No pierdas tu empleo por falta de autonomía laboral

 Los estudios revelan que cuanto mayor es la autonomía laboral de los empleados mayor satisfacción obtienen estos de su trabajo y mejores resultados obtienen los empleadores.

Para muchas personas que han crecido en Latinoamérica es difícil dejar de seguir a ciegas lo que le piden sus supervisores y dar rienda suelta a su liderazgo personal. Cuando por generaciones hemos respetado a las personas en posición de autoridad y dado por sentado que eran quienes sabían cómo hacer las cosas, no es simple asumir autonomía laboral. Pero en la actualidad, las mayoría de las empresas busca justamente eso. Empleados que puedan pensar por sí mismos y que sean parte vital de los procesos de innovación. Empleados que cuando les delegan un proyecto lo puedan llevar a buen puerto asumiendo la responsabilidad de cabo a rabo.

La mejor manera de demostrar tu liderazgo profesional es hacerte cargo de la autonomía laboral cuando te la ofrecen tus supervisores

La mejor manera de demostrar tu liderazgo profesional es hacerte cargo de la autonomía laboral cuando te la ofrecen tus supervisores Photo Credit: diarionoticias24horas.blogspot.com

¿Qué es la autonomía laboral?

Autonomía laboral es sinónimo de autogestión es decir, es el uso de cualquier método, estrategia o habilidad con los cuales puedas guiar el logro de objetivos de manera independiente. Su importancia radica en que cuando tú misma estableces parámetros tales como el método, criterio y horarios de trabajo logras ejercer mayor control en tu trabajo y por lo tanto lo sientes más satisfactorio. Es por eso que la autonomía laboral está directamente relacionada con mayor compromiso, motivación y resultados en el trabajo.

¿Qué pasa cuando no entiendes como aprovechar la autonomía laboral que te ofrecen?

A diario veo ejemplos de mujeres que no aprovechan la libertad que les ofrecen sus supervisores para demostrar su liderazgo personal y practicar autonomía laboral. A veces esto ocurre como consecuencia de tradiciones ancestrales (como el paternalismo típico de muchos de nuestros países) pero otras, es el resultado de haber contado durante tu infancia y adolescencia con padres que participaban activamente en todos tus proyectos. El estar acostumbrada a consultar con ellos a cada paso te hace propensa a esperar lo mismo de tus supervisores. Entonces, mantente atenta a esta inclinación porque va en contra de la tendencia actual a la autonomía laboral y puede perjudicar tus chances de crecimiento.

Cómo Marisa desperdició una oportunidad de demostrar liderazgo personal

Marisa es asistente ejecutiva en una pequeña empresa que vende productos novedosos. Quiere expandirse al área de comunicaciones así que se alegra cuando su jefe le propone que se haga cargo de las gacetillas de prensa que emite la empresa. En una conversación con su jefe queda claro que Marisa no tiene la experiencia necesaria para el proyecto pero que parte de todo crecimiento profesional implica acepar un desafío y aprender las habilidades que le hacen falta. Deberá tomar cursos de diseño gráfico, de escritura promocional y de edición para producir gacetillas de prensa que llamen la atención y generen historias en los medios sobre los productos de la empresa. Sin embargo al pasar los meses, Marisa no toma los cursos pactados y continúa consultando a su jefe paso a paso intentando descubrir por su cuenta cómo escribir gacetillas efectivas. Nunca asume la autonomía laboral que su jefe esperaba. Como resultado, el proyecto insume mucho más tiempo y energía de su jefe del que él había anticipado. El jefe cita a Marisa a su oficina y le anuncia que traspasará el proyecto a otra persona más calificada.

Si te otorgan autonomía laboral no la desperdicies. Demuestra cuán lejos puedes llegar con tu propio esfuerzo. Photo Credit: aurelmusat.blogspot.com

Si te otorgan autonomía laboral no la desperdicies. Demuestra cuán lejos puedes llegar con tu propio esfuerzo.
Photo Credit: aurelmusat.blogspot.com

Marisa, que podría haber demostrado su liderazgo personal si hubiera asumido la autonomía laboral que se esperaba de ella, quedó relegada a su cargo de asistente ejecutiva. Pero además de la pérdida de una oportunidad puntual su jefe perdió la confianza en ella como alguien con alto potencial y como consecuencia es probable que no vuelva a ofrecerle futuras oportunidades de expandir su rol.

6 consejos para hacerte dueña de tus proyectos: demuestra tu autonomía laboral

Es posible que en un principio la idea de tener independencia y libertad de tomar decisiones te asuste porque la responsabilidad final de cada proyecto recae en ti. Pero a medida que practiques tu autonomía laboral te irás sintiendo cada vez más cómoda, más orgullosa de tus logros y feliz en tu trabajo. Usa estas sugerencias para demostrar tu liderazgo personal:

  • Ofrécete para llevar a cabo proyectos para los cuales estés un 60 o 70 % preparada. Ten confianza que aprenderás el resto durante la planificación y ejecución del proyecto.
  • Asume una actitud de dueña del proyecto. Eres tú quien debe establecer la visión del mismo (la cual debe estar alineada con la visión global de tu empresa), y también quien debe tomar todas las decisiones para concretarlo con éxito.
  • Identifica temprano las brechas en tu conocimiento o experiencia y encuentra los mecanismos para superarlos. (Tomar cursos, conseguir mentores, etc.)
  • Planifica tu proyecto y establece fechas límites para cada etapa. Pon en calendario momentos claves en los que consultarás con tus supervisores.
  • Evita recurrir innecesariamente a tus supervisores. Si surgen dudas antes de las fechas que estableciste en el calendario para reportar a tus jefes, evacúalas con colegas o por otros medios. Usa tu creatividad para obtener asistencia de diversas fuentes.
  • Incluye a otros colegas en tus proyectos. Trabajar bien en equipo eleva tu perfil de líder y te da mayor visibilidad.

La mejor manera de crecer en tu carrera es demostrar que contribuyes al crecimiento de tu empresa por medio de tu liderazgo personal y la habilidad de proponer e implementar ideas innovadoras. Si piensas y actúas como dueña de cada proyecto que cae en tus manos y haces uso apropiado de tu autonomía laboral llegarás muy lejos.

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

5 maneras de superar la adversidad y salir adelante

Si aceptas que a todos nos tocan momentos difíciles en la vida será más fácil superar la adversidad.

Por más que te esfuerces en evitar todo tipo de dificultades tarde o temprano se te presentarán situaciones complicadas. Es parte de la vida y si lo asumes como un aprendizaje, de lo que nos va haciendo madurar y crecer. Lo fundamental es tener presente que la mejor manera de superar la adversidad es enfrentarla con una actitud positiva. Es verdad que hay ciertas circunstancias más dolorosas o difíciles que otras, y que hay momentos en que antes de poder superar la adversidad debemos pasar por un proceso interno de aceptación o, en algunos casos, de duelo.

Para superar la adversidad es importante establecer objetivos realistas. Photo credit: www.ywwg.com

Para superar la adversidad es importante establecer objetivos realistas.
Photo credit: www.ywwg.com

No hay recetas mágicas para superar la adversidad

Es así. Cada uno encuentra la mejor manera de superar la adversidad de acuerdo a su personalidad, su experiencia de vida, y sus recursos emocionales y psicológicos. Pero hay algunas estrategias que puedes usar para ayudarte a salir adelante más rápido. Aquí van.

5 maneras de superar la adversidad

  1. Acepta que es inevitable experimentar situaciones difíciles. Cuando admites que es natural que en algún momento de tu vida tengas un revés serio, te será más fácil aceptarlo. El primer paso para superar la adversidad es reconocer que le ocurre a todo el mundo y no replantearte por qué te ocurrió a ti. Ya sea que tengas una enfermedad seria, que haya muerto algún ser querido, que te hayan echado del trabajo o cualquier otro problema que se te presente, esa admisión te va a ayudar emocional y psicológicamente. Deja de preguntarte “por qué yo” o “por qué a mi” y acepta que es parte de la lotería de la vida. Proponte conscientemente no dejarte derribar y superar la adversidad.
  2. ¡Busca alternativas diferentes para remontar este problema! Estrategias para superar la adversidad #frases

    ¡Busca alternativas diferentes para remontar este problema!

    Rodéate de un grupo fuerte de amigos, colegas y familiares en los que te puedas apoyar. Personas positivas que te quieran y con las que puedas evaluar alternativas, discutir ideas y soluciones para tu problema. Hay personas que cumplirán la función de escucharte y contenerte. Otras que buscarán respuestas prácticas para tu situación. Otras que te acompañarán a lo largo del tiempo que tome superar la adversidad con la que te enfrentas. Agradece a cada una el rol que puede jugar en tu vida en este momento y evita aislarte. Es en momentos como éstos en que lo peor que puedes hacer es encerrarte en tu soledad. Aunque te de vergüenza pedir ayuda o contar lo que te ha pasado, nada puede ser tan grave como para que le cierres la puerta a tus seres queridos. Hablar de lo que te pasa es una manera sana de empezar a superar la adversidad.

  3. Escribe acerca de lo que te ocurre. La escritura es terapéutica y te ayudará a sentirte mejor. Volcar tus estados de ánimo, tus temores, tus fantasías acerca de lo que está pasando te ayudará a encontrar la mejor manera de salir adelante. No hace falta que nadie vea tus escritos. Son para ti.
  4. Desarrolla un plan de acción. Nada ayuda a superar la adversidad —y los sentimientos de impotencia, tristeza y bronca que suelen ir asociados con ella— tanto como un plan de acción. Cuando nos ponemos en marcha, cuando tenemos algo concreto para hacer, nos sentimos en control, el mejor antídoto para cuando algo inesperado te ocurre. Ponte objetivos realistas para salir adelante y anótalos en un calendario para que puedas ir cumpliéndolos. Por ejemplo, si te echaron del trabajo date un tiempo breve para procesar el revés, cuéntale lo acontecido a un par de personas de tu red y siéntate con ellas a armar un plan de acción para encontrar un nuevo empleo. Anota cuándo empezarás la búsqueda, con quiénes vas a hablar para que te presenten contactos, a cuántos eventos por mes vas a asistir para aumentar tus posibilidades de conocer gente, etc. Cuanto más detallado sea tu plan, antes superarás el mal momento.

    Prepara tu plan de acción para salir de la tristeza, impotencia o rabia que te inspira una situación adversa #frases

    Prepara tu plan de acción para salir de la tristeza, impotencia o rabia que te inspira una situación adversa

5.  Busca ayuda profesional. Hay ciertos problemas que requieren de la ayuda de un profesional. La muerte de un ser amado, un divorcio, una enfermedad grave ya sea tuya o de algún familiar, una bancarrota, son circunstancias difíciles de sobrellevar sin asistencia especializada. Si esté es tu caso, no dejes de contactar a un médico, psicólogo, asesor espiritual u otro profesional que te ayude a superar la adversidad que enfrentas. No dejes que tus prejuicios te inhiban de buscar la asistencia adecuada.

Sobre todo recuerda que no estás sola. Aquí estamos nosotras para darte fuerzas e inspirarte en esta etapa. ¡No dejes de conectarte con nuestra red de mujeres poderosas para pedir una palabra de motivación!

Aprender a pedir: Estrategias que funcionan

Aprender a pedir concretamente lo que quieres es la mejor manera de lograr tus objetivos.

Mi colega Katherine tiene una meta. Hace tres años que trabaja en la misma compañía farmacéutica donde tiene el puesto de directora de marketing de varias marcas. Su objetivo es ser vicepresidenta de marketing en un año. Pero esa meta se verá truncada si ella se resiste a aprender a pedir.

A veces las circunstancias te fuerzan a aprender a pedir lo que quieres

En los últimos meses, la empresa donde trabaja Katherine ha estado comprando varias compañías más pequeñas y ha estado pasando por la restructuración propia de estas situaciones. En el proceso, despidieron al vicepresidente al que Katherine reportaba el 50% de su trabajo y ahora reporta a una persona con su misma jerarquía. “En otras palabas, me han bajado de jerarquía”, dice ella con cierta resignación.

Es importante que puedas aprender a pedir lo que deseas con claridad Photo Credit: www.womendish.com

Es importante que puedas aprender a pedir lo que deseas con claridad
Photo Credit: www.womendish.com

Decidió quedarse porque su otro jefe es el presidente de una división importante de la farmacéutica y alguien que siempre le ha abierto puertas y a quien considera un aliado para su próximo paso. “El sabe que es ridículo que me reporte a alguien que está a mi nivel pero me ha pedido paciencia y como es quien me ha ayudado a llegar hasta aquí, voy a escuchar su sugerencia.” (En otras palabras,  mi colega aún no está lista a aprender a pedir a su jefe que le de la oportunidad que busca.)

Pero para que Katherine cumpla su meta de llegar a vicepresidenta de marketing debe planificar los próximos meses en forma estratégica. No le queda otra alternativa que aprender a pedir lo que necesita ya mismo. Le sugerí que hablara con su presidente amigo en cuanto se asienten un poco las cosas para decidir juntos cuáles son los hitos que Katherine debe ir cumpliendo.

  • ¿En qué proyectos debe involucrarse?
  • ¿Qué tipo de responsabilidades adicionales debe asumir?
  • ¿Es necesario tomar algún curso de capacitación?
  • ¿Con qué otras personas dentro de la empresa debería empezar a establecer buenas relaciones?
  • ¿Cómo puede darle mayor trascendencia a lo que hace para que sus logros obtengan más visibilidad entre los que tienen en su poder darle la promoción?

    Todas las relaciones son de ida y vuelta. Aprender a pedir significa entender bien que tienes para dar.

    Todas las relaciones son de ida y vuelta. Aprender a pedir significa entender bien que tienes para dar.

Aprender a pedir con claridad

Lo que le ocurre a Katherine es algo bastante frecuente entre las mujeres. Acostumbradas a esperar a ser reconocidas por nuestro duro trabajo, no solemos pedir lo que queremos. Ahora, para poder hacerlo efectivamente,  es fundamental tener claros tus objetivos para comunicarlos a las personas que te pueden ayudar a llevarlos a cabo. En general, esa persona suele ser tu jefe inmediato pero a veces puede ser un ejecutivo/a un par de niveles por arriba de tu jefe. En ocasiones tienes con esa persona una relación de confianza, como en el caso de Katherine, y en otras no. Es importante expresar concretamente lo que buscas de esa persona y la finalidad que persigues. Practica lo que vas a decir con algún amigo antes de la reunión.

Aprender a pedir formalmente

No le caigas a nadie de sorpresa con tu pedido. Para aumentar tus chances de que te otorguen lo que solicitas, te conviene hablar formalmente con la persona cuando pueda dedicarte su atención. Pide una reunión donde puedas expresar tus metas y pedir sugerencias acerca de cómo cumplirlas. Incluso, salir a almorzar con la persona en cuestión pueda ser una mejor alternativa para tener una charla más relajada. Lo importante es que el individuo a quien vas a pedirle algo no sienta que lo has emboscado.

