Posts

Cómo mantener una conversación difícil y perder el temor a hacerlo

Este artículo es una propuesta a descubrir cómo podemos prepararnos para tener esa conversación difícil que aún no hemos tenido. Te invito a recorrer este camino juntas.

Es importante entrenarnos para conversar mejor. Así como podemos aprender a jugar un deporte, a hablar un idioma o a tocar un instrumento, también podemos aprender a conversar. Valoremos la preparación para poder conversar eficazmente.

Prepararte para conversaciones difíciles en el trabajo te ayuda a navegarlas con éxito. Foto tomada en el RSM Signature Event.

Prepararte para conversaciones difíciles en el trabajo te ayuda a navegarlas con éxito. Foto tomada en el RSM Signature Event NYC.

El arte de conversar

Con-versar, quiere decir estar con-otro, conocer una versión diferente a la propia. Por eso, conversar eficazmente es un arte. No es un monólogo, es un intercambio.
Si cambian las conversaciones, cambian los resultados. Si quiero tener un resultado especifico en mi vida, necesito la conversación justa y correcta para lograrlo.

Planifica cuál es el resultado que buscas antes de tener una conversación. Foto tomada en RSM Signature Event NYC

Planifica cuál es el resultado que buscas antes de tener una conversación. Foto tomada en RSM Signature Event NYC

No te pierdas 7 Habilidades blandas indispensables para el éxito profesional

¿Qué es una conversación difícil?

Una conversación difícil es aquella que me saca de mi propia zona de confort, porque no es una conversación cotidiana, justamente es una conversación diferente a las que entablo diariamente.
Es importante distinguir qué tipo de conversación será. O sea, cuál es el motivo: despido, disculpas, feedback, para coordinar acciones con otros, para disolver algún obstáculo, un pedido de aumento o de promoción en el cargo, de reclamo, para solicitar un reconocimiento, etc.
En general, las conversaciones difíciles son las que se difieren en el tiempo, se evitan, o suelen realizarse sin estar preparadas. Y esto suele generar consecuencias que podríamos haber evitado.
Cuando le pongo a una conversación la etiqueta de difícil, es porque en algún punto, me siento vulnerable frente a algo. Es reconocer que no me veo con las fortalezas necesarias y es también declarar una brecha entre lo que puedo y lo que quiero. Y eso es Aprender.

Aprender es aumentar mi capacidad de acción efectiva.

Aprender es justamente atravesar una brecha de un antes a un después que te encuentre diferente. ¿Qué querés cambiar de vos?

Cuando piensas en una conversación difícil como una conversación necesaria es más fácil animarte a tenerla. Foto tomada en el RSM Signature Event NYC.

Cuando piensas en una conversación difícil como una conversación necesaria es más fácil animarte a tenerla. Foto tomada en el RSM Signature Event NYC.

Pasar de una conversación difícil a una oportunidad

Una conversación difícil puede abrirme posibilidades si la veo como un desafío, como algo a lograr o como una meta importante para mí, pero me cierra posibilidades si la veo como algo para lo cual no me siento fuerte o capaz.
Te propongo re-encuadrar esta mirada y cambiar la expresión “conversación difícil” por “una conversación pendiente” o “una conversación necesaria”. ¿Qué es lo que va a cambiar para mí después de esta conversación? ¿Qué puede cambiar para el otro? ¿Qué puedo ganar o perder? Y en estas preguntas ir cambiando nuestra forma de ver este momento.

Llevar esta conversación adelante y lograr lo que te propongas puede ser un gran paso en tu propio proceso de liderazgo. Las organizaciones son nada más ni nada menos que una red de conversaciones. Si podes aprender a conversar mejor, cada vez estarás mejor entrenada para la próxima conversación. Y así cada oportunidad de conversar será clave para nuestro crecimiento profesional.

Te vendría bien re-enmarcar una conversación difícil como una conversación pendiente- Foto tomada en el RSM Signature Event

Te vendría bien re-enmarcar una conversación difícil como una conversación pendiente- Foto tomada en el RSM Signature Event NYC

Este es el tipo de trabajo que hacemos en el programa Step Up. ¡Explóralo!

3 momentos en el proceso de tener una conversación necesaria

1Antes — Como dijimos me saca de mi zona de confort, y por lo tanto representa un esfuerzo, una incomodidad. Es donde debo concentrarme. Hay que empezar por la primera conversación imprescindible que es la que debés tener con vos misma. Nuestra propia voz es la que nos cuenta qué nos pasa, qué sentimos, cómo estamos.
Volvamos al inicio: ¿Por qué decís que esta conversación es “difícil”? ¿Cuál es tu por qué?

• Porque me da miedo
• Porque no voy a poder
• Porque no sé
• Porque lo puedo lastimar
• Porque se me hace un nudo en la garganta
• Porque me duele la panza
• Porque me va a decir que no
• Porque no soy capaz
• Porque no me lo merezco

¿Cuál es tu por qué?

Del por qué al para qué
Allí está tu punta para empezar a desovillar este nudo y encontrarte con aquello que hoy te cierra posibilidades. Cambia ese por qué por ¿para qué te decís eso? ¿Para verte frágil? ¿Para ver al otro poderoso? ¿Para no animarte? ¿Para qué?
Con estas preguntas empezás a conectarte con tus propias limitaciones. Conocerte y aceptarte es el punto de partida para gestionarte.
Dos preguntas claves
Es el momento de ir más profundo y conectarnos con las dos preguntas que nos permiten el cambio y nos abren posibilidades.
¿Que quiero lograr con esta conversación? y ¿Qué me falta para lograrlo?
¿Qué querés lograr? ¿Cuál es resultado que buscás con tu conversación? ¿Qué querés que pase?
Y ¿qué te está faltando? ¿Confianza? ¿Seguridad? ¿Tener un guión? ¿Prepararte? ¿Ensayar? ¿Tener más claridad? ¿Ponerte en el lugar del otro? ¿Qué competencias requiere esta conversación? ¿Qué información tenés que saber y tener preparada? ¿Qué argumentos precisa tu conversación para demostrar lo que vas a decir? ¿Qué es importante que sepas hacer? Con todo esto estás lista para diseñar tu conversación, y tener un mapa de ruta para llevarla a cabo.

Repiensa una conversación difícil que estás postergando como una conversación pendiente. Foto tomada en el RSM Signature Event NYC.

Repiensa una conversación difícil que estás postergando como una conversación pendiente. Foto tomada en el RSM Signature Event NYC.

2Durante — Es importante elegir criteriosamente el momento y el lugar donde tener la conversación, que te mantengas en el foco de lo que querés lograr y que confíes en tu mapa. Toda conversación tiene un inicio, un desarrollo y un cierre. Lo que te va ayudar a llegar al final es recordar que así como vos vas a expresarte, tenés que dar lugar al otro para que se exprese. Escuchar es lo que te va a garantizar entender y así poder evaluar los pasos siguientes sobre la marcha.

Además de expresar tu postura y conocer la del otro es imprescindible que haya una propuesta, es decir que puedan crearse nuevos compromisos mutuos basados en un ganar –ganar.

¿Qué podés pedir? ¿Qué podés ofrecer? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde? Y con este nuevo acuerdo crear condiciones de satisfacción para ambas partes.

Vos sos más que las circunstancias, mantener el foco en el resultado que querés lograr, es la única forma de no distraerte y de no perderte en el camino. Hay cosas que no podés controlar, que están fuera de vos. Pero, vos podes hacerte cargo de tus palabras, de tus acciones, de tu forma de comunicar, de tu tono de voz, de tus silencios, de tus pausas, de tus gestos. Está en vos liderarte en este momento.

Pregúntate cuál es tu por qué estás diciéndote que esta conversación es difícil. Foto tomada en RSM Signature Event

Pregúntate cuál es tu por qué estás diciéndote que esta conversación es difícil. Foto tomada en RSM Signature Event NYC

3Después — Revisá, cómo te fue. ¿Cómo te sentiste? ¿Qué pudiste lograr y qué ajustes necesitás tener en cuenta para la próxima vez?

Mantenernos en aprendices siempre es la forma más poderosa de declararnos abiertas al aprendizaje, a la mejora continua, al cambio y a ¡ir por más! Es estar en un continuo reciclaje donde podés diseñar, conversar, aprender, y así ir avanzando hacia tu próximo nivel.

Si lográs tener la conversación difícil, necesaria, pendiente, entonces estarás atravesando la primera conversación realmente difícil que es escucharte a vos misma. Ser auténtica y negociar tus razones y propósitos para desarrollar tu potencial te va a habilitar a conversar cada vez con mayor eficacia. Cada vez más alineada con lo que querés lograr y siendo fiel a tus valores.

¿Sabes hablar de manera asertiva del valor que aportas?

Poder hablar de manera asertiva sobre qué te hace única es primordial para que quienes entran en contacto contigo te tengan presente para buenas oportunidades. Y sin embargo, si tuvieras que hacerlo ahora mismo, ¿podrías?

Es sorprendente la cantidad de personas que a la hora de hablar de sí mismas, por ejemplo durante una entrevista laboral, no tienen ni idea de qué decir. Frente a la pregunta: “¿Qué te distingue de otras candidatas con las mismas calificaciones?”, un gran número de mujeres pierden la ocasión de hablar de manera asertiva de su valor. Simplemente repiten las calificaciones listadas en su currículum, lo cual no las ayuda en absoluto a obtener el puesto que anhelan. Algo similar ocurre en otros momentos, cuando deben comunicarse en público, a la hora de negociar, o simplemente cuando conversan con personas que en un futuro podrían ofrecerles buenas oportunidades.

Con práctica aprenderás a hablar de manera asertiva sobre ti misma

Con práctica aprenderás a hablar de manera asertiva sobre ti misma

Qué significa hablar de manera asertiva

Comunicarte en forma asertiva quiere decir que transmites seguridad al expresar tus opiniones, pensamientos e ideas. Que te expresas sin infringir en los derechos de los demás y sin agredir o culpar a nadie. Es la mejor manera de lograr una comunicación efectiva y proyectar presencia ejecutiva.

Encuentras más insights aquí: Mujeres asertivas: cómo lograr el punto just.

Cómo hablar de manera asertiva de lo que aportas en tu organización

Nadie mejor que tú para saber qué te hace única e irreemplazable.

Nadie mejor que tú para saber qué te hace única e irreemplazable.

A numerosas clientas con quienes trabajo las esquiva la asertividad. A veces esto es consecuencia de una baja autoestima, de sentir que no merecen lo que tienen, que no están preparadas para el rol, o que hay alguien mejor calificado. Otras, tiene que ver con que no saben realmente qué las diferencia. Y otras, con que de niñas les inculcaron el valor de la humildad que parece chocarse con lo que les suena a “vanidad” cuando hablan de sus logros. Pero si quieres crecer en tu carrera te tocará aprender a hablar de manera asertiva sobre ti misma. Cuanto mejor te conozcan quienes te rodean, mejores serán tus perspectivas.

Tal vez te interese leer: Comunicación efectiva por email

Aquí van algunas recomendaciones de cómo comenzar.

1Haz una lista de todos tus logros hasta la fecha (referidos a tu trabajo actual). Asegúrate de no listar simplemente las tareas que realizas sino lo que has conseguido en cada una de tus posiciones. Por ejemplo: “He aumentado un 20% las ventas año a año” o “he creado una herramienta para medir la productividad de X”, etc.

Saber hablar de manera asertiva de lo que te diferencia te permite orientar a los demás respecto de cómo pensar en ti.

Saber hablar de manera asertiva de lo que te diferencia te permite orientar a los demás respecto de cómo pensar en ti.

2Reflexiona sobre cada uno de los ítems en tu lista. ¿De qué manera lo has hecho mejor que otra persona con tu misma preparación y experiencia? Aquí es donde empiezas a comunicar con asertividad el valor que aportas.

3Practica en voz alta las respuestas que has anotado. Luego ensáyalas con alguna amiga. Controla tu tono. La comunicación efectiva prioriza la comprensión del mensaje. Es decir, se adapta al oyente. Los tonos más graves suelen transmitir mayor autoridad. (Probablemente porque son los que asociamos con la voz de un hombre). Cuídate también de no elevar el tono al final de cada oración como si hicieras una pregunta, lo que te muestra insegura.

No te pierdas: Comunicación asertiva: el secreto del éxito en tu trabajo
Tú eres la persona más indicada para hablar de manera asertiva de lo que te distingue.

Tú eres la persona más indicada para hablar de manera asertiva de lo que te distingue.

Ejemplos de cómo expresar tu valor

Por lo general, en el día a día de tu trabajo, no es necesario alardear sobre tus logros. Hay maneras sutiles de dejarle saber al otro quién eres, qué haces, cuán buena eres. De eso se trata.

Aquí te doy algunos ejemplos. Naturalmente, los tuyos dependerán de tu rol específico.

  • En la investigación que hice con ABC sobre XYZ descubrimos que el producto X es 1.5 veces más efectivo que el Z. Puedo enviarte los resultados del estudio si te sirven para tu proyecto.
  • Hace un par de meses presenté mi trabajo a la Asociación Nacional de XYZ y uno de los asistentes me preguntó X. Fue muy interesante porque a partir de allí surgió una propuesta interdisciplinaria. Me pregunto si podríamos usar una perspectiva similar aquí.
  • Conversando con Juan Pérez, un miembro de nuestra Junta Directiva, le sugerí que consideraran a una mujer para el cargo de Vicepresidente Ejecutivo de Finanzas. A la compañía le vendría bien aumentar su diversidad en puestos ejecutivos.
  • Me gustaría que me acompañaras a un evento donde me darán un reconocimiento por mi trabajo comunitario. Será un muy buen lugar para hacer networking y te puedo presentar a varias personas.

    Aprende a hablar de forma asertiva sobre ti misma

    Aprende a hablar de forma asertiva sobre ti misma

Un buen video para reflexionar sobre cómo quieres ser recordada.Te ayudará a pensar qué características de ti son relevantes y únicas.

Como vez, las situaciones son muy variadas. La clave es que durante una conversación cualquiera introduzcas información que revele tus conexiones, tus aportes, el tipo de ambiente en el que te mueves, actividades que haces por fuera de tu trabajo, tus ambiciones, tu pensamiento global, etc. Y que lo hagas de manera fáctica. Ahí reside la efectividad de este enfoque. No hace falta que en el primer ejemplo hagas “auto publicidad” y digas: “Soy una investigadora de mercado con un ojo clínico para lo que funciona y lo que no”. Insertar tus logros dentro del contexto de la conversación lo hace mucho más poderoso y orgánico.

Mientras vas acercándote a la meta de hablar de manera asertiva sobre lo que te distingue, recuerda:

Si tú no sabes qué te diferencia, si no sabes cómo posicionarte, no esperes que otros lo sepan. Y en consecuencia, no esperes que te golpeen a la puerta para ofrecerte algo espectacular.

Saber qué te hace única y valiosa y poder expresarlo con claridad no es vanidad sino que es conocerte a ti misma. ¡Y siempre es buen momento para empezar!

Explora nuestro programa Step Up donde trabajamos en profundidad cómo hablar sobre el valor que aportas con asertividad.

