Descubre el poder de un mentor en 6 pasos

Tener un mentor es fundamental para salir adelante en tu carrera. Pero de nada te servirá tener mentores si no sabes cómo mantener y nutrir la relación

Para muchas personas jóvenes que han crecido en Latinoamérica el concepto de mentor es desconocido. Empecemos entonces por aclarar qué es un mentor. Un mentor es una persona a la que respetas e incluso hasta admiras, experta en un área determinada o que conoce las reglas no escritas de la organización en la que trabajas y que puede ayudarte a cumplir tus sueños y objetivos profesionales. Para un estudiante, un mentor es alguien que puede guiarte en el proceso de ingresar a la universidad, obtener becas o de estudiar en el extranjero, por ejemplo.

Siempre hay que pensar en tener mentores y en ser mentor de quienes están creciendo

Siempre hay que pensar en tener mentores y en ser mentor de quienes están creciendo

¿Cómo consigo un mentor?

Esta pregunta que escuchamos a menudo en nuestros eventos y conferencias, es equivalente a preguntar: ¿Cómo consigo un nuevo amigo? Difícilmente lo logres preguntándole a alguien “¿quiéres ser mi amigo?” en la próxima fiesta. Como toda relación, la de mentoría debe ser desarrollada a partir de un interés mutuo. Puedes identificar a un profesional que te interese (ya sea en un evento profesional o en tu trabajo) y buscar la oportunidad de iniciar una conversación sobre cualquier tema triviales. De a poco podrás ir estableciendo una relación que en un determinado momento se transforme en una relación de mentoría. (La realidad es que tampoco hace falta que lo llames formalmente “mentor” sino que ambas partes entiendan que de eso se trata.)

¿Debo tener uno sólo?

No. Puedes tener cuantos mentores creas necesario si es que cada uno te está ayudando con otro aspecto de tu carrera. Por ejemplo, Eugenia está abriendo una compañía de venta de jabones naturales. Tiene un mentor que la guía en todo lo que hace a la apertura de un pequeño negocio, las regulaciones, llenado de certificaciones, etc. Otro que la orienta en la parte de marketing y ventas, y una mentora que trabaja con ella en la investigación de mercado y el desarrollo de productos. El secreto es que encuentres el o los mentores adecuados para la etapa que estás viviendo.

¿La relación con un mentor es unilateral?

Usa a tus mentores con cuidado para evitar desgastar la relación

Usa a tus mentores con cuidado para evitar desgastar la relación

Las relaciones humanas más fructíferas suelen ser las que se basan en el interés mutuo. Esto no es diferente cuando se trata de un mentor o una mentora. Si piensas en qué tienes para ofrecerle a tu mentor y cómo lo puedes ayudar antes de enfocarte en cómo él o ella pueden ayudarte a ti, serás mucho más efectiva. Y si crees que no tienes nada que pueda interesarle, piensa otra vez. ¿Tienes tiempo para invertir en algún proyecto en el que esta persona esté trabajando? ¿Puedes darle un punto de vista distinto? ¿Puedes enseñarle el uso de ciertas tecnologías o de redes sociales?

¿Cómo debo manejar la relación con mis mentores?

Tú debes ser la que lleve adelante la agenda. La que proponga fechas para reuniones regulares, establezca los objetivos que desea cumplir y especifique las áreas donde necesita ayuda. Y también debes ocuparte de cumplir con los objetivos pautados, sugerencias que te de tu mentor y cualquier tarea que te asigne. No siempre estarás de acuerdo con sus sugerencias y es perfectamente válido que las cuestiones. Pero si refutas cada recomendación, en poco tiempo tu mentor o mentora interpretará que no confías en su criterio y no le verá sentido a invertir sus horas en ti.

¿Para qué debo “usar” a mi mentor y para qué no?

Asegúrate de tener mentores a lo largo de tu carrera educativa y profesional. Te ayudarán a salir adelante más rápido.

Asegúrate de tener mentores a lo largo de tu carrera educativa y profesional. Te ayudarán a salir adelante más rápido. Photo Credit: Foto tomada en evento de DigiGirlz, Microsoft, El Salvador, 2014

Si sólo tienes un mentor es fácil caer en el “abuso”, es decir en contactarle para cualquier cosa que podrías averiguar por tu cuenta en Internet o consultarle a cualquier otra persona. Esto genera un desgaste innecesario en la relación y menor disponibilidad de tus mentores para hablar contigo cuando realmente lo necesites. Por eso antes de llamarle o conectarte revisa tus otros contactos y verifica si alguien más puede ayudarte a resolver tu inquietud. Trata de conectarte con ellos en lapsos regulares y principalmente para repasar temas que sólo ellos pueden ayudarte a resolver.

