3 Pasos para convertirte en agente de cambio empezando por tu metro cuadrado

¿Querés ser agente de cambio y acelerar la diversidad e inclusión en puestos de decisión? Podés empezar ya. Impactando en tu propio metro cuadrado. Aquí te cuento cómo.

Las decisiones clave en las organizaciones se toman en la mesa chica (es decir, un grupo selecto que suele estar en el nivel ejecutivo). Para lograr mayor inclusión de mujeres en esa mesa chica, la mujer debe continuar creciendo en su carrera, al tiempo que nuestros lugares de trabajo van nivelando la cancha de juego para que eso sea posible. Sólo cuando la mujer tenga un lugar en esa mesa podremos contar con perspectivas diferentes que contribuyan al mejor rendimiento y mejores resultados de las compañías en las que trabajamos.

Pero no hace falta esperar a que esa mesa chica sea más diversa para empezar a ser agente de cambio.

Empezá por usar tu liderazgo para ser agente de cambio en tu metro cuadrado

Elije dar el paso, dejar una huella, para mostrar algo que hoy haga una diferencia, por pequeña que sea. Si puedes reconocer lo que te diferencia, lo que te distingue, podrás contribuir desde ese lugar e impactar a quienes te rodean. Y si logras que otros hagan lo mismo, muy pronto tu metro cuadrado se expandirá y se volverá una superficie infinita… ¿Quién sabe adónde puedes llegar como agente de cambio una vez que empiezas el camino?

Andrés Graziosi, un líder que usa su influencia para impactar la cultura de su organización.

Andrés Graziosi, un líder que usa su influencia para impactar la cultura de su organización.

Tres pasos para ser agente de cambio empezando por impactar tu metro cuadrado

1Descubrir tu motivación, qué te interesa y qué te hace única

En el Red Shoe Movement elejimos hablar de autoliderazgo y automotivación. Es decir, que cada una pueda descubrir cuáles son sus aspiraciones profesionales y alinearlas con sus propios objetivos y luego con los objetivos de la empresa en las que trabaja. Y la primera que debe creer que es posible conseguir lo que te merecés, y que sos capaz, sos vos.

¿Cuál es el éxito profesional para vos? “El éxito es un camino hecho a tu medida”,  dice Mariela Dabbah, nuestra CEO en su libro Poder de Mujer: Descubre quién eres para crear el éxito a tu medida (Penguin 2012). Y es lo que sostiene nuestra filosofía. Vos sos responsable de gerenciar tu carrera. Nadie más que vos conoce tus deseos, tus inquietudes y también tus sueños. Sos dueña de tu trayectoria y de tus decisiones. Y para eso es necesario desarrollar tu confianza y poner el talento sobre la mesa. Vos definís cuál es tu próximo paso, dónde querés llegar y con quién. ¿Qué querés lograr y qué te falta para alcanzarlo?  Imposible ser agente de cambio si no tenés claro qué es importante para vos.

En ese proceso de auto descubrimiento el Red Shoe Movement te invita a identificar tu zapato rojo interno, es decir tu propio estilo de liderazgo. (El símbolo del zapato rojo significa para nosotros: poder con femineidad). ¿Cómo es el tuyo?

Para Blanca Vilchez, Senior National Correspondent, de Univision Network, los zapatos rojos son símbolo de seguridad y afirmación de su ser femenino.

Para Blanca Vilchez, Senior National Correspondent, de Univision Network, los zapatos rojos son símbolo de seguridad y afirmación de su ser femenino.

2Mantener siempre viva la conversación sobre equidad de género

Si realmente querés ser agente de cambio en el espacio de inclusión es fundamental que contribuyas a mantener viva la conversación sobre equidad de género para que en tu lugar de trabajo e influencia no se relegue este tema a una vez por año.

Nuestra iniciativa #RedShoeTuesday te ayuda a lograr exactamente eso. Invita a todos a sostener esta prioridad de modo consistente. Cada martes proponemos a las mujeres ir a trabajar con zapatos rojos y a los hombres con zapatos, medias o corbata rojos para tener ocasión de conversar sobre cómo cambiar entre todos la cultura. Cómo lograr mayor equidad en puestos jerárquicos y cómo llegar a nuevos acuerdos para trabajar en conjunto. Es un enfoque diferente, divertido, con un toque de moda que nos da pie para sostener conversaciones significativas. Se trata de poner en marcha liderazgos colaborativos y complementarios que ejerzan influencia.

¿Por qué es importante mantener esta conversación viva? Porque somos seres lingüísticos que a través del lenguaje le damos sentido a nuestra identidad, a lo que somos y hacemos. Porque las organizaciones son redes de conversaciones. Porque el lenguaje nos permite describir realidades y hacernos preguntas para crear nuevos escenarios. Porque lo que no existe en el lenguaje, no puede generarse. Por eso, aquí está la clave: “Todo lo que pasa, pasa en una conversación”. Las conversaciones abren o cierran mundos.

Sergio Kaufman es un gran agente de cambio. ¿Qué otros hombres conocés que ejerzan su liderazgo para acelerar la representación de mujeres en puestos de decisión?

Sergio Kaufman es un gran agente de cambio. ¿Qué otros hombres conocés que ejerzan su liderazgo para acelerar la representación de mujeres en puestos de decisión?

3Apoyo mutuo

Una de las maneras más efectivas de ser agente de cambio es practicar el apoyo mutuo.

Si buscas influir los procesos, políticas y procedimientos que dificultan la equidad en todos los niveles de una organización, debes enfocarte en trabajar:

Con el talento, tanto con las mujeres, para que puedan lograr su auto liderazgo como con los hombres, para que sean activos participantes del proceso; y

Con la organización, para que pueda evaluar sus políticas y procedimientos y crear un ambiente laboral que propicie la inclusión.

Una parte fundamental de la metodología del Red Shoe Movement es el apoyo mutuo que proponen nuestros 7 Principios. Son una guía básica para cambiar la cultura de las organizaciones.  Son principios de sentido común para sentirnos respaldadas en los lugares de trabajo. Para cuidarnos y ayudar a eliminar la disparidad a través de acciones conscientes enfocadas en un ganar-ganar. Aunque parece algo inalcanzable, el cambio cultural se va logrando con pequeños pasos que damos todos los días que nos ayudan a naturalizar nuevas conductas inclusivas.

Los 7 Principios del RSM pueden ayudarte a ser agente de cambio. ¡Practícalos!

Los 7 Principios del RSM pueden ayudarte a ser agente de cambio. ¡Practícalos!

Ghandi no dijo simplemente:“Sé el cambio que quieres ver en el mundo” sino que lo llevó a cabo. Y nos dejó un legado increíble de enseñanzas y sin duda un mundo mejor.

Para ser agente de cambio y empezar por impactar en tu metro cuadrado, ¿qué podés hacer que no hayas hecho hasta ahora?

Al espacio lo transformamos entre todos. Si cada uno impacta en su metro cuadrado de a poco todos impactamos espacios cada vez más grandes. No te quedes esperando que las decisiones las tomen otros. Es el momento de dejar tu marca. De salir del automático y dar el paso.

El liderazgo de influencia empieza cuando tu metro cuadrado se convierte en una superficie infinita,lindando tu metro cuadrado con el mío.

¿Estás lista para pasar a la acción?

Se agente de cambio ya!

Se agente de cambio ya!

Mujeres en Tecnología: Cómo es ser líder en Google

Entrevista a Florencia Sabatini

En momentos en que la sociedad pide a gritos más mujeres en tecnología, es bueno conversar con las que ya están en este campo. Enterarnos de cómo lo lograron, qué desafíos enfrentan y cómo inspirar a otras a que sigan sus pasos. ¡No te pierdas esta entrevista a Florencia Sabatini de Google!

Florencia Sabatini es la Gerente de Comunicaciones de Google Argentina. Más allá de ser una de las pocas mujeres en tecnología, se define a sí misma como una persona de acción y una apasionada de las relaciones públicas y las comunicaciones. Dueña de una personalidad creativa y una calidez inusual, le gusta innovar y asumir riesgos.

A lo largo de su carrera obtuvo los premios Konex de Platino en la categoría Comunicación Institucional (2017),Women to Watch otorgado en 2018 por AdLatina y AdAge, Premio a la excelencia Profesional del consejo profesional de RRPP (2013) y dos premios Eikon. En esta entrevista, exploramos algunas claves para fomentar que haya más mujeres en tecnología.

Betina Bensignor—  ¿Cómo es trabajar en Google?

Florencia Sabatini— Para mí es el lugar ideal para que cada persona pueda desplegar todo su potencial profesional y humano. Se dan condiciones de trabajo, humanas, de recursos que hacen que uno se sienta a gusto y siempre dé lo mejor de sí frente a un objetivo.

Muchas veces los proyectos involucran a más de un área, son colaborativos entre departamentos, eso le agrega un condimento importante. Trabajo hace casi ocho años en esta compañía, no se parece a ninguna otra donde me haya desempeñado, es un mundo dentro del mundo de las empresas.

Mujeres en Tecnología: Florencia Sabatini en Google es un gran ejemplo de líder en esta industria

Mujeres en Tecnología: Florencia Sabatini en Google es un gran ejemplo de líder en esta industria

BB— ¿En qué consiste y por qué desarrollaron la campaña seamos protagonistas, que lanzaron en el Día Internacional de la Mujer con el hashtag #YoMeSumo?

FS— Estamos en un momento muy particular, se están alzando las voces en pos de la igualdad de género. Sin embargo, muchos medios caen en lugares comunes, de grandes generalidades. Yo creo que estos movimientos empiezan a generar fuerte impacto con altas probabilidades de cambio cuando suman datos a las enunciaciones: información “dura”.

Google está conformada básicamente por ingenieros, los datos y la información guían muchas de las acciones que se toman dentro y fuera de la compañía. Entonces, lanza un video sobre la importancia de la diversidad, y dentro de ella, la igualdad de género, para empezar a hablar con datos. Es crucial sustentar las declaraciones con datos, porque ante una contraargumentación, el dato duro es el mejor argumento. Entre otras cosas, en el video informamos qué porcentaje menos que los hombres ganan las mujeres, y con respecto a las mujeres en tecnología, de los 4.000 graduados en carreras informáticas en Argentina apenas el 18% son mujeres, y en la industria de tecnología local trabajan solamente un 6% de mujeres.

Florencia Sabatini cambiar paradigmas para conseguir que haya más mujeres en tecnología

Florencia Sabatini cambiar paradigmas para conseguir que haya más mujeres en tecnología

¡No te pierdas esta nota de una mujer en otro sector tradicionalmente masculino!

Falta de mujeres en tecnología

BB—¿Por qué comunicar esta problemática?

FS—Google es una empresa diversa que respalda la igualdad de género, pero hay cuestiones que nos exceden, por ejemplo, la oferta de ingenieras. Las problemáticas se inician unos pasos atrás: cuántas mujeres eligen carreras duras y por qué suelen no escogerlas, es decir, por qué hay tan pocas mujeres en tecnología. Ahí pasamos a otra: los modelos que mostramos a las nenas por el simple hecho de ser mujeres: ¿por qué, en vez de regalarles un cochecito, no les regalamos un Lego o un robot para armar?

Estas son temáticas sociales, culturales y educativas. Hay una cantidad de ingenieras en el país de las cuales algunas están sumamente capacitadas, otras medianamente y otras poco. Una compañía como Google, que busca ingenieras con determinadas características, tiene un universo de selección reducido porque pocas mujeres se han inclinado a la ingeniería.

Entonces, cuando se abre un puesto de ingeniero, hay más chance de que sea ocupado por un hombre. No significa que no exista una mujer que cumpla con esas condiciones, es una cuestión de proporción estadística.

Creo que hay un estereotipo que romper, y esto se logra fomentando una cultura diferente, cambiando patrones en los sistemas educativos, en la casa, en los grupos sociales. Necesitamos de manera urgente cambios de paradigmas para que todo sea más diverso, que haya más docentes hombres y más ingenieras mujeres. Google promueve que en la diversidad está la riqueza, necesitamos diversidad en todas las áreas.

BB— Un estudio de McKinsey y LeanIn.Org informa que en Silicon Valley las mujeres ocupan el 36% de los puestos de entrada en el sector de la tecnología y solo el 27% de los cuadros medios. Las cifras son peores para puestos de vicepresidente o superiores. En este momento en que tenemos mayor acceso a lugares públicos, al ejercicio de poder, ¿qué falta para concretar el acceso a puestos de decisión en directorios de empresas tecnológicas?

FS—Primero, el acercamiento de las mujeres a la tecnología a una edad temprana. Segundo,  creo que las políticas públicas en favor de esto funcionan como factores de aceleración, hay ejemplos en países como Suecia o Noruega, donde se reglamentó una ley según la cual el 50% de los miembros de los directorios de las empresas estatales tienen que ser mujeres. Esto se cumplió con exactitud y además se irradió a las empresas privadas.

Muchas veces se critica estas medidas porque se dice que son independientes de la capacidad de los postulantes, sin embargo la experiencia demuestra que funcionan como aceleradores de cambio.

BB— ¿Significa que es positivo recurrir al cupo?

FS—Sí, lo vemos en la política, uno de los primeros ámbitos donde se reglamentó el cupo femenino, hoy en la composición de las cámaras hay muchas mujeres que ocupan espacios de poder en el ámbito público.

¿Viste nuestra iniciativa para Equidad de Género "Ring the Bell on the 7 Seas"?
Todos podemos hacer algo para fomentar desde muy temprano un balance de género en los diferentes campos.

Todos podemos hacer algo para fomentar desde muy temprano un balance de género en los diferentes campos.

La flexibilidad de la organización contribuye a sumar más mujeres en tecnología

BB— Vos entraste a trabajar a Google durante el embarazo de tu primer hijo, algo que no es frecuente en otras empresas e industrias. ¿Qué les justificó tomar esta decisión a favor de tu incorporación, habiendo podido tomar a un hombre?

FS—Esto se lo tendrías que preguntar a Google (risas). Para poder entrar no sólo te entrevista quien podría ser tu futuro jefe, sino también otras personas, jefes de otras áreas. Es un recurso muy interesante.

Cuando pregunté por qué me iban a tomar estando embarazada, quien se convirtió en mi jefe me contestó: “¿Vos pensás que en Google contratamos a la gente por su estado y no por su talento?”

BB— Más que hablar de un “perfil”, ¿qué les atrajo de vos, para tomarte aun en ese estado en el que la mayoría de las empresas te hubieran descartado como postulante?

FS—Creo que Google decidió por mí porque tengo cosas que jugaron a mi favor. Primero, me gusta asumir riesgos. Ya presentarme a un proceso de entrevista sabiendo que estaba embarazada significa que la empresa puede ser “particular”, pero yo también lo soy. Segundo, acá no es suficiente el hecho de que seas muy bueno en lo que sabés hacer, sino que además puedas traer una ruta, una hoja de vida interesante, rica, que tenga también fracasos, pruebas, intentos.  Empecé a trabajar muy joven, primero en Mc Donalds, gané una beca para estudiar en Finlandia, trabajé y viví en México, en Trinidad y Tobago. Estuve siempre en movimiento y buscando cosas diferentes que sumaran valor y riqueza a mi vida. Me gusta la música, toco instrumentos de oído. Esto en Google suma mucho. Podés tener un PhD en IT, pero si no aportás algo distinto, te va a faltar ese plus.

En tercer lugar, desde un punto de vista más técnico a nivel comunicaciones, creo que una de las cosas que sumó a mi trabajo es un componente de mucha creatividad; y cuarto, no concibo mi trabajo si no es con pasión. Es algo que se transmite, soy una persona apasionada por lo que hago.

Las mujeres en tecnología aportan un estilo de liderazgo diferente

Florencia Sabatini, Gerenta de Comunicaciones de Google Argentina.

Florencia Sabatini, Gerente de Comunicaciones de Google Argentina.

BB— ¿Cómo es tu estilo de liderazgo?

FS—Muy transparente y participativo. Pueden dar cuenta de esto quienes participan de nuestras reuniones semanales, que resultan interesantes, divertidas, dinámicas y enriquecedoras. Trabajar con alegría es fundamental para nosotros.

Creo que mi liderazgo tiene una cuota importante de humor, el buen clima para mí genera todo. Es la base para que uno se sienta cómodo para compartir, para aportar ideas, nadie te va a censurar o mirar con mala cara.

Fui docente universitaria muchos años, eso fue un entrenamiento en cuanto a la dinámica de grupo, lo enfocada que tenés que estar si tenés que mantener atentas a 45 personas. Parte de esa experiencia es lo que me permite gestionar exitosamente los grupos de trabajo.

Creo que la transparencia nos puede llevar siempre más lejos, en vez del ocultamiento, la tergiversación o el disfraz. Hay quienes adhieren más o menos a esta postura porque a veces no es conveniente, políticamente hablando. Pero a mí ser así, sin dobleces, siempre me trajo buenos resultados en el trabajo en equipo. Lo que ves es lo que tenés.

Las mujeres en tecnología suelen romper barreras desde temprano

BB— ¿Trabajaste en empresas donde no era valorada tu creatividad?

FS—Si claro, y era una molestia. Ya en la escuela primaria. No hay mucho espacio para la creatividad en un colegio de monjas. Usábamos uniforme, teníamos que responder a un modelo al que yo no respondía bajo ningún punto de vista.

Fui a la primaria durante la dictadura militar y la cosa muy pautada la puedo soportar hasta que empieza a no tener sentido. Y cuando no lo tenía yo lo replanteaba, con muchísimo respeto, y ése era el problema, porque yo era muy educada, presentaba cartas, hablaba con mucha propiedad.

A los once años me regalaron un organito de veinte teclas y empecé a sacar las canciones de la iglesia. Una vez una maestra me sumó a la misa con mi pequeño órgano, intercalado a las canciones con guitarra. Cuando la directora se enteró, por poco le da un ataque: “acá las canciones de iglesia se tocan con la guitarra, no quiero ninguna variación”, dijo. Fue triste para mí, habría sido una manera de hacer menos monótona la misa.

Un día tocó el timbre de mi casa el único hombre del colegio: el cura, el Padre Ítalo (no me voy a olvidar nunca), me trajo un órgano profesional para que practicara, quería que yo tocara en la misa de fin de año. “Pero la directora no quiere”, le dije. Mi mamá no entendía, yo no le había contado nada. El padre Ítalo le explicó: “Le traje el órgano porque la misa de fin de año la organizo yo, y quiero que ella toque”.

Estuve tres meses practicando. En la misa de fin de año apareció el órgano en la capilla del colegio, todo el mundo miraba extrañado. El propio cura se rebeló conmigo y me acompañó para introducir una innovación donde parecía imposible. Siempre desestructuro moldes, no confrontando mal y, continuamente, aparece alguien a quien le gusta lo disruptivo y dice: “sí, asumamos el riesgo”.

BB— ¿Qué hacer para que las mujeres con iniciativa y enfoque personal conserven ese potencial interno y no lo abandonen en empresas donde no lo reconocen, con jefes que no las valoran? No siempre la solución está en irse y no siempre la solución está en quedarse, ¿que podrías decirles?

FS—Las mujeres creemos que el poder que ahora tenemos se debe a la mayor visibilidad de los temas, pero el poder femenino siempre residió en las propias mujeres. Y creo que este mensaje nos tiene que llevar desde la convicción hasta la acción, a seguir modificando las cosas.

A lo largo de la historia hubo mujeres que hicieron cosas muy importantes en sistemas que estaban en su contra. El registro público de estas grandiosas obras está disminuido, pero ahora con la tecnología e internet no hay límites para su difusión.

BB— La conectividad favorece que no estemos haciendo cosas de manera aislada. Hoy las mujeres nos estamos agrupando, visibilizando, no estamos donde estábamos antes.

FS—La tecnología es un gran acelerador de este proceso. Estoy a favor de la igualdad de género pero no a través de un feminismo extremo. He crecido y evolucionado profesionalmente donde el contexto no era tan favorable, viví un año en México, una sociedad que a principio del 2000 era extremadamente machista, y pude desenvolverme sin problema. Nunca dejé de creer en mí, nunca me sentí inferior.

A veces pienso que las mujeres tenemos que creer más en nosotras mismas para poder ser agentes de cambio con alto impacto. Y vuelvo al inicio de nuestra entrevista: para eso los números son fulminantes, dejemos las declaraciones generalistas y poco precisas. Empecemos a acompañarlas con números y porcentajes. Es bueno que tomemos algo del mundo de los hombres, que son más concretos, más numéricos. Si queremos sumar más mujeres en tecnología y en otros campos tradicionalmente masculinos, usemos herramientas como los datos y las estadísticas.

Insights de Florencia Sabatini para que las mujeres sean agentes de cambio de alto impacto.

Insights de Florencia Sabatini para que las mujeres sean agentes de cambio de alto impacto.

Microagresiones: desprecios que arruinan el ambiente laboral

Cuando alguien le preguntó a Carol, (no es su nombre real) “¿Has comido perro alguna vez?”, se sintió profundamente ofendida. Pero al expresar sus sentimientos sintió que su interlocutor les restaba toda importancia. ¿Qué son y cómo podemos detener este tipo de microagresiones que impregnan nuestras organizaciones y la sociedad? Aquí comparto algunos tips que te pueden servir.

La mujer de mi ejemplo es una asiática neozelandesa  que vive en Nueva Zelanda, un país donde el 74% de la población es de ascendencia europea, el 14.9% de ascendencia maorí, el 11.8% de ascendencia asiática y el 7.4% isleña no maorí. Sin embargo este tipo de microagresiones basadas en diferencias culturales y, aquí planteo que también ocurren basadas en las diferencias de poder, suceden todo el tiempo en todo el mundo.

Definicion del Dr.Sue sobre Microagresiones

Definicion del Dr.Sue sobre Microagresiones

¿Qué son las microagresiones?

Los comentarios, preguntas y comportamientos como el que experimentó Carol se conocen comúnmente como microagresiones. Este es un término acuñado en los años 70 por el psiquiatra Dr. Chester Pierce y tomado prestado más recientemente por Derald Wing Sue, PhD, psicólogo de Teachers College, Columbia University.

Esta es la definición del Dr. Sue: “Las microagresiones son los desaires o insultos verbales, no verbales y ambientales cotidianos, ya sean intencionales o no, que comunican mensajes hostiles, peyorativos o negativos a las personas target basándose únicamente en su pertenencia a un grupo marginado”.

Con frecuencia, cuando ciertas personas se enfrentan a algún tipo de diferencia que no comprenden claramente (o que no quieren o pueden admiten), pueden perpetrar microagresiones. Y aunque las microagresiones son a menudo involuntarias, este hecho no minimiza su impacto negativo.

Hoy en día hay un gran número de personas que sufren microagresiones a diario en su lugar de trabajo. Puede ser como resultado de su género, orientación sexual, raza, etnia, discapacidad o cualquier otro aspecto que los haga diferentes a la mayoría.

En la mayoría de las situaciones de microagresión, hay al menos dos fuerzas en juego:

1 El agresor es alguien que está en una etapa etnocéntrica de sensibilidad intercultural.  Te sugiero leer mi artículo, ¿What Is Cultural Sensitivity? para tener una visión más completa de la teoría de sensibilidad intercultural de Milton Bennett. Y aunque la teoría de Bennett se refiere en particular a la sensibilidad intercultural, creo que las etapas que describe se aplican igualmente a la sensibilidad hacia el género, la orientación sexual, y otros aspectos que nos distinguen.

Estar en una etapa etnocéntrica significa estar en una de las siguientes instancias:

Negación: el individuo no reconoce las diferencias y experiencias culturales de distintas personas.

Posición defensiva:  la persona reconoce algunas diferencias, pero las ve como negativas porque supone que su propia cultura es la más evolucionada, la mejor. Del mismo modo, propongo aquí, pueden sentir que su género o su orientación sexual es superior.

Minimización: la persona en esta etapa de sensibilidad cultural no es conscientes de que está proyectando sus propios valores culturales. Ve sus propios valores como superiores. Piensa que la mera conciencia de las diferencias culturales es suficiente. Que con eso “cumplió”.

2En el contexto de la microagresión, el agresor tiene más poder que la persona que recibe la agresión. Y en esto es en lo que me gustaría centrarme aquí, ya que considero que muchas microagresiones experimentadas por las mujeres se deben a su bajo poder en las organizaciones y en la sociedad.

El efecto de las microagresiones en el trabajo

El efecto de las microagresiones en el trabajo

Desequilibrio de poder y microagresiones

Como ha demostrado la investigación del psicólogo social Adam Galinsky, cuando se trata de mujeres, muchas de las diferencias en el rendimiento atribuidas al género se pueden rastrear a diferencias de poder.

En la mayoría de nuestras sociedades, la mujer tiene menos poder que el hombre. Y, tal como se espera de las personas con menos poder, también de las mujeres se espera que se comporten de una cierta manera. Por ejemplo que sean afectuosas, conciliadoras, sumisas, etc. Por lo tanto cuando las mujeres muestran ambición, asertividad, confianza, competitividad suelen ser penalizadas. (Y esto sucede a pesar de los esfuerzos actuales por lograr que más mujeres ocupen roles de liderazgo). En otras palabras, la mujer está sujetas a un doble vínculo. (El doble vínculo, o doble constreñimiento, es un fenómeno que la persona experimenta cuando recibe un mensaje contradictorio, que apunta a dos demandas opuestas o mutuamente excluyentes.)

Lo que estoy planteando aquí es que probablemente muchas de las microagresiones dirigidas contra las mujeres en el lugar de trabajo no provengan del hecho de que sean mujeres sino del hecho de que tienen menos poder en la empresa. Lo mismo puede decirse de todos los demás grupos no mayoritarios. Es muy probable que el agresor tenga mayor poder (ya sea real o percibido) que el agredido. Siempre ha sido más fácil atacar a los miembros más débiles de la sociedad, ¿verdad?

Microagresiones frase de Mariela Dabbah

Microagresiones frase de Mariela Dabbah

Microagresiones dirigidas a personas con menos poder

Veamos un par de ejemplos.

Estás en una reunión de equipo con 10 personas, 8 hombres y 2 mujeres. Julia, una gerente y la persona con menos jerarquía en la empresa, expresa su oposición a una nueva estrategia. Mientras lo hace se ve interrumpida varias veces.

Cuando dos de sus colegas hombres hablan, todos escuchan atentamente, aunque se toman mucho más tiempo que Julia para explicar sus puntos de vista. Estas interrupciones son el tipo de microagresiones que personas como Julia experimentan a diario. Ahora, mi pregunta es, ¿La interrumpieron a Julia porque era una mujer o porque tenía menos poder que el resto y por lo tanto se sentían con derecho a interrumpirla? ¿La hubieran interrumpido tanto si Julia hubiera sido la jefa de todos en esa reunión?