 

 

7 Habilidades Blandas Indispensables para el Exito Profesional

Una importante empresa de head-hunting internacional revela los retos a los que se enfrenta al reclutar mandos intermedios y ejecutivos: la falta de habilidades blandas. ¡Aquí te cuento cuáles son para que las fortalezcas!

Hace un par de semanas asistí a una conferencia sobre habilidades blandas y habilidades duras que ofreció una importante empresa de head-hunting internacional. Los oradores compartieron que cuando las empresas tienen que contratar talento joven, evalúan de manera preferencial las habilidades duras (estudios, certificaciones, posgrados, capacidades técnicas). Pero cuando se trata de contratar mandos de nivel intermedio a ejecutivo, las habilidades duras se dan por supuestas. Son las habilidades blandas las que distinguen a un profesional con capacidad de liderazgo de otro que no la tiene.

Obtener feedback de tus colegas y mentores es una buena manera de enterarte cuán fuertes son tus habilidades blandas.

Obtener feedback de tus colegas y mentores es una buena manera de enterarte cuán fuertes son tus habilidades blandas.

Para conseguir un buen equilibrio, todo tiene que tener un yin y un yang que se contrarreste y se complemente al mismo tiempo. Y en el área profesional el yin y el yang están compuestos por las habilidades duras y las habilidades blandas. Mientras las primeras pueden ser técnicamente medibles, las habilidades blandas son inmensurables. Sin embargo marcan la diferencia entre un profesional bueno y uno excelente. ¿Por qué es un placer trabajar con algunos colegas y no con otros? ¿Por qué algunos profesionales siempre superan lo que se espera de ellos y otros no?

La respuesta es de un sentido común aplastante: se trata de las habilidades blandas, las destrezas interpersonales. ¿Qué tipo de atributos forman parte del reino de las habilidades blandas? Todos aquellos que se refieren a la interacción entre tú y los demás.

7 Habilidades blandas que te llevarán al éxito

1Comunicación

La comunicación es la capacidad de expresar tus pensamientos y que los demás te entiendan. Nos comunicamos tanto a través de nuestras palabras (comunicación verbal) como de nuestro cuerpo (comunicación no verbal). Por lo tanto, siempre tienes que lograr que tu lenguaje no verbal apoye y confirme el mensaje de tus palabras. En este sentido es importante tener claridad de ideas, un vocabulario amplio y ajustado al público al que te diriges así como proyectar confianza y seguridad en lo que dices a través de un lenguaje corporal abierto. Y para demostrar atención y valorar la presencia de tu audiencia, es bueno dirigir tu cuerpo hacia tu interlocutor.

2Capacidad de escuchar

La capacidad de escuchar es una de las habilidades blandas de mayor importancia. Implica prestar atención y procesar la información de forma correcta.

¿Cuán bien sabes escuchar? Es bueno prestar atención tanto a lo que se dice como a lo que no se dice para ajustar tu mensaje.

¿Cuán bien sabes escuchar? Es bueno prestar atención tanto a lo que se dice como a lo que no se dice para ajustar tu mensaje.

Aprendes más escuchando que hablando, porque cuando escuchas tienes altas probabilidades de aprender algo que no sabías. Cuando hablas, sólo repites cosas que ya sabes. Así que no te pierdas ninguna lección importante por estar demasiado ocupada hablando. Esto se aplica sobre todo a cuando alguien te da feedback. Valora que la persona se esté tomando el tiempo y el esfuerzo de hacerte una crítica constructiva o darte un consejo profesional. Deja de lado tu ego para escucharla como un comentario que te ahorrará dificultades en el futuro y te ayudará a conseguir tus metas.  Toma buena nota de ello y revísalo con más calma y serenidad cuando se enfríen los ánimos.
Saber escuchar también se refiere a tener la capacidad de “leer” a tu audiencia para captar lo que no dice con palabras y así poder ajustar tu mensaje para que llegue mejor a destino.

 Te puede interesar este post de 7 tips de protocolo profesional

3 Capacidad de negociar y de resolver problemas

Tener la habilidad blanda de conversar y llegar a un acuerdo de manera profesional es otro atributo muy deseable en cualquier profesional que quiera alcanzar el éxito. Es raro que pase un solo día sin que tengas que enfrentar algún conflicto. Y la capacidad de negociar y de resolverlos hará que puedas salir airosa de situaciones delicadas y que seas vista como alguien con potencial de liderazgo. Hay varios pasos y estrategias concretas que puedes utilizar para resolver conflictos. Te sugiero que explores el tema aquí.

4Buenas maneras (o buenos modales)

Las buenas maneras y la buena educación normalmente fomentan que las relaciones interpersonales fluyan de forma natural. Son habilidades blandas que muchos ignoran por la velocidad en la que vivimos inmersos. Hacer que quienes te rodean se sientan apreciados y valorados te convertirá en esa profesional con quien todos quieren trabajar. Saluda cuando llegues a la oficina y despídete cuando te vayas. Ten detalles de atención con tus colegas. Evita interrumpir cuando no sea absolutamente necesario. Intenta no ignorar a quienes te rodean (a menos que lo hagas porque es la única forma de convivir con personas con quienes no congenias). Aplaude los logros de tus compañeras y compañeros. Ofrece tu ayuda siempre que puedas.

Seguir los 7 principios del Red Shoe Movement te ayudará a crear un clima de trabajo muy positivo a tu alrededor.

5Auto-control e inteligencia emocional

No todas las habilidades blandas tienen que ir dirigidas hacia el exterior. El autor del libro Inteligencia Emocional Daniel Goleman cree que el auto-control es un pilar de la inteligencia emocional y fundamental para la capacidad de liderazgo.

El auto-control nos permite manejar correctamente las emociones cuando éstas no están alineadas con lo que se consideraría un comportamiento adecuado en una situación concreta. Y ello significa que seas capaz de controlar tu enfado y/o decepción y, en su lugar, demostrar calma y serenidad con el fin de no estresar todavía más una situación ya de por sí conflictiva. O de saber contener una emoción de felicidad desbordada aunque la situación lo amerite. Aprender a modular tus emociones es una habilidad blanda que te reportará grandes beneficios en tu camino a puestos de mayor liderazgo.

6Asertividad

Ser capaz de comunicar tus intereses, opiniones e ideas de manera asertiva es una de las habilidades blandas cruciales que las mujeres deben afianzar.

Puede interesarte leer capacidad de liderazgo, ¿eres un buen líder?
Es importante encontrar el punto justo para proyectar asertividad y no agresividad.

Es importante encontrar el punto justo para proyectar asertividad y no agresividad.

Después de las habilidades blandas de las que hemos hablado (la capacidad de escuchar a los demás, de tratarlos bien, de negociar y resolver problemas y de modular tus propias emociones), es imprescindible añadir la importancia de ser asertiva. Porque en tu manera de comunicar es en donde puedes toparte con el escollo de herir a tu interlocutor o ser percibida como demasiado pasiva o demasiado agresiva. Ser asertiva es la mejor manera de comunicar tus ideas, opiniones y deseos respetando los derechos y las opiniones de los demás.

La experta en desarrollo de liderazgo Lily Benjamin explica de manera simple y práctica cómo lograr el punto justo para proyectar asertividad y no agresividad en este maravilloso artículo.

Proyectar una imagen profesional segura de ti misma es una manera de mostrar que cuidas todos los detalles. Eso inspira confianza.

Proyectar una imagen profesional segura de ti misma es una manera de mostrar que cuidas todos los detalles. Eso inspira confianza.

7Imagen personal

Si hemos hablado de habilidades blandas relativas a la comunicación y al comportamiento, no podemos obviar que la apariencia es otra destreza interpersonal fundamental en tu éxito profesional. Cuando la imagen que proyectas coincide con tus valores, tu conducta y tu comunicación, tu interlocutor te verá auténtica y transparente. Es una forma de decir “Lo que ves es lo que obtienes”. Coherencia y autenticidad son valores en alza en una sociedad como la de hoy. Entonces, si hablas de liderazgo y buscas oportunidades de crecimiento no puedes presentarte desalineada y proyectar la imagen de que no puedes ocuparte ni de ti misma.

¡No te pierdas mi artículo sobre Marca Personal!

En resumidas cuentas, afinando estas 7 habilidades blandas te resultarás más fácil obtener tus metas:

  1. Comunícate clara y efectivamente
  2. Escucha, escucha y escucha
  3. Sé capaz de identificar, negociar y resolver los problemas a los que te enfrentas diariamente
  4. Que las buenas maneras presidan tu trato con quienes te rodean
  5. Trabaja todos los días en el control de tus emociones
  6. Cuida tu imagen personal de modo que sea reflejo de tu excelente profesionalidad.

 

 

Mujeres asertivas: Cómo logran el punto justo

Las mujeres asertivas tienen éxito porque se muestran firmes y seguras de sí mismas.

Sin embargo, muchas mujeres tienden a ser poco asertivas por miedo a ser vistas como agresivas. Esta conducta es similar a la que las mujeres exhiben cuando negocian para beneficio propio. Por temor a que las tilden de agresivas, no piden tanto como desean.

Cita de Sharon Anthony Bower - La mayor diferencia entre ser asertiva y agresiva es la manera en que tus palabras y tu conducta afectan los derechos y el bienestar de los demás

¿Manejas bien el estilo de comunicación asertivo?

El problema es que por no ser más asertivas, las mujeres pagan un precio muy alto – son desacreditadas, evaluadas negativamente, y pierden oportunidades de desarrollarse en sus carreras. Mira este video clip “A Man’s a Boss, a Woman’s Bossy” donde verás cómo mujeres y hombres presentan una serie de comportamientos similares y sin embargo la misma conducta que es celebrada en los hombres es criticada en las mujeres.

Para evitar ser penalizadas por comportarse de manera contraria al estereotipo femenino, las mujeres sustituyen su asertividad por tácticas menos competitivas. Inevitablemente estos ajustes tienen un efecto contra-productivo ya que disminuyen las probabilidades de éxito en sus carreras profesionales. 

¿Qué es la asertividad?

Mujeres asertivas cita de Lily Benjamin - Las mujeres asertivas han encontrado el punto justo en el espectro de la comunicación

Estas mujeres asertivas dicen lo que piensan y actúan sin infringir los derechos de los demás.

La asertividad es un estilo de comunicación en con el cual uno expresa sus necesidades, ideas, y sentimientos de una manera efectiva sin infringir en los sentimientos propios o ajenos. Se pueden ejercer diferentes niveles de asertividad dependiendo de las circunstancias.

El reto es que para ser más asertivas muchas mujeres deben contradecir un modelo que han visto desde niñas en el cual el padre es el jefe del hogar y la madre se mantienen en un segundo plano. Esta actitud pasiva que para muchas es la norma con la cual han crecido, hace que no sean tan efectivas como podrían y les dificulta alcanzar su máximo potencial. Aunque estas conductas van cambiando a medida que la mujer se desarrolla, aún hoy día en ambientes profesionales las mujeres tienden a ceder ante los hombres.

Esta conducta complaciente es muy sutil. Principalmente se trasmite a través de mensajes no verbales o de gestos, lo que constituye el 93% de toda comunicación (55 % son los gestos y 38% es el tono.) Algunos ejemplos de gestos en donde las mujeres pierdan la oportunidad de ser más asertivas son: Sonreír excesivamente, asentir con la cabeza aún cuando no están de acuerdo, murmurar como bebés para provocar compasión, hacer ruidos de apoyo (“mm hmmm, hmmm mm “) e inclinar la cabeza a un lado como señal de que están escuchando, como si fueran cachorros (mascotas).

Un ejemplo común de cómo el tono transmite mensajes que carecen de asertividad es cuando las mujeres expresan sus deseos con vocecita de niñas como si se estuvieran quejando de algo.

Un ejemplo típico para tocar brevemente el aspecto verbal de la comunicación (que sólo representa el 7% de toda comunicación) es el uso de expresiones tales como: “como acaba de decir el caballero”, o “para respaldar al caballero en lo que acaba de decir….” Etcétera.

Todos estos mensajes son sutiles, especialmente los no verbales. Sin embargo le quitan credibilidad a las mujeres dejándolas en una posición pasiva en el espectro comunicativo. Y cuando las mujeres son pasivas violan sus propios derechos.

¿Cuál es la Diferencia Entre Ser Más Asertiva y Ser Agresiva?

Al otro lado del espectro comunicativo se encuentra la agresividad, que es lo que pasa cuando la gente (y en el caso de este artículo, las mujeres ) dan un giro de 180 grados del estilo pasivo para expresarse de una manera directa y categórica. En conversación las mujeres agresivas tratan de sacar ventaja y suelen castigar a otros utilizando una gran cantidad de mensajes que incluyen las expresiones “tú”, “a ti”, “porque tú…”, de manera acusatoria. Con frecuencia, culpan a otras personas de sus actos para cubrir sus propios sentimientos de inseguridad, frustración, e impotencia. El objetivo de las mujeres agresivas es ganar, aún si eso significa no tener en cuenta los derechos, necesidades, o sentimientos de los demás. Como resultado cuando las mujeres son agresivas, violan los derechos de otros.

Tres mujeres asertivas. Michelle Bachelet, Peesidenta de Chile, Michelle Obama, Primera Dama de los EEUU y Shakira, cantante colombiana, son tres ejemplos de mujeres asertivas

Michelle Bachelet, Presidenta de Chile, Michelle Obama, Primera Dama de los EEUU y Shakira, cantante colombiana, son tres ejemplos de mujeres asertivas.

Distinción entre mujeres agresivas y mujeres asertivas

Erróneamente se piensa que para ser exitosas, las mujeres tienen que comportarse como los hombres. Que tienen que vestirse y hablar como los hombres, tener un estilo y gestos masculino, usar malas palabras, etc. Puedes reconocer con facilidad a las mujeres que representan este estereotipo porque tienden a pisotear a otras mujeres. Las mujeres agresivas sabotean y menosprecian la autoridad y efectividad de sus hermanas de género. Dada su propia incapacidad de ser más asertivas son las peores enemigas del sexo femenino.

La mejor manera de distinguir las mujeres agresivas de las mujeres asertivas, es que las mujeres asertivas no pisotean a otras mujeres. De hecho las mujeres asertivas son de gran apoyo para otras mujeres y también para los hombres.

Echa un vistazo a los 7 Principios del Red Shoe Movement
Cita inspiradora de Michelle Obama - Una de las lecciones con las que crecí fue la de mantenerme fiel a mi misma y nunca permitir que lo que otros digan me distraiga de mis metas

Michelle Obama es un ejemplo de estilo asertivo de comunicación

Las mujeres asertivas no culpan a otros. Son dueñas de sus propias acciones y puntos de vista. Esto se refleja en su vocabulario cuando muestran responsabilidad mediante el uso de “yo” en vez de “tú” o “ustedes”. Por ejemplo, dicen “me gusta “, “quiero “, ” no quiero “. Utilizan frases y preguntas que demuestran cooperación, como “¿Qué piensas sobre esto?” Distinguen entre hechos y opiniones: “mi experiencia es diferente “, ” en mi opinión … “. En vez de decir “debes” hacen sugerencias “¿Qué te parece…”, “¿Te gustaría … “. Y están interesadas en las perspectivas de otros: “¿Cómo encaja esto con tus ideas?” Las mujeres más asertivas han encontrado el punto justo en el espectro de comunicación. 

