progreso de nuestro género son otras mujeres.

Cómo cumplir tus sueños y por qué tan pocos lo logran

Para cumplir tus sueños no sólo hace falta fuerza de voluntad y trabajo duro. Necesitas visión, perseverancia y algo de suerte.

En la actualidad no hay escasez de motivadores listos a dispensar sus mensajes positivos destinados a aumentar tu autoconfianza como por arte de magia. “Tú puedes cumplir tus sueños.” “El éxito está en ti.” “Ningún sueño es imposible.” El problema con estos mensajes es que no sirven cuando vienen de afuera, cuando no eres tú misma la que los elabora para sí y haces algo para alinear estos mensajes con acciones que los sustenten. El otro problema de este tipo de mensajes motivadores es que suele hacerte sentir que si pones buena voluntad y trabajas duro podrás cumplir tus sueños y por consiguiente, si no logras cumplir tus sueños debe ser que hiciste algo mal. O que no estás esmerándote o peor aún, que en el fondo, no quieres cumplir tus sueño.

Aquí va una dosis de realismo: la voluntad sola no alcanza. También hace una visión clara de lo que quieres,valentía, sacudirse gente que se interpone en tu camino, buena suerte y mucha, mucha perseverancia. Hablando en confianza, te confieso que cumplir tus sueños no es fácil pero eso no debe ser motivo para que los abandones sino más bien para que armes una estrategia a corto, mediano y largo plazo que te asista para obtener lo que anhelas.

Para cumplir tus sueños necesitas una visión clara

Cómo cumplir tus sueños y hacerlos realidad

Cómo cumplir tus sueños y hacerlos realidad

Lo más importante es tener una visión clara de tu sueño y la objetividad suficiente que te permita establecer con qué recursos cuentas para cumplirlo y cuáles debes adquirir. Si quieres cumplir tus sueños ten en cuenta que la diferencia entre un sueño realizable y uno absurdo radica en distinguir qué es posible y qué no dadas las circunstancias de cada uno. Por ejemplo, si a los cuarenta años empiezas a hacer gimnasia deportiva y sueñas con ganar medalla de oro como gimnasta olímpica es claro que tu sueño será irrealizable. Sin embargo si soñaras con competir en una triatlón organizada para personas mayores de 35, es probable que tu sueño sea realizable.

Identifica a quienes pueden demorarte o desviarte de tu propósito

En el camino de cumplir tus sueños es probable que te cruces con diferentes tipos de individuos que pueden interferir con tus objetivos.

  1. Aquellos cuyas metas están a contramano de las tuyas y harán lo posible para aplastar tus ilusiones. Tu misión debe ser identificarlos lo antes posible y aislarlos para que no influyan en tu proyecto. Es decir, compartir con ellos la menor cantidad de información posible y evitar a personas que interactúen con ellos y que puedan a su vez pasarles tu información. Te aseguro que hay muchas personas dispuestas a ayudarte a cumplir tus sueños y no vale la pena gastar energía en quienes se oponen.
  2. Gente que te promete el oro y el moro pero que no cumple con su palabra y que al final sólo te demora. A éstos es bueno someterlos a simples “pruebas” para verificar si sus ofertas de ayuda son honestas o si ofrecen más de lo que en realidad pueden cumplir. Pídeles que te presenten algún contacto específico que te prometieron, por ejemplo. Algo que de inmediato te permita establecer si sus ofertas de ayuda son sólo buenas intenciones o si están avaladas por acciones concretas.
  3. Gente que una y otra vez solicita tu ayuda, tu apoyo, etc., y que no te retribuyen. No hay duda de que si realmente quieres cumplir tus sueños deberás encontrar relaciones recíprocas y limitar las situaciones en que escasea la colaboración genuina.

Valentía

A menudo nuestros propios sueños nos asustan. Tal vez porque se alejan de lo que otros quieren para nosotros y nos atemoriza romper con viejos mandatos familiares. Tal vez porque nos sentimos incapaces de cumplirlos. O tal vez porque sabemos que nos requerirán un gran esfuerzo. La verdad es que si consigues reunir el coraje necesario para cumplir tus sueños te sentirás realizada como persona y como mujer. Hay pocas cosas tan satisfactorias como conseguir lo que te propones. Así que si lo que te hace falta es una dosis de valentía, llama a una de tus amigas y cuéntale tu sueño. Pídele que te apoye, que te acompañe, que sea tu entusiasta compañera de camino.

Perseverancia

Para realizar tus sueños el ingrediente fundamental es la perseverancia. Esta cualidad (que a diferencia de la suerte, tú misma controlas) va atada de manera directa a la voluntad, pero la mejor manera de sostener la perseverancia a lo largo del tiempo es que tu voluntad esté pegada a tu deseo. Es decir, si tu sueño es ser empresaria encontrarás la voluntad para persistir cuando se te presenten obstáculos. Pero si tu deseo real no es ser empresaria y estás persiguiendo ese sueño porque es lo que siempre viste en tu casa, difícilmente puedas encontrar la voluntad necesaria para superar las vallas que deberás ir saltando a lo largo del camino. El secreto es definir bien tu sueño antes de lanzarte a cumplirlo. ¿Qué es lo que anhelas?

Más perseverancia

Va a haber días en que no quieras seguir adelante con tu proyecto. Días en que la frustración o la bronca por cosas que pasan te hagan dudar de tu sueño. Vas a tener días en que sientas celos de otras personas a las que todo parece salirles bien, sin tanto esfuerzo. Vas a tener días en que llores de impotencia. Tu desafío es tratar de convertir situaciones negativas en positivas y seguir empujando hasta que encuentres esa luz, esa respuesta que buscabas, esa puerta que se abre. Es esa luz, la felicidad extrema que se siente al cumplir tus sueños, lo que debe guiar tu perseverancia y reencauzar tu propósito cuando el fantasma del miedo, la envidia, la duda, o la frustración te visite.

Por qué tan pocos hacen realidad sus sueños

La razón por la cual muy poca gente consigue cumplir sus sueños no es porque haya pocos soñadores. (Si no, mira la plataforma online Posibl. que te ayuda a cumplir tus sueños y veras las miles de personas que en todo el mundo han subido los suyos.) No. La razón es que llegar al final del camino requiere visión, persistencia y paciencia. Requiere trabajar con otros en ayudarlos a cumplir sus propios sueños, colaborar, ver más allá del propio interés.

En conclusión, aquellos pocos que perseveran a pesar de las dificultades son los que suelen ver realizados sus sueños. Y tú, ¿tienes lo necesario para cumplir tus sueños?

Crédito de Fotografía: Gerd Altmann & orythys