Otro ejemplo. En América Latina, las mujeres dicen que si buscan patrocinadores de carrera (sponsors), en su compañía se las percibe como si estuvieran buscando favores especiales. (Y muy a menudo se comenta sobre las mujeres en alta posición: “¿Con quién se habrá acostado para llegar a ese puesto?”)  Sin embargo, los hombres no tienen el mismo problema con la búsqueda de patrocinadores. ¿La percepción negativa está conectada con las mujeres debido al hecho de que son mujeres o porque tienen menos poder y menos conexiones en la organización? Entonces, si una mujer (alguien con bajo poder y menos conexiones que un hombre) es patrocinada para pasar a un nivel de liderazgo debe ser porque busca favores especiales o porque hace favores a quien puede patrocinarla?

¿Cómo ayudar a tu equipo a alejarse de las microagresiones y abrazar una cultura más inclusiva?

Hay dos buenas maneras de detener las microagresiones.

1Educar a los miembros de tu equipo para ayudarlos a pasar a una etapa étnica relativa de sensibilidad cultural. Estas son las tres instancias:

Aceptación: las personas en esta etapa pueden cambiar de perspectiva para comprender que un mismo comportamiento (por simple que sea) puede tener diferentes significados en diferentes culturas. Pueden identificar cómo las experiencias se ven influenciadas por la cultura, el origen y el género.

Adaptación: las personas se vuelven más competentes en su capacidad para comunicarse con personas que son diferentes.

Integración: las personas pueden cambiar fácilmente de un marco de referencia a otro. Desarrollan empatía por las personas que son diferentes.

2Tener un equipo de liderazgo diverso e inclusivo. Uno que se componga de partes similares de hombres, mujeres, personas de diversos orígenes étnicos y raciales, con diferentes niveles de habilidad, que provienen de una variedad de escuelas de pensamiento, antecedentes socioeconómicos, etc.

Cuando todos se sienten representados, el lugar de trabajo se vuelve más acogedor y abierto a las diferencias. A medida que las personas se interesan más en los demás, la amenaza de lo desconocido comienza a desaparecer y también lo hacen las microagresiones. La mejor parte es que tu talento se siente valorado, lo que a su vez ayuda a mejorar el compromiso, la retención y la promoción. Un ganar-ganar para todos. ¿Listo para probarlo?

¿Quieres una carrera profesional exitosa? ¡Inspírate en María José Gómez Silva!

María José Gómez Silva es la Directora Comercial para Latinoamérica y Canadá de Novartis Farmacéutica. Si quieres diseñar un plan de vida y de carrera profesional a tu medida, no te pierdas esta entrevista!

Nos recibe en el amplio salón del subsuelo de Novartis Argentina. María José Gómez Silva, Majo, como la conocen todos, es una líder apasionada por temas de inclusión que fue creando su camino al andar. Como lo oyes. A medida que fue creciendo en su carrera profesional, fue encontrando maneras de adaptar su rol a su etapa de vida. Unas veces acompañando a su esposo en sus traslados y otras siendo acompañada por él en los propios. Por momentos escalando de manera vertical y por otros, moviéndose lateralmente para ampliar sus destrezas.

En los últimos años, además de su puesto oficial Maria José es miembro del consejo de Diversidad e Inclusión global de Novartis Farma, representando a Latinoamérica y Canadá. En este rol, tiene una gran influencia en la estrategia de la organización respecto de temas de inclusión, entre los que se cuenta la inclusión de género y el desarrollo del talento femenino. Dentro de este contexto, además de haber liderado el programa de capacitación anual Step Up Plus para mujeres de la región, ha estado recibiendo mensualmente a un grupo de ejecutivos de diversas empresas que integran el Círculo Inter Empresarial del RSM patrocinado por su compañía. Como en todo lo que se refiere a su carrera profesional, se involucra con una energía admirable.

Maria Jose Gomez es un perfecto ejemplo de cómo en tu carrera profesional los movimientos laterales son tan importantes como los verticales

Maria Jose Gomez es un perfecto ejemplo de cómo en tu carrera profesional los movimientos laterales son tan importantes como los verticales

Betina Bensignor — ¿Qué significan para vos los círculos del RSM y cuál sentís que es el aporte que le hacen a tu carrera profesional?

María José Gómez Silva— Principalmente me dejaron muy claro el hecho de que soy “exploradora” y también soy “experta”. Eso es muy rico, porque en varias situaciones que vivimos a diario, el poder asegurarse que uno juega ese doble rol, hace que pueda orientar mejor la curiosidad natural para detectar oportunidades o temas que son claves. A su vez, del lado del experto, uno tiene herramientas para poder ayudar a encontrar soluciones. (Majo se refiere a los dos roles que alternan los participantes de nuestros Círculos de Mentoría Mutua.)

BB— En algunos círculos en los que participé noté que muchas mujeres proyectan su carrera profesional en una compañía sólo hacia los siguientes dos puestos por encima del actual. ¿Cuáles son los sí y los no para crecer más alto y llegar a ocupar puestos de decisión?

MJGS—Yo creo que la mujer no tiene que mirar qué hay más arriba sino saber adónde quiere llegar. Y en base a eso definir cuáles son los pasos a seguir. El mundo está cambiando muy rápido a todo nivel, y el solo ver dos puestos más arriba puede hacer que no lleguemos a prepararnos para el mundo que viene, porque quizás en dos o tres años ese puesto ya no existe. Entonces, en lugar de pensar en qué hay más arriba, es importante pensar adónde quiero llegar y cuál es el mejor camino para llegar.

BB— ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

MJGS— El poder ayudar a los demás y la posibilidad de cambiar el entorno para contribuir con los demás. En mi caso, se trata de pacientes o personas que conviven con distintas patologías. En verdad, comencé en la industria farmacéutica hace veinte años y la elijo cada día porque cada logro me llena de satisfacción.

BB— Cuando comenzaste, ¿te veías en el lugar en el que estás hoy?

MJGS—Vengo de una familia tradicional, soy la mayor de cuatro hijos y se esperaba de mí que continuara el rol femenino habitual. Yo sentía inquietud por hacer otras cosas pero nunca recibí el aliento, no era parte de mi entorno romper esquemas, no existía “el plan de vida y de carrera profesional” para una mujer. Así es que fui buscando mi camino porque me veía trabajando en el mundo de la empresa. Más adelante sí, fui conociendo muchas personas en mi camino, incluyendo a mi marido, que me fueron alentando.

La carrera profesional la gerencia cada uno. No lo olvides!

La carrera profesional la gerencia cada uno. No lo olvides!

Las etapas de una carrera profesional exitosa

BB— ¿Podrías hablar de tu carrera profesional en términos de etapas?

MJGS— Si, creo que es bueno darle esa mirada porque cada etapa va acompañando el crecimiento que uno tuvo en la anterior. Mi primer trabajo fue un laboratorio farmacéutico en Uruguay, donde vivía en ese momento con mi familia. Cubrí una suplencia de alguien con licencia por maternidad, y si bien la idea inicial era tomar ese puesto temporalmente, fui descubriendo qué era lo que me apasionaba tanto de este mundo, hasta que quedé efectiva y pasé a encargarme de algunas marcas. En poco tiempo empecé a disfrutar lo que hacía, a liderar equipos y mantener contacto con los actores involucrados en la comercialización de los productos. Allí encontré mi lugar, eso que había imaginado y soñado.

Después viene otra etapa: tomo el riesgo de cambiarme de compañía y un año después me ofrecen mudarme a Chile, a tomar una posición de mayor liderazgo. A los 27 años me fui sola a vivir a un país que no conocía.

Estuve dos años. El primero me dediqué a conocer la gente, la cultura, los actores con los que hablaría, y el segundo decidí cursar un Diploma en Dirección Comercial y Ventas en la Universidad Adolfo Ibáñez. Esta etapa fue de mucho crecimiento, me seguí preparando y estudiando. Fueron dos años muy exitosos que me dieron muchísima confianza y me ayudaron a seguir creyendo en mí misma.

Pronto me ofrecieron venir a la Argentina a ocupar una posición mayor en un mercado más grande. Y acá también fue un riesgo, porque si bien es mi país no tenía experiencia laboral acá. Este mercado no lo conocía y había que entender nuevos actores y un sistema de salud diferente. Fueron otros dos años de mucho éxito que me permitieron volver a Chile con una posición mayor: la que pertenecía a mi jefe en mi anterior estadía. Hasta ahí, siempre había trabajado en laboratorios, aunque todavía no veía un “mapa” de mi carrera profesional.

BB— En este tramo te casaste, ¿cómo siguió tu desarrollo profesional?

MJGS— Yo quería cumplir el sueño de volver a Chile a esa posición que me habían prometido, manejar toda la división farmacéutica. Por un tiempo viajamos, nos casamos y cuando quedé embarazada prioricé la familia. Ahí comenzó otra etapa: tomar la decisión de que para mí era importante la maternidad, pero también me importaba seguir con las dos cosas. Pensé que quizás repartiría un poco el foco pero no tendría que dejar todo lo que fue mi carrera profesional. En aquel entonces mi marido estaba en Uruguay y apliqué a una posición en Novartis Uruguay para manejar la línea de OTG (productos de venta libre), fue una decisión de familia.

A nivel profesional fue una experiencia increíble porque me permitió desarrollar nuevas habilidades, como crear spots televisivos, y me ayudó a afinar muchísimo qué comunicar y cómo para posicionar una marca. Viví dos experiencias nuevas en simultáneo: la maternidad y este mundo que me sigue apasionando.

Al tiempo a mi esposo le ofrecieron un trabajo en Perú.  Ése fue otro momento en el que tuve que decidir. Hasta ahí, los dos llevábamos adelante nuestras carreras en paralelo, pero este nuevo cambio me implicaba renunciar para poder acompañarlo. Tuve las dudas que atraviesan a muchas mujeres, pensé en lo bueno de dedicarme a mi hija, a disfrutar y estar presente las 24 horas los 365 días del año. Pero la verdad es que una vez que estábamos instalados, lo que sentí no fue la alegría que esperaba sino una frustración de sentir que no me estaba realizando.

Entonces, por mi trayectoria, tuve la oportunidad de incorporarme a Novartis Perú; estuve mucho más energizada que durante el tiempo que había estado en mi casa. El aprendizaje fue que cuando a uno le apasiona lo que hace, sí se pueden llevar adelante las dos cosas: la carrera profesional y la maternidad. Lo que importa es la calidad del tiempo, y también darles a los hijos el ejemplo de seguir lo que a uno le gusta.

Dos años después, a mi marido le ofrecen un cambio a la Argentina. Me toca seguirlo nuevamente y renunciar.

Una buena manera de gerencia tu carrera profesional es saber adónde quieres llegar

Una buena manera de gerencia tu carrera profesional es saber adónde quieres llegar

Me tomé un año sabático y disfruté del embarazo de mi segundo hijo y acompañar a mi hija en su etapa de jardín. Pero sabiendo que volvería Lo disfruté muchísimo y cuando mi segundo hijo tenía un año me volví a incorporar en la industria farmacéutica para preparar un lanzamiento importante en Novartis Argentina.

Desde 2012 ocupé distintas posiciones regionales, con base en distintos países lo que me ha permitido acompañar a la familia. Pero por sobre todo ha sido la etapa de mayor crecimiento personal y profesional.

No ha sido fácil, pero ha sido sumamente importante porque, en el fondo, nunca me dejé engañar: tomé las decisiones que creía que eran las mejores para la familia en cada momento, respetando que quizás eso no me hacía feliz en el corto plazo. Por supuesto, tuvo el impacto de que mi carrera profesional no tuviera un ascenso continuo. Siempre hubo aprendizajes: entorno y cultura diferentes. Las mudanzas me dieron flexibilidad, agilidad y una capacidad de adaptación a distintos contextos que me aporta mucho a mi posición regional. Y también uno aprende que hay cosas diferentes y todas tienen algo positivo. Fue una experiencia/ camino increíble.

Maria Jose Gómez y el futuro de su carrera profesional

BB— ¿Dónde estás hoy y cómo te ves a futuro?

MJGS—

Acabo de tomar una nuevo rol como Directora Comercial para Latinoamérica y Canadá, estoy a cargo de todos los lanzamientos de la división farmacéutica. Es un desafío grande e interesante, donde siempre tengo que aprender y a mí el aprender e incorporar cosas nuevas me energiza mucho.

Desde hace tres años soy miembro del Comité de Diversidad e Inclusión Global en Novartis, representando a la región Latinoamérica y Canadá. Cuando tomé el rol era como parte de los escalones de desarrollo, pero descubrí una pasión y una posición que me permitía seguir ayudando a los demás.

En diversidad e inclusión trabajamos en distintos pilares, uno de ellos es Talento, y cómo aseguramos una línea de sucesión dentro de la compañía. Quizás por todo este camino que recorrí pude comprender de cerca que para la mujer es más difícil. Que dado nuestro entorno cultural en Latinoamérica y cómo están hechas las estructuras empresariales, no nos permiten a veces poder soñar en grande, poder expresar sin miedo adónde queremos llegar. Que por este tema familiar y este rol se nos puede percibir como sin ambiciones porque nuestro camino no es una línea recta, sino que en ciertas etapas de la vida vamos tomando decisiones y nos movemos más lateralmente.

Siempre activa en eventos profesionales, para Maria Jose Silva, el networking estratégico es una clave del éxito

Siempre activa en eventos profesionales, para Maria Jose Silva, el networking estratégico es una clave del éxito

Quise apoyar al talento femenino dentro de Novartis en la región y así fue cómo conocí a Mariela Dabbah, Fundadora y CEO del Red Shoe Movement. Implementamos el programa Step Up Plus con un grupo de talento femenino regional, para ir trabajando en los distintos aspectos, poder ir dándoles más confianza y proveer herramientas a nuestros talentos femeninos para hacer crecer su carrera profesional dentro de la organización.

Fue una experiencia increíble, vamos por el tercer año haciendo este programa con el RSM y a pesar de que yo ya tenía una trayectoria, a mí también me ayudó a darme cuenta de que nadie más que yo es dueño de mi carrera profesional. Depende de las conversaciones que me anime a tener serán las puertas que se me van a abrir o qué tan claro va a saber la gente adónde quiero llegar en lo profesional.

Me permitió tenerme más confianza todavía, y algo que quizás para unos pueda sonar un poco extraño: ser inclusiva conmigo misma.

BB— ¿Qué es ser inclusiva con vos misma?

MJGS— — Permitirme que no sea buena en todo, comprender que en los foros en los que soy la única mujer latina mi perspectiva no es diferente de la mayoría sino única y aporta valor. Para mí fue un aprendizaje muy grande el apoyo permanente de los Red Shoe Tuesday (#RedShoeTuesday), que se va reforzando cada martes al usar los zapatos rojos. Se va fortaleciendo esa autoestima, ese empoderamiento y ese contagio, y la posibilidad de seguir formando un poco más de comunidad dentro de la compañía, para apoyarnos mujeres a mujeres, mientras sumamos en este nuevo camino a nuestros colegas hombres.

En Novartis, cada martes, hombres y mujeres usan zapatos y corbatas rojas para apoyar el crecimiento profesional del talento femenino

En Novartis, cada martes, hombres y mujeres usan zapatos y corbatas rojas para apoyar el crecimiento profesional del talento femenino

BB— ¿Cuál es tu mensaje a los hombres para que apoyen activamente el éxito profesional de las mujeres?

MJGS—Hoy está más que comprobado que la diversidad en los puestos de decisión trae muchísimos beneficios: mayor creatividad, mejores resultados financieros, mejor reputación de la compañía. Entender que si logramos equipos diversos estaremos representando mejor a nuestros clientes, tomaremos mejores decisiones. Creo que la diversidad debería ser a todo nivel: edad, cultura, etcétera.

Como madre de una hija mujer quiero seguir ayudando para que se vean estos beneficios y que ella pueda tomar el camino que quiera, más allá de lo que es estrictamente para mujeres o no, o de lo que se percibe como roles de la mujer. Mi sueño es que mis dos hijos (varón y mujer) tengan las mismas oportunidades.

Los hijos de Maria Jose Gomez

Los hijos de Maria Jose Gomez

 

Ismael Cala: Un inspirador nato que mantiene la humildad a pesar del éxito

Se define como “estratega de vida y desarrollo humano”, un título inusual pero que describe con exactitud a Ismael Cala hoy en día.

RSM #IWDleader logo del Salon de la Fama

El Salon de la Fama del RSM tiene su propia identidad y #IWDleader

Uno de los rasgos que hace único a Ismael Cala es que está en constante evolución. Este periodista, entrevistador, autor best-seller, conferencista internacional, trotamundos e inspirador nato va por la vida definiendo y fortaleciendo su propósito. Ayudando a que otros encuentren el suyo. Desde que lo conocimos en la silla de entrevistador en su programa “Cala” en CNN, el cubano-canadiense ha recorrido un largo camino. Desde que dejó su exitoso programa en julio del 2016 enfocó toda su energía en alinearse con su esencia.

De la mano de Ismael Cala llegó el Red Shoe Movement a Latinoamérica. La suya fue la primera entrevista que le hicieron a Mariela Dabbah para la región cuando salió su libro “Poder de Mujer” que lanzó el movimiento y la compañía de capacitación. Su respaldo desde ese momento y su continuo apoyo al auto empoderamiento de las mujeres lo han convertido en un verdadero líder de inclusión. Hoy lo honramos en el Salón de la Fama 2018. Aquí compartimos una entrevista donde conocerás a fondo a nuestro carismático padrino.

Ismael Cala ganador del Salon de la Fama 2018

Ismael Cala ganador del Salon de la Fama 2018

RSM— Tu vida ha dado un gran giro en los dos últimos años desde que te fuiste de CNN. Cuéntanos ¿cuáles han sido las mayores satisfacciones de dar este salto?

Ismael Cala— En primer lugar, la mayor satisfacción para mí es poder auto-respetarse. Porque obviamente yo estaba sintiendo ese llamado de mi alma, de tomarme una pausa de las cámaras de mi trabajo tan excesivamente expuesto al público masivo de un medio internacional y el ego decía “como vas a dejar tanto éxito, tanto aplauso, tanto reconocimiento, tan buen salario y tan buen contrato”.

El seguir los dictámenes del alma tomó un periodo de análisis, de introspección y  la verdad es que la mayor satisfacción es uno darse cuenta que lo que haces sea coherente y congruente con tu esencia, con tu ser, con tu verdad. No con los símbolos del falso poder que la sociedad nos impone, no del querer tener un status, una fama, un reconocimiento, un prestigio; no. Aquí realmente mi mayor satisfacción es que yo tomé esto por una necesidad de seguir creciendo, de salir de la zona de confort, de reinventarme un poco en mis intenciones y en mis “porques” y “para ques” en mi carrera de crecimiento personal, humano.

Ismael Cala, a charismatic leader, is constantly learning new things and changing

Ismael Cala, un lider carismático que esta constantemente aprendiendo y cambiando

Yo creo que el ser humano es un ser de transformación y que el día en el que te creas que estás terminado como producto, que ya eres un genio y que ya llegaste a la cima, ese día toda tu vida se complica y empiezas a convertirte en alguien obsoleto. La zona de confort poco a poco te va haciendo reunirte con personas de influencia mediocre y ya tus ideas empiezan a congelarse.

Entonces, el saltar y salir de esa zona que para mí ya era una zona de seguridad y una zona de ego totalmente maniatado por el reconocimiento y el éxito, pues me dio un nuevo comienzo.

La Fundación Ismael Cala, Cala Enterprises, Cala Speakers y todos los otros emprendimientos que estamos haciendo con mi equipo de trabajo me dan todos los días una satisfacción enorme. Todo lo que vendemos, promocionamos o la ayuda social que proveemos es para convertir a este mundo en un lugar para despertar conciencia y para proveer soluciones ágiles y herramientas a gente y organizaciones para poder hacer de este, un mundo más productivo, más armónico, más tolerante y más feliz.

RSM— ¿Cómo enfrentaste el estrés inicial de lanzarte como emprendedor? Para muchos es un período de gran ansiedad.

IC— No lo voy a negar, yo creo que he tenido una mente de emprendedor desde la niñez. Yo siempre busqué pensar más en grande, incluso la geografía de mi pequeño pueblo natal El Caney me quedó corta al menos en mi visión de vida teniendo yo solo 8 años. Cuando le dije a mi madre: “me mudas de escuela. Me quiero ir a la ciudad que está a solo 8 km, a Santiago de Cuba”, ya que El Caney es un pueblo muy pequeño y toda mi familia había vivido allí por generaciones y generaciones.

Entonces mi espíritu de aventura, de exploración, de expansión y emprendimiento viene desde la niñez, ahora ya como que remangándose uno la camisa y haciendo un emprendimiento a la altura de Cala Enterprises obviamente que hay ansiedad sobre todo porque mi emprendimiento no ha tenido hasta ya esta última etapa que es justamente los últimos meses, ningún tipo de inversión que no haya sido mi propia inversión personal, con mis propios fondos.

Ismael Cala frase inspiradora para recordar

Ismael Cala frase inspiradora para recordar

Yo fui un emprendedor a un 20%, 30% donde mis fondos del salario de CNN yo no los ahorraba, algunos no los disfrutaba y fueron re-invirtiéndose en lo que hoy es Cala Enterprises. Hay un libro muy interesante de Patrick McGinnis (uno de nuestros Cala Speaker) que se llama el Emprendedor 10% y yo les recomiendo que lo lean.

En el libro recomienda buenas prácticas para todo aquel que tiene un empleo pero que al mismo tiempo tiene una idea de emprender. En mi caso, la ansiedad la manejo con el mindfulness a mil, la inteligencia emocional, la psicología positiva todo lo que he aprendido y en lo que me he convertido, una especie de facilitador para otros en el tema del mindfulness me ha ayudado a lidiar con mis propios miedos, mis propios fantasmas y mi propia ansiedad. Pero al final todo negocio está destinado a morir a menos que sus dueños lo impidan, entonces esa frase la tengo siempre muy presente en mi mente y todo el tiempo me pregunto qué me toca hacer para impedir que este negocio no fructifique o sea que muera y no puede morir.

Con respecto a la ansiedad, la gestiono a través del mindfulness, la he convertido en un mindful anticipation, yo creo que cuando la ansiedad la manejas identificando y gerenciando tus miedos ya no es ansiedad sino que se convierte en una anticipación relajada y serena de la incertidumbre por que el camino del emprendedor ciertamente es de incertidumbre, volatilidad, ambigüedad y complejidad , al fin y al cabo vivimos en un mundo VUCA que es llamado VUCA por su sigla con estas 4 palabras volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Conoce a otra líder honrada en el Salón de la Fama 2017, Rosemary Rodríguez

RSM— Has pasado los últimos años llevando tus conferencias por el mundo. ¿Cómo ves el liderazgo femenino en Latinoamérica en comparación con el liderazgo femenino en Europa y Estados Unidos? ¿Cuáles son las fortalezas de la mujer en Latinoamérica y qué podrían reforzar?

IC— La verdad que yo estoy muy orgulloso de Latinoamérica en cuanto a inclusión femenina. Varias presidentas mujeres que ya han pasado por el máximo puesto de muchos de nuestros países, algunas repitiendo en el cargo como fue el caso de Michelle Bachelet, a quien tuve la oportunidad de entrevistar.Creo que es uno de esos estandartes de liderazgo femenino en la región.

Hay mujeres representándonos en la ONU, a nivel global, internacional y bueno no solo en el ámbito de la política donde ya muchos de nuestros congresos y asambleas tienen una representación de una cuota femenina bastante importante y son voces que se hacen sentir.

Si te vas por ejemplo al caso de Venezuela ves como el movimiento de la oposición venezolana ha tenido dentro de sus líderes más fuertes a una Maria Corina Machado, una voz femenina de mucho impulso, lo mismo Lilian Tintori defendiendo los derechos de su esposo, pero no solo como la esposa sino como la gran activista social también en la que se ha convertido. Yo creo que el liderazgo femenino en América Latina es un liderazgo de resiliencia, es un liderazgo sin resentimientos.

Creo que la mujer latinoamericana no está compitiendo con el hombre y se está dando cuenta además de que la feminidad y la sutileza que implica ser mujer, esa energía de la maternidad de la no violencia, de la tolerancia y desde el amor, porque eso es una madre, pues desde esos principios está ganándose su lugar y el respeto. A mí me da muchísimo placer ver eso.

¿Qué se podría reforzar? Yo diría que hay que reforzar en América Latina el tema de la auto confianza en la mujer y que la propia mujer cuando se convierte en madre no refuerce esos patrones heredados a través de la educación milenaria que hemos recibido. Una diferenciación en los roles que le toca al niño y a la niña justamente desde la infancia: que el varón no llora, que la niña sí puede llorar. Esos son roles que nos distinguen y que luego ponen a la mujer en una desventaja competitiva, por que la propia madre está diciéndole al varón que debe ser un analfabeto emocional y que la niña si puede patalear y gritar y que no importa por qué. Yo creo que nosotros debemos ser más conscientes en la educación que le damos a los niños para que sufran menos las consecuencias de esta diferenciación tan macabra de los roles sociales del hombre y la mujer.

Su empresa, Cala Enterprises, crece día a día con nuevos proyectos e iniciativas innovadoras

Su empresa, Cala Enterprises, crece día a día con nuevos proyectos e iniciativas innovadoras

RSM—¿Qué hace que las mujeres sean grandes líderes?

IC— Yo creo que justamente  las mujeres tienen una inteligencia emocional permitida desde la niñez que les posibilitó explorar el horizonte de sus emociones y entenderse mejor a sí mismas, cuando tú te conoces mejor, te puedes perder más fácilmente entre otros siendo la voz y el alma de un grupo. Al hombre le cuesta más trabajo conocerse a sí mismo y muchas veces es más hermético por lo que no puede conectar emocionalmente con otros y no puede entonces comunicar su visión. Yo creo que hay muchas mujeres que tienen esa pasión y esa conexión y que la expresan y la utilizan de muy buena manera.

RSM—¿Qué recomendaciones tienes para que una líder comunique con efectividad su marca personal?

IC— Para esto hemos creado Cala Speaking Academy que comienza en marzo y ya hay una segunda edición en mayo y toda la información la tienen en ismaelcala.com/academy.

Este programa nació porque yo siento que la creación de la marca personal y sobre todo el estilo de comunicar tanto tu historia como tu mensaje es importantísimo y crucial. Más del 85 % del éxito de los líderes depende de sus habilidades y capacidades para comunicarse. Entonces realmente yo sugiero y recomiendo a una líder que estudie su historia, que se adueñe de su historia, que purgue los traumas, los prejuicios y los estigmas porque una vez que los purgas y los liberas, tu historia te empodera y no te esclaviza.

A partir de ahí, mi recomendación es que construyas un mensaje diferenciador de cuáles son los temas en los que te enfocas para hablarle al mundo. No podemos hablar de todo y no podemos complacer a todos.  Tenemos que ser líderes bambúes; quiere decir tener principios y valores que son nuestras raíces, echadas bien profundas a tierra. Que nada nos pueda quebrar, ni los eventos ni las circunstancias. Como al bambú. Las inclemencias del tiempo nos pueden doblegar pero no romper, no partir en dos pedazos. Pero también hay que tener flexibilidad, adaptabilidad y sobre todo una capacidad increíble de rapidez de aprendizaje.

Hoy más que nunca en los tiempos en los que vivimos hay que aprender y desaprender a una gran velocidad.

RSM— ¿Qué te da esperanzas en esta época en que nos toca vivir?

IC— Me da muchísima esperanza saber que los jóvenes están viviendo un mundo más abundante que en el que yo crecí. Cuando era niño no existía la interconectividad global, las tecnologías exponenciales. El momento de llegar prácticamente a la singularidad, o sea esa posibilidad de que justamente las computadoras, la inteligencia artificial pueda en un par de años (cuando digo un par de años es como unas dos décadas aproximadamente) llegue a tener la capacidad de un cerebro o de todos los cerebros del planeta juntos.

El tema de las tecnologías, de que el cerebro humano va a poder ser digitalizado en un futuro cercano, es muy esperanzador. Vamos a vivir en los próximos años unos cambios trascendentales que nos dejarán perplejos. Es la época más abundante y de más información en la que nosotros como humanidad hemos podido vivir así que eso es un privilegio.

Ismael Cala Frase inspiradora

Ismael Cala Frase inspiradora

RSM— En términos de lecciones de liderazgo, ¿puedes compartir algunos de tus momentos de fracaso personal y lo que has aprendido de ellos?

IC— Hoy por hoy lo que yo cuando era más joven acuñé como fracasos son mis grandes lecciones dolorosas de aprendizaje, porque uno no se debe caer hacia atrás. Uno debe caerse hacia delante. Como en inglés dicen: Uno debe fracasar, pero en ascenso no en descenso: Failing forward, we have to fail forward.

Uno de mis fracasos fue, en su momento, cuando tomé el riesgo de dejar todo lo que tenía en Miami, (dos contratos importantísimos en el mercado local de la radio y la TV en Miami) por aventurarme a un sueño de conquistar México. Era para hacerlo a través de su gran plataforma Televisa, (la número uno en Hispanoamérica) y sin embargo no era el momento. Yo empujé y empujé y sucedió pero el momento no era el correcto. Corría el año 2008, la crisis financiera internacional, la devaluación del peso mexicano. Pero además quizás tampoco era el momento en el que yo estaba listo para asumir un proyecto que demandaba unas habilidades de comedia y participación en sketches con comediantes que yo no había desarrollado en ese momento.

Ese proyecto, que yo pensé que sería totalmente exitoso duró solo 2 meses al aire y yo en lo personal, en mi carrera, me lo tomé como un fracaso en ese momento. Gracias a esa incursión en México y a la reflexión que hice y al aprendizaje de qué quería hacer con mi carrera y que no quería y hacia dónde quería enfocarme, pues luego apareció la posibilidad de volver a CNN en español. De presentar un proyecto que fue “Cala” el programa de entrevistas que Cynthia Hudson, la presidenta de CNN en Español, puso al aire. Ese fue el gran golpe de suerte con mucho trabajo y esfuerzo de mi equipo de producción para mi carrera profesional.

Lo que en un momento pudo haber sido un fracaso, no haber triunfado en México fue en realidad mi gran palanca de aprendizaje, para saber qué quería hacer, cuáles eran mis habilidades y cuáles no eran y cómo ajustaba esas habilidades presentes y desarrollaba aquellas en las que no era totalmente competente para poder triunfar en el siguiente intento. ¡Bingo: entonces no hay fracasos!

Ismael Cala, inspirador nato

Ismael Cala, inspirador nato

RSM— ¿Quiénes fueron algunos de los hombres y mujeres más influyentes en tu carrera además de algún miembro de tu familia? ¿Cómo te influyeron exactamente?

IC— De mi padre y mi madre que fueron mis gladiadores de vida, aprendí muchísimo. De mi papá admiro su inteligencia. Era un hombre brillante hasta que la esquizofrenia secuestró su mente y pues a la corta edad de 40 años lo inhabilitaron profesionalmente para seguir trabajando. Pero yo pude darme cuenta de que mi padre era una mente dedicada intelectualmente a aprender y esa sed de aprendizaje creo que la heredé de él. Y de mi madre, su inteligencia intuitiva y esa vivacidad y elocuencia que tiene, la perseverancia y la pasión. Por eso yo escribí el libro Un buen hijo de P... porque creo que nací de dos buenos hijos de P…hijos de la pasión, la paciencia y la perseverancia para hacer algo interesante de nuestras vidas.

Luego Nilda G. Alemán quien fue mi maestra de radio y a mis 8 años me inculcó el amor por la lectura, por los cuentos infantiles, por la poesía, por escribir, por la locución, por la actuación. Cambió mi vida ya que mi semilla de comunicador comenzó con esta señora que aún vive en Santiago de Cuba a sus 86 años. La visité hace un año justamente y muy pronto volveré a visitarla porque la amo y es una segunda madre para mí. También hay muchas personas que en lo profesional me han influido, pero te diría que Oprah Winfrey es mi gran paradigma en historia de vida y en proyección como comunicadora y filántropa.

RSM— ¿Puedes compartir con nosotros la historia de una persona cuya vida o carrera cambió gracias a ti? Una de esas historias que refuerzan tu propósito de vida (Y de las que normalmente no hablas)

IC— WOW. Fíjate que la verdad no hablo de estas historias pero te puedo decir algo, hay muchas y humildemente me hacen ahora mismo pensar que todo esto vale la pena porque uno añade valor a la vida de otras personas.

Un libro, una conferencia, un evento puede transformar la manera de pensar de alguien y cuando transformas la manera de pensar de una persona, transformas su realidad y transformas su vida.

Hay una chica de 20 años que subió a una firma de libros en San  Jose, Costa Rica. Yo no me di cuenta que tenía dificultades para caminar, pero cuando llegó frente a mí me dijo: “Ismael tú me has cambiado la vida”, y eso a mí me parece demasiado amplio, fuerte y de verdad demasiado impactante, entonces yo nunca le doy demasiada importancia a una frase como esa para que no se me nuble la cabeza y mantener la humildad y los pies en la tierra.

Yo le dije “¿Por qué me dices eso? ¿Qué pude haber hecho yo?” Me dice: “es un libro tuyo, que me regaló un amigo a mis 15 años, Un buen hijo de P…. Yo estaba a punto de que mis piernas fueran amputadas, porque tuve una bacteria muy rara en los pies que estaba subiendo y que el médico tenía miedo que por gangrena subiera al resto de mi cuerpo entonces me amputaron mis piernas”.

Efectivamente en ese momento miré hacia abajo y me di cuenta que tenía unas marcas sobre sus jeans por encima de las rodillas y que ella estaba usando prótesis de las que yo no me había percatado. Me dice: “ese libro me convirtió a mí en una buena hija de p…una hija de la pasión, la perseverancia, de la paciencia. Yo a partir de ahí supe que habrían muchos más motivos que mis piernas para seguir viva, seguir estimulada, seguir queriendo sonreír, ser feliz y hacer algo importante de mi vida”. Cuando esa niña me dijo eso, las lágrimas me vinieron a mis ojos y yo me dije: Ismael, cada cosa aun las que a veces te parecen tediosas (porque revisar un libro después que lo has escrito una y mil veces llega a ser un tedio), valen la pena. Cuando alguien te da ese testimonio te dices, valió la pena el insomnio, el trabajo de mi equipo asesorándome, ayudándome para que el libro quedara lo mejor posible.

La verdad ese es uno de los tantos ejemplos. Otro fue un niño de 14 años en Argentina que se me acerca y me dice “tú has cambiado mi vida” y yo: ¡Ay Dios mío! (incrédulo) y viene la madre que vio que yo no le creo mucho y me dice: “lo que acaba de decir mi hijo es literal. Desde los 11 años te escucha, te ve, sigue tus programas, cada libro que sacas lo compra, tus podcast los escucha y me habla con tu lenguaje, Ismael, este niño es un alma vieja”. Ahí yo sí tuve que creerle a la madre y esos son ejemplos que me vienen a la cabeza. La verdad que son varios, muchos y quiero decir la gloria es de Dios y de mi equipo de trabajo que hace un esfuerzo titánico por ejecutar todas la ideas y garantizarme que yo como vocer de estos mensajes pueda tener la información correcta, los accesorios correctos, los medios idóneos para transmitirlos.

Puedes conectarte con Ismael Cala por Twitter

 

 

Equidad de Género: Toque de Campana en los 7 Mares

Por primera vez en la historia viajeros de todo el mundo mostrarán su apoyo a la equidad de género mientras navegan por los bellos océanos de nuestro planeta. ¡No te pierdas esta iniciativa inspiradora!

Haciendo eco a la campaña “Toque de Campana por la Equidad de Género”, el 8 de marzo de 2018 lanzamos el “Ring the Bell on the 7 Seas”, una Iniciativa Global de Equidad de Género del Red Shoe Movement con Celebrity Cruises. (¡No te pierdas otra iniciativa increíble. Este mes revelamos nuestro Salón de la fama 2018 y nuestro nuevo Premio Red Shoe Leader!) ¡Estamos súper emocionados de celebrar este Día Internacional de la Mujer en los océanos del mundo con personas de las más diversas culturas!

Una Iniciativa Global de Equidad de Género del Red Shoe Movement

Una Iniciativa Global de Equidad de Género del Red Shoe Movement

¿Qué es el Toque de Campana por la Equidad de Género?

Organizada por ONU Mujeres, Sustainable Stock Exchanges, IFC, Women in ETFs y World Federation of Exchanges, la ceremonia “Ring the Bell for Gender Equality” “sensibiliza sobre el papel fundamental que desempeña el sector privado en el avance de la igualdad de género para alcanzar el Objetivo 5 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas”. Es decir: Lograr la igualdad de género y empoderar a mujeres y niñas.

Por tercer año consecutivo, el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, (o muy cerca de ese día) las mujeres tocan la campana en las bolsas de valores de todo el mundo. Esta iniciativa se lanzó en 2016 y ha agregado nuevos países participantes cada año. En 2017, el Capítulo Argentino del Red Shoe Movement llevó el “Toque de Campana” a ese país. Nuestro equipo tocó la campana junto a la vicepresidenta de Argentina, Gabriela Michetti. (Y estamos orgullosos de decir que fuimos el colaborador # 1 en Twitter en la conversación generada bajo #GenderBell utilizada por todos los que apoyaron la iniciativa).

Nuestro equipo participó del Toque de Campana por Equidad de Género en Argentina

Nuestro equipo participó del Toque de Campana por Equidad de Género en Argentina

¿Qué es “Ring the Bell on the 7 Seas”, Iniciativa Global de Equidad de Género del Red Shoe Movement?

Buscando nuevas maneras de amplificar nuestra misión y despertar a la comunidad global para dar un salto de conciencia en equidad de género, creamos el ” Ring the Bell on the 7 Seas”. Una iniciativa que expandirá no solo el mensaje del “Toque de Campana” para la equidad de género, sino que también apunta a hacer eco de las proverbiales campanas escolares que abren sus puertas a las niñas de todo el mundo. Particularmente en aquellos países donde la educación de las niñas aún no es una realidad. Es nuestra manera de lograr que el sonido inspirador de las campanas resuene en todo el planeta.

¡Navegando hacia la igualdad de género!

El “Ring the Bell on the 7 Seas” es un símbolo de un mundo unido por océanos y por viajes. Una experiencia que abre nuestras mentes. Nos ayuda a ver nuevas perspectivas, conocer diferentes culturas y maneras en que las personas viven y hacen cosas. Con suerte, viajar es una experiencia que nos lleva a comprender que todos los seres humanos merecemos el mismo trato y respeto.

Una iniciativa para concientizar sobre la importancia de la equidad de género en todo el mundo

Una iniciativa para concientizar sobre la importancia de la equidad de género en todo el mundo

¿Qué sucede durante el ” Ring the Bell on the 7 Seas”?

El 8 de marzo de 2018, todos los barcos de Celebrity Cruises celebrarán una ceremonia a bordo para pasajeros y tripulación. Todos usarán zapatos, corbatas y accesorios rojos para apoyar la misión del Red Shoe Movement: acelerar la representación femenina en puestos de toma de decisión y nuestra campaña semanal #RedShoeTuesday.

Los capitanes leerán un mensaje de Lisa Lutoff-Perlo, Presidente y CEO de Celebrity Cruises,  y una de nuestras líderes honradas en el Salón de la Fama 2017 e invitada principal en nuestro evento anual ese año.

La primera capitana ecuatoriana, Nathaly Albán va al mando del Celebrity Xploration en la zona de las Galápagos

La primera capitana ecuatoriana, Nathaly Albán va al mando del Celebrity Xploration en la zona de las Galápagos

Luego, cada capitán tocará la campana para hacer eco de las campanas que resuenan en todo el mundo, tanto en el agua como en la tierra, para concienciar sobre la importancia de la equidad de género, del mismo pago por el mismo trabajo y del poder compartido. Y luego, desde el Caribe, hasta el Puerto Madryn, y desde el Océano Índico hasta el Mar de Tasmania, cada barco tocará su sirena. Una ceremonia similar tendrá lugar en las oficinas de Celebrity Cruises en todo el mundo.

Ojalá este sea un momento unificador en el que todos alcemos nuestras copas para brindar por una nueva era de equidad de género. Una era con un nuevo liderazgo lleno de ideas innovadoras que brindan respuestas a los desafíos del siglo XXI. Un liderazgo que incluye a todos. Súmate por redes sociales usando los hashtags:  #GenderBell #IWDleader # IWD2018.

Tenemos viento a favor. ¡Comencemos la travesía!

La perfección, tu peor enemigo para pasar al próximo nivel profesional

Te propongo un cambio de paradigma, para salir de la búsqueda de la perfección y lograr confianza en vos misma, elegí acompañarte en tu proceso de aprendizaje: Se tu propia mentora ¡y crecé profesionalmente hasta donde quieras!

Durante años, tuve ocasión de conocer historias diferentes acerca de qué sucede en cada compañía en sus equipos de trabajo y en la cultura de cada organización. Descubrí que existe un denominador común en un gran número de mujeres en cuanto a cómo se ven a sí mismas para pasar al próximo nivel profesional: la falta de confianza para sentir que están listas para ese logro.

Evita buscar la perfección y acepta que para pasar a un próximo nivel habrá cosas que no sabes

Evita buscar la perfección y acepta que para pasar a un próximo nivel habrá cosas que no sabes

Sin embargo, detrás de esta percepción se oculta una realidad. No se ven con la confianza necesaria porque quieren llegar a “la perfección” en cada tarea, en cada situación, en cada proyecto, en cada vínculo. Buscan llegar a la perfección al prepararse para una reunión, cada vez que tienen que presentar una idea, cada vez que tienen que hablar en público. En fin, la falta de confianza surge cuando no alcanzan esa perfección en cada aspecto de sus vidas.

El nivel de exigencia que eso representa es tan alto, que las mantiene siempre enfocadas en lo que les falta. Lo interesante es que la exigencia es una emoción que nos dice mucho acerca de nosotras mismas. Nos avisa que hay una voz interna muy juiciosa y crítica que siempre pide sin reconocer los tiempos, los recursos, o las posibilidades. Buscar la perfección es enfocarse todo el tiempo en la meta sin medir las consecuencias, provocando una gran ansiedad que afecta completamente el rendimiento.

Y esta búsqueda está también conectada con el miedo de no ser finalmente “la elegida” para la promoción (o para lo que sea) y quedar expuesta a la frustración de las expectativas nuestras y de los otros. Es el conocido “miedo al fracaso” que nos impide aprender y avanzar.

Entonces, recapitulando la búsqueda de la perfección te conecta con:

  • Exigencia
  • Miedo
  • Ansiedad
  • Control
  • Frustración
  • Culpa
  • Obligación

¿Cuánto te cuesta hoy buscar alcanzar la perfección? Es probable que te cueste el precio de no poder avanzar en tu carrera.

La perfección te mantiene en la inseguridad constante y la percepción de que siempre hay algo más por hacer. Te deja siempre en el mismo lugar, sin poder crecer. La permanente búsqueda por llegar a la perfección es tu peor enemigo para pasar al próximo nivel profesional

En lugar de buscar la perfección se tu propia mentora en el proceso de aceptar un reto para pasar al próximo nivel

En lugar de buscar la perfección se tu propia mentora en el proceso de aceptar un reto para pasar al próximo nivel

Una buena solución para correrte de tu búsqueda por la perfección

La mentoría mutua es uno de los ejes claves de los programas y del sistema de valores del Red Shoe Movement. Y sabrás que sostenemos y promovemos 7 principios.

Basado en este concepto, hoy comparto un modelo que a mí me permitió afianzar mis cualidades de liderazgo y pasar de manera exitosa a niveles profesionales cada vez más altos.

A lo largo de mi carrera, yo he sido mi propia mentora. Supe: escuchar-me y facilitar-me mi propio crecimiento. En cada espacio laboral he creado relaciones de confianza y de sostén. Me apoyé en referentes de los cuales tomar su mirada y ofrecer así mi mejor síntesis.

He vivido mis cambios haciéndolos. Como dice la canción “Se hace camino al andar”. Y yo lo reformularía diciendo “se pasa al siguiente nivel pasando”. Se pasa al siguiente estadio profesional aprendiendo, explorando, superando y reconociendo que no se nada de lo nuevo. Si no, no sería un siguiente nivel, sería el mismo.

Para pasar al próximo nivel profesional necesitas ver todo lo bueno que hiciste hasta ahora. Todo lo que ya sos, y todo lo que sabés. ¡Valorate! Lo que pudiste hacer ya te hace poderosa. Y lo que te falta es la inspiración para seguir adelante con la certeza de que es posible, que sos capaz y te lo mereces.

Adopta los 7 Principios del Red Shoe Movement con vos misma y dejá la perfección de lado

7 Principios del Red Shoe Movement

7 Principios del Red Shoe Movement

Mientras repasamos los principios del RSM te voy dando sugerencias para aplicártelos a vos misma:

1Ofrece mentoria a mujeres menos experimentadas. Estate dispuesta a ser tu propia mentora. A escuchar-te y facilitar-te el camino para tu crecimiento profesional. ¿Cómo estas conversando con vos misma? ¿Cuánto escuchas y te tomas las pausas para ver cómo estás? ¿Qué necesitas? o ¿Qué sentís?

2Ofrece oportunidades a mujeres interesadas en aprender. ¿Cuánto tiempo te das en tu agenda para aprender cosas nuevas, para salir de lo habitual, para leer, para estudiar, para conocer otros mundos, para adquirir nueva información? Aprender siempre nos da nuevas capacidades de acción.

3Dale retroalimentación honesta a las mujeres de tu red de contactos y evita hacer comentarios hirientes. Este principio es clave. ¿Estás en tu propia red de contactos? ¿Te tenés presente? ¿Te contactás? ¿Cuánto reconocés aquello que sí pudiste hacer bien? Cuando descubrís tus propios errores, ¿cómo te los marcás? Es fundamental poder ver qué podrías haber hecho diferente, qué fue lo que no salió como esperabas, y qué podes anticipar para la próxima vez. Y el buen trato con vos misma es simplemente ser “compasiva” con tus resultados. Cuidar tu propio diálogo interno, no ser hiriente, agresiva o soberbia abre un canal de calidez y construcción de nuevas miradas para mejorar. Date un feedback en un buen momento. Se firme pero no te retes. Se constructiva para buscar la forma de capitalizar lo sucedido.

4Cultiva tu relación con las mujeres de tu equipo. Vos sos tu propio equipo, vos tenes que alentarte, que confiar, que mimarte. ¿Cuánto ves tus propios logros?, ¿Cómo te halagas a vos misma? ¿Qué gustos te das? ¿Qué te regalas? ¿Qué te brindas para sentirte bien?

5Celebra en forma pública los logros de las mujeres. Celebrá tus propios logros. ¿Cuánto te das crédito por lo logrado? Celebrarte a vos misma es reconocerte, es valorarte, es tener la autoestima y el valor propio siempre en alto detectando superación en cada paso. Celebrate. Valés mucho.

6Cuídate de criticar a las mujeres. Sin duda somos nuestras peores críticas. Observá tu discurso interno y asegúrate de bajarle el volumen a ese juez que está permanentemente criticándote.

7Evita usar etiquetas que contribuyen a estereotipar a las mujeres. Aquí seguramente habrá mucho para trabajar. A veces somos muy crueles con nosotras mismas. ¿Cómo te tratas? ¿Cómo te calificas? Se precisa, asertiva, fundamenta lo que te digas. No hace falta ser agresiva o violenta con vos misma.

A lo largo de mi carrera, nunca pasé de un nivel al siguiente (o de un ámbito a otro) con todo ordenado y sabiéndolo todo. Al contrario. Asumí el reto de no contar con todos los conocimientos y entregarme a la realidad de que no todo me saldría perfecto en este nuevo desafío. Me dediqué a ser mi mejor mentora, a cuidarme en el proceso y a darme permiso para cometer errores.

Gladys Benaim

Gladys Benaim

Mi conclusión es que para pasar al próximo nivel profesional no alcanza con desearlo. Debes decidir que estás lista para conseguirlo.

Esta decisión es la que permitirá que desarrolles todo tu potencial.

3 Claves para cambiar de sector profesional con éxito

¿Estás pensando cambiar de sector profesional, pero tienes miedo que implique “empezar de nuevo”? No tengas temor. Yo lo hice ¡y me ayudo a propulsar mi carrera!

El deseo de cambiar de sector profesional es una de las razones más comunes por la cual el 34% de los usuarios de LinkedIn a nivel mundial, cambian de carreras, de acuerdo a un reporte global de LinkedIn de 2015. No hace mucho tiempo yo misma estaba entre este grupo de gente interesada en cambiar cambiar de sector.

Explorar tus potenciales áreas de interés es fundamental antes de cambiar de sector

Explorar tus potenciales áreas de interés es fundamental antes de cambiar de sector

Mi trayectoria antes de decidir cambiar de sector

Pasé diez años trabajando en el rubro belleza antes de pasar al sector farmacéutico. Primero, empecé con un trabajo de consultoría de marketing dentro del área analítica en la que medía la recuperación de la inversión en el marketing de fragancias finas. Dos años despues, fui reclutada por Avon como una de las primeras asociadas a sumarse a su nueva función de investigación de mercado.

Y allí pasé la mayor parte de mi carrera en belleza. Estuve ocho años, algo impensable para alguien de la generación millennial como yo. Durante esos ocho años no cambié de sector (o de empresa), porque me di cuenta de que en Avon había un terreno fértil donde podría adquirir las habilidades necesarias para ser competitiva en el mercado. Tuve la oportunidad de aprender de colegas con experiencia en todo tipo de industria, desde alimentación y bebidas, productos de consumo, belleza y otras, que procedían de organizaciones muy veneradas como Kraft, Procter & Gamble, Unilever, y Pepsi.

Mi reloj comenzó a hacer tic-tac al octavo año, momento en que continué mi carrera en otra empresa de belleza: Coty, Inc.

Mi reloj comenzó a hacer tic-tac al octavo año, momento en que continué mi carrera en otra empresa de belleza: Coty, Inc.

Mi reloj comenzó a hacer tic-tac al octavo año, momento en que continué mi carrera en otra empresa de belleza: Coty, Inc.

Una vez que me probé a mi misma que podía ser exitosa en esta prestigiosa empresa francesa, empecé a pensar en cómo fortalecer mi carrera y extenderme más allá del área de investigación de mercado en el sector belleza. Al estudiar un poco más de cerca a los ejecutivos de alto nivel que me rodeaban me di cuenta de que tenían un denomindor común. Todos tenían backgrounds diversos. No había un sólo ejecutivo que hubiera pasado toda su carrera en una misma industria, en un sólo mercado, o en una única función.

De repente tuve una revelación: debía cambiar de sector.

Decidí tomar explorar qué oportunidades había y me encontré con un aviso de la farmacéutica Pfizer. El rol era para un profesional con profundo conocimiento del consumidor. Preferían a alguien con conocimiento del cuidado de la piel. ¡Me pareció una posición perfecta para mi! Pocos días después de presentar mi solicitud y curriculum vitae a través del portal de Pfizer, me llegó un correo electrónico de Recursos Humanos. Así empezó una serie de entrevistas.

Pasos clave para cambiar de sector

Antes de cambiar de sector debes hacer una investigación de mercado.

Antes de cambiar de sector debes hacer una investigación de mercado.

1Para cambiar de sector, empieza por investigar un poco

  • Piensa en cómo enfocas una compra importante, como por ejemplo de un automóvil. Cuando estás buscando un coche, normalmente tienes ciertas marcas en mente y lo primero que haces es averiguar un poco más sobre ellas, ¿verdad? Exploras opciones online, conversas con amigos cercanos, etc. Bueno, cuando estás considerando cambiar de sector, debes aplicar el mismo criterio. Define qué sectores quieres explorar y busca información en torno a:
    • ¿Qué está pasando en esa industria? Obtén información de mercado, tal como: qué porcentaje del mercado tiene una compañía versus otra; cuáles son los competidores más fuertes en ese sector; las tendencias dentro de la industria y cómo están respondiendo las distintas empresas. Puedes profundizar más para comprender lo que está funcionando bien para cada empresa y entender qué ha identificado cada una de ellas como áreas de oportunidad. Una buena fuente para esto es el informe de ganancias anuales de una empresa. Suele ser información pública.
  • Una vez que haya identificado las empresas en las que te gustaría solicitar empleo, explora un poco su postura frente al desarrollo del personal (o talento). En mi caso, y dado que vivo en Estados Unidos, una de las claves que me ayudó a determinar si una empresa fomentaba el desarrollo de sus asociados era si tenía un Grupo de Recursos para Empleados (ERG). Estos son muy comunes en Estados Unidos y de a poco están llegando a grandes empresas de Latinoamérica. Cuando se trata de pequeñas y medianas empresas, tendrás que apoyarte en los comentarios online y en conversaciones con conocidos.
  • Usa LinkedIn para llegar a personas que compartan tu rol dentro de la industria a la que te gustaría entrar. A menudo pensamos que al cambiar de sector tendremos que partir de una posición más baja. Si bien esto varía según la industria, es probable que tú y tus pares que trabajan en otras industrias compartan una gran gama de habilidades. Además, ten en cuenta, que a veces las empresas buscan alguien que venga de afuera del sector porque quieren nuevas ideas y formas de hacer las cosas.
Conecta con tu red de contactos por Linkedin y establece reuniones de networking para entender el contexto del sector.

Conecta con tu red de contactos por Linkedin y establece reuniones de networking para entender el contexto del sector.

2Sal de tu zona de confort para hacer networking. Es parte del proceso de cambiar de sector.

Durante este proceso, la app más importante en tu teléfono debería ser LinkedIn. El objetivo es identificar a las personas que trabajan o que trabajaban para empresas dentro de la industria que te interesa. Si tienes pocas personas con una conexión de primer nivel, empieza a explorar las de segundo y de tercer nivel por Lnkedin. Trata de que algún contacto mutuo te presente. Si no tienes ninguna conexión con una persona de la industria target, tal vez sea conveniente que actualices tu subscripción en Linkedin a nivel premium para que puedas escribirles a los profesionales que te interesa alcanzar.

En tu mensaje inicial preséntate brevemente, y pídele a la persona 10-15 minutos de su tiempo para que te de su punto de vista sobre el sector. Házle saber que estás considerando oportunidades en esa industria y / o en su empresa. Puede que tengas que insistir un poco antes de que te contesten pero no te desanimes. También, explora las organizaciones con las cuales la industria de tu interés se asocia. Tal vez haya eventos a los que puedas asistir para hacer networking.

  • Cuando envié mi solicitud a Pfizer, inmediatamente me puse a buscar dentro de mi red de contactos para identificar a las personas con quienes hablar. Durante este proceso recordé que dos años antes un conocido me habían presentado a alguien en la industria farmacéutica. En aquel entonces, esa persona quería que yo le diera feedback de un proyecto de investigación que estaba llevando a cabo. Buscaba diversidad de pensamiento para maximizar su iniciativa. Así que me tenía entre sus contactos. Le escribí una breve nota recordándole nuestro intercambio pasado y ¡voilà! De pronto me apareció un nuevo contacto que me podía dar una buena perspectiva de la industria farmacéutica.
  • En esta etapa del proceso, ten en cuenta que el propósito no es que la gente te ayude a conseguir empleo, (¡aunque eso podría ser un excelente resultado!) El propósito de este proceso es que tú puedas conseguir contexto de la industria y aprender el vocabulario adecuado. Cada sector tiene sus matices. Y también hay matices en el lenguaje que se usa.

Cuanto mejor hables la jerga de la industria, más te verán como alguien que puede trabajar en ella.

Teniendo claro tus objetivos y la jerga adecuada, ajusta tu CV para poder cambiar de sector.

Teniendo claro tus objetivos y la jerga adecuada, ajusta tu CV para poder cambiar de sector.

3Reenfoca tu currículum (o tu hoja de vida) para posicionarte bien en esta nueva industria

Ahora que te has tomado el tiempo para entender cómo cambiar de sector, tómate un momento para ver cómo ajustar tu perfil. ¿Qué cambios deberías hacer en tu hoja de vida y en tu perfil de LinkedIn para posicionarte mejor? Haz un balance de tus habilidades e identifica cuáles son transferibles a los roles que te interesan. Amplifica las destrezas que son fundamentales para tu función y da ejemplos de cómo las utilizaste para impactar de manera positiva el negocio de tu empleador.

Recuerda que cada función (es decir, marketing, contabilidad, finanzas, etc.) tiene habilidades que se consideran fundamentales. Estas habilidades fundamentales no cambian de una industria a otra. Son transferibles. Por ejemplo, en el mundo de la investigación de mercado una habilidad fundamental es la capacidad de sintetizar datos. Por lo tanto, en mi currículum he proporcionado ejemplos concretos de cómo hice esto a nivel mundial y regional para impactar el negocio. Otras habilidades transferibles son: la capacidad de influir, comunicar y resolver problemas. Estas habilidades son piedras angulares para cualquier posición.

La idea de cambiar de sector puede parecerte desalentadora. Admito que hacer el trabajo necesario para estar en buenas condiciones para empezar en una nueva industria lleva tiempo y puede ser un proceso complejo. Pero mira, si estás lista para propulsar tu carrera cambiando de sector, te sugiero que lo hagas con toda tu energía.

Tuve que pasar por varias rondas de entrevistas con Pfizer pero al final, ¡me contrataron! Y ahora que estoy involucrada con Advil, la marca de analgésicos de venta libre con mayores ventas mundiales, te puedo decir honestamente que valió la pena toda la preparación.

El programa Step Up Plus del RSM es ideal para ayudarte a reforzar tus habilidades blandas. ¡Explóralo!

¿Sabías que la confianza en uno mismo es el gran motor de resultados?

El vínculo más sólido y duradero de nuestra vida es el que tenemos con nosotros mismos. Vos sos la persona con quien más tiempo pasás. Por eso, “cuidar” ese vínculo es clave para desarrollar la confianza en uno mismo que nos impulse a lograr resultados.

La confianza refuerza la autoestima, estimula la creatividad y te permite asumir riesgos e innovar. Entonces, para ejercer un buen liderazgo hay que mantener la confianza en uno mismo y transformarla en el motor de resultados.

¿Qué es la confianza en uno mismo?

Nadie puede darte voluntad o ser perseverante por ti. Son rasgos que debes cultivar tú misma y que contribuyen a tu confianza personal.

Nadie puede darte voluntad o ser perseverante por ti. Son rasgos que debes cultivar tú misma y que contribuyen a tu confianza personal.

La confianza personal es una construcción propia, un juicio y como tal depende de cada uno como la experimentamos. No es algo que podemos tocar, sino que depende de interpretaciones personales. La confianza en uno mismo le permite o impide a cada uno concretar acciones, nos habilita o inhabilita a mantener buenos vínculos.

Para pasar al próximo nivel profesional será necesario que se den ciertas condiciones, conversaciones, oportunidades, políticas de la organización, y contextos adecuados. Habrá cosas que están fuera de tu control, sobre las cuales no podrás accionar. Pero lo que sí depende de vos es poder ver tu propia capacidad, saber que ese próximo paso es posible y que te lo mereces. Y para eso es imprescindible tu actitud y esta confianza en uno mismo de la que te hablo hoy en este artículo.

Los beneficios de aumentar la confianza en uno mismo

¿Para qué te sirve tener confianza en vos misma? Para superar obstáculos, para asumir riesgos, para encontrar una actitud positiva, para poder pedir y ofrecer, para tener visibilidad y para gestionar el liderazgo de tu crecimiento profesional. Sin duda, el mayor beneficio es que la auto confianza es un motor de logros.

Hacer foco para agrandar la percepción

La confianza en uno mismo se fortalece cada vez que uno se enfrenta con situaciones desafiantes y les hace frente. ¡Pruébalo!

La confianza en uno mismo se fortalece cada vez que uno se enfrenta con situaciones desafiantes y les hace frente. ¡Pruébalo!

Ante todo, tenemos que conocernos a nosotros mismos, descubrir aquello que hacemos y no hacemos, escuchar la propia voz y ese relato que nos contamos todo el tiempo. Lo que creemos que nos abre o cierra posibilidades, nos da identidad y modela nuestro pasado, presente y futuro profesional. Por ejemplo, te decís constantemente: “Esto no es para mí. Yo no sé dirigir”. O “¿Por qué me cuesta tanto tomar decisiones? Siempre me pasa lo mismo.?” O “Claro, a ella le resulta más fácil negociar porque tiene un título de Licenciada en Economía”.

Estos relatos impactan quienes somos y nos abren o nos cierran oportunidades. Y como creer en vos misma es la llave para desarrollar una confianza personal sólida es vital escuchar qué historia te estás contando. Algunas preguntas para empezar a observar tu nivel de confianza son:

  • ¿Dónde encuentro confianza?
  • ¿Qué necesito ver de mí?
  • ¿Cómo genero confianza personal?
  • ¿Qué pasa cuando la pierdo?

La confianza en uno mismo como construcción interna

Así como en una construcción necesitamos arena, ladrillos, cal y agua, para construir auto confianza también necesitamos distintos elementos. Son los sub juicios que nos ayudan a ver la confianza en uno mismo como una sumatoria de varias creencias acerca de cómo vemos nuestros recursos, posibilidades de acción, competencias y saberes.

Los sub juicios funcionan como una gran lupa para descomponer la confianza personal y acceder a un nivel de percepción más profundo. Aquí van:

1Ser sincero es ser coherente entre lo que decís y lo que hacés. Es tener integridad con tu propia palabra. Es distinguir cuánto coincide tu conversación privada o pública con tu hacer cotidiano. Por ejemplo, si decís que estás lista para pasar a tu próximo nivel profesional: ¿Qué hacés para demostrarlo? ¿Te ofrecés para proyectos más desafiantes? ¿Compartís nuevas ideas para que se escuchen tus sugerencias? ¿Estudiás, te preparás, accedés a nueva información? ¿Estás aprovechando los momentos de networking para conocer potenciales contactos? ¿Cuánto de lo que decís se observa en hechos?

2Competencia. Para ser competente se requieren habilidades, destrezas, conocimientos, y emociones frente a una situación o para realizar una tarea. La competencia nos permite hacerlo bien. Tener competencias te distingue de quien no las tiene. Y para acceder a nuevas oportunidades profesionales, necesitás preparación, práctica, experiencia, información, y también una disposición emocional. ¿Cómo te ves al día de hoy para saltar de nivel? ¿Qué te falta lograr en este punto? ¿Dónde lo podes conseguir? ¿Quién te puede dar mentoría? ¿Quién puede ser tu referente para aprender de su estilo?

3Confiabilidad. Inspirar confianza en otros, es decir que confíen en ti. Para esto, las promesas cumplidas nos abren nuevas posibilidades de acción. ¿Cuánto estas cumpliendo tus propias promesas? Cómo, dónde, cuándo, con quién, qué. Son tus preguntas guía para saber si estás haciendo lo que dijiste que harías. Cualquier compromiso requiere de condiciones de satisfacción para saber cuándo esos compromisos se han cumplido. Por ejemplo, si decís que vas a entregar a tiempo un trabajo, ¿te organizás en los plazos para llegar a la fecha pactada? Proponerse metas y alcanzarlas ayuda a edificar una mayor confianza en uno mismo.

4Involucramiento. Es dar todo de vos y jugarte al 100 % por algo. Es tener el compromiso alto y sin rendirte. Sin duda, mucho de lo que hay que conquistar para desarrollar una mejor carrera profesional, requiere trabajo, esfuerzo, persistencia y constancia. ¡Jugate! Siempre te va a dar mejor visibilidad y como resultado un aumento de confianza personal.

Del círculo de la desconfianza al motor de resultados

Cuando no cumplís tu palabra, perdés la confianza en vos, y no te permitís crear nuevos compromisos. Y así no accionas, si no accionas no lográs resultados. Y cuando eso pasa, crees que no podés, que no sos capaz, que no vales o que no sos competente. No cambiás la realidad y te quedás contándote la historia de todo lo que no podés alcanzar. De esa situación surgen relatos que incluyen historias llenas de justificaciones o “porque…”

  • Porque otra compañera sabe más
  • Porque el puesto se lo van a dar a alguien que esté dentro de la organización
  • Porque la promoción es solo para los hombres
  • Porque no me alcanza lo que se

Y esas historias te mantienen en el círculo vicioso de la desconfianza. Si vos no confiás en vos misma, ¿Cómo van a confiar otros? Está en vos, cambiar la historia y para eso es necesario que uses un lenguaje generativo, creador de una nueva realidad. Por ejemplo: “Me ocurrió esto porque no cumplí con lo que prometí, porque no preparé bien mi calendario como debía. Estoy realmente comprometida con este proyecto y con mi crecimiento y limpié mi agenda para poder dedicarle el suficiente tiempo y cumplir con mis compromisos como corresponde. Ya puse una reunión con mi jefa para proyectar los próximos pasos.”

Los sub juicios son filtros que te ayudan a ver la confianza como algo que depende de vos. Si cumplís, te comprometés y accionás, podés cambiar tu realidad.

Para fomentar confianza en uno mismo hay que romper el círculo vicioso de la desconfianza.

Para fomentar confianza en uno mismo hay que romper el círculo vicioso de la desconfianza.

Niveles de confianza en uno mismo

Creer en vos es una elección valiente que debe traducirse en hechos como por ejemplo alcanzar metas que te propongas. La voluntad se conjuga en primera persona. Es decir, nadie puede darte voluntad o persistir por vos. Sos la única protagonista y dueña de tu carrera por lo tanto sos vos la que debe creer en su propio crecimiento.

Es importante reconocer que para pasar al próximo nivel profesional, además de definir dónde está ese éxito para vos, necesitás dar un salto de confianza que te ayude a pasar de quien sos en este momento a quien querés ser. Y como para mejorar es imprescindible medir, para aumentar tu nivel de confianza deberás medir en cada dominio en qué situación estás el día de hoy y cómo podés aumentar ese índice para crecer.

Aquí te propongo un ejercicio disparador

Si te pararas en un punto del 1 al 100:

¿Dónde te ves?

Y ahora dividí esa percepción para cada sub juicio. ¿Cómo esta tu nivel de sinceridad, competencia, confiabilidad, involucramiento? Puede ser que tengan valores diferentes y al verlos por separado te quede más claro cuáles son los puntos de mejora.

Medir en que punto estas de confianza personal en cada uno de los sub juicios te ayudara a encontrar las herramientas necesarias para crecer en ese dominio

Medir en que punto estas de confianza personal en cada uno de los sub juicios te ayudara a encontrar las herramientas necesarias para crecer en ese dominio.

10 Sugerencias para aumentar tu auto confianza

1Cuidar las palabras: Fideliza tu discurso. Presta atención a tus palabras para que lo que digas se ajuste a lo que hagas y lo que hagas se adecue a lo que digas.

2Ser aprendiz constante: Porponete metas de aprendizaje en todos los dominios que puedas expandí esos dominios siempre que puedas.

3Cumplir promesas: Dividí cada meta grande en metas pequeñas, así vas sumando confianza en cada paso. Si por algún motivo no podés cumplir con alguna promesa, busca siempre como reparar la falta.

4Mantenerse presente: Mantenete presente en cada momento, dando lo mejor de vos. Si no es tu mejor momento usa cualquiera de los otros atributos.

5Celebrar: Celebrate cada vez que descubrís que lograste algo por primera vez.

6Anticipar: Prevé lo más posible cada situación para asegurarte de tener todo lo que necesitás.

7Mantener el propósito: Tené siempre tu propósito en mente para garantizarte la persistencia frente a un obstáculo.

8Equilibrar: No te olvides que el equilibrio se encuentra componiendo los 4 sub juicios. Según la ocasión encontraras diferentes combinaciones.

9Recordar: Buscar en tu memoria situaciones similares en otros contextos para usar esos recursos y aprendizajes en el presente.

10Construir: La construcción de la confianza es artesanal y es diferente cada vez. Pero sos vos quien se tienen autorizar. Y eso nunca cambia. La confianza en vos misma necesita tu propia aprobación.

Está en vos dar el salto y comenzar un círculo virtuoso de resultados. El éxito lo definís vos misma y confiar que vas a lograr lo que te propongas es parte de hacer camino al andar.

Confiá en vos, que el próximo nivel te está esperando.

Creando un circulo virtuoso de confianza en ti misma sera mas fácil cumplir tus metas!

Creando un circulo virtuoso de confianza en ti misma sera mas fácil cumplir tus metas!

Aprender del error. Perder el miedo al fracaso. Entrevista a Ale Marcote

La primera vez que la vi, Ale Marcote conducía una Fuckup Night especial dedicada al día de la mujer. Este evento, que busca desmitificar el fracaso e impulsar el concepto de que necesitamos aprender del error, ya tiene presencia en más de 270 ciudades y más de 70 países.

Es que Ale Marcote, como prefiere que la llamen, luego de dar un giro a su profesión de contadora está desarrollando una carrera excepcional como consultora, facilitadora del aprendizaje basado en errores en organizaciones, capacitadora en liderazgo, trabajo de equipo, coaching y metodologías ágiles. Desde que organiza FuckUp Nights Buenos Aires reúne bimestralmente a 600 personas que se suman a escuchar historias de éxito basadas en fracasos.

 

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso - Gentileza CCGSM

Aprender del error. Ale Marcote organiza y conduce las Fuckup Night en Buenos Aires
Créditos: Néstor Barbita/Sandra Cartasso – Gentileza CCGSM

 Aprender del error

Las palabras error y fracaso suelen estar bastante asociadas. ¿Qué relación tienen entre sí?

Hay una teoría bastante interesante con la que coincido y es que no todos los errores ni todos los fracasos nacen igual, y por ende, no son lo mismo.

La palabra error típicamente alude a que hay algo equivocado. Cuando hay una manera correcta de hacer algo, pero se hace distinto por desconocimiento, o porque no se tienen las competencias o las habilidades o bien no se respetó el proceso. Ahí podemos hablar de error, de equivocación. Por eso es tan necesario entender las causas y aprender del error para que no vuelva a suceder.

Por el contrario, en contextos complejos, VUCA (volátiles, inciertos, complejos, ambiguos), uno no sabe cuál es la respuesta, o tal vez no hay una única respuesta. En ese caso, si algo no funcionó, podríamos no hablar de error -ya que desconocemos cuál es la forma correcta-, sino de intento fallido.

El fracaso por definición es un resultado adverso, muy asociado a la frustración (raíz de la palabra). Puede darse como consecuencia de lo que comúnmente denominamos error, o bien porque, por ejemplo, nos encontramos en un contexto de experimentación. Por lo cual hasta podría decirse que es esperable. Así como la ciencia admite que se pueden hacer distintos ensayos hasta obtener lo que se busca, en el mundo de los negocios podríamos empezar a pensar en el mismo sentido. En tiempos de cambio y en contextos donde mucha de la información no la conocemos, si necesitamos innovar necesitamos saber que el intento “puede fallar”.

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello." Ale Marcote Créditos: Diario La Nación

“El fracaso es realmente fracaso cuando no logramos aprender de ello.” Ale Marcote
Créditos: Diario La Nación

Lamentablemente, no hablamos en general de los fracasos ni de los errores, no compartimos las experiencias. Sin embargo en cada una de ellas hay algo para aprender. Tampoco se tiende a compartir las causas, falta muchas veces un análisis de ese tipo. Dentro de proyectos exitosos también hay cosas que no salieron como se esperaba, ni mejor ni peor sino diferente. Tanto si salió bien como si no, se analiza muy poco el proceso como para aprender del error.

En un proyecto que salió bien quizás hay menos cosas para aprender porque no se sabe con certeza qué, de todo lo hecho, es lo que dio resultado. En cambio, de los errores se puede aprender mucho. ¿De eso se tratan las Fuckup Nights?

Fuckup Nights es un movimiento mundial de encuentros donde se cuentan casos de fracasos en temas de negocios y de proyectos. Nació hace cinco años y en Argentina lo estamos desarrollando desde 2015. Cada dos meses hacemos un evento donde exponen cuatro emprendedores, gente de empresas o de distintos ámbitos que vienen a contar su experiencia de algo que querían que ocurriera y que salió mal y, en particular, qué aprendieron de esas experiencias.

¿Como coach, cómo llegás a especializarte en el error?

Trabajé más de quince años en empresas, y en los últimos siete estuve muy cerca del mundo emprendedor, donde noté que se hablaba muy poco de la gran cantidad de emprendimientos que no estaban funcionando. Las estadísticas dicen que solo uno de cada diez emprendimientos llega a los cinco años. Hay mucho tiempo y dinero invertidos en proyectos que no funcionan, sin embargo muy pocos se animaban a hablar de “eso”.

Con el desafío de generar una movida contracultural que ayudara a comprender el fracaso como parte de un proceso, es que empezamos a organizar el evento. Por mi experiencia con emprendedores y con empresas, como coach y consultora en transformación cultural, este tema es uno de los pilares de mi día a día.

Los emprendedores tienen entrenamiento en comenzar, probar, cerrar y volver a iniciar proyectos y están adoptando muy rápidamente esta filosofía respecto del fracaso. A las organizaciones esto les está costando más, ya que es parte de una transformación cultural. Hoy necesitan innovar, y en muchos casos, ya es una cuestión de supervivencia. Sin embargo, internamente se castiga o se oculta lo que no salió de la forma esperada, lo cual va en detrimento de la innovación buscada y desmotiva las acciones en este sentido.

Un referente de una empresa global me comentó que aproximadamente el 95% de los proyectos que empiezan no termina como se habían proyectado. Pero no saben bien porqué, no tienen un análisis en detalle de las causas. Quizás en otro país se hace algo similar y no se enteran. ¡Imagínense si la empresa pudiera capitalizar el aprendizaje de ese 95%! E incluso me pregunto: ¿podría haber sobrevivido algún proyecto si se hubiera compartido lo que no estaba saliendo según lo esperado? ¿Se habría podido dar un giro a tiempo?

Los líderes se encuentran ante el desafío de generar nuevas conversaciones en sus equipos, de modo de habilitar la posibilidad de hablar sobre y aprender de los errores y fracasos, y aprovechar al máximo los aprendizajes, e incluso, incentivarlos a pedir feedback y ayuda a tiempo. Todo este gran campo de acción es el que a mí me apasiona.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Darse permiso para fracasar y cometer errores es el primer paso para innovar.

Aprender del error como mujer

¿Cómo te acercaste a la temática de género?

Me costaba mucho encontrar mujeres que quisieran subir al escenario en una Fuckup Night a contar algo que les había salido mal.

Después de un evento en el que solo hablaron hombres, decidí que eso no podía volver a ocurrir. Me contacté con muchas mujeres que están o estuvieron desarrollando proyectos muy interesantes en empresas y en emprendimientos propios. Sin embargo me costaba mucho que se decidan a compartir públicamente sus errores, aún cuando su mirada particular sobre el proceso de aprendizaje podía ser valiosísima para otros.

En marzo de este año, para el día de la mujer, propuse que hubiera cuatro mujeres sobre el escenario contando sus experiencias. Para ello convoqué a las distintas organizaciones que trabajan con el empoderamiento de la mujer, y afortunadamente obtuvimos mucho apoyo. El Red Shoe Movement estuvo presente como auspiciante y con varias de sus representantes entre el público. Es importante que participen porque después cada una de las mujeres lo multiplica en sus redes.

¿Por qué creés que les cuesta más a las mujeres hablar de los fracasos?

Las mujeres tratamos de ser “perfectas” en los distintos ámbitos, no solamente somos muy exigentes en lo personal, también en lo laboral. Queremos llegar al hogar y que todo esté perfecto, además de lo físico y la imagen.

Esta perfección en tantos ámbitos es una gran autoexigencia. Mostrar que algo no salió como uno esperaba genera en la mujer una sensación negativa ante la mirada de los demás. Más que miedo al fracaso, hay algo del orden de la vergüenza. Brene Brown habla de la vulnerabilidad y de un sentir muy común entre algunas mujeres, que es el sentido de “no ser suficiente”.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

Ale Marcote nos inspira a aceptar las emociones y aprender del error y del fracaso.

El trabajo afecta al hombre más en su hacer, mientras que a la mujer la afecta más en su ser. Un hombre que vuelve de trabajar a la noche cuando sus hijos ya están durmiendo no pone en juego su valía como padre. Pero para una mujer esto es inconcebible, porque además de un sentimiento de fracaso la asalta el miedo a ser juzgada o criticada por “abandonar” a su familia. ¿Pensás que es así?

Justamente estoy investigando desde el coaching este tema que preocupa a las mujeres. Es muy interesante trabajar sobre estos mandatos y preocupaciones, esto de pensar “no soy suficientemente buena en esto” o “llego a casa cansada y no me siento motivada con los chicos”, son temas que nos dan vergüenza y no permiten que nos abramos a la conversación, por lo que generalmente permanecen en el silencio.

La búsqueda de la perfección no permite aprender del error, y mucho menos cuando no se pide ayuda. Es algo que hay que incentivar más a las mujeres: pedir ayuda, pedir consejo, un espacio para conversar y para mentoreo en las organizaciones. Si nosotras no podemos compartir lo que nos está pasando es muy difícil salir de ese lugar. Pero además, las estadísticas revelan que incluso cuando la mujer está en un área de conocimiento no particularmente femenino, como ciencia o tecnología, es juzgada mucho peor si se equivoca o si toma una decisión que no es la mejor. Está más expuesta a miradas reprobatorias que un hombre.

Lo que hay que considerar es que la mujer tiene una mirada más holística, en cuanto a considerar no solamente los números sino también a las personas. Y eso es una oportunidad para las mujeres para liderar diferente a los hombres, ni mejor ni peor. Hoy, lo bueno es que una mujer puede acceder al liderazgo con sus capacidades y miradas sin tener que masculinizarse.

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote aprender del error

Ale Marcote, sos una experta en fracasos que se transforman en éxito. ¿Cómo se gestiona el miedo al fracaso?

Mucha gente opina que hay que perder el miedo. Pero el miedo en sí no es algo negativo, es una emoción, y como tal, algo nos quiere decir. El miedo particularmente nos indica que interpretamos que no contamos con los recursos suficientes (materiales, habilidades, conocimiento, etc.) para afrontar una determinada situación. Por eso es que, más que ocultarlo o perderlo, lo interesante es ante todo aceptarlo y luego entender qué nos está informando. Porque si tengo una emoción y me peleo con ella no tengo un problema, tengo dos.

Hay que empezar a hacerse algunas preguntas: a qué le estamos teniendo miedo en particular, qué nos preocupa a la hora de emprender un negocio: ¿que no tengamos el dinero, la capacidad, o que si lo hacemos y nos va mal eso va a afectar nuestra imagen o nuestra economía? Muchas veces el miedo es imaginario, pero otras, nos puede estar avisando que no tenemos una determinada habilidad o recurso.

Hablarlo, y no necesariamente en un evento ante 500 personas, sino con gente de confianza, ayuda a decantar las ideas: qué pasaría si lo hago, que pasaría si no lo hago, etc. Ayuda descomponerlo en partes, entender el mensaje, deconstruirlo.

Las ideas de “todo” y “siempre” son abrumadoras. Cuando uno aborda un tema en pequeñas piezas puede trabajarlas mejor que al conjunto en su totalidad.

Puedes seguir a Ale Marcote por redes sociales:

Twitter: @AleMarcoteOK

Instagram: @AleMarcote

Linkedin  Alejandra Marcote