El punto justo: Sé más asertiva para ser más efectiva

Las mujeres asertivas son muy conscientes de las desventajas en que nuestra sociedad pone al sexo femenino. Por ejemplo, como veíamos antes, con frecuencia las mujeres son malentendidas y castigadas por conductas que son aceptadas en los hombres. Las mujeres asertivas entienden la importancia de leer y entender a su audiencia, el medio ambiente, y las circunstancias que las rodea. Son camaleones. Evalúan la situación y se adaptan modulando el nivel de asertividad. Y nota que no dije “convirtiéndose en más o menos pasivas”, o “más o menos agresivas”. Ninguna de estas dos alternativas son buenas opciones. La efectividad radica en modular el grado de asertividad dependiendo de las circunstancias. 

No te pierdas este artículo de Harvard Business Review, How to Be Assertive (without loosing yourself).

Estrategias para encontrar el punto justo de asertividad en el espectro de comunicación

Ser asertiva no es fácil pero es una destreza que se puede aprender.

El desarrollo de tu estilo de asertividad comienza con un claro entendimiento de quién eres y la confianza que tienes en ti misma.

1En primer lugar, conócete a ti misma

Mujeres asertivas cita inspiradora de Lily Benjamin - Las ujieres asertivas apoyan a otras mujeres y a los hombre

Ser asertiva es muy diferente a ser agresiva. ¡Descubre esas distinciones!

Tener conciencia propia constituye at 50% del desarrollo personal. La claridad de tus destrezas y oportunidades de desarrollo elevan tu nivel de autoconfianza revelándote las áreas especificas en donde tienes que enfocar tu desarrollo.

2Aprende destrezas de comunicación asertiva

Comunicarte en forma asertiva te dará confianza, fortalecerá tus relaciones, y te ayudara a ser más efectiva. Cuando lo haces bien, obtienes el apoyo y el respeto de los demás. No tengas miedo de decir “no” o “sí”. Di lo que tengas que decir pero siempre ten en cuenta las necesidades de los demás.

  • Demuestra autoconfianza: asume una postura erecta y firme, mira a la gente a los ojos, y relájate
  • Utiliza un tono de voz firme, pero agradable
  • Verifica y valida tus conclusiones; evita tener prejuicios
  • Trata de entender el punto de vista de otras personas
  • Piensa en términos de beneficio mutuo y busca situaciones de ganar-ganar (donde nadie pierde)

3Rompe los mitos que existen acerca de la asertividad

El Centre for Clinical Interventions entrena en tres mitos. Puedes usar este conocimiento como una herramienta para identificar las diferencias entre asertividad y agresividad.

Mitos Sobre la Asertividad
Mitos Razonamiento Hechos
“La asertividad es básicamente lo mismo que agresividad”. Algunas personas que son agresivas piensan que están siendo asertivas porque están comunicando sus necesidades. Sí, tanto la comunicación asertiva como la agresiva implican la expresión de tus necesidades. Hay diferencias muy importantes, por ejemplo, en las palabras, el tono, y en el lenguaje corporal utilizado.
“Si soy asertiva voy a conseguir lo que quiero”. Ser asertiva no significa que siempre consigues lo que quieres. Los resultados nunca están garantizados. Ser asertiva tiene que ver con expresarte de una manera respetuosa hacia las necesidades de los demás. A veces esto significa que obtienes lo que quieres, a veces no conseguirás lo que quieres, y a veces alcanzarás un acuerdo mutuo con otros.
“Si soy asertiva tengo que ser igualmente firme en todas las situaciones”. La habilidad de ser asertiva, te da la opción de juzgar críticamente las circunstancias y  balancear tu grado de asertividad de manera adecuada. A veces te darás cuenta de que es necesario ajustar el grado de asertividad con el fin de ser eficaz. Cuando eres asertiva tienes la opción de evaluar, balancear, y efectivamente confrontar tus circunstancias!
Aquí hay una evaluación para que examines tus niveles de asertividad.

Todas las personas tienen la capacidad de aprender a ser asertivas, y eficaces. El secreto está en auto-monitorear y ajustar nuestro juicio y respuestas de acuerdo a las circunstancias. Nuestro poder y habilidad de influenciar a otros viene de la confianza en nosotras mismas y no de la intimidación o acoso. Trata a los demás con imparcialidad y respeto, para que obtengas a cambio el mismo trato, seas valorada, y reconocida como una verdadera campeona y líder.

10 Maneras para Aprender a Decir No (sin Sentirse Culpable!)

Para las mujeres y los latinos que valoran tanto las relaciones personales, decir no es difícil. ¡Imagínate para una latina! Por eso te traemos 10 maneras para aprender a decir no (sin sentirse culpable) ¡A practicar!

Hemos crecido valorando las relaciones personales y escuchando lo importante que es complacer a todo el mundo siendo niñas perfectas. Es lógico que decir no nos parezca la forma más rápida de convertirnos en parias sociales. ¿Por qué hacerlo?

Pero ¿te cuento algo? Hace tiempo aprendí que “no” es la palabra más poderosa de mi vocabulario. Me ayuda a mantenerme fiel a mis prioridades y evitar distracciones en las que caigo fácilmente cada vez que digo “sí” a cosas que me sacan de foco. ¿Quieres disminuir el estrés en tu vida? ¿Conciliar trabajo y familia? ¡Aprende a decir no!

Ahora el secreto de decir no y sentirte feliz de hacerlo es aprender a decir no sin usar la palabra “no”. Ser asertiva sin sonar antipática o negativa. Aquí te cuento como lograrlo.

10 Maneras para Aprender a Decir No (sin Sentirse Culpable!) | La manera más rápida de reducir tu estrés es aprender a decir NO

Las latinas tenemos dificultades en decir no porque creemos que afectará nuestras relaciones. Practica cómo rechazar un pedido sin usar la palabra no.

Cómo aprender a decir no con estas 10 formas eficaces y sencillas

  1. Sí, y dime que prioridad abandono.

“¡Sí! Ahora dime cuál de estas prioridades debo abandonar”.

Si tu jefe te pide que hagas algo y sabes que te será imposible hacer eso más lo que ya estás haciendo, pídele que te aclare cuál de tus prioridades debes abandonar. Eso lo ayudará a cambiar de idea o a permitirte dejar de lado alguna otra responsabilidad.

  1. Sí. Con estas condiciones

“¡Sí claro! Pero recién lo puedo hacer la semana próxima”. O con la ayuda de otra persona más, o después de que termines lo que estás haciendo. La idea aquí es que puedes hacer lo que te piden sólo bajo ciertas condiciones.

  1. Sí. A cambio, necesito que esto.

“¡Sí, claro! Encantada de ayudarte a terminar el proyecto. Voy a cambiar una cita que tengo así me puedo quedar hasta tarde. Ahora, si me quedo hoy, voy a tener que salir temprano un día esta semana para ir a esta cita”. O cualquier otro intercambio apropiado.

Tal vez te venga bien leer acerca de cómo lograr que tu pareja apoye tus ambiciones laborales en este artículo.
  1. Sí. A cambio, necesito que tú hagas esto por mí.

“Sí, claro. Es un placer ayudarte con X. Lo único es que si te ayudo con X tú tendrás que hacer Y por mí”.

Vamos a aprender a decir no pidiendo a la otra persona que haga algo que tú dejarás de hacer por ayudarla. Por ejemplo: “Yo escribo el reporte para el comité y a cambio tu preparas la Power Point para la reunión del martes.” Si no acepta el intercambio, entonces puedes decir: “En ese caso no voy a poder ayudarte porque no tengo tiempo de hacer ambas cosas”.

  1. Sí. Con compensación extra.

    10 Maneras para Aprender a Decir No (sin Sentirse Culpable!) | Practica estas diez sugerencias y pronto te sentirás cómoda rechazando pedidos que te sacan tiempo y no apoyan tus prioridades

    Practica estas diez sugerencias y pronto te sentirás cómoda rechazando pedidos que te sacan tiempo y no apoyan tus prioridades

“Sí, ¡claro! Con gusto cubro a Juan. Pero hacer mi trabajo y cubrir el suyo implica trabajar los fines de semana por dos meses. ¿Podemos hablar de la compensación?

El objetivo es dejar claro que estás dispuesta a hacer lo necesario para ayudar pero que quieres ser compensada por el esfuerzo que requiere. Esta estrategia funciona en ciertas situaciones, no cuando se supone que debes cubrir a un miembro de tu equipo que faltó por pocos días. Pero tenla presente para cuando se te presente la ocasión.

  1. Me siento halagada pero paso.

“Me siento halagada de que hayas pensado en mi para esto. Desafortunadamente, estoy muy comprometida y voy a tener que dejarlo pasar.” Puedes decir sólo esto o agregar lo que te sugiero en el próximo apartado.

  1. Me siento halagada. Te recomiendo a alguien.

“Me halaga que hayas pensado en mi pero tengo un compromiso previo. Sin embargo te puedo recomendar a alguien que es perfecto para lo que necesitas”. Cuando recomiendas a alguien que puede hacer lo que te pidieron a ti, en lugar de enfocarse en que le estás diciendo no, la otra persona estará agradecida por tu asistencia.

  1. Me siento halagada. No podría dar lo mejor de mi.

“Gracias por pensar en mi. Desafortunadamente no tengo el tiempo que me requeriría hacer este trabajo bien. De manera que en esta ocasión, paso.” Otra vez, puedes quedarte aquí o recomendar a alguien capaz de hacer un muy buen trabajo.

Decir No con frecuencia te permite decir SI a lo realmente importante | Lee las 10 Maneras para Aprender a Decir No (sin Sentirse Culpable!)

Aprende a decir No y ¡liberarás tu vida de estrés!

  1. Me siento halagada. Podría entrenar a otra persona.

“¡Gracias por pensar en mi! Me encantaría hacerlo. Desafortunadamente no tengo el tiempo que me requeriría hacer bien este trabajo. Pero con todo gusto entreno a quien tú me digas”. Aprendemos a decir no, demostrando buena voluntad, espíritu de equipo y apreciación por la oportunidad, de manera que en el futuro la persona te tenga en consideración.

  1. Déjame mirar mi calendario.

“Me encantaría hacerlo. Déjame mirar mi calendario para asegurarme de que realmente puedo”. Esta es una maravillosa manera de evitar la tentación de dar una respuesta inmediata. Luego de que te hayas tomado el tiempo de pensar acerca de lo que te pidieron puedes responder con una razón válida de por qué no puedes asumir un nuevo compromiso.

Aprender a decir no ahora es fácil, si practicas 😉

Créeme, puedes rápidamente aprender a decir no, si practicas estas 10 maneras de decir no y las dices con una sonrisa y con un lenguaje no verbal positivo, muy pronto te sentirás súper cómoda rechazando pedidos que consumen tu valioso tiempo y que no son una prioridad para tu carrera profesional. ¡También funcionan en casa!

Y si necesitas coaching directo de parte mía y de mi equipo de reconocidos expertos internacionales, además de una amplia gama de recursos de desarrollo de liderazgo, súmate al programa Step Up. Te ayudamos a ser tú, a la enésima potencia.

Si necesitas coaching directo de parte de Mariela Dabbah y de su equipo de reconocidos expertos internacionales, además de una amplia gama de recursos de desarrollo de liderazgo, súmate al programa Step Up. Te ayudamos a ser tú, a la enésima potencia.

Programa Step Up del RSM

Como se desarrolla la presencia ejecutiva

¿Lista para dar el próximo paso? La presencia ejecutiva es fundamental para persuadir a los demás de que eres la persona adecuada para esa oportunidad que deseas.

Qué es la presencia ejecutiva

La reconoces en cuanto la ves en otros. Es ese “wow” que despiertan ciertas personas al entrar en una sala, o al subirse al escenario. Esa habilidad de inspirarte. Es lo que todo líder debe tener para influir a terceros y llamarlos a la acción.

Si quieres saber lo que es presencia ejecutiva, revisa estos conceptos! | Frase sobre la Presencia Ejecutiva

Si quieres saber lo que es presencia ejecutiva, revisa estos conceptos!

La presencia ejecutiva es el resultado de una combinación de elementos que contribuyen a que a una persona se la perciba como líder o potencial líder. Entre esos elementos figura la capacidad de mantener la calma en situaciones de alta presión, y de tomar decisiones rápido; asertividad, autoconfianza, confiabilidad y sentirte cómoda en conversaciones con altos ejecutivos.

Es obvio que si quieres seguir creciendo en tu carrera profesional necesitas proyectar presencia ejecutiva. Pero ¿y si estás en el campo creativo y sólo quieres diseñar avisos publicitarios encerrada en tu cubículo? (O si eres ingeniera o si no te interesa estar en una posición de liderazgo.) Si quieres persuadir a otros de cuán valiosa es tu idea o tu proyecto también te vendrá bien fortalecer aspectos que hacen a la presencia ejecutiva.

 Aquí tienes un breve video que hice para Yahoo Mujer sobre Presencia Ejecutiva.

Cuáles son los elementos que conforman la presencia ejecutiva

Según la experta en desarrollo de liderazgo Susan Bates existen tres dimensiones a tener en cuenta: El estilo, la sustancia y el temperamento de la persona.

Estilo: Suele ser lo primero que alguien ve de ti y es una combinación de tu apariencia, tus modales y tu interacción con los demás. Cuando hay disonancia entre tu estilo y tu rol (por ejemplo te vistes demasiado informal para tu posición de gerente) la gente tiende a dudar de tu efectividad.

Sustancia: Tiene que ver con tu presencia social, tu autoconfianza, compostura, capacidad de reacción y de mantener la calma en situaciones críticas, habilidad de tomar decisiones bajo presión, etc. Demuestra tu madurez y tu habilidad de integrar tus virtudes a tu liderazgo manteniendo bien presentes las necesidades de todas las partes interesadas.

Temperamento: Los rasgos personales y valores que te definen. Son tus creencias esenciales acerca de ti misma y de quienes te rodean. Es quién eres. Incluye tu optimismo, integridad, valentía, discreción y cuáles son tus prioridades.

Un aspecto importante para desarrollar presencia ejecutiva es aprender a manejar la presión. | Frase motivadora sobre Presentar en Publico

Un aspecto importante para desarrollar presencia ejecutiva es aprender a manejar la presión.

¿Se puede desarrollar la presencia ejecutiva?

Siempre y cuando tengas una base de autoconfianza y la voluntad de lidiar con las situaciones impredecibles que se presentan a nivel ejecutivo, puedes desarrollar tu presencia ejecutiva.

Claro que hay aspectos que serán más fáciles de desarrollar que otros. Veamos algunos.

La capacidad de tomar decisiones acertadas bajo presión. Es una habilidad difícil de practicar por fuera de circunstancias reales pero cuanto más práctica en el mundo real tienes, mejor te vuelves.

Frase inspiradora sobre Presencia Ejecutiva de Mariela Dabbah. Averigua como desarrollar la presencia ejecutiva

¿Tienes la combinación adecuada de elementos para pasar al próximo nivel?

“Dress the part” es decir lucir según tu rol. Mucho se ha dicho del rol de la apariencia en la presencia ejecutiva. La realidad es que cómo luces impacta la percepción que generas en otros y eso influye en las oportunidades que te darán. Si eres Gerente de Finanzas de un banco, debes proyectar una imagen de seriedad, seguridad, y solidez no sólo con tu actitud sino también con tu vestimenta y accesorios. Cuando alguien te ve desarreglada hace una asociación inconsciente de que ese descuido personal puede traducirse a un descuido en tu negocio. Eso es lo que debe interesarte a la hora de revisar tu vestuario.

Ser asertiva. La asertividad es el estilo de comunicación más efectivo ya que te permite demostrar tu respeto por la opinión ajena al tiempo que expones la tuya con seguridad. La mejor manera de ser asertiva es mantener un tono calmo, escuchar en forma activa, expresar con tranquilidad tus pensamientos y emociones para que los demás tengan claro tu punto de vista y tus expectativas. Es una destreza que puedes aprender. Justamente es una de las áreas en las que más trabajamos en el Programa Step Up del RSM.

Proyectar autoconfianza. ¿Cómo lograrlo? La realidad es que hay ciertas personas que proyectan gran seguridad en si mismas y otras no tanto. Pero siendo consciente de las situaciones en las que te sientes confiada (haciendo qué, con quién) puedes replicar esa sensación haciendo otras cosas. Pero requiere trabajo contigo misma y gran determinación para edificar tu autoconfianza. (Otro de los temas que tratamos en los Podcasts y sesiones de coaching online del Programa Step Up).

Proyectar confiabilidad. Una de las características típicas que ostentan las personas con presencia ejecutiva es que proyectan un aura de confiabilidad. Sientes que tienen bien presentes tus intereses y que harán lo mejor para aquellos que los siguen o trabajan para ellos. Puedes ir desarrollando credibilidad a lo largo del tiempo. ¿Cómo? Cumpliendo con lo que prometes. Convirtiendo a tu palabra en la piedra angular de tu marca personal. Demostrando que haces lo que dices. Que no te echas atrás. Que no abandonas un proyecto o a tu equipo a medio camino.

Manejo de presión. Busca oportunidades de mejorar tus dotes de presentadora. No sólo porque presentar en público es un requisito fundamental para los ejecutivos sino porque cuando logras dar una buena presentación demuestras tu capacidad de manejar bien situaciones de presión. El secreto aquí es practicar lo suficiente para aparecer relajada.

Step Up Program. You Amplified

Step Up Program. You Amplified

Capacidad de inspirar. Una de las características que mejor definen a una persona con presencia ejecutiva es su capacidad para inspirar a otros a ser las mejores versiones de sí mismos. A seguir una misión, cumplir sus metas, contribuir de manera relevante con el grupo y con la sociedad. Piensa en cuántas áreas de tu vida tu inspiras a otros. ¿Cómo se traducen en tu mundo profesional?

En el proceso de reforzar o desarrollar tu presencia ejecutiva lo más importante es que encuentres tu propia voz. La autenticidad es lo que te permitirá siempre pisar sólido. Identificar tus ventajas y afilarlas al máximo es lo que te hará más efectiva y se traducirá en un mayor éxito personal y profesional.

Aprender a pedir: Estrategias que funcionan

Aprender a pedir concretamente lo que quieres es la mejor manera de lograr tus objetivos.

Mi colega Katherine tiene una meta. Hace tres años que trabaja en la misma compañía farmacéutica donde tiene el puesto de directora de marketing de varias marcas. Su objetivo es ser vicepresidenta de marketing en un año. Pero esa meta se verá truncada si ella se resiste a aprender a pedir.

A veces las circunstancias te fuerzan a aprender a pedir lo que quieres

En los últimos meses, la empresa donde trabaja Katherine ha estado comprando varias compañías más pequeñas y ha estado pasando por la restructuración propia de estas situaciones. En el proceso, despidieron al vicepresidente al que Katherine reportaba el 50% de su trabajo y ahora reporta a una persona con su misma jerarquía. “En otras palabas, me han bajado de jerarquía”, dice ella con cierta resignación.

Es importante que puedas aprender a pedir lo que deseas con claridad Photo Credit: www.womendish.com

Es importante que puedas aprender a pedir lo que deseas con claridad
Photo Credit: www.womendish.com

Decidió quedarse porque su otro jefe es el presidente de una división importante de la farmacéutica y alguien que siempre le ha abierto puertas y a quien considera un aliado para su próximo paso. “El sabe que es ridículo que me reporte a alguien que está a mi nivel pero me ha pedido paciencia y como es quien me ha ayudado a llegar hasta aquí, voy a escuchar su sugerencia.” (En otras palabras,  mi colega aún no está lista a aprender a pedir a su jefe que le de la oportunidad que busca.)

Pero para que Katherine cumpla su meta de llegar a vicepresidenta de marketing debe planificar los próximos meses en forma estratégica. No le queda otra alternativa que aprender a pedir lo que necesita ya mismo. Le sugerí que hablara con su presidente amigo en cuanto se asienten un poco las cosas para decidir juntos cuáles son los hitos que Katherine debe ir cumpliendo.

  • ¿En qué proyectos debe involucrarse?
  • ¿Qué tipo de responsabilidades adicionales debe asumir?
  • ¿Es necesario tomar algún curso de capacitación?
  • ¿Con qué otras personas dentro de la empresa debería empezar a establecer buenas relaciones?
  • ¿Cómo puede darle mayor trascendencia a lo que hace para que sus logros obtengan más visibilidad entre los que tienen en su poder darle la promoción?

    Todas las relaciones son de ida y vuelta. Aprender a pedir significa entender bien que tienes para dar.

    Todas las relaciones son de ida y vuelta. Aprender a pedir significa entender bien que tienes para dar.

Aprender a pedir con claridad

Lo que le ocurre a Katherine es algo bastante frecuente entre las mujeres. Acostumbradas a esperar a ser reconocidas por nuestro duro trabajo, no solemos pedir lo que queremos. Ahora, para poder hacerlo efectivamente,  es fundamental tener claros tus objetivos para comunicarlos a las personas que te pueden ayudar a llevarlos a cabo. En general, esa persona suele ser tu jefe inmediato pero a veces puede ser un ejecutivo/a un par de niveles por arriba de tu jefe. En ocasiones tienes con esa persona una relación de confianza, como en el caso de Katherine, y en otras no. Es importante expresar concretamente lo que buscas de esa persona y la finalidad que persigues. Practica lo que vas a decir con algún amigo antes de la reunión.

Aprender a pedir formalmente

No le caigas a nadie de sorpresa con tu pedido. Para aumentar tus chances de que te otorguen lo que solicitas, te conviene hablar formalmente con la persona cuando pueda dedicarte su atención. Pide una reunión donde puedas expresar tus metas y pedir sugerencias acerca de cómo cumplirlas. Incluso, salir a almorzar con la persona en cuestión pueda ser una mejor alternativa para tener una charla más relajada. Lo importante es que el individuo a quien vas a pedirle algo no sienta que lo has emboscado.

Las buenas relaciones profesionales deben ser mutuas. Aprende a ofrecer ayuda antes de pedirla. Photo Credit: thefutureofink.com

Las buenas relaciones profesionales deben ser mutuas. Aprende a ofrecer ayuda antes de pedirla.
Photo Credit: thefutureofink.com

Ofrece tu ayuda

Aquellos que te abran las puertas podrán en el futuro contar contigo como aliada o sea que parte del proceso de aprender a pedir es reconocer en qué puedes tú ayudar a esa persona. Si vas a la reunión habiendo pensado de qué manera tú puedes apoyar la “agenda” de la otra persona, ésta tendrá mayor inclinación a ayudarte.

Es bueno entender que las relaciones son siempre de ida y vuelta y que apoyar auténticamente la agenda de la persona que te ayuda es una de las mejores maneras de fortalecer conexiones profesionales. Por eso es crítico prepararte para esa reunión y tener tus preguntas listas así como respuestas a algunas que te puedan hacer a ti.