Las buenas relaciones profesionales deben ser mutuas. Aprende a ofrecer ayuda antes de pedirla. Photo Credit: thefutureofink.com

Las buenas relaciones profesionales deben ser mutuas. Aprende a ofrecer ayuda antes de pedirla.
Photo Credit: thefutureofink.com

Ofrece tu ayuda

Aquellos que te abran las puertas podrán en el futuro contar contigo como aliada o sea que parte del proceso de aprender a pedir es reconocer en qué puedes tú ayudar a esa persona. Si vas a la reunión habiendo pensado de qué manera tú puedes apoyar la “agenda” de la otra persona, ésta tendrá mayor inclinación a ayudarte.

Es bueno entender que las relaciones son siempre de ida y vuelta y que apoyar auténticamente la agenda de la persona que te ayuda es una de las mejores maneras de fortalecer conexiones profesionales. Por eso es crítico prepararte para esa reunión y tener tus preguntas listas así como respuestas a algunas que te puedan hacer a ti.

No te pierdas este post sobre cómo recibir feedback.
Si buscas desarrollar una red de contactos poderosa, súmate al Step Up!

Si buscas desarrollar una red de contactos poderosa, súmate al Step Up!

Katherine tiene bastante trabajo que hacer antes de hablar con su jefe pero no hay tiempo que perder. Cuanto antes aprenda a pedir ayuda a su jefe antes podrá enterarse de qué se espera de ella para obtener la promoción que tanto desea.

Si te interesa pasar al próximo nivel de tu carrera y no estás segura de cómo lograrlo, explora el programa que te ayudará a lograrlo por menos del costo de una taza de café al día.

5 consejos para lograr la conciliación trabajo familia

Conciliación trabajo familia: ¿Existe? ¿Cómo se puede lograr? Es la pregunta del millón de dólares, la que toda mujer quisiera responder de una vez por todas.

La pregunta a la que quisiéramos encontrarle una solución para vivir menos estresadas y ser más felices. Aquí te doy cinco consejos para que logres un mayor balance entre el trabajo y la vida personal. No es una fórmula mágica pero sí una serie de cosas que te pueden ayudar a cambiar tu situación.

Conciliación trabajo familia consejo #1 – Convéncete: La mujer maravilla no existe

Lamento desilusionarte pero es verdad. La Mujer Maravilla, Superwoman, no existe. Hay que dejar caer la idea de podemos mantener todas las bolas en el aire sin que ninguna se caiga. Hay que dejar de hacer magia para que todo funcione y todos estén felices. Basta.

La Mujer Maravilla

La investigación revela que esta postura genera cambios fisiológicos que te hacen sentir segura. Pruébala antes de la próxima negociación!

Mientras sigas asumiendo el rol de que tú puedes hacerlo todo, los que te rodean (tu esposo, tus hijos, tus padres, tus hermanos) seguirán aprovechando de tu buena disposición. Es imposible lograr una conciliación trabajo familia mientras tú seas la encargada de hacer las compras, mantener arreglada la casa, organizarle el calendario a todo el mundo, además de llevar adelante todas tus obligaciones laborales. No es fácil correrse de ese lugar porque obviamente te da satisfacción mantener el control sobre todas esas actividades y decisiones. Pero si no dejas que cada integrante de su familia se haga responsable de varias de esas cosas de las que siempre te has ocupado tú, todos seguirán dependiendo de ti y el balance entre el trabajo y la vida personal te seguirá esquivando. Eres tú la que debe decir basta.

Segundo consejo para lograr la conciliación trabajo familia – Empodera a quienes te rodean

Eso significa empoderar a tu empleada (si tienes una), a tus hijos, a tu pareja y también a tu madre, suegra o cualquier otra persona en tu entorno que puede ocupar algunos de los roles que tú vas a ceder. Esto es un proceso que debes llevar a cabo por pasos para que nadie salga huyendo despavorido. Por ejemplo, empieza por pedirle a tu esposo que se turne contigo para ir al supermercado. Y, muy importante, no lo critiques cuando compre la marca de leche equivocada o cuando en lugar de un paquete de pan compre tres.

Si buscas el balance entre el trabajo y la vida personal, empodera a tu pareja y a otros aliados

Si buscas el balance entre el trabajo y la vida personal, empodera a tu pareja y a otros aliados

O déjalo que decida él a dónde irán a pasear el domingo. Si tienes empleada doméstica, envíala a hacer cursos de computación para que pueda ayudarte a organizar la vida de tus hijos. Deja que tu suegra malcríe a los niños dejándolos ver un poco más de televisión. Uno de los secretos de obtener un mejor balance entre el trabajo y la vida personal es abdicar el poder que te da estar en control de todo.

Tercer consejo para lograr la conciliación trabajo familia – Abandona la necesidad de ser perfecta

Para lograr los puntos uno y dos necesitarás aceptar que las cosas no saldrán 100% igual que si las hicieras tú. La casa tal vez no esté tan organizada, la leche en lugar de 2% descremada será leche entera. La salida del domingo será a un restaurante que no hubiera sido el que tú habrías elegido. Lo más importante es reconocer que estas pequeñas “imperfecciones” van liberando tiempo para ti misma, para que te relajes y disfrutes de cada uno de los momentos. Sobre todo que vayas encontrando un mejor balance entre el trabajo y la vida personal.

Cuarto consejo para lograr la conciliación trabajo familia -Aprende a decir que no.

Dentro de este nuevo esquema que te propongo la palabra “no” es tu nueva aliada. Aquí van ejemplos de cuando y cómo decir no con dulzura y firmeza a la vez:

–       ¿Puedes llevarme la camisa a la tintorería?

–       No, lo siento amor. No tengo un minuto libre. ¿Por qué no la llevas tú en camino al trabajo? Hay una que te queda de paso.

–       ¿A dónde vamos a cenar hoy?

–       No sé. ¿Por qué no me sorprendes?

–       Pero tú eres la que conoce mejor los restaurantes. Elige uno y vamos.

–       No, la verdad es que no se me ocurre nada. ¿A lo mejor puedes encontrar alguno por Internet que no hayamos probado?

Aprende a decir que no para lograr una mejor conciliación trabajo familia Foto credit: Bronzemagonline.com

Aprende a decir que no para lograr una mejor conciliación trabajo familia
Foto credit: Bronzemagonline.com

En tu trabajo, debes manejar un delicado balance. Decir no en el momento adecuado te libera de compromisos que tal vez no puedas cumplir porque ya estás muy limitada de tiempo. Pero decir no a una oportunidad importante puede cerrarte puertas. Por eso es fundamental ir midiendo a qué cosas decirle que no en tu vida personal para empezar a darte más espacios de crecimiento profesional. Puedes lograr un mejor balance entre el trabajo y la vida personal cuando evitas llenarte de responsabilidades inconsecuentes en cualquiera de los dos ámbitos.

Quinto consejo para lograr la conciliación trabajo familia – Si todo lo demás falla, préstale a tu esposo tus zapatos

Si no has logrado sumar a tu esposo como aliado en las responsabilidades familiares puedes hacer lo siguiente: Elige una semana en que tus hijos tengan muchas actividades y vete de vacaciones. Sola. Deja anotados los horarios en que tus hijos deben estar en tal o cual lado y los datos básicos. Luego deja a tu esposo que se las arregle. Que por una semana trate él de encontrar un balance entre el trabajo y la vida personal como haces tú las otras 52 semanas del año. A veces no hay mejor forma de que alguien aprecie tu esfuerzo que forzarlo a que se ponga en tu lugar. Aquí la clave es que no le dejes todo organizado ni que dejes a tus hijos con tu mamá. No. Debes correrte del esquema cotidiano y dejarlo a él enfrentarse con la situación.

Recuerda que la única manera de encontrar una mejor conciliación trabajo familia es dejar de creerte que la Mujer Maravilla existe. Es el primer paso para dejar de asumir roles que debes compartir con otros.

La forma correcta de renunciar a un trabajo

Es verdad que cada caso es diferente, pero existe una forma correcta de renunciar a un trabajo para dejarte las puertas abiertas ya sea para regresar en un futuro o para que den buenas referencias tuyas.

Así como te has preocupado por aprender el proceso para tener éxito en la entrevista de trabajo también debes conocer la forma correcta de renunciar a un trabajo. Cualquiera sea la causa por la que quieres dejar tu empleo actual, renunciar no es una decisión sencilla. (Es probable que  una vez que lo hayas hecho tengas un sentimiento liberador.)

Encontrar la forma correcta de renunciar al trabajo no es fácil y el proceso puede ser estresante. Pero una vez que lo hayas hecho, seguramente te sentirás liberada. Photo Credit: www.pensamientos.cc

Encontrar la forma correcta de renunciar al trabajo no es fácil y el proceso puede ser estresante. Pero una vez que lo hayas hecho, seguramente te sentirás liberada.
Photo Credit: www.pensamientos.cc

Aunque en ocasiones sientas que sería hermoso gritarle a tu jefe todo lo que no te gusta, o a ese compañero lo mal que te cae, te recomiendo que veas la forma correcta de renunciar a tu trabajo. Siempre saldrás ganando si lo haces con elegancia y profesionalidad. A lo mejor, la empresa para la que trabajas está entre las que no aprecian su capital humano, pero no por eso tú deberás bajarte a su nivel como hizo este empleado de un hotel en Rhode Island.

Antes de planear la forma correcta de renunciar a un trabajo ten en claro lo siguiente:

¿Cuál es el motivo por el que te quieres ir?  Por ejemplo: ¿Te gustan los valores de la empresa pero no ves posibilidades de crecimiento? ¿Tu rol en la empresa es diferente al que te habían ofrecido? ¿Tienes una oferta de trabajo que te interesa? ¿Tienes una mala relación con tu jefe? ¿Quieres emprender tu negocio o quieres dedicarte a tus hijos?

Ten en cuenta que según estudios una persona tarda en promedio nueve meses para encontrar un nuevo empleo. Por lo tanto evalúa: ¿ya tienes una nueva oferta? Si es así, ¿ya la firmaste? Si no es así ¿para cuántos meses tienes ahorros para hacerle frente a tus compromisos? Un cambio de trabajo siempre ocasiona estrés en ti y en la familia. Sólo cuando tengas todo esto resuelto es momento de planear la forma correcta de renunciar a un trabajo.

Si el motivo es que tienes una mala relación con tu jefe o con la empresa, habla con la persona de Recursos Humanos para que te ayude a ver las cosas objetivamente y a encontrar la forma correcta de renunciar a un trabajo. Si ese no es el caso, quizá puedas hablar directamente con tu jefe.

Si la empresa te gusta y crees que puedes crecer ahí pero estás pasando un mal momento lo mejor es hablar con Recursos Humanos y explicar tu situación. En ocasiones puede funcionarte bien hacer un movimiento lateral dentro de la misma compañía. Si ya decidiste renunciar, lo primero que tienes que hacer es dejar de lado las emociones extremas y sobre todo no actuar como víctima. Tampoco es bueno asumir una actitud graciosa o vengativa para dejar tu empleo como ves en el video. Esto está muy lejos de ser la forma correcta de renunciar a un trabajo ya que siempre es preferible marcharse de la manera más profesional posible.

Estudia la forma correcta de renunciar a un trabajo. No lo hagas en forma graciosa o vengativa. Photo Credit: www.veintitantos.com

Estudia la forma correcta de renunciar a un trabajo. No lo hagas en forma graciosa o vengativa.
Photo Credit: www.veintitantos.com

Una forma correcta de renunciar a un trabajo es la siguiente:

1.- Dentro de lo posible trata de concluir todo lo importante y poner al día tus pendientes. Esto dejará en claro que más allá de las circunstancias por las que decides renunciar eres una persona responsable.

2.- Redacta una carta de renuncia que sea breve concisa y enfocada. Evita acusar a terceros o reprochar a tus colegas o jefes. Esta actitud no es bien vista en ninguna empresa. Escribe la nota con tono respetuoso y positivo para dejarte abierta la puerta para una futura carta de referencia de tu jefe. (¡Sin duda, una de las razones más importantes para encontrar la forma correcta de renunciar a un trabajo!) La carta de renuncia debe llevar las siguientes partes:

Ciudad, Estado, Fecha

Nombre de la persona responsable

Título
Nombre de la Empresa

Estimado XXXX XXXX:

Por medio de la presente hago de su conocimiento que por motivos personales presento mi renuncia al puesto XXXX que vengo desempeñando en esta empresa desde el DD MM AAAA hasta la fecha.
Aprovecho la misma para agradecer toda la confianza que depositaron en mí así como la oportunidad que me brindaron para mi crecimiento profesional.
Me despido y reitero mi agradecimiento por la oportunidad de trabajar en esta organización y por haberme permitido ganar una valiosa experiencia.

Atentamente,

Firma
Nombre completo

3.-No comentes tu salida con tus compañeros de trabajo antes que con tu jefe o el responsable de Recursos Humanos. Evita chismes y murmuraciones.

4.- Una vez que tengas tu carta de renuncia haz una cita con tu jefe o con la persona encargada de Recursos Humanos. Explícale brevemente tu renuncia expresándote de manera inteligente y lo más objetivamente posible. Ofrece un tiempo razonable para entregar tu trabajo en forma organizada a la persona que se quedará en tu lugar. Debes prepararte para cualquier tipo de reacción pues puede ser que tu supervisor esté de acuerdo y pacten tu fecha de salida, o que se moleste, piense que eres muy ingrata por dejarlo en el “peor momento” y te pida que te vayas de inmediato.

Al entregar tu carta de renuncia guárdate una copia firmada por tu jefe o encargado de Recursos Humanos.

También es posible que recibas una contraoferta y te pidan que te quedes. En este caso, evalúa bien la propuesta. Piensa por qué han esperado a que renuncies para hacerte una oferta y averigua qué resultados han tenido otros empleados a los que les ha ocurrido algo similar.

Conserva tus relaciones laborales

No actúes de manera impulsiva. Planifica tu salida tan bien como planificaste tu entrevista laboral para obtener tu empleo.

No actúes de manera impulsiva. Planifica tu salida tan bien como planificaste tu entrevista de trabajo para obtener tu empleo.

Una vez que hayas hablado con tu jefe no andes comentando lo que te van a pagar en tu nuevo empleo, las prestaciones que vas a recibir o lo contenta que estás de salirte al fin de “ese infierno”. Todas las experiencias tienen un lado positivo y uno negativo. Quédate con lo agradable y aprende de lo que no te gustó. Esto también forma parte de la forma correcta de renunciar a un trabajo.

Por política muchas empresas escoltan al empleado que renuncia a recoger sus cosas de inmediato. A veces es el encargado de Recursos Humanos y otras, alguien de seguridad quien te acompañará a tu escritorio mientras colectas tus cosas. Te pedirán que entregues tu credencial y te acompañarán a la salida. La realidad es que esta es una experiencia bastante desagradable pero lo mejor que puedes hacer es no tomártela a mal. Mantén bien presente las recomendaciones sobre la forma correcta de renunciar a un trabajo y evita dejarte llevar por la emoción del momento.

También es posible que el departamento de Recursos Humanos te haga una “Encuesta de Salida”. cuyo propósito es tener un panorama del clima laboral de la organización y de las potenciales causas de la alta rotación de los empleados. Contéstala con honestidad.

Encontrar la forma correcta de renunciar a un trabajo no sólo tiene que ver con que la organización se quede con una buena impresión tuya sino con mantener intacta tu reputación para que tengas la tranquilidad necesaria para seguir adelante. Cuanto mejor planifiques tu salida, mejor será tu próxima experiencia laboral.

Recuerda: La visión que tenemos de nuestro trabajo determina qué hacemos y qué oportunidades vemos o no vemos. Charles Koch

 

Descubre el poder de un mentor en 6 pasos

Tener un mentor es fundamental para salir adelante en tu carrera. Pero de nada te servirá tener mentores si no sabes cómo mantener y nutrir la relación

Para muchas personas jóvenes que han crecido en Latinoamérica el concepto de mentor es desconocido. Empecemos entonces por aclarar qué es un mentor. Un mentor es una persona a la que respetas e incluso hasta admiras, experta en un área determinada o que conoce las reglas no escritas de la organización en la que trabajas y que puede ayudarte a cumplir tus sueños y objetivos profesionales. Para un estudiante, un mentor es alguien que puede guiarte en el proceso de ingresar a la universidad, obtener becas o de estudiar en el extranjero, por ejemplo.

Siempre hay que pensar en tener mentores y en ser mentor de quienes están creciendo

Siempre hay que pensar en tener mentores y en ser mentor de quienes están creciendo

¿Cómo consigo un mentor?

Esta pregunta que escuchamos a menudo en nuestros eventos y conferencias, es equivalente a preguntar: ¿Cómo consigo un nuevo amigo? Difícilmente lo logres preguntándole a alguien “¿quiéres ser mi amigo?” en la próxima fiesta. Como toda relación, la de mentoría debe ser desarrollada a partir de un interés mutuo. Puedes identificar a un profesional que te interese (ya sea en un evento profesional o en tu trabajo) y buscar la oportunidad de iniciar una conversación sobre cualquier tema triviales. De a poco podrás ir estableciendo una relación que en un determinado momento se transforme en una relación de mentoría. (La realidad es que tampoco hace falta que lo llames formalmente “mentor” sino que ambas partes entiendan que de eso se trata.)

¿Debo tener uno sólo?

No. Puedes tener cuantos mentores creas necesario si es que cada uno te está ayudando con otro aspecto de tu carrera. Por ejemplo, Eugenia está abriendo una compañía de venta de jabones naturales. Tiene un mentor que la guía en todo lo que hace a la apertura de un pequeño negocio, las regulaciones, llenado de certificaciones, etc. Otro que la orienta en la parte de marketing y ventas, y una mentora que trabaja con ella en la investigación de mercado y el desarrollo de productos. El secreto es que encuentres el o los mentores adecuados para la etapa que estás viviendo.

¿La relación con un mentor es unilateral?

Usa a tus mentores con cuidado para evitar desgastar la relación

Usa a tus mentores con cuidado para evitar desgastar la relación

Las relaciones humanas más fructíferas suelen ser las que se basan en el interés mutuo. Esto no es diferente cuando se trata de un mentor o una mentora. Si piensas en qué tienes para ofrecerle a tu mentor y cómo lo puedes ayudar antes de enfocarte en cómo él o ella pueden ayudarte a ti, serás mucho más efectiva. Y si crees que no tienes nada que pueda interesarle, piensa otra vez. ¿Tienes tiempo para invertir en algún proyecto en el que esta persona esté trabajando? ¿Puedes darle un punto de vista distinto? ¿Puedes enseñarle el uso de ciertas tecnologías o de redes sociales?

¿Cómo debo manejar la relación con mis mentores?

Tú debes ser la que lleve adelante la agenda. La que proponga fechas para reuniones regulares, establezca los objetivos que desea cumplir y especifique las áreas donde necesita ayuda. Y también debes ocuparte de cumplir con los objetivos pautados, sugerencias que te de tu mentor y cualquier tarea que te asigne. No siempre estarás de acuerdo con sus sugerencias y es perfectamente válido que las cuestiones. Pero si refutas cada recomendación, en poco tiempo tu mentor o mentora interpretará que no confías en su criterio y no le verá sentido a invertir sus horas en ti.

¿Para qué debo “usar” a mi mentor y para qué no?

Asegúrate de tener mentores a lo largo de tu carrera educativa y profesional. Te ayudarán a salir adelante más rápido.

Asegúrate de tener mentores a lo largo de tu carrera educativa y profesional. Te ayudarán a salir adelante más rápido. Photo Credit: Foto tomada en evento de DigiGirlz, Microsoft, El Salvador, 2014

Si sólo tienes un mentor es fácil caer en el “abuso”, es decir en contactarle para cualquier cosa que podrías averiguar por tu cuenta en Internet o consultarle a cualquier otra persona. Esto genera un desgaste innecesario en la relación y menor disponibilidad de tus mentores para hablar contigo cuando realmente lo necesites. Por eso antes de llamarle o conectarte revisa tus otros contactos y verifica si alguien más puede ayudarte a resolver tu inquietud. Trata de conectarte con ellos en lapsos regulares y principalmente para repasar temas que sólo ellos pueden ayudarte a resolver.

¿Qué pasa una vez que supero la etapa para la que le necesitaba?

La mayoría de las veces uno tiene una mentoría por un determinado plazo y una vez que supera esa etapa debe buscar otra persona que lo oriente. Sin embargo es muy conveniente mantener a tus mentores al tanto de tu progreso mientras estás trabajando con ellos y una vez que ya hayas dejado de hacerlo. Para el mentor es una gran satisfacción enterarse de tus éxitos y sentir que ha sido, aunque sea en parte, responsable de que salgas adelante.

Una cosa más. No sólo es importante que tengas uno o más mentores a lo largo de tus estudios y tu carrera profesional sino que tú misma lo seas. Mira a tu alrededor y piensa la vida de quién podrías cambiar al ofrecerle tu mentoría. Sabes mucho más de lo que crees y hay cientos de individuos en busca de talento y experiencia como los tuyos. Nunca te olvides de estirar la mano hacia los que vienen creciendo. Este es uno de los principios fundamentales del Red Shoe Movement que contribuye al empoderamiento de las mujeres.

Apoya el Empoderamiento de las Mujeres en 6 Pasos

El empoderamiento de las mujeres se refiere a la capacidad de las mismas de llevar adelante sus aspiraciones y de tener y ejercer los mismos derechos de los cuales gozan los hombres. Cuando se trata de empoderamiento de las mujeres a nivel laboral, hay 6 pasos simples que puedes dar. Tu contribución es indispensable para el cambio!

Cuando hablamos de empoderamiento de las mujeres a nivel profesional nos referimos al hecho de que las mujeres puedan tomar las riendas de sus carreras y llegar tan lejos como quieran. Que puedan decidir el tipo de ocupación que mejor encaje con sus intereses y puedan superar los obstáculos que encuentren en el camino.

Desafortunadamente, en muchas organizaciones continúan existiendo una serie de barreras institucionales al empoderamiento de las mujeres. Puede tratarse de viejos prejuicios, de estereotipos culturales, o de que aún no han cambiado esquemas desfavorables al crecimiento del plantel femenino. Es cierto que en estas empresas se hace difícil avanzar pero está en tus manos abogar por el empoderamiento de las mujeres.