¿Qué pasa una vez que supero la etapa para la que le necesitaba?

La mayoría de las veces uno tiene una mentoría por un determinado plazo y una vez que supera esa etapa debe buscar otra persona que lo oriente. Sin embargo es muy conveniente mantener a tus mentores al tanto de tu progreso mientras estás trabajando con ellos y una vez que ya hayas dejado de hacerlo. Para el mentor es una gran satisfacción enterarse de tus éxitos y sentir que ha sido, aunque sea en parte, responsable de que salgas adelante.

Una cosa más. No sólo es importante que tengas uno o más mentores a lo largo de tus estudios y tu carrera profesional sino que tú misma lo seas. Mira a tu alrededor y piensa la vida de quién podrías cambiar al ofrecerle tu mentoría. Sabes mucho más de lo que crees y hay cientos de individuos en busca de talento y experiencia como los tuyos. Nunca te olvides de estirar la mano hacia los que vienen creciendo. Este es uno de los principios fundamentales del Red Shoe Movement que contribuye al empoderamiento de las mujeres.

Apoya el Empoderamiento de las Mujeres en 6 Pasos

El empoderamiento de las mujeres se refiere a la capacidad de las mismas de llevar adelante sus aspiraciones y de tener y ejercer los mismos derechos de los cuales gozan los hombres. Cuando se trata de empoderamiento de las mujeres a nivel laboral, hay 6 pasos simples que puedes dar. Tu contribución es indispensable para el cambio!

Cuando hablamos de empoderamiento de las mujeres a nivel profesional nos referimos al hecho de que las mujeres puedan tomar las riendas de sus carreras y llegar tan lejos como quieran. Que puedan decidir el tipo de ocupación que mejor encaje con sus intereses y puedan superar los obstáculos que encuentren en el camino.

Desafortunadamente, en muchas organizaciones continúan existiendo una serie de barreras institucionales al empoderamiento de las mujeres. Puede tratarse de viejos prejuicios, de estereotipos culturales, o de que aún no han cambiado esquemas desfavorables al crecimiento del plantel femenino. Es cierto que en estas empresas se hace difícil avanzar pero está en tus manos abogar por el empoderamiento de las mujeres.

Mujeres aplaudiendo

El empoderamiento de las mujeres es responsabilidad de todos.

Pasos para superar las barreras al empoderamiento de las mujeres

1. El Auto Empoderamiento de las Mujeres

El primer paso que puedes dar para impulsar el empoderamiento femenino es auto empoderarte. Darte permiso para decidir lo que más te conviene a nivel profesional y aceptar los desafíos necesarios para llegar hasta donde te propongas.

2. Incluye a Recursos Humanos

Invita a la gente de Recursos Humanos a que promuevan los 7 Principios del Red Shoe Movement. Al estar fundamentados en el sentido común son muy fáciles de implementar y tienen un efecto positivo en el ambiente laboral. ¿Por qué? Porque las empleadas ven de inmediato un compromiso real con el empoderamiento de las mujeres por parte de la organización.

Adopta los Principios del Red Shoe Movement en tu organización para fomentar un ambiente positivo y de apoyo mutuo y verás cómo se acelera el crecimiento de las mujeres en tu plantel.

Adopta los Principios del Red Shoe Movement en tu organización para fomentar un ambiente positivo y de apoyo mutuo y verás cómo se acelera el crecimiento de las mujeres en tu plantel.

3. Transfórmate en el ejemplo a seguir

Conviértete en un ejemplo para otras mujeres. Practica tú misma los 7 Principios y asegúrate de ayudar a las mujeres de tu grupo, y a las que tienen menos experiencia que tú. Recuerda nunca hablar mal de otras mujeres ni criticarlas en público y siempre que puedas, ofrécele retroalimentación en privado a tus colegas.

4. Promueve el empoderamiento de las mujeres con el Martes de Zapatos Rojos

Usa y promueve el uso de zapatos rojos para ir a trabajar los días martes (martes de zapatos rojos) e invita a tus colegas hombres a que luzcan corbatas rojas como signo del apoyo de todos por el empoderamiento de las mujeres y su crecimiento profesional. Y si quieres ampliar el alcance de tus esfuerzos, comparte tus fotos por las redes sociales usando las etiquetas #RedShoeMov y #RedShoeTue.

Red Shoe Tuesday, el martes de los zapatos rojos, es el día en que las mujeres van a trabajar con zapatos rojos y los hombres con corbatas de ese color para demostrar su apoyo por el crecimiento profesional de las mujeres

Promueve el uso de zapatos y corbatas rojas los martes para demostrar el apoyo por el empoderamiento de las mujeres

5. ¡Obtén aliados y persiste!

Roma no se construyó en un día. Ten presente que la lucha por el empoderamiento femenino lleva muchas décadas y es probable que nos tome bastante tiempo alcanzar la paridad en todos los sentidos. El quinto paso para superar las barreras al empoderamiento de las mujeres es obtener aliados y persistir. Para que los hombres de tu organización colaboren con tus objetivos, preséntales los datos que avalan el beneficio para la organización (y la sociedad) del empoderamiento de las mujeres.

6. Haz algo todos los días

No te dejes estar: haz algo todos los días para promulgar el empoderamiento de las mujeres. Desde algo simple como felicitar a una colega que tomó un riesgo hasta enviar una carta de recomendación para una amiga que busca empleo. Desde ponderar en forma pública el trabajo de una empleada hasta compartir por tus redes sociales ejemplos de buenos programas de empoderamiento femenino. Cada granito de arena ayuda. ¡No dejes de contribuir el tuyo porque creas que no puedes cambiar las cosas!

Secretos para triunfar en la entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es sin duda un momento de estrés. Prepárate para salir airosa y obtendrás el empleo que buscas. Aquí están los secretos!

La Entrevista de trabajo es posiblemente el paso más importante para conseguir el empleo que quieres. Por lo general la entrevista de trabajo genera mucho estrés y nerviosismo. Como reclutadora te recomiendo tener en cuenta algunos puntos antes durante y después de la entrevista de trabajo.

Según estudios durante los primeros cinco minutos el entrevistador se forma una opinión del candidato, y aunque esta puede cambiar durante la entrevista de trabajo, esto no siempre es posible así que es importante ir bien preparada para mostrarte segura y tranquila en cada paso.

Lo que hay que preparar antes de la entrevista de trabajo

  • Estudia la empresa que ofrece la posición. Lee acerca de sus valores, su trayectoria y las últimas noticias. Asegúrate que quieras formar parte de ese equipo.
  • Cuando te den la cita para la entrevista de trabajo, pregunta el nombre de quien te entrevistará y trata de buscar a esa persona en las redes sociales como Linkedin para saber algo más sobre él/ella.
  • Estudia tu CV, las fechas en que trabajaste en tus empleos pasados, y sobre todo tus logros. Si titubeas cuando el entrevistador te pregunte sobre datos que deberías saber de memoria, darás la impresión de que no estás diciendo la verdad

Durante la entrevista de trabajo seguramente te preguntarán tres cosas (entre otras muchas) por lo que tómate un tiempo para reflexionar particularmente en estas:

  1. ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?
  2. ¿Cuál ha sido tu mayor logro profesional y como sucedió?
  3. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa y que aportarías?

Puedes encontrar otras preguntas en “Algunas de las mejores colecciones de preguntas de la entrevista” Quintessential Carrers del DR Randall S. Hansen.

  • Date tiempo para pensar qué estás buscando profesionalmente, cuáles son tus metas, en donde te ves en 5 años, por qué te interesa ese trabajo, qué experiencia tienes y qué puedes aportar, ensaya tu entrevista hasta que te sientas cómoda y asegúrate de estar proyectando lo que realmente quieres
  • Asegúrate de tener la dirección y ubica con antelación el lugar donde se llevará a cabo la entrevista de trabajo para no llegar tarde.

El día de la entrevista de trabajo

Recuerda preparar preguntas antes de la entrevista de trabajo- Photo Credit: webadictos.com

Recuerda preparar preguntas para el entrevistador
Photo Credit: webadictos.com

  • Vístete de manera profesional, con el cabello limpio y arreglado, no lleves ropa muy ajustada o muy corta, ni accesorios muy llamativos o con mensajes personales como partido políticos al que estas afiliada, religión, preferencia sexual, etc. En lo personal cuando yo entrevisto evito estos por respeto al candidato. ¡Cuidado con el maquillaje y las uñas! ¡Que se vean pulcras!
  • Se puntual, calcula el tiempo de llegada porque llegar tarde denota irresponsabilidad y falta de interés. Y a nadie le importa lo que te haya pasado por lo cual llegaste tarde.
  • Saluda con un apretón de manos firme y seguro pero que no lastime. Cuando te hagan pasar a la sala donde se llevará a cabo la entrevista de trabajo espera a que te inviten a sentarte y no lo hagas en la cabecera, si te ofrecen agua o café y te apetece, acéptalo con tranquilidad, da las gracias.
  • Cuida tu tono de voz, asegúrate que tus respuestas sean cortas y concisas pero que le den al reclutador toda la información que requiere. Se coherente y sincera en tu conversación durante la entrevista de trabajo. El entrevistador se da cuenta enseguida cuando algo no es real o cuando estás ocultando algo.
  • Mantén la entrevista de trabajo enfocada en temas de tu experiencia profesional, los temas personales coméntalos de manera puntual y sólo si te los preguntan.

Ten en cuenta que una entrevista de trabajo no es una cita con el psicólogo y que el entrevistador no es tu amigo. No hables mal de nadie, menos de tus ex jefes o ex colegas y deja tus problemas en casa. En cualquier situación, siempre funciona mejor tener una actitud positiva.

  • Durante la entrevista de trabajo siéntete con la libertad de preguntar temas como qué esperan del candidato y cuáles son las metas a corto y a largo plazo en el trabajo, el plan de carrera, a quien reporta la posición, la facturación de la empresa, planes de expansión, si la posición es nueva, etc. Es más, es fundamental que vayas con varias preguntas preparadas para el entrevistador para demostrar que has hecho tu tarea.
  • Evita palabras vacías o que indiquen duda como mmm… eh…, etc.
  • Durante la entrevista de trabajo, es tan importante el lenguaje verbal como el corporal, así que mira al entrevistador a la cara en todo momento, esto deja ver que eres una persona respetuosa, firme y segura. No exageres los movimientos de tus manos ni tus gestos, estos solo deben apoyar tu conversación. Durante la entrevista de trabajo adopta una postura erguida, pero a la vez relajada. No te encorves, no te eches sobre la mesa o te eches hacia atrás como si estuvieras en el sillón de tu casa, tampoco te estés moviendo constantemente. Sonríe de manera sincera.

    Presta especial atención si te hacen estas preguntas en la entrevista de trabajo

    Presta especial atención si te hacen estas preguntas en la entrevista de trabajo

  • Existen preguntas que un reclutador no te debe hacer y si las hace es un foco rojo y hay que evaluar si las hace a título personal o es política de la empresa, estas preguntas incluyen:
  1. ¿Planeas embarazarte?
  2. ¿Cuál es tu religión?
  3. ¿Cuál es tu preferencia sexual?
  4. ¿Por qué quieres trabajar?

Después de tu entrevista de trabajo

  • Cuando salgas de la entrevista y pase la euforia analiza si realmente te gustó lo que viste, si realmente te interesa el trabajo, y si es lo que estás buscando en todos sentidos. Si no es así háblalo con el reclutador y explícale que prefieres dejar el proceso, esto te dejará las puertas abiertas para futuras oportunidades.
  • No olvides de mandar una nota de agradecimiento por la entrevista reiterándole tu interés en formar parte de la empresa, si ese es el caso.
  • En el caso de no ser seleccionada para el empleo, pide una retroalimentación de manera tranquila y educada pero no discutas o rebatas al reclutador la decisión que tomaron. Sólo usa sus comentarios como aprendizaje para tu proxima entrevista de trabajo.
  • Cada entrevista es un ensayo para conseguir el trabajo que quieres, por lo que tómalo así y trabaja en las áreas de oportunidad que te comente el empleador o en las que tú te sentiste débil.

Recuerda: Una clave importante para el éxito es la confianza. Una clave importante para la autoconfianza es la preparación –Arthur Ashe

Comunicación asertiva: el secreto del éxito en tu trabajo

La comunicación asertiva te ayuda a ser tú misma y te ofrece una salida win win a los desacuerdos interpersonales. Es ideal para resolver conflictos y hacer de tu trabajo la carrera profesional que siempre soñaste.

Ser asertiva significa que expresas tus deseos y necesidades, y defiendes tus derechos, a la vez que muestras una actitud receptiva con respecto a tus necesidades y a las de los demás. No significa darles siempre la razón, sino de mostrar que tienes en cuenta su posición, entiendes cuál es su verdad, su punto de vista, y sus necesidades y puedes comunicar que son valiosas para ti. Sólo que no estás dispuesta a renunciar a tus propias necesidades y que te importa llegar a una solución que deje conformes a todos los involucrados.

Si no trabajas por tus sueños otros te harán trabajar por los suyos

Si no trabajas por tus sueños otros te harán trabajar por los suyos

Los tres estilos de comunicación:

En cualquier situación tendrás tres opciones de respuesta, según tu reacción. Conócelas para entrenarte en la comunicación asertiva.

Tres estilos posibles en que puedes responder en una situación habitual

Supón que entras a tu tienda favorita a comprar un vestido para una reunión de trabajo muy importante para tu carrera. Estás en el salón de ventas durante más de diez minutos y no se ha acercado ninguna vendedora a atenderte.

Puedes tomar alguna de estas tres actitudes:

  1. Seguir esperando, con la expectativa de que la situación se resuelva en los próximos minutos (comunicación pasiva).
  2. Acercarte a la caja y hacer un escándalo por el pésimo servicio de atención que ofrecen al cliente y amenazar con no volver allí nunca más a hacer tus compras (comunicación agresiva).
  3. Acercarte a un mostrador y preguntar a alguna de las vendedoras quién podría atenderte, ya que tienes que llegar a horario a una cita (comunicación asertiva).

 

“Estoy un poco apurada, ¿podrías atenderme?” sería una actitud que refleja comunicación asertiva Photo Credit: elblogdemoyra.com

“Estoy un poco apurada, ¿podrías atenderme?” sería una actitud que refleja comunicación asertiva
Photo Credit: elblogdemoyra.com

Domina los secretos de la comunicación asertiva

Cuando desarrollas esta habilidad puedes darte a entender en forma clara y directa, y negarte a hacer aquello a lo que no estás dispuesta o que consideras injusto.

La comunicación asertiva también te ayudará a conseguir tus objetivos. ¿Por qué? Porque cuando aprendes a utilizarla ante una situación difícil o de conflicto eres capaz de:

  • Reconocer y describir claramente el problema: Decir: “Cuando voy a un negocio y no recibo buena atención…”, en lugar de: “Ustedes no saben atender”.
  • Expresar tus sentimientos: Decir: “Me siento decepcionada, pienso que no se interesan en mí como cliente…”, en vez de “Ustedes son…”.
  • Comprender al otro al ponerte en su lugar: “Entiendo que están muy presionados por la cantidad de trabajo…”
  • Solicitar lo que necesitas para satisfacer tus necesidades de manera segura, sin perder de vista tus objetivos: “Deseo que me atiendan sin hacerme esperar tanto tiempo…”.
  • Ofrecer y escuchar alternativas: “¿Puedo solicitar una cita la próxima vez que tenga que hacer una compra? o “¿Usted me aconseja algún horario más favorable?”
  • Dar a conocer las consecuencias que tendrá la otra persona de acuerdo con las decisiones que tome: “Porque si no, cambiaré de tienda”.

 

Si usas la comunicación asertiva siempre tienes la opción de decir NO a tiempo Photo Credit: femside.com

Si usas la comunicación asertiva siempre tienes la opción de decir NO a tiempo
Photo Credit: femside.com

 

Con la comunicación asertiva podrás defender tu punto de vista, sin dejarte presionar por terceros.

Desarrolla la comunicación asertiva

En mi experiencia en auditoría de contenidos de sitios web, tenía la costumbre de entregar informes señalando los errores en forma muy enfática. Si bien era eficaz en el análisis del contenido, no lo era en la forma de transmitirlo, pues mis comentarios sonaban agresivos. Hasta que un día audité la webpage de un querido amigo que prestaba servicios a empresas.

Dada nuestra confianza, me confesó que le resultaba chocante leer un informe tan crítico sobre un trabajo que había hecho con gran esmero su hijo mayor, para entonces próximo a graduarse como programador de websites.

En ese momento entendí que debía reemplazar los no por , los errores por oportunidades de mejora, y las correcciones por propuestas o sugerencias.

 

Parte de la comunicación asertiva es no discutir. Simplemente repita su aseveración con tono firme.

Parte de la comunicación asertiva es no discutir. Simplemente repita su aseveración con tono firme.

Tips para entrenarte en comunicación asertiva

Ejercítate en estas pautas que te propongo sin importar cuántas veces aciertes. Un verdadero entrenamiento se basa en la práctica e incluye los ensayos y errores necesarios hasta lograr utilizar estas habilidades a tu voluntad:

  • Habla en primera persona: en lugar de decir “Estás equivocado”, puedes decir: “No estoy de acuerdo” o “es probable que esa opción no de un buen resultado”. Esto evita que la otra persona se sienta criticada y se ponga a la defensiva.
  • Di No con convicción: no necesitas una excusa para negarte a hacer algo. Aprovecha cada desacuerdo para practicar comunicación asertiva. Cuando el “no me apetece” o “no podré hacerlo”, no dan resultado, intenta hacer énfasis en lo que sí estás haciendo, u ofrecer algo a cambio: “esta vez no podré, tengo que ir a negociar un contrato con un cliente” o “podría ocuparme si alguien puede terminar lo que estoy haciendo, que también es urgente”.
  • Atiende tu lenguaje corporal: tu cuerpo dice mucho más que tus palabras. Si dices no pero expresas un gesto poco convincente, la otra persona sabrá que podrá insistir una y otra vez hasta que cedas. Para evitarlo, mantén una postura erguida, mira directo a los ojos, demuestra confianza y serenidad y mantén un tono de voz firme. Si estás por abordar una situación previsible, como un pedido de aumento, practica frente al espejo y, si es posible, grábate y analiza tus gestos hasta que lo hagas con naturalidad y firmeza. ¡En eso consiste la comunicación asertiva!
  • Maneja tus emociones: nunca emprendas un diálogo sobre un desacuerdo si estás sensible, irritable o insegura. Si la situación se presenta de improviso y te desborda, excúsate para retirarte un momento hasta que puedas relajarte. Las técnicas de meditación son muy efectivas si las aprendes y utilizas frecuentemente.

Aduéñate de la comunicación asertiva: sé un modelo en tu carrera profesional

Al desarrollar o refinar tu comunicación asertiva tendrás una gran ventaja profesional. Conviértete en modelo al cual otras personas aspiren y llegarás a ser líder de un modo natural y merecido.

Bullying entre mujeres: micro agresiones que nos lastiman

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de la pregunta “Y tú ¿cuándo vas a casarte y tener hijos?” que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo. No deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

“Qué divinos los hijos de Fernanda. Y tú, ¿cuándo piensas casarte y tener los tuyos?” Le preguntan a menudo a Silvina, una banquera de 33 años sin novio, enfocada en su carrera y feliz con su situación actual.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de esta pregunta que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo.

Si llamamos a las cosas por su nombre, esto no deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

Pero las víctimas del bullying entre mujeres no son sólo aquellas que osan no seguir los viejos mandatos sociales de que la mujer debe casarse y tener hijos. También caen las que deciden tener hijos y dedicar varios años a su crianza en detrimento de sus carreras. “¿Y tú que haces? Ah, ¿sólo estás en tu casa con los chicos?” Mujeres profesionales le preguntan a Clara que teniendo una promisoria carrera en el área de finanzas decidió tomarse dos años para enfocarse en sus niños. En este caso, las responsables del bullying entre mujeres son aquellas que desde la revolución feminista creen que la única forma de realizarse es tener carreras exitosas.

Pero el peor ejemplo de bullying entre mujeres suele ser el que sufren las profesionales que tienen familias y hacen denodados esfuerzos por balancear el ámbito laboral y el personal. Nada parece ser suficiente para que la sociedad deje de criticarlas y desafortunadamente la crítica más hiriente suele venir de parte de otras mujeres. “¿No te parece que estás trabajando demasiado y descuidando a tu esposo?” “Tus hijos pasan más tiempo con la empleada doméstica que contigo.” Etc., etc.

¿Por qué somos parte del bullying entre mujeres?

Estas micro agresiones verbales nos pegan fuerte porque nuestras congéneres saben perfectamente cuáles son nuestras áreas débiles, donde nos duele más ya que ellas sufren inseguridades similares.

Lo más probable es que estas agresiones sean resultado de mandatos ancestrales que seguimos arrastrando como género.

En Latinoamérica el mandato de que la mujer debe casarse, tener hijos, apoyar al marido y servir a los hermanos es fuerte. Es un mandato que exige que ella se deje a sí misma en segundo o tercer plano sacrificándose por todos los demás. Aquellas que quieren tomar decisiones por fuera del mandato social son castigadas por las que no han logrado escaparse del mandato con estas reiteradas preguntas que resultan en el mencionado bullying entre mujeres.

Photo Credit: ooche813.blogspot.com

El bullying entre mujeres suele ser menos visible que el bullying de los hombres Photo Credit: ooche813.blogspot.com

Cómo enfrentar el bullying entre mujeres

En un reciente viaje a El Salvador invitada por Voces Vitales de ese país, tuve la oportunidad de conocer a cientos de mujeres profesionales y empresarias que compartieron conmigo historias de vida similares a las que escucho de mujeres de otros países de la región. La mayoría padece estas críticas que no son ni más ni menos que bullying entre mujeres. Y lo que dificulta aún más la situación es que a menudo las agresoras son las propias madres, hermanas o tías. Admitir que estas micro agresiones disfrazadas de preocupación constituyen una forma de bullying es el primer paso para hacer algo al respecto.

Te sugiero esto:

Usando tu calidez femenina, con una sonrisa o un gesto amable, dile a la que te pregunta con insistencia: “Sabes tía Marta, sé que tu preocupación por mí es genuina y te la agradezco. Pero cada vez que me preguntas cuándo voy a tener hijos me siento incómoda porque me siento bien como estoy. Si decido tenerlos te prometo que vas a ser la primera a la que se lo cuente. Pero por favor no me lo preguntes más.”

La idea es que lo digas de manera empática y no de confrontación para no escalar la agresión.

Es una oportunidad excelente para que aproveches tu habilidad femenina de ponerte en el lugar del que va a recibir tu mensaje y lo comuniques de la manera más efectiva posible sin herir a la otra persona.

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Y tú, ¿estás participando del bullying entre mujeres en contra de alguna colega, familiar o amiga?

Estamos tan acostumbradas a hacer este tipo de preguntas o comentarios que se nos escapan sin considerar el impacto que tenemos en nuestras amigas, hijas, hermanas, y colegas. Así que te sugiero lo siguiente:

  • Antes de abrir la boca para comentar o criticar la situación de otra mujer ya sea delante suyo o por detrás, pregúntate: ¿Estoy proyectando en ella mis propios valores, mandatos familiares, o presiones sociales? En otras palabras, ¿estoy tratando de que ella haga lo que yo me he sentido presionada a hacer? Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa con lo cual debes cerrar la boca y no emitir tu opinión.
  • Permite que cada mujer defina lo que quiere para sí misma aunque no coincida con lo que tú quieras para ti o lo que supongas que sería mejor para ella.
  • Tómate el tiempo de decidir qué quieres tú para ti misma y sigue esos objetivos tratando de separarte de viejos mandatos que te presionan a actuar de una manera que no coincide con tu deseo personal. Verás que eso mismo te ayuda a dejar a las demás hacer lo mismo.

Ante todo, acordemos en abandonar la práctica de bullying entre mujeres de inmediato. Tenemos tanto por hacer en el terreno del crecimiento profesional femenino para alcanzar esos altos puestos de toma de decisión a los que aspiramos que no podemos darnos el lujo de desperdiciar energías combatiendo viejos mandatos que ya no funcionan para nosotras. Mucho menos cuando las que se esfuerzan por mantener esos viejos mandatos que van en contra del progreso de nuestro género son otras mujeres.

Cómo cumplir tus sueños y por qué tan pocos lo logran

Para cumplir tus sueños no sólo hace falta fuerza de voluntad y trabajo duro. Necesitas visión, perseverancia y algo de suerte.

En la actualidad no hay escasez de motivadores listos a dispensar sus mensajes positivos destinados a aumentar tu autoconfianza como por arte de magia. “Tú puedes cumplir tus sueños.” “El éxito está en ti.” “Ningún sueño es imposible.” El problema con estos mensajes es que no sirven cuando vienen de afuera, cuando no eres tú misma la que los elabora para sí y haces algo para alinear estos mensajes con acciones que los sustenten. El otro problema de este tipo de mensajes motivadores es que suele hacerte sentir que si pones buena voluntad y trabajas duro podrás cumplir tus sueños y por consiguiente, si no logras cumplir tus sueños debe ser que hiciste algo mal. O que no estás esmerándote o peor aún, que en el fondo, no quieres cumplir tus sueño.

Aquí va una dosis de realismo: la voluntad sola no alcanza. También hace una visión clara de lo que quieres,valentía, sacudirse gente que se interpone en tu camino, buena suerte y mucha, mucha perseverancia. Hablando en confianza, te confieso que cumplir tus sueños no es fácil pero eso no debe ser motivo para que los abandones sino más bien para que armes una estrategia a corto, mediano y largo plazo que te asista para obtener lo que anhelas.

Para cumplir tus sueños necesitas una visión clara

Cómo cumplir tus sueños y hacerlos realidad

Cómo cumplir tus sueños y hacerlos realidad

Lo más importante es tener una visión clara de tu sueño y la objetividad suficiente que te permita establecer con qué recursos cuentas para cumplirlo y cuáles debes adquirir. Si quieres cumplir tus sueños ten en cuenta que la diferencia entre un sueño realizable y uno absurdo radica en distinguir qué es posible y qué no dadas las circunstancias de cada uno. Por ejemplo, si a los cuarenta años empiezas a hacer gimnasia deportiva y sueñas con ganar medalla de oro como gimnasta olímpica es claro que tu sueño será irrealizable. Sin embargo si soñaras con competir en una triatlón organizada para personas mayores de 35, es probable que tu sueño sea realizable.

Identifica a quienes pueden demorarte o desviarte de tu propósito

En el camino de cumplir tus sueños es probable que te cruces con diferentes tipos de individuos que pueden interferir con tus objetivos.

  1. Aquellos cuyas metas están a contramano de las tuyas y harán lo posible para aplastar tus ilusiones. Tu misión debe ser identificarlos lo antes posible y aislarlos para que no influyan en tu proyecto. Es decir, compartir con ellos la menor cantidad de información posible y evitar a personas que interactúen con ellos y que puedan a su vez pasarles tu información. Te aseguro que hay muchas personas dispuestas a ayudarte a cumplir tus sueños y no vale la pena gastar energía en quienes se oponen.
  2. Gente que te promete el oro y el moro pero que no cumple con su palabra y que al final sólo te demora. A éstos es bueno someterlos a simples “pruebas” para verificar si sus ofertas de ayuda son honestas o si ofrecen más de lo que en realidad pueden cumplir. Pídeles que te presenten algún contacto específico que te prometieron, por ejemplo. Algo que de inmediato te permita establecer si sus ofertas de ayuda son sólo buenas intenciones o si están avaladas por acciones concretas.
  3. Gente que una y otra vez solicita tu ayuda, tu apoyo, etc., y que no te retribuyen. No hay duda de que si realmente quieres cumplir tus sueños deberás encontrar relaciones recíprocas y limitar las situaciones en que escasea la colaboración genuina.

Valentía

A menudo nuestros propios sueños nos asustan. Tal vez porque se alejan de lo que otros quieren para nosotros y nos atemoriza romper con viejos mandatos familiares. Tal vez porque nos sentimos incapaces de cumplirlos. O tal vez porque sabemos que nos requerirán un gran esfuerzo. La verdad es que si consigues reunir el coraje necesario para cumplir tus sueños te sentirás realizada como persona y como mujer. Hay pocas cosas tan satisfactorias como conseguir lo que te propones. Así que si lo que te hace falta es una dosis de valentía, llama a una de tus amigas y cuéntale tu sueño. Pídele que te apoye, que te acompañe, que sea tu entusiasta compañera de camino.

Perseverancia

Para realizar tus sueños el ingrediente fundamental es la perseverancia. Esta cualidad (que a diferencia de la suerte, tú misma controlas) va atada de manera directa a la voluntad, pero la mejor manera de sostener la perseverancia a lo largo del tiempo es que tu voluntad esté pegada a tu deseo. Es decir, si tu sueño es ser empresaria encontrarás la voluntad para persistir cuando se te presenten obstáculos. Pero si tu deseo real no es ser empresaria y estás persiguiendo ese sueño porque es lo que siempre viste en tu casa, difícilmente puedas encontrar la voluntad necesaria para superar las vallas que deberás ir saltando a lo largo del camino. El secreto es definir bien tu sueño antes de lanzarte a cumplirlo. ¿Qué es lo que anhelas?

Más perseverancia

Va a haber días en que no quieras seguir adelante con tu proyecto. Días en que la frustración o la bronca por cosas que pasan te hagan dudar de tu sueño. Vas a tener días en que sientas celos de otras personas a las que todo parece salirles bien, sin tanto esfuerzo. Vas a tener días en que llores de impotencia. Tu desafío es tratar de convertir situaciones negativas en positivas y seguir empujando hasta que encuentres esa luz, esa respuesta que buscabas, esa puerta que se abre. Es esa luz, la felicidad extrema que se siente al cumplir tus sueños, lo que debe guiar tu perseverancia y reencauzar tu propósito cuando el fantasma del miedo, la envidia, la duda, o la frustración te visite.

Por qué tan pocos hacen realidad sus sueños

La razón por la cual muy poca gente consigue cumplir sus sueños no es porque haya pocos soñadores. (Si no, mira la plataforma online Posibl. que te ayuda a cumplir tus sueños y veras las miles de personas que en todo el mundo han subido los suyos.) No. La razón es que llegar al final del camino requiere visión, persistencia y paciencia. Requiere trabajar con otros en ayudarlos a cumplir sus propios sueños, colaborar, ver más allá del propio interés.

En conclusión, aquellos pocos que perseveran a pesar de las dificultades son los que suelen ver realizados sus sueños. Y tú, ¿tienes lo necesario para cumplir tus sueños?

Crédito de Fotografía: Gerd Altmann & orythys