No te pierdas este post sobre cómo recibir feedback.
Si buscas desarrollar una red de contactos poderosa, súmate al Step Up!

Si buscas desarrollar una red de contactos poderosa, súmate al Step Up!

Katherine tiene bastante trabajo que hacer antes de hablar con su jefe pero no hay tiempo que perder. Cuanto antes aprenda a pedir ayuda a su jefe antes podrá enterarse de qué se espera de ella para obtener la promoción que tanto desea.

Si te interesa pasar al próximo nivel de tu carrera y no estás segura de cómo lograrlo, explora el programa que te ayudará a lograrlo por menos del costo de una taza de café al día.

Comunicación asertiva: el secreto del éxito en tu trabajo

La comunicación asertiva te ayuda a ser tú misma y te ofrece una salida win win a los desacuerdos interpersonales. Es ideal para resolver conflictos y hacer de tu trabajo la carrera profesional que siempre soñaste.

Ser asertiva significa que expresas tus deseos y necesidades, y defiendes tus derechos, a la vez que muestras una actitud receptiva con respecto a tus necesidades y a las de los demás. No significa darles siempre la razón, sino de mostrar que tienes en cuenta su posición, entiendes cuál es su verdad, su punto de vista, y sus necesidades y puedes comunicar que son valiosas para ti. Sólo que no estás dispuesta a renunciar a tus propias necesidades y que te importa llegar a una solución que deje conformes a todos los involucrados.

Si no trabajas por tus sueños otros te harán trabajar por los suyos

Si no trabajas por tus sueños otros te harán trabajar por los suyos

Los tres estilos de comunicación:

En cualquier situación tendrás tres opciones de respuesta, según tu reacción. Conócelas para entrenarte en la comunicación asertiva.

Tres estilos posibles en que puedes responder en una situación habitual

Supón que entras a tu tienda favorita a comprar un vestido para una reunión de trabajo muy importante para tu carrera. Estás en el salón de ventas durante más de diez minutos y no se ha acercado ninguna vendedora a atenderte.

Puedes tomar alguna de estas tres actitudes:

  1. Seguir esperando, con la expectativa de que la situación se resuelva en los próximos minutos (comunicación pasiva).
  2. Acercarte a la caja y hacer un escándalo por el pésimo servicio de atención que ofrecen al cliente y amenazar con no volver allí nunca más a hacer tus compras (comunicación agresiva).
  3. Acercarte a un mostrador y preguntar a alguna de las vendedoras quién podría atenderte, ya que tienes que llegar a horario a una cita (comunicación asertiva).

 

“Estoy un poco apurada, ¿podrías atenderme?” sería una actitud que refleja comunicación asertiva Photo Credit: elblogdemoyra.com

“Estoy un poco apurada, ¿podrías atenderme?” sería una actitud que refleja comunicación asertiva
Photo Credit: elblogdemoyra.com

Domina los secretos de la comunicación asertiva

Cuando desarrollas esta habilidad puedes darte a entender en forma clara y directa, y negarte a hacer aquello a lo que no estás dispuesta o que consideras injusto.

La comunicación asertiva también te ayudará a conseguir tus objetivos. ¿Por qué? Porque cuando aprendes a utilizarla ante una situación difícil o de conflicto eres capaz de:

  • Reconocer y describir claramente el problema: Decir: “Cuando voy a un negocio y no recibo buena atención…”, en lugar de: “Ustedes no saben atender”.
  • Expresar tus sentimientos: Decir: “Me siento decepcionada, pienso que no se interesan en mí como cliente…”, en vez de “Ustedes son…”.
  • Comprender al otro al ponerte en su lugar: “Entiendo que están muy presionados por la cantidad de trabajo…”
  • Solicitar lo que necesitas para satisfacer tus necesidades de manera segura, sin perder de vista tus objetivos: “Deseo que me atiendan sin hacerme esperar tanto tiempo…”.
  • Ofrecer y escuchar alternativas: “¿Puedo solicitar una cita la próxima vez que tenga que hacer una compra? o “¿Usted me aconseja algún horario más favorable?”
  • Dar a conocer las consecuencias que tendrá la otra persona de acuerdo con las decisiones que tome: “Porque si no, cambiaré de tienda”.

 

Si usas la comunicación asertiva siempre tienes la opción de decir NO a tiempo Photo Credit: femside.com

Si usas la comunicación asertiva siempre tienes la opción de decir NO a tiempo
Photo Credit: femside.com

 

Con la comunicación asertiva podrás defender tu punto de vista, sin dejarte presionar por terceros.

Desarrolla la comunicación asertiva

En mi experiencia en auditoría de contenidos de sitios web, tenía la costumbre de entregar informes señalando los errores en forma muy enfática. Si bien era eficaz en el análisis del contenido, no lo era en la forma de transmitirlo, pues mis comentarios sonaban agresivos. Hasta que un día audité la webpage de un querido amigo que prestaba servicios a empresas.

Dada nuestra confianza, me confesó que le resultaba chocante leer un informe tan crítico sobre un trabajo que había hecho con gran esmero su hijo mayor, para entonces próximo a graduarse como programador de websites.

En ese momento entendí que debía reemplazar los no por , los errores por oportunidades de mejora, y las correcciones por propuestas o sugerencias.

 

Parte de la comunicación asertiva es no discutir. Simplemente repita su aseveración con tono firme.

Parte de la comunicación asertiva es no discutir. Simplemente repita su aseveración con tono firme.

Tips para entrenarte en comunicación asertiva

Ejercítate en estas pautas que te propongo sin importar cuántas veces aciertes. Un verdadero entrenamiento se basa en la práctica e incluye los ensayos y errores necesarios hasta lograr utilizar estas habilidades a tu voluntad:

  • Habla en primera persona: en lugar de decir “Estás equivocado”, puedes decir: “No estoy de acuerdo” o “es probable que esa opción no de un buen resultado”. Esto evita que la otra persona se sienta criticada y se ponga a la defensiva.
  • Di No con convicción: no necesitas una excusa para negarte a hacer algo. Aprovecha cada desacuerdo para practicar comunicación asertiva. Cuando el “no me apetece” o “no podré hacerlo”, no dan resultado, intenta hacer énfasis en lo que sí estás haciendo, u ofrecer algo a cambio: “esta vez no podré, tengo que ir a negociar un contrato con un cliente” o “podría ocuparme si alguien puede terminar lo que estoy haciendo, que también es urgente”.
  • Atiende tu lenguaje corporal: tu cuerpo dice mucho más que tus palabras. Si dices no pero expresas un gesto poco convincente, la otra persona sabrá que podrá insistir una y otra vez hasta que cedas. Para evitarlo, mantén una postura erguida, mira directo a los ojos, demuestra confianza y serenidad y mantén un tono de voz firme. Si estás por abordar una situación previsible, como un pedido de aumento, practica frente al espejo y, si es posible, grábate y analiza tus gestos hasta que lo hagas con naturalidad y firmeza. ¡En eso consiste la comunicación asertiva!
  • Maneja tus emociones: nunca emprendas un diálogo sobre un desacuerdo si estás sensible, irritable o insegura. Si la situación se presenta de improviso y te desborda, excúsate para retirarte un momento hasta que puedas relajarte. Las técnicas de meditación son muy efectivas si las aprendes y utilizas frecuentemente.

Aduéñate de la comunicación asertiva: sé un modelo en tu carrera profesional

Al desarrollar o refinar tu comunicación asertiva tendrás una gran ventaja profesional. Conviértete en modelo al cual otras personas aspiren y llegarás a ser líder de un modo natural y merecido.