Mujeres aplaudiendo

El empoderamiento de las mujeres es responsabilidad de todos.

Pasos para superar las barreras al empoderamiento de las mujeres

1. El Auto Empoderamiento de las Mujeres

El primer paso que puedes dar para impulsar el empoderamiento femenino es auto empoderarte. Darte permiso para decidir lo que más te conviene a nivel profesional y aceptar los desafíos necesarios para llegar hasta donde te propongas.

2. Incluye a Recursos Humanos

Invita a la gente de Recursos Humanos a que promuevan los 7 Principios del Red Shoe Movement. Al estar fundamentados en el sentido común son muy fáciles de implementar y tienen un efecto positivo en el ambiente laboral. ¿Por qué? Porque las empleadas ven de inmediato un compromiso real con el empoderamiento de las mujeres por parte de la organización.

Adopta los Principios del Red Shoe Movement en tu organización para fomentar un ambiente positivo y de apoyo mutuo y verás cómo se acelera el crecimiento de las mujeres en tu plantel.

Adopta los Principios del Red Shoe Movement en tu organización para fomentar un ambiente positivo y de apoyo mutuo y verás cómo se acelera el crecimiento de las mujeres en tu plantel.

3. Transfórmate en el ejemplo a seguir

Conviértete en un ejemplo para otras mujeres. Practica tú misma los 7 Principios y asegúrate de ayudar a las mujeres de tu grupo, y a las que tienen menos experiencia que tú. Recuerda nunca hablar mal de otras mujeres ni criticarlas en público y siempre que puedas, ofrécele retroalimentación en privado a tus colegas.

4. Promueve el empoderamiento de las mujeres con el Martes de Zapatos Rojos

Usa y promueve el uso de zapatos rojos para ir a trabajar los días martes (martes de zapatos rojos) e invita a tus colegas hombres a que luzcan corbatas rojas como signo del apoyo de todos por el empoderamiento de las mujeres y su crecimiento profesional. Y si quieres ampliar el alcance de tus esfuerzos, comparte tus fotos por las redes sociales usando las etiquetas #RedShoeMov y #RedShoeTue.

Red Shoe Tuesday, el martes de los zapatos rojos, es el día en que las mujeres van a trabajar con zapatos rojos y los hombres con corbatas de ese color para demostrar su apoyo por el crecimiento profesional de las mujeres

Promueve el uso de zapatos y corbatas rojas los martes para demostrar el apoyo por el empoderamiento de las mujeres

5. ¡Obtén aliados y persiste!

Roma no se construyó en un día. Ten presente que la lucha por el empoderamiento femenino lleva muchas décadas y es probable que nos tome bastante tiempo alcanzar la paridad en todos los sentidos. El quinto paso para superar las barreras al empoderamiento de las mujeres es obtener aliados y persistir. Para que los hombres de tu organización colaboren con tus objetivos, preséntales los datos que avalan el beneficio para la organización (y la sociedad) del empoderamiento de las mujeres.

6. Haz algo todos los días

No te dejes estar: haz algo todos los días para promulgar el empoderamiento de las mujeres. Desde algo simple como felicitar a una colega que tomó un riesgo hasta enviar una carta de recomendación para una amiga que busca empleo. Desde ponderar en forma pública el trabajo de una empleada hasta compartir por tus redes sociales ejemplos de buenos programas de empoderamiento femenino. Cada granito de arena ayuda. ¡No dejes de contribuir el tuyo porque creas que no puedes cambiar las cosas!

Secretos para triunfar en la entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es sin duda un momento de estrés. Prepárate para salir airosa y obtendrás el empleo que buscas. Aquí están los secretos!

La Entrevista de trabajo es posiblemente el paso más importante para conseguir el empleo que quieres. Por lo general la entrevista de trabajo genera mucho estrés y nerviosismo. Como reclutadora te recomiendo tener en cuenta algunos puntos antes durante y después de la entrevista de trabajo.

Según estudios durante los primeros cinco minutos el entrevistador se forma una opinión del candidato, y aunque esta puede cambiar durante la entrevista de trabajo, esto no siempre es posible así que es importante ir bien preparada para mostrarte segura y tranquila en cada paso.

Lo que hay que preparar antes de la entrevista de trabajo

  • Estudia la empresa que ofrece la posición. Lee acerca de sus valores, su trayectoria y las últimas noticias. Asegúrate que quieras formar parte de ese equipo.
  • Cuando te den la cita para la entrevista de trabajo, pregunta el nombre de quien te entrevistará y trata de buscar a esa persona en las redes sociales como Linkedin para saber algo más sobre él/ella.
  • Estudia tu CV, las fechas en que trabajaste en tus empleos pasados, y sobre todo tus logros. Si titubeas cuando el entrevistador te pregunte sobre datos que deberías saber de memoria, darás la impresión de que no estás diciendo la verdad

Durante la entrevista de trabajo seguramente te preguntarán tres cosas (entre otras muchas) por lo que tómate un tiempo para reflexionar particularmente en estas:

  1. ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?
  2. ¿Cuál ha sido tu mayor logro profesional y como sucedió?
  3. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa y que aportarías?

Puedes encontrar otras preguntas en “Algunas de las mejores colecciones de preguntas de la entrevista” Quintessential Carrers del DR Randall S. Hansen.

  • Date tiempo para pensar qué estás buscando profesionalmente, cuáles son tus metas, en donde te ves en 5 años, por qué te interesa ese trabajo, qué experiencia tienes y qué puedes aportar, ensaya tu entrevista hasta que te sientas cómoda y asegúrate de estar proyectando lo que realmente quieres
  • Asegúrate de tener la dirección y ubica con antelación el lugar donde se llevará a cabo la entrevista de trabajo para no llegar tarde.

El día de la entrevista de trabajo

Recuerda preparar preguntas antes de la entrevista de trabajo- Photo Credit: webadictos.com

Recuerda preparar preguntas para el entrevistador
Photo Credit: webadictos.com

  • Vístete de manera profesional, con el cabello limpio y arreglado, no lleves ropa muy ajustada o muy corta, ni accesorios muy llamativos o con mensajes personales como partido políticos al que estas afiliada, religión, preferencia sexual, etc. En lo personal cuando yo entrevisto evito estos por respeto al candidato. ¡Cuidado con el maquillaje y las uñas! ¡Que se vean pulcras!
  • Se puntual, calcula el tiempo de llegada porque llegar tarde denota irresponsabilidad y falta de interés. Y a nadie le importa lo que te haya pasado por lo cual llegaste tarde.
  • Saluda con un apretón de manos firme y seguro pero que no lastime. Cuando te hagan pasar a la sala donde se llevará a cabo la entrevista de trabajo espera a que te inviten a sentarte y no lo hagas en la cabecera, si te ofrecen agua o café y te apetece, acéptalo con tranquilidad, da las gracias.
  • Cuida tu tono de voz, asegúrate que tus respuestas sean cortas y concisas pero que le den al reclutador toda la información que requiere. Se coherente y sincera en tu conversación durante la entrevista de trabajo. El entrevistador se da cuenta enseguida cuando algo no es real o cuando estás ocultando algo.
  • Mantén la entrevista de trabajo enfocada en temas de tu experiencia profesional, los temas personales coméntalos de manera puntual y sólo si te los preguntan.

Ten en cuenta que una entrevista de trabajo no es una cita con el psicólogo y que el entrevistador no es tu amigo. No hables mal de nadie, menos de tus ex jefes o ex colegas y deja tus problemas en casa. En cualquier situación, siempre funciona mejor tener una actitud positiva.

  • Durante la entrevista de trabajo siéntete con la libertad de preguntar temas como qué esperan del candidato y cuáles son las metas a corto y a largo plazo en el trabajo, el plan de carrera, a quien reporta la posición, la facturación de la empresa, planes de expansión, si la posición es nueva, etc. Es más, es fundamental que vayas con varias preguntas preparadas para el entrevistador para demostrar que has hecho tu tarea.
  • Evita palabras vacías o que indiquen duda como mmm… eh…, etc.
  • Durante la entrevista de trabajo, es tan importante el lenguaje verbal como el corporal, así que mira al entrevistador a la cara en todo momento, esto deja ver que eres una persona respetuosa, firme y segura. No exageres los movimientos de tus manos ni tus gestos, estos solo deben apoyar tu conversación. Durante la entrevista de trabajo adopta una postura erguida, pero a la vez relajada. No te encorves, no te eches sobre la mesa o te eches hacia atrás como si estuvieras en el sillón de tu casa, tampoco te estés moviendo constantemente. Sonríe de manera sincera.

    Presta especial atención si te hacen estas preguntas en la entrevista de trabajo

    Presta especial atención si te hacen estas preguntas en la entrevista de trabajo

  • Existen preguntas que un reclutador no te debe hacer y si las hace es un foco rojo y hay que evaluar si las hace a título personal o es política de la empresa, estas preguntas incluyen:
  1. ¿Planeas embarazarte?
  2. ¿Cuál es tu religión?
  3. ¿Cuál es tu preferencia sexual?
  4. ¿Por qué quieres trabajar?

Después de tu entrevista de trabajo

  • Cuando salgas de la entrevista y pase la euforia analiza si realmente te gustó lo que viste, si realmente te interesa el trabajo, y si es lo que estás buscando en todos sentidos. Si no es así háblalo con el reclutador y explícale que prefieres dejar el proceso, esto te dejará las puertas abiertas para futuras oportunidades.
  • No olvides de mandar una nota de agradecimiento por la entrevista reiterándole tu interés en formar parte de la empresa, si ese es el caso.
  • En el caso de no ser seleccionada para el empleo, pide una retroalimentación de manera tranquila y educada pero no discutas o rebatas al reclutador la decisión que tomaron. Sólo usa sus comentarios como aprendizaje para tu proxima entrevista de trabajo.
  • Cada entrevista es un ensayo para conseguir el trabajo que quieres, por lo que tómalo así y trabaja en las áreas de oportunidad que te comente el empleador o en las que tú te sentiste débil.

Recuerda: Una clave importante para el éxito es la confianza. Una clave importante para la autoconfianza es la preparación –Arthur Ashe

Comunicación asertiva: el secreto del éxito en tu trabajo

La comunicación asertiva te ayuda a ser tú misma y te ofrece una salida win win a los desacuerdos interpersonales. Es ideal para resolver conflictos y hacer de tu trabajo la carrera profesional que siempre soñaste.

Ser asertiva significa que expresas tus deseos y necesidades, y defiendes tus derechos, a la vez que muestras una actitud receptiva con respecto a tus necesidades y a las de los demás. No significa darles siempre la razón, sino de mostrar que tienes en cuenta su posición, entiendes cuál es su verdad, su punto de vista, y sus necesidades y puedes comunicar que son valiosas para ti. Sólo que no estás dispuesta a renunciar a tus propias necesidades y que te importa llegar a una solución que deje conformes a todos los involucrados.

Si no trabajas por tus sueños otros te harán trabajar por los suyos

Si no trabajas por tus sueños otros te harán trabajar por los suyos

Los tres estilos de comunicación:

En cualquier situación tendrás tres opciones de respuesta, según tu reacción. Conócelas para entrenarte en la comunicación asertiva.

Tres estilos posibles en que puedes responder en una situación habitual

Supón que entras a tu tienda favorita a comprar un vestido para una reunión de trabajo muy importante para tu carrera. Estás en el salón de ventas durante más de diez minutos y no se ha acercado ninguna vendedora a atenderte.

Puedes tomar alguna de estas tres actitudes:

  1. Seguir esperando, con la expectativa de que la situación se resuelva en los próximos minutos (comunicación pasiva).
  2. Acercarte a la caja y hacer un escándalo por el pésimo servicio de atención que ofrecen al cliente y amenazar con no volver allí nunca más a hacer tus compras (comunicación agresiva).
  3. Acercarte a un mostrador y preguntar a alguna de las vendedoras quién podría atenderte, ya que tienes que llegar a horario a una cita (comunicación asertiva).

 

“Estoy un poco apurada, ¿podrías atenderme?” sería una actitud que refleja comunicación asertiva Photo Credit: elblogdemoyra.com

“Estoy un poco apurada, ¿podrías atenderme?” sería una actitud que refleja comunicación asertiva
Photo Credit: elblogdemoyra.com

Domina los secretos de la comunicación asertiva

Cuando desarrollas esta habilidad puedes darte a entender en forma clara y directa, y negarte a hacer aquello a lo que no estás dispuesta o que consideras injusto.

La comunicación asertiva también te ayudará a conseguir tus objetivos. ¿Por qué? Porque cuando aprendes a utilizarla ante una situación difícil o de conflicto eres capaz de:

  • Reconocer y describir claramente el problema: Decir: “Cuando voy a un negocio y no recibo buena atención…”, en lugar de: “Ustedes no saben atender”.
  • Expresar tus sentimientos: Decir: “Me siento decepcionada, pienso que no se interesan en mí como cliente…”, en vez de “Ustedes son…”.
  • Comprender al otro al ponerte en su lugar: “Entiendo que están muy presionados por la cantidad de trabajo…”
  • Solicitar lo que necesitas para satisfacer tus necesidades de manera segura, sin perder de vista tus objetivos: “Deseo que me atiendan sin hacerme esperar tanto tiempo…”.
  • Ofrecer y escuchar alternativas: “¿Puedo solicitar una cita la próxima vez que tenga que hacer una compra? o “¿Usted me aconseja algún horario más favorable?”
  • Dar a conocer las consecuencias que tendrá la otra persona de acuerdo con las decisiones que tome: “Porque si no, cambiaré de tienda”.

 

Si usas la comunicación asertiva siempre tienes la opción de decir NO a tiempo Photo Credit: femside.com

Si usas la comunicación asertiva siempre tienes la opción de decir NO a tiempo
Photo Credit: femside.com

 

Con la comunicación asertiva podrás defender tu punto de vista, sin dejarte presionar por terceros.

Desarrolla la comunicación asertiva

En mi experiencia en auditoría de contenidos de sitios web, tenía la costumbre de entregar informes señalando los errores en forma muy enfática. Si bien era eficaz en el análisis del contenido, no lo era en la forma de transmitirlo, pues mis comentarios sonaban agresivos. Hasta que un día audité la webpage de un querido amigo que prestaba servicios a empresas.

Dada nuestra confianza, me confesó que le resultaba chocante leer un informe tan crítico sobre un trabajo que había hecho con gran esmero su hijo mayor, para entonces próximo a graduarse como programador de websites.

En ese momento entendí que debía reemplazar los no por , los errores por oportunidades de mejora, y las correcciones por propuestas o sugerencias.

 

Parte de la comunicación asertiva es no discutir. Simplemente repita su aseveración con tono firme.

Parte de la comunicación asertiva es no discutir. Simplemente repita su aseveración con tono firme.

Tips para entrenarte en comunicación asertiva

Ejercítate en estas pautas que te propongo sin importar cuántas veces aciertes. Un verdadero entrenamiento se basa en la práctica e incluye los ensayos y errores necesarios hasta lograr utilizar estas habilidades a tu voluntad:

  • Habla en primera persona: en lugar de decir “Estás equivocado”, puedes decir: “No estoy de acuerdo” o “es probable que esa opción no de un buen resultado”. Esto evita que la otra persona se sienta criticada y se ponga a la defensiva.
  • Di No con convicción: no necesitas una excusa para negarte a hacer algo. Aprovecha cada desacuerdo para practicar comunicación asertiva. Cuando el “no me apetece” o “no podré hacerlo”, no dan resultado, intenta hacer énfasis en lo que sí estás haciendo, u ofrecer algo a cambio: “esta vez no podré, tengo que ir a negociar un contrato con un cliente” o “podría ocuparme si alguien puede terminar lo que estoy haciendo, que también es urgente”.
  • Atiende tu lenguaje corporal: tu cuerpo dice mucho más que tus palabras. Si dices no pero expresas un gesto poco convincente, la otra persona sabrá que podrá insistir una y otra vez hasta que cedas. Para evitarlo, mantén una postura erguida, mira directo a los ojos, demuestra confianza y serenidad y mantén un tono de voz firme. Si estás por abordar una situación previsible, como un pedido de aumento, practica frente al espejo y, si es posible, grábate y analiza tus gestos hasta que lo hagas con naturalidad y firmeza. ¡En eso consiste la comunicación asertiva!
  • Maneja tus emociones: nunca emprendas un diálogo sobre un desacuerdo si estás sensible, irritable o insegura. Si la situación se presenta de improviso y te desborda, excúsate para retirarte un momento hasta que puedas relajarte. Las técnicas de meditación son muy efectivas si las aprendes y utilizas frecuentemente.

Aduéñate de la comunicación asertiva: sé un modelo en tu carrera profesional

Al desarrollar o refinar tu comunicación asertiva tendrás una gran ventaja profesional. Conviértete en modelo al cual otras personas aspiren y llegarás a ser líder de un modo natural y merecido.

Bullying entre mujeres: micro agresiones que nos lastiman

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de la pregunta “Y tú ¿cuándo vas a casarte y tener hijos?” que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo. No deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

“Qué divinos los hijos de Fernanda. Y tú, ¿cuándo piensas casarte y tener los tuyos?” Le preguntan a menudo a Silvina, una banquera de 33 años sin novio, enfocada en su carrera y feliz con su situación actual.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de esta pregunta que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo.

Si llamamos a las cosas por su nombre, esto no deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

Pero las víctimas del bullying entre mujeres no son sólo aquellas que osan no seguir los viejos mandatos sociales de que la mujer debe casarse y tener hijos. También caen las que deciden tener hijos y dedicar varios años a su crianza en detrimento de sus carreras. “¿Y tú que haces? Ah, ¿sólo estás en tu casa con los chicos?” Mujeres profesionales le preguntan a Clara que teniendo una promisoria carrera en el área de finanzas decidió tomarse dos años para enfocarse en sus niños. En este caso, las responsables del bullying entre mujeres son aquellas que desde la revolución feminista creen que la única forma de realizarse es tener carreras exitosas.

Pero el peor ejemplo de bullying entre mujeres suele ser el que sufren las profesionales que tienen familias y hacen denodados esfuerzos por balancear el ámbito laboral y el personal. Nada parece ser suficiente para que la sociedad deje de criticarlas y desafortunadamente la crítica más hiriente suele venir de parte de otras mujeres. “¿No te parece que estás trabajando demasiado y descuidando a tu esposo?” “Tus hijos pasan más tiempo con la empleada doméstica que contigo.” Etc., etc.

¿Por qué somos parte del bullying entre mujeres?

Estas micro agresiones verbales nos pegan fuerte porque nuestras congéneres saben perfectamente cuáles son nuestras áreas débiles, donde nos duele más ya que ellas sufren inseguridades similares.

Lo más probable es que estas agresiones sean resultado de mandatos ancestrales que seguimos arrastrando como género.

En Latinoamérica el mandato de que la mujer debe casarse, tener hijos, apoyar al marido y servir a los hermanos es fuerte. Es un mandato que exige que ella se deje a sí misma en segundo o tercer plano sacrificándose por todos los demás. Aquellas que quieren tomar decisiones por fuera del mandato social son castigadas por las que no han logrado escaparse del mandato con estas reiteradas preguntas que resultan en el mencionado bullying entre mujeres.

Photo Credit: ooche813.blogspot.com

El bullying entre mujeres suele ser menos visible que el bullying de los hombres Photo Credit: ooche813.blogspot.com

Cómo enfrentar el bullying entre mujeres

En un reciente viaje a El Salvador invitada por Voces Vitales de ese país, tuve la oportunidad de conocer a cientos de mujeres profesionales y empresarias que compartieron conmigo historias de vida similares a las que escucho de mujeres de otros países de la región. La mayoría padece estas críticas que no son ni más ni menos que bullying entre mujeres. Y lo que dificulta aún más la situación es que a menudo las agresoras son las propias madres, hermanas o tías. Admitir que estas micro agresiones disfrazadas de preocupación constituyen una forma de bullying es el primer paso para hacer algo al respecto.

Te sugiero esto:

Usando tu calidez femenina, con una sonrisa o un gesto amable, dile a la que te pregunta con insistencia: “Sabes tía Marta, sé que tu preocupación por mí es genuina y te la agradezco. Pero cada vez que me preguntas cuándo voy a tener hijos me siento incómoda porque me siento bien como estoy. Si decido tenerlos te prometo que vas a ser la primera a la que se lo cuente. Pero por favor no me lo preguntes más.”

La idea es que lo digas de manera empática y no de confrontación para no escalar la agresión.

Es una oportunidad excelente para que aproveches tu habilidad femenina de ponerte en el lugar del que va a recibir tu mensaje y lo comuniques de la manera más efectiva posible sin herir a la otra persona.

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Y tú, ¿estás participando del bullying entre mujeres en contra de alguna colega, familiar o amiga?

Estamos tan acostumbradas a hacer este tipo de preguntas o comentarios que se nos escapan sin considerar el impacto que tenemos en nuestras amigas, hijas, hermanas, y colegas. Así que te sugiero lo siguiente:

  • Antes de abrir la boca para comentar o criticar la situación de otra mujer ya sea delante suyo o por detrás, pregúntate: ¿Estoy proyectando en ella mis propios valores, mandatos familiares, o presiones sociales? En otras palabras, ¿estoy tratando de que ella haga lo que yo me he sentido presionada a hacer? Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa con lo cual debes cerrar la boca y no emitir tu opinión.
  • Permite que cada mujer defina lo que quiere para sí misma aunque no coincida con lo que tú quieras para ti o lo que supongas que sería mejor para ella.
  • Tómate el tiempo de decidir qué quieres tú para ti misma y sigue esos objetivos tratando de separarte de viejos mandatos que te presionan a actuar de una manera que no coincide con tu deseo personal. Verás que eso mismo te ayuda a dejar a las demás hacer lo mismo.

Ante todo, acordemos en abandonar la práctica de bullying entre mujeres de inmediato. Tenemos tanto por hacer en el terreno del crecimiento profesional femenino para alcanzar esos altos puestos de toma de decisión a los que aspiramos que no podemos darnos el lujo de desperdiciar energías combatiendo viejos mandatos que ya no funcionan para nosotras. Mucho menos cuando las que se esfuerzan por mantener esos viejos mandatos que van en contra del progreso de nuestro género son otras mujeres.