Bullying entre mujeres. Mujeres hablando de otra mujer

Bullying entre mujeres: micro agresiones que nos lastiman

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de la pregunta “Y tú ¿cuándo vas a casarte y tener hijos?” que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo. No deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

“Qué divinos los hijos de Fernanda. Y tú, ¿cuándo piensas casarte y tener los tuyos?” Le preguntan a menudo a Silvina, una banquera de 33 años sin novio, enfocada en su carrera y feliz con su situación actual.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Enfrentamos problemas graves para lograr la paridad de género. No convirtamos a la agresión entre mujeres en uno de ellos.

Millones de mujeres en todo el mundo, principalmente en sociedades conservadoras y tradicionales como las de Latinoamérica, escuchan a diario variaciones de esta pregunta que las fuerza a replantearse si no sería más fácil ceder a la presión, encontrar al primer hombre que se cruce por el camino y tener un hijo.

Si llamamos a las cosas por su nombre, esto no deja de ser un caso de bullying entre mujeres.

Pero las víctimas del bullying entre mujeres no son sólo aquellas que osan no seguir los viejos mandatos sociales de que la mujer debe casarse y tener hijos. También caen las que deciden tener hijos y dedicar varios años a su crianza en detrimento de sus carreras. “¿Y tú que haces? Ah, ¿sólo estás en tu casa con los chicos?” Mujeres profesionales le preguntan a Clara que teniendo una promisoria carrera en el área de finanzas decidió tomarse dos años para enfocarse en sus niños. En este caso, las responsables del bullying entre mujeres son aquellas que desde la revolución feminista creen que la única forma de realizarse es tener carreras exitosas.

Pero el peor ejemplo de bullying entre mujeres suele ser el que sufren las profesionales que tienen familias y hacen denodados esfuerzos por balancear el ámbito laboral y el personal. Nada parece ser suficiente para que la sociedad deje de criticarlas y desafortunadamente la crítica más hiriente suele venir de parte de otras mujeres. “¿No te parece que estás trabajando demasiado y descuidando a tu esposo?” “Tus hijos pasan más tiempo con la empleada doméstica que contigo.” Etc., etc.

¿Por qué somos parte del bullying entre mujeres?

Estas micro agresiones verbales nos pegan fuerte porque nuestras congéneres saben perfectamente cuáles son nuestras áreas débiles, donde nos duele más ya que ellas sufren inseguridades similares.

Lo más probable es que estas agresiones sean resultado de mandatos ancestrales que seguimos arrastrando como género.

En Latinoamérica el mandato de que la mujer debe casarse, tener hijos, apoyar al marido y servir a los hermanos es fuerte. Es un mandato que exige que ella se deje a sí misma en segundo o tercer plano sacrificándose por todos los demás. Aquellas que quieren tomar decisiones por fuera del mandato social son castigadas por las que no han logrado escaparse del mandato con estas reiteradas preguntas que resultan en el mencionado bullying entre mujeres.

Photo Credit: ooche813.blogspot.com

El bullying entre mujeres suele ser menos visible que el bullying de los hombres Photo Credit: ooche813.blogspot.com

Cómo enfrentar el bullying entre mujeres

En un reciente viaje a El Salvador invitada por Voces Vitales de ese país, tuve la oportunidad de conocer a cientos de mujeres profesionales y empresarias que compartieron conmigo historias de vida similares a las que escucho de mujeres de otros países de la región. La mayoría padece estas críticas que no son ni más ni menos que bullying entre mujeres. Y lo que dificulta aún más la situación es que a menudo las agresoras son las propias madres, hermanas o tías. Admitir que estas micro agresiones disfrazadas de preocupación constituyen una forma de bullying es el primer paso para hacer algo al respecto.

Te sugiero esto:

Usando tu calidez femenina, con una sonrisa o un gesto amable, dile a la que te pregunta con insistencia: “Sabes tía Marta, sé que tu preocupación por mí es genuina y te la agradezco. Pero cada vez que me preguntas cuándo voy a tener hijos me siento incómoda porque me siento bien como estoy. Si decido tenerlos te prometo que vas a ser la primera a la que se lo cuente. Pero por favor no me lo preguntes más.”

La idea es que lo digas de manera empática y no de confrontación para no escalar la agresión.

Es una oportunidad excelente para que aproveches tu habilidad femenina de ponerte en el lugar del que va a recibir tu mensaje y lo comuniques de la manera más efectiva posible sin herir a la otra persona.

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Lidera e inspira a las mujeres de tu organización

Y tú, ¿estás participando del bullying entre mujeres en contra de alguna colega, familiar o amiga?

Estamos tan acostumbradas a hacer este tipo de preguntas o comentarios que se nos escapan sin considerar el impacto que tenemos en nuestras amigas, hijas, hermanas, y colegas. Así que te sugiero lo siguiente:

  • Antes de abrir la boca para comentar o criticar la situación de otra mujer ya sea delante suyo o por detrás, pregúntate: ¿Estoy proyectando en ella mis propios valores, mandatos familiares, o presiones sociales? En otras palabras, ¿estoy tratando de que ella haga lo que yo me he sentido presionada a hacer? Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa con lo cual debes cerrar la boca y no emitir tu opinión.
  • Permite que cada mujer defina lo que quiere para sí misma aunque no coincida con lo que tú quieras para ti o lo que supongas que sería mejor para ella.
  • Tómate el tiempo de decidir qué quieres tú para ti misma y sigue esos objetivos tratando de separarte de viejos mandatos que te presionan a actuar de una manera que no coincide con tu deseo personal. Verás que eso mismo te ayuda a dejar a las demás hacer lo mismo.

Ante todo, acordemos en abandonar la práctica de bullying entre mujeres de inmediato. Tenemos tanto por hacer en el terreno del crecimiento profesional femenino para alcanzar esos altos puestos de toma de decisión a los que aspiramos que no podemos darnos el lujo de desperdiciar energías combatiendo viejos mandatos que ya no funcionan para nosotras. Mucho menos cuando las que se esfuerzan por mantener esos viejos mandatos que van en contra del progreso de nuestro género son otras mujeres.

The following two tabs change content below.
Award-winning, best-selling author, corporate consultant and international speaker on career success and women empowerment. Frequent media contributor on CNN, Univision, Telemundo and others. Her latest book "Find Your Inner Red Shoes" is the backbone of the Red Shoe Movement.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *